shadow
shadow
shadow

El Gran Priorato de las Galias

 

 

 

“Somos una obediencia masónica cristiana y caballeresca, en comunión con todas las instituciones masónicas que buscan la luz. La autenticidad de los ritos practicados en el GPDG permite a cada hombre que busca a Dios, aún sin poder nombrarlo, ir a su reencuentro según su propio ritmo.”

Bruno Abardenti

Gran Maestro y Gran Prior del GPDG

El “Gran Priorato de las Galias, ” es una obediencia masónica y caballeresca fundada en Francia el 25 de marzo de 1935. A partir del año 2000 pasó a denominarse oficialmente como “Gran Priorato de las Galias, Orden de los Caballeros Masones Cristianos de Francia, Orden de los Francmasones Cristianos de Francia” (Grand Prieuré des Gaules, Ordre des Chevaliers Maçons Chrétiens de France, Ordre des Franc-Maçons Chrétiens de France, o bien GPDG por sus siglas)

El origen histórico del Gran Priorato de las Galias se halla en el legado de las II, III y V provincias de la Orden de la Estricta Observancia Templaria (Auvernia, Occitania y Borgoña respectivamente), “rectificadas” a partir de los conventos del siglo XVIII (1773-1774) y que toma su forma definitiva en los conventos de las Galias (1778) y Wilhelmsbad (1782)

Camille Savoire (1869-1951), junto con hermanos del Gran Oriente de Francia como Édouard de Ribaucourt y Gustave Bastard, serán quienes materialicen el regreso del Rito y Régimen Escocés Rectificado a Francia. En 1910 estos hermanos logran instalar logias azules y verdes, así como una Encomienda y una Prefectura, dependientes del Gran Priorato Independiente de Helvetia (entonces sólo Gran Priorato de Helvetia), lugar donde el Régimen Escocés Rectificado se había refugiado durante la Revolución francesa.

Como obediencia masónica y caballeresca contemporánea, el Gran Priorato de las Galias surge oficialmente el 25 de marzo de 1935, a partir de carta patente otorgada por el Gran Priorato Independiente de Helvetia a Camille Savoire.

En 1958, el Gran Priorato de las Galias decide buscar la regularidad administrativa británica a través de un acuerdo con la Gran Logia Nacional Francesa (GLNF), por entonces la única obediencia francesa regular a los ojos de la Gran Logia Unida de Inglaterra. Para ello, el GPDG entregó su logias azules a la administración de la GLNF. De igual modo, el tratado explicitaba que los grados superiores, tanto de la clase simbólica (cuarto grado o Maestro Escocés de San Andrés) como de la clase caballeresca, permanecían bajo la autoridad del GPDG. Este acuerdo se mantuvo hasta el año 2000, momento en que el GPDG recupera la estructura natural de Régimen que caracteriza al Rito Escocés Rectificado, perdiendo con ello la regularidad administrativa británica tan cara a los sistemas de Grandes Logias.

Hasta 1992, el Gran Priorato de las Galias se había concentrado fundamentalmente en el Rito Escocés Rectificado. Buscando reunir a la gran familia masónica cristiana, en ese mismo año obtiene la patente del Gran Priorato de Inglaterra y Gales para trabajar el grado masónico de Caballero de San Juan de Jerusalén, Palestina, Rodas y Malta, más conocido como Caballero de Malta. En 1997, proveniente de la Orden de Altos Grados de los Países Bajos, recibe patente para trabajar la cuarta orden del Rito Francés, a saber, Príncipe Soberano Rosa + Cruz, dando lugar al Gran Capítulo General de los Altos Grados del Rito Francés. Cabe mencionar que esta obediencia de altos grados fue fundada bajo la ocupación francesa de 1803. Con posterioridad, en el año 2000, recibiría por parte del Gran Priorato de Escocia también patente para trabajar el sistema completo del Rito Escocés (Estándar de Escocia o Escocés Estándar), el rito oficial de la Gran Logia de Escocia. Estrechamente vinculado al Rito Escocés, el GPDG ofrece el grado de la Marca, el de Real Arco (Royal Arch), el de Caballero de Malta, así como el de Caballero Templario, este último a través de carta patente del año 2000 también del Gran Priorato de Escocia.

Dado el mismo origen doctrinal de la masonería rectificada y las distintas órdenes martinistas y martinesistas, hasta fecha muy reciente (2012), el GPDG mantenía estrechas relaciones formales con la Sociedad de los Independientes, orden martinista que no masónica. Sin embargo, procurando separar claramente las distintas mistagogías de ambas escuelas iniciáticas -la masonería y el martinismo-, el GPDG decidió romper relaciones formales con la Sociedad de los Independientes, manteniendo eso sí vínculos a través de sus miembros a título individual. De este modo, el GPDG no privilegia a ninguna orden martinista en particular por sobre de otra, reconociendo a todas ellas como escuelas iniciáticas hermanas y complementarias con la masonería cristiana y rectificada.

 

 

 

Author

Diario Masónico

shadow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *