shadow
shadow

El Gran Arquitecto del Universo y la Filosofía Hermética

 

 

 

Rafael Rodríguez Porrua (32º)

El Príncipe del Real Secreto Rafael Rodríguez Porrua desentraña las derivaciones universales del concepto del GADU hacia el refinamiento del pensamiento hermético y su filosofía.

Desde que fui admitido para tomar parte en la gran obra, situado en mi punto de avanzadilla, me ocupo de luchar por la victoria de la masonería, y vigilar el campo enemigo para repeler con energía los nuevos ataques de la ambición y las tiranía contra la igualdad y la libertad, siempre presto para acudir al lugarde concentración cuando suene la primera señal y ocupar el lugar que me ha sido designado en el Ejército

Como Príncipe del Real Secreto me corresponde además otra labor: conservar y transmitir los conocimientos que custodiaban los antiguos Príncipe del Real Secreto, los Kadoch designados para ocultar y custodiar los restos del Gran Archivo. Y el estudio profundo del credo de los filósofos herméticos, su conservación intacta tal y como nos ha sido transmitidos, su reunión en un todo completo y armonioso y su enseñanza para el bienestar del género humano.

La primera tarea que me he propuesto ha sido relacionar al Gran Arquitecto del Universo con la filosofía hermética.

Formalmente, el hermetismo es una filosofía sistemática con tres secciones muy evidentes: metafísica, física y éticas; a partir de estas secciones, (que no son explícitas sino que se desprenden de su discurso), Hermes articula su cosmovisión procurando no dejar lagunas en el concepto.

Hermes no se dirige a la sociedad en su conjunto, sino al sector compuesto por intelectuales que han aceptado ya la obediencia de los dioses y la autoridad tradicional de los iniciados en las escuelas de misterios. La filosofía que subyace es de género escolástico, y su argumento primero no parte de la nada, sino de una revelación trascendental que puede y ha de ser explicada por la razón inquisitiva. Dios ha repartido la razón entre los hombres pero no ha hecho lo mismo con el intelecto.

El Dios no es el creador, porque contiene a la creación, está por encima, no puede crearse a sí mismo, porque formaría parte de lo creado, y perdería su identidad de Dios. Dios no ha sido creado ni engendrado. Dice Hermes en el apartado II del libro I:

Dios es aquel que no es ninguna de las cosas pero que es, para todas las cosas, causa de su existencia, tanto para las cosas en general, como para cada ser en particular.

Dios no es el intelecto sino la causa del intelecto, no es el aliento sino la causa del aliento, no es la luz sino la causa de la luz.

En el tratado IV DE HERMES A TAT (La crátera o la mónada) Hermes: Dado que el demiurgo ha creado el mundo entero no con las manos sino con las palabras deberás concebirlo como presente, como siempre existente, como hacedor de todo, como uno y solo, y como formador, por su sola voluntad, de los seres.

Cuando me he encontrado con el concepto de demiurgo, inmediatamente me ha surgido la pregunta de si he encontrado al Gran Arquitecto del Universo en ese creador.

El demiurgo para la filosofía hermética es el ser creador, un dios, pero no Dios. Todo lo que está engendrado es imperfecto y divisible, extensible y reducible, pero nada de esto afecta a lo perfecto (Dios). En el tratado  V le explica a Tat: Para que no sigas sin estar iniciado en los misterios de Aquél que es demasiado grande para ser llamado Dios. Observa como el ser que para la mayoría de la gente es inaparente, se va a tornar para ti muy evidente.

Es evidente que lo único inengendrado sea inaparente y no susceptible de ofrecerse en imagen sensible. ¡Solo el pensamiento puede ver lo inaparente, pues el mismo es inaparente!

El demiurgo, puede ser el Arquitecto de la obra divina, es fueza creadora, pero ha sido creado a su vez, no nos representa al Gran Arquitecto. Para mí, la advocación Universi Terrarum Orbis Architectonis ad Gloriam Imgentis, no la usamos para acallar la conciencia de quien no quiere admitir tener un Dios. Es un homenaje a ese Dios, que es enorme, “ingentis”, en el que cabe todo lo creado, y que no ha sido creado. Nosotros no necesitamos convertirnos en adoradores de este Díos como si de una religión se tratara porque ese concepto tan enorme solo se nos presenta mediante el pensamiento y el intelecto.

Nosotros tenemos que esforzarnos en estudiar, e incrementar y desarrollar nuestro pensamiento, porque esa es la manera en la que el Gran Arquitecto se nos presenta más grande, y somos conscientes de que estamos trabajando para su mayor Gloria.

Artículo publicado en el nº 39 de la Revista Zenit, órgano de difusión del Supremo Consejo de Grado 33º para España

 

 

 

Publicado por:

Diario Masónico

Trabajemos a cubierto con DM PREMIUM

shadow

Contenido Relacionado

shadow

Comments

  1. Jotenegro    

    El Kadosh en su grado 30 es en esencia “el vigilante de la Idea” ha completado su formación iniciática y se ha transformado en el Aguila Simbólica que vigila que la Norma se aplique con Tolerancia,Justicia y Equidad por todo el territorio de la Humanidad.Debe luchar con decisión y “sin cuartel” por eliminar a la Ignorancia, a la Tiranía y a todo privilegio que es fuente de Desigualdad,Injusticia y Corrupción. Ese es su leiv motiv. Debe mantener el cielo limpio de toda inequidad que nuble y no permita a la Gran Luz reinar con Equidad y Justicia a todos los hombres sin distinción de ninguna índole.

  2. Pedro Sánchez Astete    

    Me parece muy interesante y siento que puedo participar en ello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.