Icono del sitio Diario Masónico

Francisco I. Madero; presidente, masón y médium

Francisco I. Madero; presidente, masón y médium

 

 

 

 

Madero acabó con la dictadura de Porfirio Díaz, poco se sabe que se ayudó de la masonería y la comunicación con los muertos para lograrlo.

México, DF.- Francisco I. Madero es considerado como el personaje que da inicio a la Revolución Mexicana al proclamarse en contra del gobierno de Porfirio Díaz.

Empresario y político originario de Parras, Coahuila, llegó a ser presidente de México de 1911 a 1913. Era una personas bondadosa que albergó ideales democráticos y de reforma social.

Para algunos fue un gran político, pero un mal gobernante. Como presidente, se negó a la ostentación, al abuso de poder y al autoritarismo, pero no logró satisfacer las expectativas del cambio social.

Se le critica que no tuvo mano firme para castigar los levantamientos armados que terminaron fatalmente con el “Cuartelazo de la Ciudadela”.
Madero fue un hombre sencillo e idealista, de firmes convicciones democráticas y sincera preocupación social, pero también causó polémica por los siguientes hechos:

1.- Su nombre es el centro de la controversia, se dice que la abreviatura “I” corresponde a Indalecio, lo cierto es que  su nombre completo está registrado comoFrancisco Ignacio Madero González.

2.-  A pesar de que nació en el seno de una familia acomodada de terratenientes, defendió la reforma política y agraria, tenía una sincera preocupación por las condiciones de vida de los campesinos. En sus tierras modernizó los sistemas de cultivo y de riego y se esforzó en mejorar la situación de sus trabajadores. Además realizó estudios de agricultura en Estados Unidos y de administración en Francia.

3.- Era aficionado a la medicina homeopática, fue un gran impulsor y defensor de esta práctica, además el revolucionario acostumbraba a curar él mismo a sus peones.

4.- Madero practicaba el espiritismo, aseguraba tener la facultad de ser un médium escribente, es decir, los espíritus se comunicaban con él a través de su pluma.

“Estas comunicaciones, escribió Madero en sus Memorias, lograron transformarme, de un joven libertino e inútil para la sociedad, a un hombre de familia, honrado, que se preocupa por el bien de la patria y que tiende a servirla en la medida de sus fuerzas”.

Para Madero el espiritismo fue una creencia que marcó el rumbo de todos sus actos, tanto en la vida pública como en la privada. Su fe en la democracia, la defensa de la libertad y su respeto por la dignidad humana brotaban por esta doctrina.

Francisco I. Madero Madero tenía intensa comunicación con su hermano muerto Raúl, y otro personaje llamado José Ramiro.

5.- Durante estos estados de trance, se le reveló la misión de la transformar la política de México. Los espíritus le incitaron a escribir “La Sucesión Presidencial en 1910”, libro considerado como el instrumento que propició la Revolución Mexicana. Se dice que Madero reconoció que las ideas que originaron el movimiento social no fueron suyas.

A pesar de que el libro fue prohibido porque instaba a los votantes para que no se produjera la reelección de Díaz, Madero siguió luchando para terminar el porfiriato.

6.- Madero llevaba una vida muy estricta, meditaba y oraba profundamente, solía retirarse a lugares solitarios. Procuraba madrugar, ayunar y comía solo lo necesario, no bebía, ni fumaba. Su preparación espiritual incluía un conocimiento claro y metódico de la historia. leía los periódicos y las obras clásicas de la historia Mexicana, hacía notas de la situación política del país y llevaba un diario de sus actividades cotidianas.

7.- Es indiscutible la participación de masones en la construcción de la historia de México, está documentado que Madero era integrante de varias logias de la masonería, en la llamada “Lealtad número 15” que compartía con José María Pino Suarez tenía grandes cargos.

8.- Las siguientes frases son las más celebres de Francisco I. Madero:

-“Sufragio efectivo, no reelección”

-“Moriría, si fuera necesario, en cumplimento del deber. Tenemos que triunfar porque representamos el bien”

–  Estoy más orgulloso por las victorias obtenidas en el campo de la democracia que por las alcanzarlas en los campos de batalla”

-“Un buen gobierno solamente puede existir cuando hay buenos ciudadanos”

-“Al conquistar nuestras libertades hemos conquistado una nueva arma; esa arma es el voto”

-“Los espíritus que me dictan hablan con propiedad y estilo que yo no tengo”.

(Foto: Archivo)

Fuente Azteca Noticias

 

 

 

Salir de la versión móvil