Icono del sitio Diario Masónico

Dios, un estado de conciencia

dios un estado de conciencia

Dios, un estado de conciencia

 

 

 

La realidad o verdad absoluta nadie la conoce, porque toda realidad humana, está limitada por los sentidos y condicionada por el grado de consciencia del observador.

En el fenómeno de la observación; sujeto y objeto se vuelven uno y es el ser humano quien en últimos términos le da existencia en su consciencia a la realidad humana. El hombre no es la medida del universo y sus dioses; pero si la medida de su conocimiento.

Mucho de lo que hablan algunas personas sobre Dios; solo son palabras que leyeron o escucharon, no es conocimiento propio. El hombre desde el inicio de los tiempos; ha utilizado la palabra Dios como una especie de explicación para aquello que no puede comprender y explicar de otra forma.

La ciencia y Dios no son irreconciliables; y siendo Dios un estado de perfección absoluta, es posible encontrarle en diferentes grados y formas en la cienciaarte y tecnología entre muchas cosas más.

Dios es perfecto; absoluto y eterno en el ideal abstracto que el hombre ha concebido o creado en su mente en lo individual como en lo colectivo.

Dios siendo el absoluto, nada podría existir aparte o fuera de él; de tal modo que el hombre no podría ser otra cosa que Dios sobre la tierra experimentándose, conociéndose, realizándose y manifestándose a sí mismo a través del universo y la humanidad. Todo cuanto existe y forma parte del conocimiento humano; es porque el hombre lo ha “experimentado interiormente” a través de sus sentidos y consciencia, no fuera de él. De tal modo que: ¿Cómo podría el hombre experimentar y llegar a conocer lo que Dios es; si no a través del hombre mismo?

Las palabras son símbolos de símbolos; no son verdades por sí mismas. La verdad “verdadera” disculpen la redundancia, es para el ser humano aquello que experimenta en sí mismo. Repito: ¿Cómo podría el hombre experimentar y llegar a conocer lo que Dios es, si no es a través del hombre mismo?

“Conserva celosamente tu derecho a reflexionar; porque incluso el hecho de pensar erróneamente es mejor que no pensar en absoluto”.- (1).

Pax Vobiscum,’,

 

Lázaharo Hael,’,

Nota:

Palabras, símbolos y alegorías, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.

El presente son reflexiones y meditaciones personales, no representan necesariamente la opinión de la orden.

No escribo para todos, sin embargo, todo son invitados a leer.

Culiacán, Sinaloa. México. Domingo 12 de abril del 2015.

Hipatia de Alejandría.- Fue una filósofa y maestra neoplatónica griega, natural de Egipto, que destacó en los campos de las matemáticas y la astronomía, miembro y cabeza de la Escuela neoplatónica de Alejandría a comienzos del siglo V. Seguidora de Plotino, cultivó los estudios lógicos y las ciencias exactas, llevando una vida ascética. Educó a una selecta escuela de aristócratas cristianos y paganos que ocuparon altos cargos, entre los que sobresalen el obispo Sinesio de Cirene —que mantuvo una importante correspondencia con ella—, Hesiquio de Alejandría y Orestes, prefecto de Egipto en el momento de su muerte.

Centauro 996

 

 

Salir de la versión móvil