shadow
shadow

Efemérides: Convención sobre los Derechos del Niño

 

 

 

Hace 29 años, el 20 de noviembre de 1989, nacía, bajo los auspicios de UNICEF, la Convención sobre los Derechos del Niño.

Desde que se aprobara el documento en la Asamblea General de las Naciones Unidas han ido ratificándolo 191 países de los cinco continentes. Tal y como explica UNICEF, la Convención describe los derechos infantiles a lo largo de 54 artículos y dos protocolos facultativos o disposiciones adicionales.

Y esos Derechos del Niño se rigen por cuatro principios fundamentales:

1. Los niños no deben sufrir discriminación.
2. El interés del niño debe ser lo más importante cuando se tomen decisiones que le afecten.
3. Todos los niños tienen derecho a la supervivencia y el desarrollo; esto incluye el derecho al bienestar mental y físico.
4. Los niños tienen que expresar sus puntos de vista y siempre tienen que tomarse en consideración sus opiniones en los temas que les afectan.

La adopción de la CDN como marco regulador de la relación entre el Estado y la infancia trae aparejada su progresiva incorporación al ordenamiento jurídico de cada país.

Las leyes de protección integral o códigos de la infancia regulan en cada país al conjunto de normativas que afectan a los titulares de derechos que establece la CDN. Su promulgación constituye un avance significativo hacia la construcción de un Sistema de Protección de los Derechos. No se trata ya de adherir al texto de la Convención sino de interpretarlo con el propósito de crear los procedimientos, asignar recursos, establecer reglas internas, y crear la institucionalidad adecuada para dar cumplimiento a lo sderechos de los niños en cada uno de los países.

Al enfocar en la fecha de promulgación de las nuevas leyes de infancia por parte de los Estados latinoamericanos, se observa que transcurrió un tiempo considerable entre la ratificación o adhesión de la Convención y la entrada en vigor de los nuevos códigos internos.

Este proceso se acelera a partir de los últimos años de la década de los 90 y principios de los 2000.

Este cambio obedeció en gran medida a la a las acciones llevadas adelante por las organizaciones de la sociedad civil y algunos organismos internacionales particularmente comprometidos con la implementación de la CDN. Además, es importante considerar el doble y paradójico movimiento histórico en que se enmarca la adopción de la Convención. A la vez que el resultado del lento proceso de retorno a la democracia su firma coincidió con el inicio de la retirada del Estado de su función social.

En este contexto particularmente complejo, se desarrolló una estrategia de promoción de los derechos del niño mediante la celebración de dos cursos. Por un lado, en 1999, el tradicional curso interamericano de derechos humanos organizado por el Instituto de Derechos Humanos (IIDH) de Costa Rica vinculó por primera vez los derechos humanos con la infancia. Poco después, UNICEF apoyó una formación centrada en temas de protección de derechos humanos de la niñez.

El Niño Yuntero (Miguel Hernández)

Carne de yugo, ha nacido
más humillado que bello,
con el cuello perseguido 
por el yugo para el cuello.

Nace, como la herramienta,
a los golpes destinado,
de una tierra descontenta
y un insatisfecho arado.

Entre estiércol puro y vivo
de vacas, trae a la vida
un alma color de olivo
vieja ya y encallecida.

Empieza a vivir, y empieza
a morir de punta a punta
levantando la corteza
de su madre con la yunta.

Empieza a sentir, y siente
la vida como una guerra
y a dar fatigosamente
en los huesos de la tierra.

Contar sus años no sabe,
y ya sabe que el sudor
es una corona grave
de sal para el labrador.

Trabaja, y mientras trabaja
masculinamente serio,
se unge de lluvia y se alhaja
de carne de cementerio.

A fuerza de golpes, fuerte,
y a fuerza de sol, bruñido,
con una ambición de muerte
despedaza un pan reñido.

Cada nuevo día es
más raíz, menos criatura,
que escucha bajo sus pies
la voz de la sepultura.

Y como raíz se hunde
en la tierra lentamente
para que la tierra inunde
de paz y panes su frente.

Me duele este niño hambriento
como una grandiosa espina,
y su vivir ceniciento
resuelve mi alma de encina.

Lo veo arar los rastrojos,
y devorar un mendrugo,
y declarar con los ojos
que por qué es carne de yugo.

Me da su arado en el pecho,
y su vida en la garganta,
y sufro viendo el barbecho
tan grande bajo su planta.

¿Quién salvará a este chiquillo
menor que un grano de avena?
¿De dónde saldrá el martillo
verdugo de esta cadena?

Que salga del corazón
de los hombres jornaleros,
que antes de ser hombres son
y han sido niños yunteros.

Publicado por:

Vicente Hernandez Gil

Trabajemos a cubierto con DM PREMIUM

shadow

Contenido Relacionado

shadow

Edición nº 4 de los “Cuadernos de la Logia Redención nº 167”

shadow

Comments

  1. JESUS SALAS    

    MUY ACERTADO E INTERESANTE EL PENSAMIENTO ANONIMO QUE SE ENCUENTRA AL FINAL DEL ARTICULO SOBRE LOS DERECHOS DEL NIÑO EN EL SE REFLEJA EL IDEAL DE LOS QUE SERA EL HOMBRE DEL MAÑANA. PERO, POR QUE SERA QUE SIEMPRE SE ATRAVIESA UN PERO, ALGO QUE HACE QUE LA RELFEXION O PENSAMIENTO NO SEA COMPLETO. PUES SIEMPRE Y EN TODDA DISCUCION SE HACE HINCAPIE EN LOS DERECHOS, DERECHOS DE TODO, PERO ¿ QUE SON DERECHOS , SIN DEBERES ? LOS NIÑOS DEBEN TENER DERECHOS PERO APAREJADOS A ELLOS DEBEN CUMPLIR DEBERES, Y VAYA QUE MUCHOS NIÑOS, LO REQUIEREN, AL IGUAL QUE INNUMERABLES ADULTOS. HE ALLI UNO DE NUESTROS MAYORES PROBLEMAS. EXIGIMOS, COMO DEBE SER, PERO OLVIDAMOS MUY A MENUDO CUMPLIR, SI FUESEN APAREJADOS AMBOS CONCEPTOS ENTRE LOS SERE3S HUMANOS, ESTOYS SEGURO QUE SE ELIMINARIAN, TANTAS MISERIAS HUMANAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.