shadow
shadow

Hacer visibles las estrellas (microrrelato masónico)

 

 

 

 

Orlando Sánchez Maroto (Autor)/ Fuente: Masonería Hoy

Hacía calor. El curso había terminado, pero había asuntos que ir arreglando antes de que llegara septiembre y volvieran a empezar las tenidas. El Venerable saliente y el entrante estaban sentados en un par de sillas en el Oriente. Quien abandonaba el cargo relataba y quien lo asumía iba anotando.

– Hay que comprar mandiles blancos, ya casi no quedan.

– De acuerdo… ¿Cómo está el Tesoro?

– No muy mal, teniendo en cuenta las circunstancias…

– Sí… Es importante que el nuevo Hospitalario mantenga y mejore en la medida de lo posible los actos de alivio a los desfavorecidos… ¿Tu experiencia de colaboración con otras logias ha sido bueno en este asunto?

– La verdad es que sí, los problemas no han sido de mayor importancia y se han ido… ¿Qué es ese ruido?

Salieron a la calle. Ninguno de los dos podía dar crédito a lo que estaban viendo: un vehículo blindado se había situado en medio de la plaza. Justo en ese momento comenzaba a abrir fuego contra el ayuntamiento.

Antes de que pudieran reaccionar, un grupo de hombres armados con fusiles y vestidos con camisas de color azul oscuro apareció por la esquina. Vieron con creciente alarma cómo se detenían por un momento, les señalaban y acto seguido comenzaban a andar decidida y sombríamente en su dirección.

Se miraron largamente, inquietos.

– Habrá algún problema más con la instalación, me temo… – dijo el Venerable entrante.

El saliente le miró en silencio en ese caluroso julio de 1936. Cuando el grupo de hombres con camisas azules estaba a punto de llegar donde se encontraban, dijo finalmente:

– No te preocupes. Haremos el encendido de las luces… tarde o temprano.

 

(A casi 80 años tras la masacre de miles de personas libres y de buenas costumbres que solo querían ser mejores personas, ayudar a construir un mejor país y un mundo mejor, dedicado a todos ellos, a sus familias, a sus amigos, y a todos los que tratan de seguir aún hoy su bello ejemplo)

 

 

 

Publicado por:

Orlando Sánchez Maroto

Por ahora, baste decir que la inmensa mayoría de la gente que me conoce piensa que soy una persona libre y de buenas costumbres...

Trabajemos a cubierto con DM PREMIUM

shadow

Contenido Relacionado

shadow

Edición nº 4 de los “Cuadernos de la Logia Redención nº 167”

shadow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.