shadow

¿La Mente se origina de la Materia o del Espíritu?


shadow

¿La Mente se origina de la Materia o del Espíritu?

 

 

 

 

 

Decir que la mente «surgió» de la materia no explica nada. Si el universo fuera tan sólo un mecanismo y la mente, parte integrante de la materia, no tendríamos jamás dos interpretaciones distintas de ningún fenómeno observado.

Los conceptos de verdad, belleza y bondad no son inherentes ni a la física ni a la química. Una máquina no puede saber, mucho menos saber la verdad, tener hambre de rectitud, y apreciar la bondad.

La ciencia puede ser física, pero la mente del científico que discierne la verdad es, a la vez, supermaterial. La materia no conoce la verdad, tampoco puede amar la misericordia ni regocijarse en las realidades espirituales. Las convicciones morales basadas en el esclarecimiento espiritual y arraigadas en la experiencia humana son tan reales y certeras como las deducciones matemáticas basadas en las observaciones físicas, pero se encuentran en otro nivel más elevado.

El universo finito de la materia con el tiempo se tornaría uniforme y determinista si no fuera por la presencia combinada de la mente y el espíritu.

Si los hombres fueran tan sólo máquinas, reaccionarían más o menos uniformemente al universo material. No existirían ni la individualidad, y aún menos la personalidad.

El materialismo reduce al hombre a un estado de autómata, sin alma, y lo transforma en un simple símbolo aritmético que halla un sitio desamparado en la fórmula matemática de un universo mecanicista sin romanticismo. Pero, ¿de dónde proviene este vasto universo matemático, si no existe un Maestro Matemático? La ciencia puede explayarse sobre la conservación de la materia, pero la religión valida la conservación del alma de los hombres —se interesa por su experiencia de las realidades espirituales y los valores eternos.

El sociólogo materialista de hoy estudia la comunidad, hace informe sobre ésa y deja a la gente tal como la encontró.

La libertad, la iniciativa, en cualquier reino de la existencia, es directamente proporcional al grado de influencia espiritual y control de la mente cósmica; o sea, en la experiencia humana, el grado de actualidad de hacer «la voluntad del Padre», -sí hermanos, en la masonería nos decimos y nos damos un trato de hermanos porque aceptamos tácitamente a un Padre Universal.

La búsqueda sincera de la bondad, la belleza y la verdad, conduce a Dios. Y todo descubrimiento científico demuestra a la vez la existencia de la libertad y de la uniformidad en el universo. El descubridor tuvo la libertad de hacer el descubrimiento. La cosa descubierta es real y aparentemente uniforme, de lo contrario no hubiera podido ser conocida como una cosa.

Pero aun cuando el materialismo y el mecanicismo hayan sido más o menos derrotados, la influencia devastadora del secularismo del siglo veinte y lo que va del veintiuno seguirá frustrando la experiencia espiritual de millones de almas desprevenidas.

El secularismo moderno ha sido fomentado por dos influencias mundiales. El padre del secularismo fue la actitud de la así llamada ciencia —ciencia atea— de miras estrechas y sin Dios, del siglo diecinueve, del siglo veinte y lo que va del siglo actual.. La madre del secularismo moderno fue la totalitaria iglesia cristiana medieval. El secularismo tuvo su comienzo como protesta contra la dominación casi completa de la civilización occidental por la iglesia cristiana institucionalizada.

En el momento de esta publicación, el clima intelectual y filosófico que prevalece tanto en la vida europea como en la americana es decididamente secular —humanístico. Por trescientos años, el pensamiento occidental se ha ido secularizando progresivamente. La religión se ha vuelto más y más una influencia nominal, en su mayor parte un ejercicio ritualista. La mayoría de los cristianos profesos de la civilización occidental son, en realidad, secularistas inconscientes.

Se requirió un gran poder, una influencia poderosa, para liberar el pensar y el vivir de los pueblos occidentales de la garra destructora de una totalitaria dominación eclesiástica. El secularismo rompió las cadenas del control de la iglesia, y ahora, a su vez, amenaza con establecer un nuevo dominio ateo en el corazón y la mente del hombre moderno. El estado político tiránico y dictatorial es la herencia directa del materialismo científico y del secularismo filosófico. El secularismo no bien libera al hombre de la dominación de la iglesia institucionalizada cuando lo vende al vínculo esclavizarte del estado totalitario. El secularismo libra al hombre de la esclavitud eclesiástica tan sólo para traicionarlo entregándolo a la tiranía de la esclavitud política y económica.

Las realidades y valores del progreso espiritual no son una «proyección psicológica» —un simple ensueño glorificado de la mente material. Estas cosas son los pronósticos espirituales de nuestro espíritu, el espíritu de Dios que vive en la mente del hombre.

El mecanismo mental del hombre mortal, parcialmente evolucionado, no está dotado de gran lógica ni sabiduría. La vanidad del hombre sobrecoge a menudo su razón y elude su lógica.

El pesimismo del materialista más pesimista es, en sí mismo, prueba suficiente de que el universo del pesimista no es totalmente material. Tanto el optimismo como el pesimismo son reacciones conceptuales en una mente consciente de los valores así como de los hechos.

