shadow
shadow

La masonería, causa de debate e investigación

 

 

Representantes del ámbito de las ciencias y la cultura de América y Europa participarán el 22 y 23 de mayo del Segundo Seminario euro-argentino de historia de las redes masónicas atlánticas, una organización, que en el plano local, pugna por dejar de lado la antigua imagen de estructura secreta y conspirativa.

El encuentro, cuyo tema central de análisis será la masonería en Argentina y América Latina y que tendrá como sede la Biblioteca Nacional, cuenta con el apoyo institucional del Centro de Estudios e Investigaciones laborales del Conicet, el Instituto Superior de Estudios Sociales, que incluye a representantes de la Universidad de Tucumán y el Conicet, y el Instituto de Historia Argentina y Americana Emilio Ravignani de la Universidad de Buenos Aires.

“La masonería no tiene nada que esconder y sí mucho para ofrecer a la sociedad”, aseguró Angel Jorge Clavero, el gran maestre de la Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones

La masonería tuvo un rol protagónico durante las luchas de la independencia en América Latina y varias de sus logias fueron integradas, entre otros, por hombres tales como José de San Martín, Manuel Belgrano, Simón Bolivar, Francisco de Miranda, Vicente López y Planes y Cornelio Saavedra, cabeza del primer gobierno patrio.

Los masones aseguran que 7 presidentes y 14 vicepresidentes fueron “hermanos”, se refieren a figuras como Bartolomé Mitre, Domingo Faustino Sarmiento, Miguel Juárez Celman, Carlos Pellegrini, Manuel Quintana, Roque Sáenz Peña y Victorino de la Plaza.

Otros masones ilustres de distintas épocas y ámbitos fueron Bernardino Rivadavia, Esteban Echeverría, Juan Bautista Alberdi; los médicos Cosme Argerich, Carlos Durand, Ignacio Pirovano; Alfredo Palacios, primer diputado socialista de América, el naturalista Florentino Ameghino y los escritores José Hernández, Estanislao del Campo, Roberto Payró y Florencio Sánchez.

“La masonería no tiene nada que esconder y sí mucho para ofrecer a la sociedad”, aseguró Angel Jorge Clavero, el gran maestre de la Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones, entrevistado por Télam en el Gran Templo construido por Carlos Pellegrini, en Perón al 1200.

Clavero aseguró que desde el momento en que los masones se abrieron a la sociedad, dejando definitivamente de lado la “falsa imagen” de organización secreta y conspirativa, “la gente y el periodismo han demostrado un gran interés por conocer de qué se trata”.

“Mientras que hay otros que defienden los intereses del dogmatismo y el fanatismo, tanto en el orden político como religioso, nosotros estamos en favor del librepensamiento y el laicismo en materia educativa”, dijo Clavero, un despachante de aduana que ostenta 30 años de trayectoria dentro de la masonería y seis como gran maestre de la argentina.

“La masonería estaba un poco quedada en el tiempo como institución”, apuntó y dijo que este nueva etapa incluye una apertura a los medios de comunicación, el dictado de cátedras de librepensamiento, visitas guiadas a su sede central, difusión por internet y la realización de encuentros y seminarios abiertos.

“La masonería es una escuela de formación humana. El que viene acá entra en una logia y en esa logia va a encontrar 20 o 30 hermanos que trabajan en lugares distintos, piensan distinto, pertenecen a partidos políticos distintos o trabajan en una ONG”, explicó.

Aquí -agregó- se discuten distintos temas relacionados con la filosofía, la ciencia, la sociedad o la educación. Todo a través de método de la masonería que es el simbolismo. Un simbolismo que utilizalas mismas herramientas que utilizaban los viejos canteros medievales (Constructores)”.

“Esas herramientas -dijo- antes tenían un valor operativo y ahora tienen un valor simbólico, entonces por ejemplo la escuadra que servía para medir la rectitud de una pared hoy sirve para medir la rectitud en la conducta que debe observar un hermano masón en el orden personal”, afirmó.

“El compás que servía para los planos y las circunferencias hoy moralmente nos sirve para medir el lugar donde están nuestros derechos y no pasar esa raya y no afectar los derechos del ciudadano que tenemos al lado“, acotó.

El gran maestre estimó que en la Argentina hay actualmente 12.000 “hermanos”, 6.000 de ellos activos, organizados en unas 200 logias, de las cuales la mitad está en el área metropolitana.

“El crecimiento nos permitió bajar la edad promedio de 58/59 años a 40, además ahora hay masonería en todas las provincias mientras que antes no teníamos esa posibilidad”, reveló.

Telam

Publicado por:

Diario Masónico

Trabajemos a cubierto con DM PREMIUM

shadow

Contenido Relacionado

shadow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.