shadow
shadow

El viaje – Catecismo del Aprendiz REAA.·.

 

 

 

 

Por Q.·.H.·. Fernando Galileo Lomas Espericueta

ÆDIFICANTES VERITATIS

.·.?-?.·.

.·.Exordio.·.

En el catecismo, lo evidente es la interacción entre dos sujetos, el primero que se muestra siempre interrogante, y claramente el aprendiz ya instruido; algunos escritos lo relatan como la confesión de un masón, por el lenguaje que demuestra el aprendiz; esto por el fluida descripción de sus respuestas que se muestran siempre asertivas y siempre a la defensiva.

El lugar donde acontece el dialogo no se describe por ningún lado, pero está impreso entre líneas; lo identifico como un viaje entre lo profano y la primera cámara “la del aprendiz”, es decir este viaje puede situase simbólicamente fuera y dentro de los límites que dividen paralelamente lo profano con lo divino y sagrado PP.·.PPer.·.. El viaje es puramente mental y en ocasiones físico; elevado entre el macro y el micro cosmos, que entre respuestas y preguntas desvela el pasado, el presente, el futuro. Si estos existieran como tal y no fueran como los describe la mecánica clásica, que su magnitud relativa es aquella cuyo valor depende del observador en concreto; y la relativista que afirma que no existe un tiempo único y absoluto, Por tanto, la duración de un proceso depende del sistema de referencia de la perspectiva donde se encuentre el observador entre espacio y tiempo, y en esto ambas convergen.

Es por esto que el catecismo lo eh interpretado y titulado como el viaje; porque sería difícil desdeñarme de algunas preguntas para el estudio de este texto, enfocándome solamente a las más llamativas a las más deslumbrantes.

.·.Definición e interpretaciones.·.

La palabra  “Katékhismos” de origen griego y ya transliterada como “catecismo” o “Astete” para algunos hispanohablantes; se define como texto, donde se presenta una exposición sintética, organizada e instructiva de lo esencial y fundamental de una doctrina religiosa. Tanto sobre lo dogmático como sobre la moral y social, es decir que este representa los haberes del vivir, del actuar, del pensar, de un grupo determinado.

El título de “Catecismo Masónico” puede dejarnos perplejos y vacilantes al andar, ya que sería mas adecuado emplear la palabra “Instrucción” por la ya citada definición de la palabra catecismo. Pudiésemos llamarle también manual de instrucción o como en otros lugares lo llaman “El ritual de emulación”, esto sucede no solo por el pasar de los años, sino principalmente por la diversificación de la masonería, en sus Ritos, en sus usos y costumbres, se han ido dado un sin número de nombres a este tipo de escritos; como por ej. “El Temprano Catecismo Masónico”, “Los tres golpes distintos”, “La confesión de un masón” por citar algunos.

.·.Objetivo y Formas Literarias.·.

Este manual de instrucción, se presenta al iniciado como un compendio particular; es decir que resume y contiene sumariamente y en forma dialogada, las instrucciones para las liturgias y conocimiento del simbolismo de cada uno de los grados que componen los Ritos en donde se practica el Arte Real, la Masonería. Estos “Catecismos” se denominan también “Catecismos del Gran Oriente” y en este caso son las instrucciones manuscritas de los grados, que el Gran Oriente remite a los talleres para la uniformidad y regularidad de los trabajos en toda la Obediencia y jurisdicción.

.·.“El viaje”.·.

Análisis sobre el Catecismo, R.·.E.·.A.·.A.·. en el Or.·. Saltillo, Coah. México.

El viaje comienza con un alto, al parecer a la entrada del templo, donde sucede el primer encuentro, que lleva como fin entre cuestionamientos contextualiza y un escrutinio que denotara en el iniciado conocimientos primarios en el Arte Real; luego ocurre el pase a la logia que representa el universo, una logia que se define como una asamblea de Masones, debidamente congregados en el universo.

Porque es la tarea del sabio y del filósofo, descifrar la escritura de Dios y penetrar en sus pensamientos; esto es lo que es preguntado y respondido en nuestro catecismo, en lo concerniente a la Logia.

