shadow
shadow

La Escuela Andersoniana

 

 

 

James Anderson

James Anderson

James Anderson, (1684 – 1746) un escocés, doctor en filosofía y notable predicador presbiteriano; fue el compilador del famoso «Libro de las Constituciones», una obra que escribió con el apoyo y la supervisión de Jean Theóphile Désaguliers (1683-1744), un importante personaje de la Inglaterra de principios de siglo XVIII y Gran Maestre en 1719; sucesor de Jacobo Payne.

La obra le había sido encomendada en 1721 por la Gran Logia de Inglaterra; presidida entonces por el controvertido duque de Warthon.

En ella debía «…compilar y reunir todos los datos, preceptos y reglamentos de la Fraternidad, tomados de las Constituciones antiguas de las logias que existían entonces…». La primera edición se conoció en 1723, y hubo, aun, dos posteriores, en 1738 y en 1746.

Aunque en la actualidad ningún historiador serio citaría a Anderson como una fuente indubitable en cuanto a su versión de la historia de la masonería; lo cierto es que sobre sus «Constituciones» descansa gran parte del éxito de la masonería moderna. Amado y criticado, Anderson es el paradigma, junto a Désaguliers; de la masonería hannoveriana de principios del siglo XVIII. En su visión, la Fraternidad tenía un origen inmemorial.

Sobre aquella pretérita organización de noble linaje se habían organizado luego las logias operativas medievales, antecedente directo de la Gran Logia de Inglaterra que constituía, por derecho propio; la verdadera y única francmasonería.

Sobre la repercusión de su obra conviene citar al historiador francés Bernard Faÿ: «…El libro, redactado con sumo cuidado, se convirtió pronto en estatuto para cada logia y en breviario para cada masón en particular; todo miembro nuevo debía estudiarlo y se debía leerlo en la iniciación de cada hermano…»

En todo lugar donde apareciese, durante el siglo XVIII la Constitución de los Francmasones, se fundaban logias y vivía la masonería.

La obra fue traducida al francés en 1745; al alemán en 1741; se publicó en Irlanda en 1730; Franklin hizo una edición americana en 1734, y desde entonces, no ha dejado de ser reimpresa…» Anderson plantea la continuidad histórica desde las edades míticas, la unidad filosófica, la universalidad geográfica y lo que es aun más audaz; la unidad de acción de la francmasonería.

En el otro extremo Alec Mellor llega a decir que «…la Orden Masónica no es sino un ideal. La francmasonería no existe, Sólo existen obediencias masónicas…» La realidad indica que el desarrollo histórico de la francmasonería ha sido desigual en cada país y que; desde la fundación de la masonería moderna; ésta se ha fragmentado severamente. Mientras esto ocurría en las Islas Británicas, la Orden se expandía con rapidez vertiginosa en Francia; país en el que nacerían las primeras estructuras «filosóficas» con serias pretensiones de autoridad sobre los grados simbólicos.

Estas estructuras filosóficas desencadenaron una larga y caótica etapa de gran confusión en la Orden. Como veremos; muchas voces de honestos masones se alzaron en contra del verdadero pandemonium de títulos y grados que desvirtuaban según el criterio de muchos los antiguos principios de la Corporación; y desviaban su objetivo y su razón de ser.

Pero la masiva adhesión que estos sistemas concitaron nos debería llevar a reflexionar acerca de las razones que hacían que nobles y burgueses se sintieran cautivados por estos ritos y misterios; que anunciaban ser portadores de una tradición arcana y ancestral.

Si la masonería simbólica había sido una monumental herramienta para la construcción de la civilización occidental; la masonería filosófica encarnaba la Tradición con un nuevo rostro.

Finalmente, si la masonería operativa había erigido la inmensa red de catedrales y monasterios que tapizaban Europa; esta otra prometía en un período de profunda crisis moral y espiritual la reconstrucción del Templo Interior y la Jerusalén Celeste.

Con el tiempo y debió pasar mucho ambas estructuras; la simbólica y la filosófica. Posteriormente, encontraron una relación de equilibrio y, posteriormente, una interdependencia cuyo ejemplo más claro es el sistema conocido como Rito Escocés Antiguo y Aceptado, dividido en 33 grados de los cuales el 1º al 3º corresponden a la masonería simbólica; y el 4º al 33º a la filosófica. Este sistema contenía en su origen una inmensa riqueza espiritual; producto de haber asimilado, con notable armonía; la esencia de la tradición esotérica judeocristiana unida a la influencia de cierta herencia de las órdenes militares de la Edad Media; en especial la de los Caballeros Templarios; cuyo trágico fin integra la larga lista de escándalos que, no sin esfuerzo, la Iglesia comienza a asumir frente a la historia.

 

Fuente: El portal masónico del guajiro

 

Publicado por:

Diario Masónico

Trabajemos a cubierto con DM PREMIUM

shadow

Contenido Relacionado

shadow

Edición nº 4 de los “Cuadernos de la Logia Redención nº 167”

shadow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.