shadow
shadow

La Gran Logia de España enciende la vela de los gentiles en el Parlament balear

 

 

Una institución depositaria de la soberanía popular ha invitado a la Masonería Española, por primera vez en España, a encender en la vela de los gentiles que recuerda nuestra condición de víctima del Holocausto.

En este gesto sencillo, cuya celebración se promueve en todo el mundo para que la Shoá no caiga nunca en el olvido, se encienden siete velas en memoria de sus víctimas: seis por los seis millones de judíos y una séptima, la vela de los gentiles, por los no judíos.

En la ceremonia, que tuvo lugar en Salón de Pasos Perdidos del Parlamento Balear, participaron miembros de la Comunidad Judía de Baleares, representantes del Gobierno balear, el Gobierno central, diversas asociaciones y diputados de todos los grupos parlamentarios.

La Masonería fue, también, severamente perseguida por el Tercer Reich. Por eso, nuestro agradecimiento hacia el Parlamento balear y la Comunidad Judía es muy profundo. Somos conscientes de su valentía y generosidad permitiéndonos encender la vela de los gentiles“, explicaba a El Oriente el Gran Inspector de Relaciones Institucionales de la Gran Logia de España, el Respetable Hermano José Antonio de Haro. “Centenares de instituciones españolas honran en este día la Memoria de las Víctimas del Holocausto, conmovidas por uno de los actos más terribles que ha padecido la Humanidad, pero nuestra visibilidad como una de sus víctimas obliga, en cierto modo, a reflexionar sobre los paralelismos con la masofobia en nuestra propia historia“, añadía.

Los masones eran etiquetados en los campos con el triángulo rojo que compartieron con otros “enemigos del Estado”. Tras la Guerra, para no olvidar jamás a los Queridos Hermanos víctimas de la barbarie nazi, la Masonería Alemana instituyó el uso del nomeolvides en la solapa, una diminuta flor azul, extendido hoy en todo el mundo.

Esta conmemoración anual se celebra globalmente desde que fue establecida por la Organización Mundial de las Naciones Unidas en 2005. La fecha escogida, el 27 de enero, hace referencia a la liberación del Campo de exterminio de Auschwitz en 1945.

El vicepresidente primero del Parlamento Balear, Vicenç Thomàs, quiso recordar en su discurso a las víctimas directas del Holocausto: “El pueblo judío, principalmente, pero también todo un colectivo de personas heterogéneas, perseguidas por razones políticas, sexuales o religiosas, el pueblo gitano, los masones o las personas con discapacidad, entre otros”. Para Thomàs, todas las víctimas “son hoy el crudo testimonio de personas que sufrieron mucho, y que lucharon por la defensa de las libertades y por una Europa democrática” y que “hemos de recordar, para no olvidar, para que no vuelva a pasar nunca más, para no caer en la degradación de la condición humana, para prevenir la barbarie”.

En su intervención en nombre de las víctimas, el presidente de la Comunidad Judía de Baleares, Abraham Barchilón, pidió “velar por que las nuevas generaciones conozcan esta parte de la historia” y estar “vigilantes frente a la intransigencia de ideologías extremistas”.

 

Fuente: El Oriente

 

 

Publicado por:

Diario Masónico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *