shadow
shadow

“La invención de la masonería”. Reseña y descarga del libro del historiador francés Dévrig Molles

 

 

 

Además de un comentario crítico y un resumen de la “Invención de la masonería”, se incluye un vínculo para la lectura en línea y descarga. del libro.

Gracias a la gentileza de su autor. Esta publicación constituye lectura indispensable para tener una visión crítica de las principales teorías y últimas investigaciones históricas sobre el origen de aquella masonería que surgió en Londres en 1717, creció vertiginosamente y desde hace tres siglos se encuentra extendida por el mundo, aunque dividida en diferentes corrientes, y para conocer su naturaleza y objetivos desde una perspectiva académica, al margen de mitos y leyendas, enmarcada en su contexto histórico sociocultural y político.

Guillermo Fuchslocher

Enlace con el libro completo: Francmasonerías

Dévrig Mollés historiador francés, doctorado en Historia, con maestría en Historia y Ciencias Sociales y pregrado en Letras Hispánicas y en Francés como Lengua Extranjera, ha sido investigador invitado en universidades latinoamericanas, y es miembro del Consejo Científico de la Revista de Estudios Históricos de la Masonería Latinoamericana y Caribeña REHMLAC y Director Científico del Archivo de la Gran Logia de la Argentina. Es un académico de alto nivel dedicado a la investigación masónica con rigor científico.

Los trabajos del doctor Molles son publicados en revistas científicas y citados en artículos académicos escritos en varios idiomas. Su última obra, “La invención de la masonería. Revolución cultural: religión, ciencia y exilios.” (2015), ha sido ya materia de algunos análisis, entre los que destacan una reseña realizada por el doctor Pablo Souza, desde una perspectiva historiográfica; un “trazado” masónico del licenciado Rubén Manasés Achdjián; y un artículo del masón y masonólogo español Víctor Guerra García (2015), el que pueden leerlo en su Blog Masonería Siglo XXI. Pero además, la obra ha recibido muchos comentarios positivos de integrantes de logias masónicas, los que se ha expresado principalmente a través de redes sociales.

A continuación expongo un juicio crítico sobre la obra y un resumen de la misma, el que incluye ocasionalmente cortas valoraciones y criterios.

COMENTARIO SOBRE LA OBRA

“La invención de la masonería” de Dévrig Mollès muestra algo poco comprendido debido a la tendencia a juzgar sucesos pasados con mentalidad presente: el carácter revolucionario, innovador, racionalista y científico de aquella masonería creada a principios del siglo XVIII, ¡hace 300 años!, ¡siete décadas antes de la Revolución Francesa!

De ella se sienten descendientes la generalidad de organizaciones masónicas, pese a que muchas no solo no avanzaron sino que se anquilosaron o renegaron de los avances iniciales y dieron marcha atrás. La realidad actual nos muestra que muchas sucumbieron a un peligro que amenazaba a la naciente creación masónica: la reacción conservadora.

No se puede leer este libro sin comparar la descripción histórica con la realidad presente y constatar la existencia de varias masonerías, con diferentes concepciones, objetivos y realizaciones, pese a lo cual aquella inventada hace tres siglos es tal vez tan o más actual y liberal que algunas del ahora, y más moderna y comprometida con las realidades de su época que aquellas que solo conservan el cascarón de su legalidad y filiación, convertido en fin y dogma, pero despojado de su contenido, sustituido por aquello que se superó hace tres siglos.

Esta obra es clara y crítica al señalar las limitaciones que tuvo esa masonería, entre ellas las fricciones de clases, géneros y religiones; las exclusiones de mujeres y proletarios; y su dedicación a élites blancas, masculinas y burguesas, en un contexto de tensión entre centros y periferias, limitaciones que tres siglos después en buena medida no se han superado.

Además, esta obra resulta útil, principalmente para masones y masonas latinoamericanos, pues de forma ágil y clara llena vacíos informativos y críticos existentes en nuestro medio, contextualiza y cuestiona ideas generalmente aceptadas y maneja un hilo conductor basado en la razón, la ciencia y el sentido crítico, para exponer con objetividad el panorama actual de la investigación histórica sobre los orígenes históricos masónicos, a partir de la teoría que al momento y desde hace décadas ha ido cobrando más fuerza, sobre la base de evidencias y conclusiones de los mayores especialistas en la materia. Pero no se queda en el pasado, pues a partir de él se proyecta al presente y al futuro y no abarca solo la teoría sino que da gran importancia a la acción.

Algunos puntos que considero valiosos de la obra son:

a) Las preguntas a las que responde, pues sus respuestas revelan los orígenes de la masonería creada en Londres en 1717; la función de las tradiciones, mitos y leyendas; y su relación con el Siglo de las Luces.

b) La función de las neotradiciones, pues sin conocer el pensamiento del autor ni sus fuentes, desde hace años he sostenido que las tradiciones masónicas son importantes, aunque no sean ciertas, porque reflejan el imaginario, identidad e ideología de los ritos que las sostienen.

c) La desmitificación de creencias arraigadas: la presencia de la Biblia, cuando inicialmente y durante décadas se utilizaron lasConstituciones masónicas para simbolizar lo que ahora conocemos como Estado de Derecho; la consideración como una Orden de lo que nació y es una asociación civil, una ONG; el uso de la espada como moda caballeresca; la identificación de la letra G con God (Dios), por omisión o desconocimiento de su representación de la Geografía y la Geometría, es decir de la ciencia.

La falta de relación de algunas “Constituciones góticas” del siglo XVI con los gremios de la construcción, por haber sido creadas deliberadamente por sociedades secretas de naturaleza religiosa. Pero estas desmitificaciones revelan que los mitos produjeron una radical transformación ideológica.

d) El mito de los orígenes antiguos, como fundamento de ideas de progreso, libertad y justicia, pero superado por la realidad de una sociedad civil masónica, hija del Siglo de las Luces y la Ilustración, sustentada en el pensamiento laico y científico.

e) El señalamiento que “los textos circulan sin sus contextos” aclara problemas y errores de interpretación de documentos masónicos, entendidos literalmente según las concepciones actuales, sin conocer lo que implicaban en el lugar y época en que fueron escritos.

f) La utilización militante de los mitos revela la existencia de corrientes masónicas tan distintas que configuran masonerías diferentes, aunque tengan un origen y ciertos puntos comunes.

g) El cuestionamiento de la racionalidad de ciertas neotradiciones y contenidos iniciático-esotéricos integrados tardíamente y su falta de consonancia con nuestras circunstancias y realidad histórica.

h) La caracterización del contexto temporal, espacial, económico, sociológico, cultural, filosófico, religioso, antropológico y político del nacimiento y primer desenvolvimiento de la masonería creada en 1717, relacionado con la opinión pública y con la realidad internacional, que brindan una visión amplia del fenómeno masónico de la época como agente de transformación.

i) La relación y fundamentación de esa naciente masonería con la razón, la ciencia y las ideas más avanzadas de su época.

j) El aporte masónico a cuatro revoluciones culturales: humanismo, libertad de conciencia, cosmopolitismo y universalismo, en que la teoría estuvo acompañada de realizaciones.

k) La descripción de logias masónicas del siglo XVIII como laboratorios en los cuales se desarrolló el germen del espíritu republicano y la teoría de los derechos humanos.

l) La generación de una cultura democrática utilizando mecanismos prácticos que facilitaron el intercambio de ideas en términos igualitarios, en un marco de ejercicio de derechos, respeto y tolerancia. Todo esto refleja un tipo de masonería activa, bullente, comprometida con los problemas y las ideas de su tiempo. Pero una buena parte de ella se quedó en ese tiempo, o retrocedió, y no supo adecuarse a los nuevos tiempos y peor desempeñar un papel de vanguardia.

Esta obra puede constituir una de las más serias exposiciones, de lo mejor en lengua castellana, sobre los orígenes, naturaleza y objetivos de la masonería surgida en Londres en 1717, referente mundial masónico.

Su lectura resulta apasionante y esclarecedora, pero nos deja con ganas de más. A futuro convendría que el autor considere un nuevo libro, en el que ahonde temas y asuntos complementarios y de importancia, como lo pide el propio prologuista del libro, quien señala dos puntos de palpitante preocupación: el de la mujer y el de la política relacionados con la masonería, los que para su plena comprensión, y hasta solución, requieren de una exposición histórica realizada con la solvencia de la presente obra. Pero además hay otros temas históricos poco difundidos o polémicos, que merecerían ser tratados o ampliados posteriormente.

