shadow
shadow

Xavier Güell: El compromiso masónico de Mozart

 

 

 

 

Les ofrecemos hoy una conferencia magistral llevada a cabo por Xavier Güell (Barcelona, 1956), director de orquesta,experto en obras mozartianas, y buen conocedor del territorio donde las ideas masónicas del Maestro y su músíca se encontraron.

Güell ha sido alumno del conservatorio de Liceo de Barcelona, fundó en 1977 una orquesta de cámara llamada “Solistes de Catalunya”, que montó desde ese año hasta 1992 la obra integral de Mozart compuesta por más de 200 obras acabadas.

Asimismo ha dirigido en conciertos monográficos todas las obras masónicas de Mozart, convirtiéndose así no sólo en un estudioso de su obra sino en un minucioso ejecutor de la misma colaborando entre otros muchos con la soprano catalana Montserrat Caballé.

Se ha supuesto que la cantata “A ti, alma del universo, oh Sol” -Dir, Seele des Weltalls- (K 429) fue ejecutada primeramente con motivo de la iniciación masónica de Mozart.

Concretamente, los primeros acordes del aria del tenor que invoca al sol y a la luz deberían sonar en el momento culminante cuando al recipiendario le es levantada la venda y recibe la luz simbólica. Pero como la partitura está datada meses antes de su iniciación, también se ha supuesto que esta pieza fue encargada a Mozart para ser interpretada en “tenida blanca” (es decir, en una reunión de masones abierta también a personas ajenas a la Orden), concretamente, en la celebración de la gran fiesta solsticial Masónica de San Juan de verano, día en que finaliza el año Masónico.

Ambas hipótesis son compatibles si pensamos que inicialmente fue una obra encargada por la Logia a Mozart, con el fin de acompañar algún momento del rito de iniciación y que finalmente fue interpretada en su propia ceremonia de recepción masónica. Eso explicaría que luego Mozart añadiera una segunda parte titulada “Agradecimiento a los Hermanos” en la que expresaba sus mejores sentimientos hacia la logia que le había admitido en su seno. La letra de la cantata inicial dice así:

Coro

“A ti, alma del universo, ¡oh, Sol!

dedicamos el primero de los cantos festivos.

¡Oh, Poderoso, Poderoso! sin ti no vivimos.

De ti viene la fertilidad, el calor y la luz.

-Tenor

Te agradecemos la alegría

de poder volver a ver la Tierra en primavera”

Sin más dilación les dejamos con esta magistral conferencia en la que podrán descubrir matices nuevos desde un punto de vista masónico acerca de Mozart y su obra.

 

Publicado por:

Diario Masónico

Trabajemos a cubierto con DM PREMIUM

shadow

Contenido Relacionado

shadow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.