Si el universo fuera realmente lo que el materialista lo considera ser, el hombre, como máquina humana, estaría vacío de todo reconocimiento consciente de ese mismo hecho. Sin la conciencia del concepto de los valores, dentro de la mente nacida del espíritu, el hecho del materialismo del universo y los fenómenos mecanicistas de la operación del universo no podrían, en lo más mínimo, ser reconocidos por el hombre. Una máquina no puede tener conciencia, ni de la naturaleza ni del valor de otra máquina.

Una filosofía mecanicista de la vida y del universo no puede ser científica, porque la ciencia tan sólo reconoce y trata la materia y los hechos. La filosofía es, inevitablemente, supercientífica. El hombre es un hecho material de la naturaleza, pero su vida es un fenómeno que trasciende los niveles materiales de la naturaleza, porque exhibe los atributos de control de la mente y las cualidades creadoras del espíritu.

Guillermo Quiriarte Rivas/redmasonica.com

 

 

 

Publicado por:

Diario Masónico

Contenido Relacionado

shadow

Comments

  1. Alejandro    

    No deja de preocupar que la opinión de alguien se tome la opinión de todos los masones. Dejémoslo claro desde ya. Este escrito es solo la opinión de Guillermo Quiriarte, y de nadie más. Es posible que otras personas estén o no de acuerdo con los contenidos de la nota, pero esas, son otras opiniones, tan criticables o loables como esta.

    En general la nota es de un mecanicismo dualista que llega a la toxicidad. No hay comprensión del lenguaje simbólico; de allí a las graves contradicciones que inundan el escrito. Rezuma la inmadurez masónica. Por ejemplo, ¿De dónde trae que la mente “surge” de la materia? Creo que no entiende QUí es la materia, me queda la sensación que está pensando en cosas, como piedras, palos etc. Lo que explicaría lo básico de sus afirmaciones, tan sin fundamentos y tan aventuradas. Y así todo el primer párrafo.

    Lo demás, es no entender la misión de la ciencia; es no darse cuenta que cae en una religiosidad casi enfermiza.

  2. Rafael TP    

    En primer lugar habría que definir el concepto de “mente”, en segundo lugar habría que definir el concepto de “espíritu” y en tercer lugar habría que evaluar aquellas evidencias (si las hay) para alcanzar algún tipo de conclusión.
    El problema con las conclusiones es que por el hecho de derivarlas no significa que se haya logrado desvelar un “misterio” sino que representan el punto exacto en donde uno se cansó de pensar. Porque si hablamos de mente ¿de cuál estamos hablando de la mente consciente o de la mente inconsciente? El cerebro es incapaz de diferenciar entre realidad e ilusión, esto quiere decir que no sabe que es real, si lo que ve o lo que piensa (o sueña) y en este sentido queda poco espacio para situar al “espíritu” como generador de nuestros pensamientos ya que de otro modo estaríamos diciendo que el espíritu es un alocado autor que unicamente genera imágenes disparatadas a medio camino entre la realidad y lo irreal. El cerebro es el vaso receptor, el vacío el lugar necesario donde se producen nuestros pensamientos. Y la pregunta es ¿Qué ocurre en un cerebro afectado por una alteración de la conducta o una enfermedad mental? ¿Su origen ha de encontrarse también en el espíritu o tan sólo es el resultado de un cerebro, como órgano, desconectado de cualquier realidad posible? ¿O no es nada más que la incorrecta funcionalidad de la red neuronal encargada de producir el mundo de las ideas? La materia per se no es la causa, pero el “espíritu”…definamos ese concepto.

  3. Mario Lopez    

    Resumiendo mucho

    El espiritu crea todo lo material, todo, absolutamente todo lo que posee forma ha sido creado por el Espiritu al actuar sobre la materia cuando se dieron las condiciones adecuadas.

    El Alma es lo que da anima, vida, a la materia. Toda materia sin alma es inanimada aunque contenga el Espíritu

    Alma y Espiritu son dos energias Universales, de polaradad positiva una y negativa la otra. Cuando se encuentran, sus frecuencias interactúan y dan lugar al pensamiento o consciencia.

    Resumiendo, lo que entendemos como mente o pensamiento es fruto de la interacción tanto del Espiritu como del Alama

    Un TAF a todos

  4. Sam Stark Murillo    

    Quisiera dar algunos puntos de vista con respecto a vuestro escrito,
    1. Las cosas que no entendemos las hacemos divinas o las cosificamos para evitar la ansiedad que nos causa el no controlar ciertos aspectos de nuestra vida.
    2. Las cuestiones morales son reglas básicas de convivencia, las cuales vienen de los recuerdos y aprendizajes vicarios que hemos tenido dentro de nuestro entorno, no son de algo más allá e inalcanzable. De hecho hay forma científica de indicar las partes del cerebro involucradas en este sistema moral del sujeto.
    3. En cierto sentido el hombre responde ante un estímulo – respuesta, pero siendo elicitado a partir de un aprendizaje a lo largo de su vida y cargas genéticas que traemos como animales.
    4. El nacer y descender de una misma raza, es por ello que nos podemos llamar hermanos, porque al final del día somos una misma raza y no por qué se ha deificado al padre.

    1. Diario Masónico    

      Muchas gracias por compartir tus interesantes punos de vista con todos nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.