shadow
shadow

El éxodo de los hebreos de Egipto (I)

 

 

 

Herbert Oré Belsuzarri 33º

Patriarca Gran Conservador.

¿Ocurrió el Éxodo?, es una de las tantas preguntas que el hombre de fe, se plantea en algún momento de su vida. Los historiadores destacan que no hay documentos que puedan ubicar la época en que vivió Moisés y pudo haber realizado el éxodo de los hebreos de Egipto. Son algunos apologistas que sitúan a Moisés en el Egipto del siglo XIV antes de Cristo. Algunas teorías han sostenido incluso que Moisés no era de origen hebreo,”sino un príncipe del rey de Egipto” que abandonó su tierra cuando las reformas monoteístas de Akenatón fueron rechazadas violentamente.

Así, según la historia narrada por el Tanaj y la Biblia, el nacimiento de Moisés coincidió con una orden del faraón para que todo varón hebreo recién nacido fuese ahogado en el Nilo. Una medida brutal que nunca se dio en la historia de Egipto, y menos en el periodo de Seti I, un faraón con fama de compasivo.

El miedo a que los egipcios capturaran a Moisés llevó a la madre a esconder a su hijo en una cesta y enviarlo río abajo. La cesta con el bebé tuvo la suerte de llegar a la zona donde la hija del faraón se estaba bañando, la cual adoptó a Moisés como un miembro más de la realeza. Un episodio similar al que se dice de Sargón de Acad, un importante rey acadio, que sufrió en su infancia cuando su madre lo arrojó al río en una cesta.

En la obra Aegyptiaca de Manetón que es muy ilustrativa dice:  Cuando los hombres de las canteras los hapirú y los egipcios contaminados o herejes- habían sufrido maltratos durante un tiempo considerable, suplicaron al rey que les concediera como morada y refugio la morada abandonada de los pastores, Avaris, y aquel se los concedió .

Pero qué importancia puede tener Avaris, una morada habitada por egipcios contaminados (leprosos). Veamos, la ciudad de los pastores e hicsos (invasores sirios que gobernaron Egipto entre 1700 y 1580 a.C.) fue Avaris, que según los egiptólogos, era la ciudad conocida como Tanis y en la época de Ramsés II, rebautizado con el nombre de Pi-Ramsés, haciendo que esta recupere su esplendor y utilizada como base militar en la futura campaña asiática contra los Hititas (que se resolvió con la Batalla de Kadesh). Esta construcción quizás la más importante de todo el reinado de Ramsés II, tenía una población de más de 300.000 personas, siendo una de las ciudades más grandes del Antiguo Egipto. Los apologistas judíos y cristianos, sostienen que esta es la ciudad de Pitón mencionado en el Tanaj y Biblia (Shemot 1:11 y Éxodo 1:11), que fue construida por el faraón de la opresión por el trabajo forzado de los israelitas y que fue el sitio donde posiblemente comenzó el Éxodo.

Manetón, historiador egipcio de procedencia griega, en el siglo III a.C. decía que el profeta Moisés no era judío sino un sacerdote egipcio próximo al poder y seguidor de las ideas monoteístas del faraón Akenatón. Según el relato de Manetón, durante una rebelión de 80.000 leprosos que vivían en Avaris, y que trabajaban bajo duras condiciones en las canteras del este del Nilo, a finales del reinado de Amenhotep III, los enfermos nombraron como su caudillo al mencionado sacerdote, llamado Osarseph, y juraron obedecerle en todo. “Lo primero que éste hizo fue promulgar una ley en el sentido de que no debían adorar a más de un dios”. El monoteísmoun elemento fundamental de la religión judíaconfluye con el intento en Egipto de imponer el culto a un único dios, Atón.

Akenatón y Nefertiti.

El relato de Manetón se basa en la historia registrada por los escribas egipcios. Es el único registro de fuentes egipcias. Se sabe que esos registros por orden de Ramsés II, se borró del listado de los reyes a los faraones Akenatón, Tutankamón y Ay. Ese periodo se le asignó a Amenhotep III, quien de acuerdo a la historia oficial, se habría mantenido atento para actuar durante el predominio de los “egipcios contaminados”, aliados a los “solymitas” y los “pastores”, tiempo en que gobernaron Amenhotep IV (Akenaton) y su esposa Nefertiti.

Manetón dice que “mientras tanto, los solymitas descendieron a lado de los egipcios contaminados y trataron a la gente de manera tan impía y salvaje que la dominación de los pastores pareció una edad de oro a los que eran testigos de las atrocidades presentes. Porque no solo quemaron ciudades y aldeas, saquearon los templos y mutilaron las imágenes de los dioses sin medida, sino que también se habituaron a utilizar los santuarios como cocinas donde asar los animales sagrados que adoraba la gente y obligaban a los sacerdotes y profetas a sacrificar a los animales y después los expulsaba desnudos”.

