shadow
shadow

¿QUIÉNES FUERON REALMENTE LOS REYES MAGOS?

 

 

 

 

Por Antonio LAS HERAS

En la Biblia se los llama “magos”, a secas, siendo mencionados una sola vez: “Después de nacer Jesús en Belén de Judea, en tiempos del rey Herodes, unos magos llegaron de Oriente a Jerusalén, preguntando: ¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto su estrella en Oriente y venimos a adorarlo.(…) abrieron sus cofres y le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra (…)”

El profesor Alfonso Di Nola, experto italiano en Historia de las Religiones y autor de textos fundamentales que han ayudado a esclarecer al respecto, señala: “Los Magos son personajes del Evangelio, aunque se mencionan exclusivamente en el segundo capítulo del Evangelio de San Mateo. No son ni tres, ni reyes. Son mencionados de manera imprecisa como “magos” y provienen de un Oriente también indeterminado.(…) Posteriormente los textos apócrifos harán de ellos personajes más complejos, estableciendo que eran tres, y ricos… Pero en un principio no eran así”.

El historiador Armando Alfonso Piñeiro se refiere al tema en su libro “Los fantasmas del pasado” donde escribe que los magos eran “sacerdotes y astrónomos de origen persa, como lo probaría el uso de camellos para transportarse hasta Belén. Vivían en Comagenes, diminuto reino ubicado al norte del río Eufrates y como rendían culto al Zoroastro, era imposible que fueran astrólogos. En aquella época se llamaban magos, precisamente, a los astrónomos y en general a todo docto personaje”. También Emilio J. Corbiere pensaba así. Entre los investigadores hay acuerdo en esto.

Grabados antiguos representan a los viajeros vestidos con túnicas ceñidas a la espalda, sobre la cual flota el manto echado hacia atrás. Gorros frigios y las piernas desnudas o cubiertas con polainas apretadas, según la costumbre persa.

También hay polémica sobre la cantidad de magos que integraba aquel célebre grupo que, según los casos, fluctúa entre cuatro y doce. Explica Alonso Piñeiro que “en el siglo V el Papa San León dictaminó que eran tres. Ello no sólo coincide con numerosos testimonios coetáneos, sino también con el sugestivo hecho de que los regalos obsequiados al Niño Jesús eran oro, incienso y mirra. Vale decir, uno por cada visitante”. Di Nola coincide con esta postura: “Es a causa de los dones que presentan al niño Jesús, el oro, el incienso y la mirra, que ellos se convirtieron en tres para la tradición posterior. Anteriormente eran catorce”. Prueba de estas diferencias numéricas se ven reflejadas en las pinturas alegóricas del siglo tercero representando a dos magos solamente así como las realizadas doscientos años más tarde que elevan la cifra a cuatro. Algunos manuscritos armenios de la época, refieren doce; tal vez uno por cada signo del Zodíaco.

El teólogo cristiano Orígenes (n185/m284) refirió que no podía haber más ni menos magos que regalos recibiera Jesús, por lo que la cifra quedó establecida en tres.

De acuerdo a los libros litúrgicos los “Reyes Magos” recibieron tal denominación recién a partir del siglo VI. Un siglo después adquirieron nombres y fisonomía propia. Fue cuando el historiador y monje benedictino inglés Beda, el Venerable (n673/m735), sentenció: “Melchor era anciano, de larga y poblada barba; Gaspar, joven, lampiño y rubio, y Baltazar negro con espesa barba”.

Algunos historiadores sostienen que los “magos” murieron en el año 54, después de celebrar juntos la Navidad. Tras siglos de peregrinaje, sus restos alcanzaron reposo en tierra alemana.

Alonso Piñeiro concluye: “(…) en la bella Catedral de Colonia admiré el sepulcro de los famosos Reyes, consistente en una urna de oro y plata de trescientos cincuenta kilos de peso. ¿Cómo llegaron esos restos de hasta la cautivante ciudad germana? En lo que fue, sin duda, la primera expedición arqueológica de la historia Elena, la madre de Constantino el Grande – fundador del Imperio Bizantino – encontró la Cruz en la que Cristo fue crucificado, la corona de espinas y los restos de los Reyes Magos. Posteriormente, éstos fueron trasladados desde Palestina – lugar del hallazgo – hasta Constantinopla (…) tiempo después hubo otra mudanza, en esa ocasión hasta Milán. En el año 1164, el emperador Federico Barbarroja le regaló la urna al obispo de Colonia, quien hizo edificar lo que al tiempo sería la actual y bellísima Catedral homónima.(…) Como se supone que los Magos murieron martirizados, se fijaron las fechas respectivas de su martirologio: el 1 de enero San Gaspar; el 6 de enero San Melchor y el 11 de enero San Baltasar”.
Antonio Las Heras es doctor en Psicología Social, magister en Psicoanálisis, escritor, periodista, profesor universitario. Dirige el Instituto de Estudios e Investigaciones Junguianas de la Sociedad Científica Argentina y preside la Asociación Argentina de Parapsicología. e mail: alasheras@hotmail.com Twitter: @LasHerasAntonio

 

 

 

Publicado por:

Diario Masónico

Trabajemos a cubierto con DM PREMIUM

shadow

Contenido Relacionado

shadow

Comments

  1. judas ivanmen baptist    

    estimado Dr Antonio Las Heras,coincido plenamente con usted que los reyes no eran ni magos ni astrologos, eran sin lugar a dudas sacerdotes muy probablemente persas, pero creo tambien representantes de las filosofias predominantes de ese momento,la egipcia de hermes trimegisto, tambien sacerdotes provenientes de la arcadia, y de los sacerdotes cainitas, decendientes co participantes de la gran obra de moises, se sabia que la reencarnacion de el gran profeta elias estaba proxima, lo que si debo aclarar que vinieron no al nacimiento de jesus, sino al de juan el bautista, hijo de isabel y zacarias, le sorprende esto ? Usted como parapsicologo nunca lo tomo como probable ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.