shadow

Masonería y Humanismo


shadow

Masonería y Humanismo

 

 

 

 

CONFERENCIA DEL PROFESOR ESPINAR EN LA UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE CARTAGENA (ESPAÑA, 2004)

En contra de lo que le achaca la Iglesia ( en el conocido texto de L’Osservatore Romano de 23 Febrero 1985, inspirado por la Congregación para la Fe, dirigida por el cardenal Ratzinger; cf. DI BERNARDO, op.cit. p.197), en contra de dicho texto, hay que afirmar que la Masonería no es tampoco una religión.

Porque una religión constituye una “incisión particular” de lo Divino en la historia. Y en la Masonería no existe una revelación, ni siquiera una iluminación, que pueda caracterizarla. Por eso en ella se admite a los miembros de cualquiera de las Religiones, siempre que ellos puedan aceptar sus límites esenciales.

Es un hecho conocido la distinción entre lo “sacro” y lo “profano”, que trataron autores como Mircea ELIADE y, sobre todo, Rudolf OTTO, en un libro (de 1917 – 1925, op. in bibl.) que fue alabado por ORTEGA. Entre nosotros el que fue jefe del Gobierno republicano en el exilio, Fernando VALERA, y al que yo conocí en París, escribió un texto sobre La religiosidad en la Masonería. Una religiosidad que, sin embargo, no constituye una religión, por el motivo que se ha expuesto.

Una logia es, a la vez, un templo (en su eje vertical) y un taller (en el horizontal).

Un templo es un lugar de “resonancia” espiritual, en el que, con una sintonía paralela, se puede tener la “vivencia” de una presencia “cualificada” del Misterio. O, como dijo TIERNO, una “presencia de lo inefable” (op.cit. en bibl. p. 24 y 36). Y esto es lo que constituye la intuición “rituálica”, o, como se suele decir, “iniciática”.

El “rito” es el conjunto de formas expresivas ( ornamentos, palabras, actos, y, en su caso, música) que tienen la función de inducir esa intuición de lo transcendente.

La “iniciación”, (que se reitera en grados sucesivos), es, como su mismo nombre lo indica, la “puesta en camino” para esa inducción, en los distintos jalones de la misma. Los grados (que en el Rito Escocés llegan hasta el 33º) no forman un sistema de ideas, sino que, a partir del grado 4º, sirven como una apoyatura para volver, de un modo cíclico, a reproducir y afinar la vivencia de fondo.

El iniciado ( o exaltado) tiene que ir buscando su propio atajo personal, dentro de su libertad de conciencia, pero contando con el apoyo del Cuerpo en el que participe.

En la Masonería se habla de “misterios” y de “secretos”. Pero ella, en realidad, no tiene más que uno, que es el de la intuición rituálica, que se va manteniendo y afinando con los años de actividad, y en especial, con las exaltaciones sucesivas.

En la sociedad exterior, la Masonería es una Asociación “discreta”. Sus Rituales se mantienen reservados para que la iniciación o la exaltación se produzca en condiciones de espontaneidad. Sus reuniones, como ocurre en otros muchos ámbitos, son a puerta cerrada. Y sus signos de paso vienen a ser una invitación para entrar, y por eso no se publican. El derecho de todo miembro a que la Orden, sin su autorización, no divulgue su pertenencia, se encuentra en la misma línea que el que establece el Art. 16 – 2 de la Constitución Española.

Los Cuerpos masónicos no son, a la vista de ello, unas sociedades “secretas”, como a veces lo fueron cuando se hallaban perseguidas, sino que constituyen, actualmente, unas Asociaciones legalmente registradas, que se rigen por el Derecho común de las Asociaciones.

Para que la iniciación, o la exaltación, sean válidas, tienen que haberse efectuado en una logia “regular”. La regularidad puede ser “de fondo”, porque la logia trabaje dentro de los límites o Landmarks (también de los de forma, que se consideran esenciales). Junto a ella se tendría una regularidad “de origen”, que se funda en la idea de una “cadena” histórica, que iría transmitiendo un influjo, o conocimiento, o “carisma”. (Como la Iglesia pretende que ocurre en la sucesión “apostólica”). Esto es lo que distinguiría lo “esotérico”, que es necesariamente colectivo, de lo “místico”, que es individual. (Cf. COX LEARCHE, op. in bibl.).

El esoterismo puede ser “radical” ( que es el que antes llamé “productivo”), o bien “moderado” (que sería el “inductivo”). El primero disuena fuertemente de la razón crítica. Y es el propio de los autores del Rito Escocés en el Continente (como WIRTH, PALOU, NAUDON, BOUCHER, BAYARD etc.). El segundo es el que se inspira en lo que he llamado una “reducción” simbólica. Ésta es la línea del Rito Inglés (como en DI BERNARDO y otros) y también la del Rito Escocés en los Estados Unidos (con Albert PIKE, y su actualizador, Rex HUTCHENS).

En el tema del simbolismo, PIKE señala, respecto a la doctrina de los ritos, que éstos “no son sacramentales” (op. in bibl. prefacio).

A propósito de ellos, se han vertido muchas leyendas “con aspectos ridículos y títulos rimbombantes” ( XX, p. 325 ss.). Y en el libro de HUTCHENS (editado por el Supremo Consejo de Estados Unidos) se dice que: “nosotros no enseñamos la verdad de ninguna de las leyendas que referimos. Ellas no son para nosotros más que parábolas o alegorías.” (Op. in bibl. p. 143).

La versión más aguda del esoterismo radical es la metafísica de René GUÉNON ( 1886 – 1951), quien, después de haber abandonado la masonería, se hizo musulmán, y murió en El Cairo.

La metafísica de GUÉNON se funda en la filosofía hindú del Vedanta, tal como la expuso SANKARA ( 788 – 820), y en las ideas de PLATÓN y de otras fuentes de la tradición esotérica. Para ella lo Real (que llama “lo no manifestado”) es un Principio eterno. Las verdades de los Vedas son absolutas. El tiempo es algo ilusorio. No existe distinción entre el bien y el mal. (Cf. GARCÍA BAZÁN, op. in bibl.).

Habría habido una Gran Tradición, que tuvo un “origen no humano”.

Lo que equivale a una “revelación” primordial, que habría sido anónima (la de los “videntes” de los Vedas). Esta Tradición se habría venido transmitiendo a través de círculos de “elegidos”. Lo que con ella se transmite es el “Conocimiento”, que consistiría en saber que el Atman, el Yo humano profundo, no es otra cosa que el mismo Brahma. (Tat tvam asi, “tú eres eso”, “tú eres Brahma”, como se dice en las Upanishads) Este conocimiento es lo único que produce la “liberación”. Que es, a su vez, la única meta del hombre.
GUÉNON es, pues, tradicionalista, desde lo metafísico hasta lo político.

Entiende que la tradición se conserva en parte en la Masonería, en la Iglesia católica (que era la anterior al Concilio Vaticano II), en el judaísmo (en la Cábala), en el Islam (sobre todo entre los sufíes), y en el taoísmo. En cambio censura la desviación del budismo, así como la del protestantismo.

Lo que GUÉNON pretende es sustituir al Occidente por el Oriente, a la ciencia moderna por las “ciencias sagradas” (como la astrología y la alquimia), y al progreso por la idea hindú de los “ciclos”.

La historia que conocemos se insertaría en la Kali Yuga, la Edad negra o de decadencia. La sociedad debería regirse, como en la India, por el sistema de las castas. Dice incluso que los sudras y los parias no son iniciables. Un ideario que se asemeja al de los Syllabus de PÍO IX (1864) y de PÍO X (1907), lo que llamaríamos hoy día un pensamiento “ultra”.

Se podría decir que GUÉNON ha colocado la Masonería “del revés”, como hizo MARX con respecto a HEGEL, pero en un sentido contrario. Con ello, y con el gran atractivo que tienen las Upanishads, ha conseguido confundir a muchos masones, sobre todo en Francia y en Ibero-América. (Cf. la crítica que hace DI BERNARDO a este autor, en op. cit. in bibl. p. 125 a 146).
Es cierto que la Masonería es tradicional, pero no en el sentido metafísico hindú, ni en el político, sino en el sociológico y el simbólico. El primero es el “tradicionalismo”, como el guenoniano. Al segundo habría que llamarlo “tradicionismo”, para distinguirlo del primero.

La iniciación no es, pues, la transmisión, en cadena, de una fuerza, o de un conocimiento, que vendría de la revelación de los Vedas. No es, como pretende GUÉNON: “la actualización, en el ser humano … del avatar eterno”. (GARCÍA BAZÁN, op. cit. p. 132).

Habría que ver, en la iniciación, o exaltación, un acto de “adhesión – admisión” (en los diversos niveles) a una logia o cuerpo, para incorporarse a la marcha hacia la Unión (en su triple eje: el interior, el vertical y el horizontal) en que consiste la Masonería.

Ese acto es el comienzo de un proceso espiritual, que ha de ir afianzándose y avanzando por medio de la intuición iniciática. La idea de “cadena”, o sea, que la logia sea regular, supone que ha de existir una conexión entre las logias y sus miembros, así como de las logias entre sí. Con ella se han de reconocer, unos y otros, como soportes genuinos de la Unión. Porque, dada la naturaleza propia de ésta, dichos soportes han de seguir una línea unitaria en el espacio y en el tiempo.

Pero, como resulta obvio, esa cadena se habrá tenido que romper bastantes veces, desde la prehistoria hasta acá, a lo largo de los siglos. Pues de acuerdo con el método histórico ( que GUÉNON, por supuesto, discute) no se podría dar como real una trayectoria que fuese únicamente subterránea.

En España la figura, muy interesante, de Mario ROSO DE LUNA (1872 – 1931), representa un esoterismo de tendencia radical, aunque él tratara de acercar la ciencia, incluso la matemática, a la teosofía, como miembro que fue de la Sociedad Teosófica. (Sobre este autor, cf. J.L. ABELLÁN, op. in bibl. V – 1, p. 436 ss. y Esteban CORTIJO, op. in bibl.).

Los símbolos son el modo de atraer la intuición iniciática, y, a través de ésta, de impulsar una “superación” en nuestro modo de ser, y de hacer.

Los símbolos pueden ser también no – masónicos. Unos y otros pueden servir, en el arte, para la captación de la belleza. (Cf. CIRLOT, op. in bibl.).

Los símbolos adoptados por la Masonería se pueden clasificar en las siguientes “familias” de símbolos:

I – La de la Luz. – En la iniciación se hace acceder al iniciado a la luz masónica. Los masones han sido llamados “Los Hijos de la Luz”. El iluminismo esotérico (por ej. en el Evangelio de SAN JUAN) es distinto al de la Ilustración o época de las luces”, que era racionalista. (Sobre el tema en la filosofía, cf. a FERRATER MORA, op. in bibl. III, p. 2053).

II – La del Templo de Salomón, que viene de la Biblia. Se trata aquí de la idea de un “constructivismo” universal, que enlaza con el oficio de los masones operativos. La construcción se haría en los tres ejes antes mencionados. En el interior, mediante la “edificación” (oikodumé) de uno mismo, y su conversión (metanoia) en un “hombre nuevo”. (Esta idea se recoge por ORTEGA, en bibl. Obras, V, de 1933 – 1941, En torno a Galileo, p. 116, y en Ensimismamiento y alteración, de 1939, p. 289 y ss.). En el eje vertical, mediante nuestra cooperación con el Gran Arquitecto. Y en el horizontal, con la construcción de una “Nueva Tierra” (cf. en el Apocalipsis).

III – La de la Geometría, y su paralelo la “numerología”, que provienen de Grecia ( PITÁGORAS ), con su eje en el “ternario”. (Cf. en la filosofía a GÓMEZ PIN, op. in bibl.).

IV – La de los útiles de construir, que viene de la Masonería operativa. Los principales de ellos, como se sabe, son el compás, la escuadra, el nivel, la plomada, la regla etc. ( Cf. BOUCHER, op. in bibl.).

V – La de la excelencia, que se toma de la nobleza del Medioevo, pero que se exige, al margen de ella, por la condición ética del hombre. Los títulos de “Caballeros”, “Perfectos”, “Excelentes”, “Soberanos” etc. que se emplean, sobre todo, en el Rito Escocés, tienen tan sólo un valor de “tipo ideal” (WEBER) según la concepción del Antiguo Régimen ( o, en el siglo XIX, de NIETZSCHE ). La excelencia, dentro de nuestro mundo finito, no puede ser más que relativa. Tiene, además, que justificarse con el cumplimiento del “deber” (como se recalca en el grado 4º del Rito Escocés A. A.).

VI – La de la mediación última del Cosmos, que representa el valor de lo inmanente, como huella, y como camino, hacia lo transcendente. La logia, con sus símbolos del Sol, la Luna etc. nos muestra una figuración alegórica del Universo.

VII – La de la Armonía, que viene también de PITÁGORAS, y del estoicismo. La Unión y la Armonía constituyen la meta final a la que aspiramos. Ella se manifiesta en “el amor fraternal”, en la tolerancia, y en el sentido grupal de la existencia

Se dice que la mujer ha sido excluída de la Masonería.

En efecto en la Masonería regular se aplica un límite, el del Deber III de las Constituciones de 1723 ( que nunca han sido derogadas), según el cual, sólo se puede admitir en las logias a “hombres buenos y sinceros, nacidos libres” (recuérdese que en aquella época todavía existían los esclavos), pero no “mujeres, ni hombres inmorales”.

Esta fue una de las innovaciones de ANDERSON ( y, en este caso, una innovación desgraciada). Porque está probado que en la Masonería operativa se admitió la iniciación de las mujeres. (Cf. PALOU, op. in bibl. p. 239 ss.). En la actualidad hay autores que siguen apoyando la exclusión ( GUÉNON, WIRTH etc.) mientras que otros la rechazan (como PALOU y NAUDON).

Esta discriminación viene subsistiendo por el inmovilismo de la Gran Logia Unida de Inglaterra, pero también porque hay masones que sienten que su recogimiento se vería perturbado por la presencia del “ser femenino” ( tan caro a GOETHE). Pero ahora que se celebran Asambleas mundiales de Grandes Logias ( y aunque ellas no tienen un poder vinculante) es de esperar que, en un próximo futuro, se revise esta situación. Sobre todo porque el feminismo va a ser la gran “idea – fuerza” del siglo XXI.

Pero ya desde el siglo XIX las mujeres han llegado a formar logias, bien subordinadas a las masculinas, como en las llamadas “logias de adopción”, o en ciertos Cuerpos independientes ( como el de la Eastern Star en los Estados Unidos), pero nunca en paridad con los hombres. puesto que se les niega el “derecho de visita”.

En 1901 comenzó a actuar, en Francia, una llamada “Orden” Masónica Internacional, de logias de género mixto, con el nombre de Droit Humain.

el “Derecho Humano”. Esta Obediencia, de dirección única en todo el mundo, ha extendido sus “jurisdicciones” y “federaciones” a un buen número de países. Pero sus características no permiten que la Masonería regular la reconozca.

Por otra parte se han formado, incluso, unas Grandes Logias femeninas, como la Gran Logia Femenina de Francia, que es paralela a la Gran Logia de Francia. Lo cual no supone una paridad, porque tampoco se tiene un “derecho de visita” mutuo.

Una estructura mixta sería la de una Gran Logia compuesta por logias masculinas, femeninas y de género mixto (según lo acordaran, libremente, sus propios miembros) en la que hombres y mujeres tendrían la misma capacidad para acceder a los altos cargos. Esta sería la fórmula más comprensiva, siempre que el derecho de visita se modalizara adecuadamente. El sistema se sigue por alguna Obediencia extranjera, y en España, también, por la Gran Logia Simbólica Española, que es minoritaria.

La Masonería cree en una ética autónoma (la “libertad de conciencia” que se reconoció en la reforma de Londres de 1738) pero dentro de una ética heterónoma, simbolizada por el “Libro de la Ley”, que en Occidente es la Biblia. Este Libro ha de estar abierto, sobre el altar, en todos los actos rituálicos.

Se entiende que, en las logias de otras culturas, ese Libro ha de ser el que simbolice su propia Ley, como el Corán (en los países musulmanes), o el Bhagavad Gita (en la India), o el Tripitaka (en el budismo) etc.

Esta equivalencia se funda en la convicción de que la Ley moral es común a toda la Humanidad. En el caso de los que no fueran fideístas, se trataría de una ética agnóstica, pero que tuviera una dimensión transcendente.

Esta concepción concuerda con la ética del estoicismo, con su Logos o razón común, su cosmopolitismo ( POSIDONIO ), y su dominio sobre las pasiones ( ataraxia ), pero aquí se trataría de un estoicismo activo, no resignado ante el mal, como ocurría en la Stoa.

La ética de la Orden no es, en definitiva, más que la moral común, pero marcada por el toque iniciático. En ella los distintos valores se disponen de un modo peculiar. Esto es lo que constituye el “espíritu” masónico.

La ética, en su eje horizontal, es la moral social, la moral de la convivencia. Es cierto que para ser un hombre de bien no se necesita ser masón. Pero ello sí sería necesario “para afinar” esa buena voluntad, lo que le haría vislumbrar otros horizontes.

Hay un “modo de ser” y “de vivir” como masón que, cuando se practica como es debido, tiende a constituir un dechado (aunque ello no se puede conseguir por completo). Sus notas se pueden ver en las Constituciones de 1723, sobre todo en su Deber VI. Como también en los “límites de fondo” a los que me referí anteriormente.

Veamos ahora lo de “Humanismo y Masonería”. Tanto en lo ontológico como en lo social, la Masonería es humanista y es progresista.

Es “humanista” porque cree que el valor más alto que existe, dentro de la inmanencia, es el valor del hombre. ( Cf. la obra de NAUDON sobre este tema, cit. en la bibl. sobre todo p. 91 ss.).

Ella es también “progresista”, porque sigue la intuición del parsismo ( de ZOROASTRO) de que la Luz triunfará sobre las Tinieblas. Por eso ha estado presente, a partir del siglo XVIII, en todas las grandes causas de la Humanidad: en el liberalismo, la supresión de los privilegios feudales, el humanismo penal y penitenciario, la descolonización, la liberación de los esclavos, el laicismo, el nacionalismo “consociante” (como los de Italia y Alemania), el esperantismo, la protección de los animales y plantas ( y, por tanto, la ecología), la marcha hacia el Estado mundial (en sus dos etapas de “Sociedad de Naciones” y de “las Naciones Unidas”), la Unión Europea, e incluso también en el socialismo y el feminismo.

El humanismo masónico se funda en el límite, que ya se expuso, de la Unión en Libertad. Ambas ideas figuran en las divisas de la Orden de: “Salud, Fuerza y Unión” y de “Libertad, Igualdad y Fraternidad”.

La Ecología es la unión con la Naturaleza. La Cultura es la unión con la historia. El Amor es un sentimiento que liga, que compenetra. La separatividad sólo sería lícita cuando hubiera unos motivos que la justificaran.

La Masonería es una institución ( del género llamado “Orden”) que es única e insubstituíble.

Sólo en ella pueden tener, en común, una vivencia íntima, junto con una meta transcendente, los seres humanos que pertenezcan, a la vez, a diferentes culturas, religiones y naciones. El llamado “ecumenismo” no es más que una serie de encuentros ocasionales, que no pasan de tener un valor de gesto.

Lo que debe prevalecer en lo cívico es la “objetividad”. No se debe juzgar sobre ningún tema (o ninguna persona) hasta que uno se encuentre bien informado, hasta que haya podido escuchar a todas las partes. No sólo hay que respetar a “los otros”, incluso cuando ellos sean “diferentes” a nosotros, sino tratar, ante todo, de comprenderlos. Y hay que buscar la conciliación, entre los extremos que se planteen, aunque siempre en la línea de los valores.

El espíritu masónico es el que lucha por derribar las enormes barreras que dividen aún a los seres de nuestra especie. Y no se olvide que, con la superpoblación, con el derroche que hacemos de la Naturaleza, con la primacía de lo económico, con la desigualdad entre los pueblos, estamos caminando hacia un estallido social universal, no menos peligroso que el riesgo de los asteroides. Del cual estamos ya notando los primeros síntomas premonitorios.

NOTA BIBLIOGRÁFICA

____________________________________________________________
ABELLÁN (J. L.) – Historia crítica del pensamiento español – Madrid, Espasa Calpe, 1988.

BERNARDO (G. DI) – Filosofía de la Masonería – trad. Madrid, Iberediciones, 1991 – (tendencia neo-kantiana).

BOUCHER (J. B.) – La Symbolique Maçonnique – Paris, Dervy, 1948 – (tradicionalista).

CIRLOT (J. E.) – Diccionario de símbolos – Barcelona, Labor, 4ª ed. 1981.

COOMARASWAMY (A) – Buddha y el evangelio del budismo – trad. Barcelona, Paidós Ibérica, 1989.

CORTIJO (E) – Mario Roso de Luna, teósofo y ateneísta – Cáceres, El Brocense, 1982.

COX LEARCHE – La Regularidad Masónica en una nueva luz – Buenos Aires, Ed. Unidad, 1975.

ESPINAR LAFUENTE (F) – Esquema filosófico de la Masonería – Madrid, Istmo (ahora Akal), 1981.

– El realismo de sentido – Madrid, Parteluz (Iberoediciones) 1995.

– Más allá de la ciencia – (2003) (aún inédito).

FERRATER MORA (j) – Diccionario de Filosofía – Barcelona, Ed Círculo de Lectores, 1991, 4 ts.

GARCÍA BAZÁN (F) y otros – René Guénon o la tradición viviente – Buenos Aires, Hastinapura, 1985.

GÓMEZ PIN (V) – La tentación pitagórica – Madrid, Síntesis, 1998.

HURTADO (A) – Por qué soy masón – Madrid, Edaf, 2ª ed. 1994 (tendencia tradicionalista).

HUTCHENS ( R ) – Verso la Luce – (trad.ital. de A Bridge for Light), Roma, Era Incontro, 1992 – (actualiza el libro clásico de A. PIKE).

JUNG (C. G.) – Arquetipos e inconsciente colectivo – trad. Barcelona, Paidós Ibérica, 1981.

LIGOU (D) – Dictionnaire universel de la Franc-Maçonnerie – París Navarre et Prisme, 2 ts. 1974.

Constitutions d’Anderson – (con Introd. de LIGOU), Paris, Lauzeray International, 1978.

MENARD (A) – Los libros de Hermes Trismegisto – (con Introd. de este autor) – trad. Barcelona, Visión Libros, 2ª ed. 1981.
MOURGUES (J) – El pensamiento masónico . trad. Madrid, Kompás (Iberediciones), 1997 – (de tendencia libertaria).
NAUDON (P) – L’humanisme maçonnique – Paris, Dervy, 1962 – (de tendencia tradicionalista, con matiz progresista)
NITYABODHANANDA (S) – Actualidad de las Upanishads – trad. Barcelona, Kairós, 1985.
ORTEGA Y GASSET (J) – Obras completas – t. V – 1947.
OTAOLA (J) – La Masonería hoy – San Sebastián, R & B Ediciones, l996 – (tendencia libertaria).
OTTO (R) – Lo Santo – trad. 1925.
PALOU (J) – La Franc – Masonería – trad. Buenos Aires, Dédalo, 1975 – (tradicionalista).
PIKE (A) – Morals and Dogma – (aquí “dogma” se emplea en su sentido etimológico, como “doctrina”) – (de 1871) – Charleston, Supremo Consejo de Estados Unidos (Sur), 1915.
RIVIÈRE (J) – Historia de las doctrinas esotéricas – trad. Buenos Aires, Dédalo, s. f.
RUDLOFF (L. von) – Breve teología para laicos – trad. Buenos Aires, Desclée de Brouwer, 3ª ed. 1953.
TIERNO GALVÁN (E) – ¿Qué es ser agnóstico? Madrid, Tecnos 1975.

 

 

 

Publicado por:

Diario Masónico

Contenido Relacionado

shadow

Comments

  1. Hector Flores    

    Triple Bat:. para esta plancha tan hermosa.
    A:.L:.G:.D:.G:.A:.D:.U:.
    HF

    1. Diario Masónico    

      En verdad es muy hermosa, la hemos recuperado porque pensamos que era bueno que los HH la pudieran disfrutar. gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.