Se dice que el sacerdote que redactó su constitución y sus leyes era nativo de Heliópolis y se llamaba Osaref a causa del dios Osiris que adoraba en Heliopolis, pero cuando se unió a esta gente cambió su nombre y fue llamado Moisés.

Tutankamón, sucesor de Akenatón, publico su célebre Estela de la Restauración, en la que se culpa al faraón hereje por las innumerables desgracias de Egipto. “Los templos de los dioses pasaron por tiempos lamentables, sus patios se habían convertido en rutas por donde se podía pasar. El país estaba agotado por las plagas y los dioses eran descuidados. Los dioses habían dado la espalda al país y no acudían cuando se les pedía consejo”. Su majestad Tutankamón “busco lo que podría ser útil a Amón” el pecado finalmente es echado del país, y el país es nuevo como en los tiempos primordiales.

Esta “restauración” no fue pacífica. Los partidarios de Akenatón fueron perseguidos y reprimidos brutalmente, hasta que los Habirú y los egipcios atonianos fueron confinados en Avaris como cuenta Manetón.

En la época de Tutankamón las tropas al mando de Horemheb, aseguraron la “vía de Horus”, la ruta normal del comercio hacia Palestina, destruyendo el bastión cananita de Gezer, por tanto esta ruta no sería útil para ninguna huida masiva, ya que estaba controlada por guarniciones egipcias.

Pero quién era Osaref (otros le llaman Osarseph). Había sido educado supuestamente en la casa del faraón como hijo adoptivo de una princesa de Egipto, envió una embajada a los Reyes Pastores (los hicsos) que habían sido expulsados de Egipto a la ciudad de Jerusalén y les pidió que apoyaran su causa contra el faraón. Cuando los solimitanos (habitantes de Jerusalén) se unieron a los leprosos (egipcios impuros). Osarseph cambió su nombre por Moises y ayudó a los hebreos a conquistar las tierras de Siria. Unos acontecimientos históricos que explicarían la conquista de territorios que vivió el pueblo judío en ese periodo. También cabe mencionar como vínculo con la versión de Manetón que, según el texto Tanaj-Biblia, Moisés exhibía como un prodigio voluntario una mano con lepra como signo de identidad con los egipcios impuros o egipcios contaminados.

La historia que no considera a Moisés hebreo, fue recogida a principios del siglo XX por el célebre Sigmund Freud, siempre atento a la fascinación del hombre por los mitos. En su libro “Moisés y la Religión Monoteísta, Freud comienza recordando que “Mosés” significa “hijo” en egipcio para defender que el profeta hebreo pudo ser “Turth-Moses”, hijo primogénito del faraón Amenhotep III, quien fue privado de reinar por algún presagio negativo, como pudo haber sido contraer la lepra de joven. Según su hipótesis, Turth-Moses sería un fiel seguidor de la religión monoteísta que había impuesto su hermano Akenatón.

El éxodo de Tuth-Moses a Canaán.

El violento rechazo del monoteísmo a la muerte del faraón provocó un éxodo poblacional encabezado por Tuth-MosesComo gobernador de la provincia limítrofe de Gozen, donde se habían asentado tribus semíticasMoses habría convencido al grupo de hebreos y a los últimos seguidores de Atón, para que viajaran hacia una comunidad monoteísta ya establecida anteriormente en Canaán, también partidarios de Akenatón. En consecuencia, Freud señala que “Moisés transmitió a los judíos su propia religión, la religión de Atón.

La crítica a la hipótesis de Freud se centra en que la religión de Akenatón no era realmente monoteísta, puesto que admitía la existencia de otros dioses y Atón era una divinidad solar, condición de la que carece Yahvé.

Publicado por:

Herbert Ore Belsuzarri

Nacido en Casapalca, vivió la mayor parte de sus años mozos en la Ciudad de Huancayo, donde estudió en la GUESI secundaria y la UNCP donde se graduó de Ingeniero. Es M:.M:. de la P:.F:.C:.B:.L:.R:.L:.S:. Fenix 137-1 de la Gran Logia Constitucional del Perú. Tiene publicado en SCRIBD varios libros, que son leidos en el internet sin costo alguno o pueden obtener más informacion en la Revista Fenix también el internet.

Trabajemos a cubierto con DM PREMIUM

shadow

Contenido Relacionado

shadow

Edición nº 4 de los “Cuadernos de la Logia Redención nº 167”

shadow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.