Por ejemplo:

a) el papel de Christopher Wren y los trabajadores de la construcción llegados del continente para la reconstrucción de Londres luego del gran incendio de 1666 y para la construcción de la nueva Catedral de San Pablo tras dicho incendio, iniciada en 1676 y terminada en 1710, lo que haría pensar en la presencia de constructores operativos en época tan cercana a la creación de la Gran Logia de Londres;

b) la existencia hacia 1736, en que se fundó la Gran Logia de Escocia, de un 20% de logias especulativas entre el centenar de talleres operativos existente en ese entonces en Escocia, según lo señala el historiador masónico escocés Robert Cooper, lo que daría cuenta de al menos “otra” masonería, estructurada según el nuevo modelo inglés, pero independientemente de la Gran Logia de Londres y con cinco veces más logias que ésta al momento de nacer;

c) los orígenes, naturaleza, ideología, vínculos y posible descendencia orgánica o doctrinaria de las logias jacobitas escocesas, en Francia y las islas británicas, lo que podría constituir antecedente ideológico de los primeros altos grados de maestros escoceses y sus posteriores desarrollos;

d) los orígenes, concepciones, y relaciones con la masonería inglesa, de los masones irlandeses fundadores de la Gran Logia los Antiguos en 1751, tan importante en la conformación en 1813 de la Gran Logia Unida de Inglaterra, ideológicamente diferentes a la Gran Logia de Londres de 1717 y 1723;

e) los antecedentes, naturaleza, ideología, vínculos, diferencias con otras logias, y posible descendencia orgánica o doctrinaria de las logias lautarinas, tan relevantes en el imaginario masónico en nuestros países, pese al cuestionamiento de su carácter masónico, debido a que ellas no coinciden con la concepción de masonería de quienes las impugnan;

f) El contexto histórico y cultural de la expresión “ateo estúpido” o “estúpido ateo”, pues -como dice el autor- se han transmitido los textos pero no los contextos y eso ha sido fundamento para la intolerancia y la exclusión, aún en contra de los principios, los propósitos fundacionales y su espíritu inclusivo.

Algunos de los puntos señalados implicarían pasar del supuesto de existencia de una sola masonería al de que hay varias masonerías

Por tanto es necesario buscar más de un origen, no necesariamente orgánico sino más bien ideológico, por lo que las ideologías masónicas diferenciadas podrían constituir hilo conductor de las filiaciones masónicas, centrándose las posibles investigaciones en la historia de las ideas y doctrinas más que en la historia de las organizaciones, en los contenidos más que en los continentes.

Sin embargo, la visión de esta obra se centra en la ideas y en las realizaciones desprendidas de ellas, aunque desde la visión de una sola organización y de la red inicial que surgió a partir de ella, pues éste es el ámbito de la obra.

En este sentido el libro es claro, conciso y contundente, lectura obligada para el conocimiento y comprensión, desde una perspectiva científica, de los orígenes y naturaleza del tipo de masonería creada con la Gran Logia de Londres.

Pero esto podría llevar a pensar a quienes no conocen el tema, o lo conocen poco, que toda la masonería actual responde a los fundamentos ideológicos expuestos, lo que no es así, como se desprende de los datos que la misma obra aporta, expresados como la invención de neotradiciones, lo que relacionado con la situación actual permite verificar una diversidad que da cuenta no de una sino de varias y diferentes masonerías.

La obra de Dévrig Molles es netamente histórica y académica, es decir masonológica, lo que brinda el enorme aporte de la ciencia a la búsqueda de la verdad.

Pero para la acción, para el quehacer masónico, considero que lo importante es el cumplimiento de aquellos genéricos objetivos de perfeccionamiento del ser humano y de la humanidad.

Y para ello resulta relevante lo que en el aquí y el ahora defina cada hermano y hermana, logia y organización masónica, sobre cómo entienden lo que es, debe ser y debe hacer la masonería que construyen diariamente con su accionar, por sobre lo que definieron para sí los masones de hace 300 años, por más importante que haya sido “los que también hicieron modificaciones a lo que presentaban como su pasado”, y como lo han hecho tantos masones y masonas posteriores, a veces recurriendo al subterfugio de tradiciones inventadas, a fin de darle un rumbo distinto a la visión de 1717-1723 o centrarse solo en alguno de sus aspectos.

Aunque ahora “sobre todo después de la lectura de esta obra” pienso que el panorama se aclara, especialmente para masones y masonas puristas, liberales y progresistas, pues no resulta necesario para la definición de su propia identidad el inventar tradiciones, dado que la realidad expuesta es suficientemente rica como referente de importantes acciones de libertad y de progreso. Pero para todo esto, o incluso para plantear algo absolutamente distinto, pienso que ayudará enormemente la lectura detenida de esta obra, la que puede dar lugar a otras lecturas e interpretaciones, por lo que me permito recomendarles la misma.

Manifiesto mi agradecimiento por el valioso aporte realizado con esta obra a su autor, el doctor Dévrig Molles.

 

 

 

Publicado por:

Diario Masónico

Trabajemos a cubierto con DM PREMIUM

shadow

Contenido Relacionado

shadow

Edición nº 4 de los “Cuadernos de la Logia Redención nº 167”

shadow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.