El odio de Charlottesville viraliza una película antifascista marcada por la masofobia

El odio de Charlottesville viraliza una película antifascista marcada por la masofobia

 

 

 

La masofobia es un denominador común de los discursos del odio.

En 1947 el Departamento de Guerra de Estados Unidos difundió una película de propaganda antifascista que resaltaba los paralelismos entre la intolerancia de los supremacistas blancos y el ascenso del partido nazi en Alemania. El odio hacia la masonería del orador marca el punto de giro de la escena de la película que se ha hecho viral tras el brote de odio y violencia racial de Charlottesville.

Después, un hombre subido a una caja afirma ante una multitud “no podremos decir que este país es nuestro hasta que no sea un país sin negros, sin inmigrantes, sin católicos, sin masones” En ese momento uno de los protagonistas de la película le replica “¿Qué hay de malo con los masones? Yo soy masón“. Un inmigrante europeo añade: “En Alemania, escuché las mismas palabras que estamos escuchando hoy. Pero entonces fui un idiota. Pensé que los nazis estaban locos, que eran unos fanáticos estúpidos. Pero desgraciadamente no fue así“. Michael Oman-Reagan, de la Universidad Memorial de Canadá, fue uno de los primeros en compartir un fragmento de No seas estúpido, en un tweet que recibió más de 165.000 retweets.

 

Fuente: El Oriente

 

Entradas relacionadas

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.