Consecuente el aprendiz continua su viaje por la Log.·. identificando cada puesto, su lugar, el deber y el trabajo que cada uno desempeña, y como él les identifica. El aprendiz continua su viaje y es difícil decir ahora donde se encuentra, mas sin embargo el celador en sus preguntas denota que se encuentra frente al libro de la ley, frente al quicio, donde nos congregamos como hermanos unidos todos al hacedor del mundo, del universo, donde se concentran y elevan nuestros juramentos, nuestras peticiones y nos hacemos hombres de honor y de deber. Con esto confirmo que están frente al Ara ya que el maestro evoca siempre en sus preguntas, el lugar que ve próximo al aprendiz.

El iniciado es llevado tiempo atrás a recordar su nacimiento, su iniciación con cada detalle, así como lo que portaba, lo que en esos momentos le quitaron o le pusieron, mas nunca le arrebataron; pues esa sería ya desde ese momento, su tarea, el despojo y el desapego de aquello que es ni será idóneo para su autoconstrucción. Seguido de eso le es cuestionado acerca de su muerte hasta que vio la luz y en cada paso quien lo conducía a la verdad, en este viaje que realiza al pasado de sus recuerdos el aprendiz recuerda después de los viajes que ha nacido a la “luz de la verdad” y por este hecho ha muerto a los vicios que embrutecen al hombre, y con ello ha recibido el don de las virtudes por las que ha de luchar en el sendero como un hombre libre en esa que ahora es su casa “La Masonería”.

Después de esto se confirma que verdaderamente se encontraban frente al Ara, frente a ese altar que describe rodeado de tres antorchas y el significado de cada una de ellas. Y sin descanso el celador continua tajante, escudriñando en el pensamiento del aprendiz, si éste, verdaderamente conoce el significado de la verdad y no vive en el error o lo ciega el orgullo; a esto el aprendiz responde constante esperando que con sus palabras termine al instante, este maremoto de preguntas; sin embargo esto no sucede el dialogo entre ellos no termina y ambos parten de un estado mental a estado físico para la ejecución que caracteriza a los masones, el rito milenario de los signos, de los toques, de las palabras, en esta parte es la única en la que el aprendiz se muestra incompetente, por el simple hecho de proteger la palabra secreta, con lo cual cumple uno de sus primeros deberes.

Después de que ambos la ejecutan, vuelven al plano mental, que el observador lo denota como el pasado después de recibir la luz, situados en el Or.·., donde del V.·.M.·. recibe el mandil y tres herramientas: martillo, cincel y la regla, para las cuales también explica su significado e interpretación. Ya lo dijo Zaratustra “el número TRES reina por doquier” y no hace su excepción en el grado; las tres preguntas para abrir y cerrar trabajos, sus tres pasos, sus tres herramientas, sus tres años de edad, las tres primeras gradas que son los dotes que debe poseer el Apr.·.; todo hace referencia a esté número el TRES, esto sucede porque este número encierra el mito de la Armonía entre el G.·.A.·.D.·.U.·., el hombre y la naturaleza.

Después de todo, el viaje no a terminado; volvemos a donde comenzamos las puertas del Temp.·. PPas.·.PPer.·., que simbólicamente seria la puerta a una Log.·. cualquier Log.·., donde según la perspectiva se encuentran entre los límites del presente y el comienzo de lo que esta futuro a acontecer. Aquí ya no hay más hostilidad en las preguntas si no una confraternidad de la instrucción, pues el Maest.·. ya ha identificado la legitimidad y procedencia del Apr.·., solo resta por el Maest.·. saber si el aprendiz sabe cómo debe prepararse antes de entrar, como llamará a la puerta, como entrará, y que lugar llegará a ocupar , por su condición dentro de ella y si este mismo visitase otra Log.·. como deberá actuar y al final de todo donde deberá guardar sus herramientas y recibirá su paga, y con esto termina el viaje, en el cual e embarcado a cada uno de ustedes QQ.·. HH.·., no sin antes remarcar que “El Catecismo” o “Manual de instrucción” lleva en su papel lo operativo de nuestro Rito; el cual se enmarca con lo simbólico y alegórico de cada grado pues este mismo se á escrito ya con la moral y filosofía de vida por la cual se deberá regir todo iniciado, pues solo de esta manera imperceptible e inmutable nos rendirá pleitesía la humanidad y la vida misma por ser masones.

 

Es cuanto

Publicado por:

Diario Masónico

Trabajemos a cubierto con DM PREMIUM

shadow

Contenido Relacionado

shadow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *