shadow

Ceremonia Fúnebre en memoria del Q.H. Arnaud Beltrame

"El héroe que se entregó a cambio de los rehenes y dio su vida por ellos"


shadow

Ceremonia Fúnebre en memoria del Q.H. Arnaud Beltrame

 

 

“El héroe que se entregó a cambio de los rehenes y dio su vida por ellos”

 

 

Procedemos a reproducir la Pl.·. leída en la Ten.·. fúnebre de Arnaud, bajo los auspicios de la Gran Logia de Francia, en tenida blanca. El discurso fue pronunciado el pasado jueves 19 de abril en el Grand Temple Pierre Brossolette por su Gran Orador, Jean-Raphaël Notton, adonde perteneció el eslabón que, dolorosamente, falta en nuestra Cadena de Unión Fraternal.

El discurso dice así:

Gran Logia de Francia

Ceremonia de entierro en homenaje a Arnaud Beltrame

Grand Temple Pierre Brossolette

París, jueves, 19 de abril de 2018

Muy respetable Gran Maestro, Muy Ilustres Hermanos  que representan al Muy Poderoso Soberano Gran Comendador, representante del Presidente de la República, Dignatarios de todos los Valles y Orientes unidos en estas solemnes circunstancias, Grandes Oficiales, oficiales, suboficiales, Hombres de Rango, activos o de reserva, mis queridas hermanas, mis queridos hermanos, estimado Damien Beltrame (hermano de sangre del Q.H. Arnaud, presente también en la ceremonia)

 

El Gran Orador de la Gran Logia de Francia está, bajo todas las circunstancias, bajo la autoridad del Gran Maestre, encargado de intervenir en nombre de la Obediencia. Interviene en el marco de la gobernanza, en las ocasiones felices, pero también en circunstancias dolorosas. Y de muchas maneras estas son circunstancias dolorosas que nos unen esta noche.

Luto

Son muchas las lágrimas y el luto de las que ya tenemos que hablar. Este viernes, se cumplirá la triste efeméride del asesinato de un hombre, Arnaud Beltrame. Todo lo que se dirá, todo lo que se hará, no puede reemplazar el vacío creado por su ausencia.

Querido Damien Beltrame, tú que, como hermano de Arnaud, representas a su compañero y a su familia, queremos decirte que esta noche todos nuestros corazones se vuelven hacia ti, y que todo el amor que estos corazones pueden albergar es para ti.

Reuniéndonos esta noche, queremos, en la medida de lo posible, compartir tus lágrimas, tu sufrimiento, tu duelo. Un esposo, un hermano de sangre, un pilar de una familia se ha ido. Pero también queremos mostrar nuestra presencia y compasión a todos los que compartieron una parte de su vida. Sus amigos, los miembros de su parroquia, sus colegas gendarmes.

Por supuesto, esta noche también dedicamos un pensamiento especial y fraterno para sus hermanos en la Logia Jerome Bonaparte, de la Gran Logia de Francia, muchos de nosotros presentes aquí esta noche.

La muerte brutal e injusta de Arnaud, no puede hacer olvidar sus compañeros de infortunio, Renato Gomes Da Silva, gravemente herido Jean-Michel Hervé Mazières Sosna, Christian Medves, muerto como él.

Pensamos esta noche en los heridos, en los muertos y en todos los que lloran. Pero no podemos detener aquí esta letanía de luto y memoria. Si el asesinato de un hombre es una tragedia, la locura del islamismo, el antisemitismo, la xenofobia, el racismo y sus procesiones de muerte es igual de importante.

Nuestro deber de no olvidar dirige nuestros pensamientos, a través de Arnaud Beltrame, a todos aquellos que han sido víctimas de estas barbaridades. Como no mencionar, a Mireille Knoll, a quien saludo la presencia del hijo esta noche, apuñaló porque era judío, en ese mismo día del 23 de marzo, y todos aquellos cuya sangre inocente había sido derramada, a causa del oscurantismo que golpea a Francia y el mundo.

Con Arnaud, ahora caminan juntos en esta larga procesión de justos

En estos momentos de dolor, de sufrimiento físico y moral, de luto, de meditación, queremos decir esta noche a estas víctimas inocentes y a sus familias, que estamos presentes a su lado.

En particular, Querida Damien Beltrame, pasa a Marielle, viuda de nuestro Hermano Arnaud, que nunca caminará sola, cada vez que sienta la necesidad estaremos a su lado.

El hombre

Quien nos reúne esta noche fue, como muchos, un hombre de mosaico. Era un esposo amoroso, creyente, ciudadano, oficial, francmasón. Había decidido casarse, el amor estaba presente en el corazón de su vida. Su sonrisa solar ha marcado a Francia como un todo.

Era un creyente y religiosamente quería que se celebrara su unión con Marielle. Vivió armoniosamente, en la intimidad de su ser, su fe y todos sus compromisos. Él era un ciudadano. Sus parientes dicen que era un buscador. Él estaba, dicen, en constante búsqueda de lo absoluto. Quería ser útil, cercano a sus conciudadanos, viendo en la defensa del orden la fuente de la armonía, la clave para vivir juntos.

Él era oficial

Después de haber sucedido brillantemente al Concours de Saint-Cyr, había elegido el arma de la Gendarmería, y siguió la formación de la Escuela de Oficiales de Gendarmería de Melun. Tenía una admiración ilimitada por los grandes soldados franceses, a los que llamaba héroes. También había, vinculado al cuerpo, la voluntad de defender los valores de la República. Deber, lealtad, fidelidad, respeto, compromiso, formaron la base de su existencia. La oportunidad de mostrar nuestro respeto a todos aquellos que sirven las armas de Francia.

