shadow
shadow

Las joyas masónicas y las herramientas de construcción

 

 

 

 

Trabajo presentado en la Serenísima Gran Logia del Rito Escocés Antiguo y Aceptado del Perú, por el Q:. H:. Hernando Carpio Montoya Apr:. M:. de la B:. R:. L:. S:. Arca de Noe N° 8.

Por todos nosotros es sabido que la simbología masónica tiene su origen y paralelismo con la construcción. Y que los hermanos reunidos en torno a las columnas, somos obreros que decoramos las mismas; quienes metafóricamente hablando, construimos nuestro templo interior desbastando la piedra tosca; y todos, cual piedras y argamasa, debemos erigir un templo mucho mayor que es el de la humanidad.

En ese paralelismo, el objetivo de una construcción es erigir una estructura física, segura, con buenos materiales, buenas practicas constructivas que albergue con seguridad a personas que la habiten para un determinado uso.

Aunque parezca contradictorio, y a pesar del tiempo transcurrido desde que Hiram Abif trabajara en el Templo de Salomón, y del progreso de la ciencia, desde la antigüedad hasta nuestros días, los materiales de construcción no han variado mucho en su esencia, seguimos utilizando la piedra, pero ahora convertida en piedra chancada de diferentes medidas para los diferentes tipos de concreto, o como elementos hermosamente pulidos y cortados para enchapes de diferentes fisonomías, formas y colores; seguimos empleando el barro; veces en estado natural, como el adobe, igual que hacer 4,000 años; ó también cocido, convertido en ladrillos. O tal vez recocido bajo tecnologías nuevas y convertido en finos y elegantes cerámicos o mayólicas; seguimos empleando ocres para colorear nuestras construcciones o fabricar tintes; seguimos utilizando la piedra caliza para fabricar el cemento, o Cementum, como lo llamaron los romanos, sus inventores, hace más de 2,000 años.

Seguimos utilizando la puzolana, como los romanos, pigmentos para las pinturas, arena, cal, yeso, y la lista podría seguir indefinidamente.

La esencia de los materiales que hoy se emplean para erigir las grandes obras de ingeniería sigue siendo la misma que acompañó a los obreros que edificaron el templo del rey de Salomón y a los Caballeros Templarios, sólo ha cambiado la tecnología, la forma en que estos elementos son usados.

Pues bien, la masonería trata de construir mejores personas y por ende una sociedad mejor; la construcción para los nuevos obreros es el mundo; y los materiales para esa gran obra son los seres humanos; mucha casualidad que, en este caso, también tengamos los mismo elementos de construcción que desde la antigüedad.

En esa línea de acción La masonería es una institución filosófica, filantrópica y progresista. Es filosófica porque orienta al hombre hacia la investigación racional de las leyes de la naturaleza, invita al esfuerzo del pensamiento que va desde la simbólica representación geométrica hacia la abstracción metafísica, busca la reflexión filosófica, la penetración del sentido espiritual del movimiento de la Historia. Es filantrópica porque practica el altruismo. Desea el bienestar de todos los seres humanos y no está inspirada en la búsqueda de lucros personales de ninguna clase. Es progresista porque enseña y practica la solidaridad humana y absoluta libertad de conciencia.

¿Pero cuáles son las herramientas que utilizan los obreros de construcción?

Por mi experiencia profesional puedo deciros que tenemos tres categorías de obreros: Peón, Oficial y Operario; similares a los niveles que tenemos dentro de la Logia: Aprendiz, Compañero y Maestro. Inclusive, en el lenguaje coloquial y la jerga de la construcción, al operario se la llama normalmente “maestro”.

¿Qué herramientas utiliza un peón?. Normalmente combo y cincel, es el encargado de cargar y mezclar materiales. Así como picar en el concreto fraguado o en el ladrillo, aberturas para instalaciones, cortar ladrillos o cerámicos, etc. El operario utiliza una plomada para levantar los muros con verticalidad, un nivel para mantener la horizontalidad de los diferentes elementos que instala, una escuadra, para trazar los ángulos rectos donde la edificación lo requiera, dependiendo de su especialidad, utilizará badilejos, planchas, serruchos, martillos, etc. Pero ahí no termina la labor de un proyecto de construcción. Tenemos también un cajero, un almacenero, así como personal de seguridad y apoyo.

Por encima del operario tenemos al capataz, que se supone tiene dominio de todas las herramientas y tiene además el criterio y conocimiento suficientes para dirigir a todos los obreros a su cargo, de todas las especialidades posibles. Tenemos también al Ingeniero residente, que tiene el conocimiento cabal de todo el proyecto y es responsable ante la ley por el mismo. Dependiendo del tamaño de la construcción, tendremos también a un gerente de Proyecto, que manejará herramientas más sofisticadas y otros niveles de decisión, pero que finalmente influirá en el trabajo del personal de obra, evaluará resultados y adoptará las medidas adecuadas para mejorar el proyecto. La masonería tiene también diversos grados que son ganados en base al esfuerzo, al estudio y al conocimiento, al igual que en la construcción.

El simbolismo de la construcción y de las herramientas allí utilizadas son recogidos por la masonería en las joyas masónicas que utilizan las dignidades y oficiales; así tenemos:

El V:. M:. utiliza la Escuadra. ¿Qué es una escuadra? Dos líneas, la perpendicular y la horizontal. La perpendicular simboliza el superación, la elevación de ideales; la horizontal, significa la rectitud que debe guiar los pasos del masón. Esta es una de las joyas masónicas representa que el buen masón debe superarse constantemente a sí mismo. Teniendo altos y nobles ideales, y que jamás debe apartarse de la línea recta del deber. Por eso debe emplearla el masón más recto y justo de la Logia.

El Maestro de Ceremonias utilizará un Compás, instrumento que sirve para trazar el círculo y determinar el centro, simbólicamente sirve para medir nuestras acciones y aspiraciones, sujetándolas a nuestros esfuerzos. Nadie puede pues aspirar o desear más de lo que pueda merecer por sí propio. El centro del círculo representa que debemos mantenernos siempre en el punto central de observación, guardando la distancia necesaria con los seres y las cosas que nos rodean, para juzgarlos con imparcialidad y rectitud.

El primer vigilante utiliza el Nivel como joya distintiva, que significa la igualdad de todos los seres humanos; mientras que el segundo vigilante lleva la Plomada adornando su pecho, y cuyo significado puede resumirse en la rectitud.

El orador o capellán tiene como joya un Libro Abierto, que representa el volumen de la ley sagrada que debe normar nuestras acciones. También representa la Ley, el orden y la justicia.

El secretario lleva como joya Dos Plumas Cruzadas; ambas listas para el servicio interno y externo de la logia.

El tesorero llevará Dos Llaves Cruzadas, una de las cuales guarda los tesoros de la logia y con la otra debe guardar su reputación. Representan doble seguridad

El primer diácono o primer experto, llevará como sus joyas masónicas el Mazo, que significa la fuerza de la conciencia; mientras que el segundo experto llevará una regla de 12 pulgadas

El hermano hospitalario llevará como joya una Mano Abierta, por ser su meta la generosidad; mientras que el guarda templo interior tiene como joya Dos Espadas Cruzadas, que simbolizan la fortaleza y la prudencia. El guarda templo exterior, por su parte, llevará una Espada Desnuda, que simboliza vigilancia infatigable, para ponernos a cubierto de cualquier indiscreción.

Como podéis ver hermanos míos, las similitudes y correspondencias entre la construcción y la masonería tal vez son más cercanas de lo que pensamos originalmente; al menos de lo yo pensaba originalmente.

Finalmente hermanos permitidme hacer una reflexión sobre un instrumento que en mi ignorancia profana. Pensé que no estaba dentro de los símbolos que utilizamos en la masonería. Y me refiero a un escalímetro.

Un escalímetro es un instrumento que permite medir sobre un plano en diferentes escalas. Y la escala es la relación entre las medidas sobre el papel y las medidas reales sobre el terreno o la obra.

Así, un centímetro sobre un plano, puede representar 1 metro, 10 metros, 100 metros, 1000 metros o más en la obra de construcción y esto permite interpretar los planos y trasladar las medidas y formas allí contenidas a la construcción que se está realizando. El instrumento tal vez sea moderno, pero el concepto también es antiguo. Los diagramas de Leonardo Da Vinci, son diseños a una escala determinada que mantiene la proporción entre sus elementos. En todo momento de la historia de la construcción se ha debido recurrir a maquetas o modelos a escala para visualizar la forma de lo que se quería construir, y servir de guía para los constructores para lograrlo.

Creí haber encontrado una falla en la simbología masónica.

Tal vez la soberbia del profesional inmerso en la construcción afloró por unos momentos en el universo de conceptos y significados con los que estaba armando mi rompecabezas. Pero la oscuridad duró poco. Duró apenas el tiempo suficiente para encontrar dentro de la lista de joyas masónicas que estaba revisando, la Regla de 24 pulgadas. ¿Qué descubrí allí?. Pues la regla que está representada en las joyas masónicas no mide 24 pulgadas. Está reflejada a una escala determinada, que le permite ingresar en el collarín. Esta regla originalmente nos enseña a dividir nuestro tiempo en 8 horas para el trabajo. 8 para el esparcimiento e instrucción y 8 horas para el sueño. Señala también el camino recto del deber, la senda que hemos de seguir como buenos masones.

Reflexioné entonces pensando que en realidad todas las joyas masónicas que adornan los pechos de los hermanos masones aquí presentes, están a escala. A una escala tal que les permite estar del tamaño adecuado para el fin que persiguen. Pude ser entonces conciente de mi tamaño error, la herramienta que pensé había sido olvidada por los maestros, en realidad era un concepto trascendente más allá del instrumento, sino que su esencia estaba presente en todas las demás joyas masónicas e inconscientemente la aplicamos en todas las tenidas que realizamos

Cuántas veces hemos escuchado decir que no debemos magnificar los problemas, o que debemos verlos en su verdadera magnitud.

Cuántas veces hemos escuchado también que agrandamos los problemas. Pues bien, inconscientemente estamos aplicando este concepto tan trascendental. Podríamos pensar en cuán importante sería poder convertir los grandes problemas, tribulaciones y tentaciones que tenemos en el mundo profano en pequeñas piedras, en pequeños obstáculos que podamos vencer con la constancia, con el trabajo permanente y con la práctica de los valores y virtudes que estudiamos en este taller.

Finalmente queridos hermanos, tal vez sea ese el mensaje que trataron de transmitirnos los fundadores de la masonería, escondido en el juramento de respetar los antiguos linderos. La materia prima con la que se debe trabajar sigue siendo la misma, los hombres libres y de buenas costumbres. El objetivo de nuestra labor también es la misma. Podrán cambiar muchas cosas en la sociedad, la tecnología podrá crear nuevas herramientas de construcción y más sofisticadas. Pero su esencia seguirá siendo la misma. Igualmente podrán aparecer muchas ideologías y filosofías. Pero la labor de los hombres comprometidos con la orden y con el juramento de construir ese gran templo de la humanidad, sigue vigente y actual, hoy tal como hace 2900 años cuando Hiram Abif fue asesinado en el Templo de Salomón.

Es mi palabra

Hernando Carpio Montoya
Aprendiz Masón.

Plancha: Las joyas masónicas y las herramientas de construcción

 

 

 

 

Publicado por:

Diario Masónico

Trabajemos a cubierto con DM PREMIUM

shadow

Contenido Relacionado

shadow

Edición nº 4 de los “Cuadernos de la Logia Redención nº 167”

shadow

Comments

  1. nan    

    J y P. Excelente plancha. QQHH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.