Reciba Diario Masónico en su e-mail

Efemérides: Sarah Bernhardt


shadow

Sarah Bernhardt, París, 23 de octubre de 1844 – Ib., 26 de marzo de 1923. Actriz de teatro, considerada a menudo la mejor actriz de todos los tiempos. Estudió interpretación en el Conservatorio de París.

Conquistó al público por su dicción perfecta y su voz armoniosa, así como por su distinción y el sentimiento que imprimía a sus caracterizaciones. Su intuición para captar la psicología de los personajes se complementaba con el talento que mostraba en sus arranques de pasión intensa y en sus exhibiciones de sentimiento y de patetismo, y su voz se hizo famosa como la voix d’or. El público llenaba los teatros y la idolatraba.

Sus mayores éxitos los obtuvo con las obras: “La Dama de las Camelias” de Alejandro Dumas hijo y “Hamlet” de William Shakespeare. Dominó la escena francesa durante cincuenta años.

Crítica de la época

Los críticos de teatro franceses elogiaron las actuaciones de Bernhardt; Francisque Sarcey, un influyente crítico de París, escribió sobre su interpretación de 1871 en Marie: «Tiene una gracia soberana, un encanto penetrante, y no sé qué. Es una artista natural e incomparable». Refiriéndose a su interpretación de Ruy Blas en 1872, el crítico Théodore de Banville escribió que Bernhardt «declamó como un pájaro azul canta, como el viento suspira, como el agua murmura». De la misma interpretación, Sarcey escribió: «Ella agregó la música de su voz a la música del verso. Cantó, sí, cantó con su voz melodiosa …»​

Victor Hugo era un ferviente admirador de Bernhardt, alabando su «voz de oro». Al describir su actuación en su obra de teatro, Ruy Blas en 1872, escribió en sus Carnets: «¡Es la primera vez que esta obra realmente se representa! Ella es mejor que una actriz, es una mujer. Es adorable, es mejor que hermosa, tiene movimientos armoniosos y miradas de seducción irresistible».​

Su interpretación de 1882 de Fédora fue descrita por el crítico francés Maurice Baring en los siguientes términos «Una atmósfera secreta emanaba de ella, un aroma, una atracción que era a la vez exótica y cerebral … Ella literalmente hipnotizó a la audiencia», y jugó «con tal tigre pasión y seducción felina que, ya sea buen o mal arte, nadie ha podido igualar desde entonces». ​

En 1884, Sigmund Freud vio a Sarah Bernhardt interpretar a Theodora, escribiendo:

«No puedo decir mucho de la obra, pero esta Sarah, ¡cómo tocaba! Desde el momento en que escuché sus primeras líneas, pronunciadas con su voz vibrante y adorable, tuve la sensación de que la conocía desde hace años. Ninguna de las líneas que que habló me podía sorprender, creí inmediatamente todo lo que dijo. El más pequeño centímetro de este personaje estaba vivo y te encantó. Y luego, estaba la manera en que ella tenía que halagar, implorar, abrazar. Sus posturas increíbles, la manera en el que ella guarda silencio, pero cada una de sus extremidades y cada uno de sus movimientos juegan un papel para ella! ¡Criatura extraña! Es fácil para mí imaginar que no tiene necesidad de ser diferente en la calle de lo que es en el escenario. !»

También tuvo sus críticos, particularmente en sus últimos años entre la nueva generación de dramaturgos que abogaban por un estilo de actuación más natural.

 George Bernard Shaw escribió sobre el «carácter infantilmente egoísta de su actuación, que no es el arte de hacerte pensar mejor o sentir más profundamente, sino el arte de hacerte admirarla, compadecerla, defenderla, llorar con ella, reírte de ella» sus bromas, seguir su suerte sin aliento y aplaudirla salvajemente cuando caiga el telón … Es el arte de engañarte».

Ivan Turgenev escribió: «Todo lo que tiene es una voz maravillosa. El resto es frío, falso y afectado; ¡la peor clase de parisina repulsiva y chic!».​ El dramaturgo ruso Antón Chéjov, entonces un joven estudiante de medicina, pagaba sus estudios escribiendo reseñas para un periódico de Moscú. Afirmó que «Estamos lejos de admirar el talento de Sarah Bernhardt. Es una mujer que es muy inteligente y sabe producir un efecto, que tiene un gusto inmenso, que comprende el corazón humano, pero quería demasiado asombrar y abrumar a su audiencia». Escribió que en sus papeles, «el encanto se sofoca con artificio»​

Las actuaciones de Sarah Bernhardt fueron vistas y valoradas por muchas de las principales figuras literarias y culturales de finales del siglo XIX. Mark Twain escribió:

«Hay cinco tipos de actrices: malas actrices, buenas actrices, buenas actrices, grandes actrices, y luego está Sarah Bernhardt». Oscar Wilde la llamó «la incomparable», esparció lirios en su camino y escribió una obra de teatro en francés, Salomé, especialmente para ella; fue prohibido por los censores británicos antes de que pudiera realizarse. Poco antes de morir, Wilde escribió: «Las tres mujeres que más he admirado en mi vida son Sarah Bernhardt, Lily Langtry y la reina Victoria. Me habría casado con cualquiera de ellas con mucho gusto». ​

Después de ver una actuación de Bernhardt en 1903, la actriz británica Ellen Terry escribió: «¡Qué maravillosa era Sarah Bernhardt! Tenía la transparencia de una azalea aunque con aún más delicadeza, la ligereza de una nube pero más eterea. El humo de un papel quemado es lo que mejor la describe».​

El autor británico D.H. Lawrence vio a Bernhardt interpretar La Dama de las Camelias en 1908. Después, le escribió a un amigo: «Sarah era maravillosa y terrible. Oh, verla y escucharla, una criatura salvaje, una gacela con la fascinación y la furia de una hermosa pantera, riendo en francés musical, gritando con verdadero grito de pantera, sollozando y suspirando como un ciervo solloza , herida de muerte … No es bonita, su voz no es dulce, pero está la encarnación de la emoción salvaje que compartimos con todos los seres vivos …»​

Publicado por:

Garibaldi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.