Él era masón

Fue iniciado en 2008 en la respetable Logia Jerome Bonaparte de la Gran Logia de Francia, en el Oriente de Rueil-Nanterre. Su padrino está presente esta noche. Aprendiz, Compañero, Maestro Masón, mantuvo, a pesar de su cambio al Aude, vínculos fuertes y regulares con su Logia Madre.

Practicó con alegría en su corazón el antiguo y aceptado Rito escocés, como casi todos los Hermanos de nuestra Obediencia. Este magnífico rito de humanismo, tradición y espiritualidad. Luchamos demasiado visceralmente contra cualquier forma de proselitismo, para apropiarnos de este acto heróico.

Sin riesgo de engañarnos a nosotros mismos, podemos afirmar que es un poco de cada raíz de su vida, que él ha extraído la increíble fuerza de su alma. La pregunta no es, ¿qué le trajo la masonería? Solo él, en la intimidad de su ser, podría haberlo respondido. Él nos dio el orgullo de ser parte de su vida, y ya es lo suficientemente grande. Para haber progresado en los mismos caminos, buscó los mismos horizontes, compartió la misma esperanza. Sobre todo, mañana, seguirá siendo para nosotros un ejemplo, que nos obliga y que nos ilumina.

La única pregunta que vale la pena es más bien ¿que nos enseña a todos por su increíble gesto? ¿Un testimonio de amor? Es indiscutible. “No hay amor más grande que dar la propia vida a aquellos que uno ama”, escribe Saint John.

Victor Hugo, en su lecho de muerte, escribió con su propia mano dos últimas palabras: “amar es actuar”. Una mujer inocente está viva hoy, gracias a su acción, gracias a su amor. El 23 de marzo también fue una prueba viviente de lo que significa ser un hombre virtuoso. El Ritual del Masón Escocés da una maravillosa definición de virtud: “Es la habilidad del alma para hacer el bien”. En este sentido, Arnaud Beltrame era un hombre virtuoso y un hombre de bien.

Su gesto fue también el testimonio, ofrecido a todos, de lo que es un sentido del deber fuera de lo común. Por supuesto, muchos afirman, como una forma de abstracción, poseer un sentido del deber. Pero el deber, como la virtud, como el heroísmo, nunca se combina con el futuro. Sólo cuando se enfrenta con lo impensable, uno realmente sabe lo que un hombre es capaz de hacer.

Arnaud, por su coraje, su nobleza, su grandeza, se convirtió a su vez en un héroe.

Pero la inmensa emoción que ha invadido a cada familia francesa se debe ante todo a este intercambio que propuso, perteneciente a lo sagrado, consentido libremente, de una vida a otra. Deber llevado al Sacrificio. En ese momento su muerte, inaceptable como era, ya no era una derrota, se convirtió en una victoria deslumbrante del del amor y la fraternidad.

El símbolo

En su homilía, el día del funeral de Arnaud, el padre Jean-Baptiste pronunció esta magnífica frase, que hacemos nuestra: “donde la oscuridad pone la luz”. Esta frase es la metáfora más hermosa de lo que ahora es Arnaud Beltrame. Desde su gesto excepcional, con todo lo que contiene de sublime moralidad, Arnaud ya no es lo que se llama el mortal común. Él no se levanta de sus raíces solo, él se nos escapa, él está más allá, arriba, él se levanta.

Ya no nos pertenece, pertenece en adelante a la historia de los hombres. Ahora camina en las gloriosas cohortes de aquellos que dieron sus vidas por los valores de la República. Los de los maquis, mesetas, campañas, los de Londres, Ultramar, colonias y París.

Aquellos que desde entonces han dado sus vidas por nuestra libertad, en todos los escenarios del mundo. Camina junto a Pierre Brossolette, quien nos recibe esta noche en este gran templo que lleva su nombre.

Emmanuel Macron, Presidente de la República, durante el homenaje nacional a los Inválidos, dijo: “el nombre de Arnaud Beltrame se convierte en el heroísmo francés, portador de este espíritu de resistencia que es la afirmación suprema de lo que nosotros somos…”.

Además de este mensaje, dirigido a toda una nación, depende de nosotros agregar otro, dictado por Arnaud, para cada mujer y cada hombre. Todo ser humano, cualesquiera que sean sus raíces, sus orígenes, su condición, debe ser capaz de escribir su destino libremente. Su familia, su educación, sus reuniones lo ayudan a escribir su propia verdad, a darle sentido a su vida. Depende de él vivir su vida, con toda libertad y toda responsabilidad, de acuerdo con sus valores, sus compromisos, sus juramentos.

Pero todo esto no serviría de nada, si no hubiera esta preocupación constante de tener, como un hilo de Ariadne tejido de amor, la mirada se volvió hacia los demás.

El lenguaje simbólico nos permite decir de Arnaud, que del hombre se convirtió en arcángel, mensajero de los eventos más importantes. Su voz ahora es poderosa, tranquilizadora, viva. Él es el testimonio.

Es un testimonio de que el ideal humano, incluso en las horas más oscuras de la humanidad, puede ser una realidad compartida. En este sentido, es él quien hoy nos guía de la oscuridad a la luz, y nos dice por su acto sublime: “¡sigan esperando! “.

Muy Respetable Gran Maestro, Dignatarios de todos los Orientes unidos en estas solemnes circunstancias, mis queridas hermanas, mis queridos hermanos, y todos ustedes…

He dicho

Jean-Raphaël Notton

Gran Orador de la Gran Logia de Francia

 

 

 

 

Publicado por:

Garibaldi

Contenido Relacionado

shadow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.