shadow
shadow

La edad simbólica

 

 

 

 

En cuanto a la interpretación de la edad simbólica; y representación del número tres en el simbolismo masónico es enorme su implicación; en el Primer Grado en la masonería todo gira alrededor del número tres.

Desde nuestra iniciación y en cada movimiento dentro de nuestro taller podemos observar el numero tres, las tres luces del taller, las tres joyas que lo decoran, los tres pasos del aprendiz, los tres años del aprendiz y sería redundante referirnos al numero tres en este momento; el número tres en la masonería no es un concepto ni numérico ni cuantitativo sino mas bien filosófico mágico y espiritual; a la vez fuente de inspiración interpretativa en muchos de los principios fundamentales de nuestra orden.

Me voy a referir a los tres grados Simbólicos de la Masonería: El aprendiz, el compañero y el maestro.

Estos grados debe tener en cuenta el aprendiz; que guarda relación estrecha con el avance mismo dentro de nuestra orden, al desarrollo de sus trabajos y a la adquisición propia del conocimiento interno. El que lo llevará a la madurez como ser humano. La edad de un Masón equivale a preguntarle su grado simbólico: el aprendiz, albañil u obrero; el compañero, oficial o constructor; y el maestro; patrón o arquitecto.

En la obra de Sófocles “Edipo Rey”; relata el escritor que Edipo encontrose frente a la Esfinge y ante la gran interrogante que hasta ese momento no era resuelta : ¿cuál es el animal que por la mañana tiene cuatro pies, dos al mediodía y tres en la tarde?. Edipo que deseaba la gloria más que nada dio respuesta al misterio de la Esfinge diciendo que era “el Hombre”; pues en su infancia anda sobre sus manos y sus pies; cuando crece solamente sobre sus pies y en su vejez ayudándose de un bastón como si fuera un tercer pie.

Aquí podemos darnos cuenta las tres edades del hombre que no son mas que el reflejo de la evolución a lo largo de la vida.

Tenemos al niño que tiene que aprender a hablar, tiene que aprender a caminar y tiene que ser obediente con los mayores; al igual que el aprendiz en el taller tiene que trabajar; obedecer y callar.

La primera edad del hombre se caracteriza porque aprendemos a hablar; y es precisamente que el hombre aprende a hablar por imitación desde los primeros fonemas cono pa, ma y da; hasta poco a poco empezar a articular palabras. Asimismo el infante tiene que aprender a caminar, a tener equilibrio en sus dos pies; a incorporarse de a poco y dar pasos firmes.

Al aprendiz se le enseña la marcha de los tres pasos haciendo referencia precisamente a esos primeros años de vida en donde hay que aprender a desplazarse dentro de la logia y a caminar con paso firme buscando equilibrio buscando siempre el “oriente”; ya que el periodo de aprendizaje es precisamente el periodo de “orientación” de parte de los HH:. Mayores.

Si bien la Edad en el hombre se refiere al tiempo de vida desde el nacimiento pues ya en el vientre materno el embarazo se divide en tres trimestres.

En el primer trimestre se nos denomina embriones. Es aquí en donde se forman los órganos aparatos y sistemas; desde el momento mismo de la fecundación se producen células en cada instante haciendo de este nuevo ser poco a poco una nueva vida.

Al final del primer trimestre y empezando el segundo aparece un órgano llamado la placenta transformado a este embrión en un feto; el cual deberá madurar aquellos órganos y sistemas que formo. Al final del tercer trimestre este feto ya esta casi listo para nacer.

Sin embargo; aun le falta crecer y madurar un órgano importante que son los pulmones que lo harán valerse por si mismo en el mundo exterior para respirar independientemente.

Analógicamente ese aprendiz es como un embrión en plena formación que posteriormente tendrá que madurar como compañero y llegar a ser un ser mejorado como Maestro.

En la segunda edad del hombre cuando deja de ser un infante se desarrollan otras facultades como el pensamiento, la inteligencia y la razón.

Aquí es ya un compañero que se llenará de experiencia su edad y sus características lo llevarán a tomar decisiones con Prudencia; discreción y serenidad. Al madurar en la siguiente edad el hombre esta listo para impartir instrucción; es ya un maestro.

De igual manera siempre se le recuerda al aprendiz que es precisamente esos tres años los que son las edades del hombre y que es menester no solo evolucionar en dichas etapas sino alcanzar la madurez física e intelectual para lograr sociedades más justas.

Asimismo una parte importante en el perfeccionamiento del ser es aprender a dominar el instinto con el cual nacemos todos los seres humanos. Sin embargo los animales también poseen instintos; debemos diferenciarnos de ellos pues gracias al don de la inteligencia; al dominar la parte instintiva del cuerpo cada vez aparecerá el conocimiento y la sabiduría.

Es por ello que cuando hablamos del instinto nos referimos a la parte material del hombre; y cuando obramos con inteligencia nos acercamos a nuestra parte espiritual; a esa transformación que nos llevará a comprender esa triple alianza que tiene nuestro ser que es el cuerpo; el alma y la vida.

 

Es mi Palabra V:.M:.

 

Q:.H:. Gerardo Bouroncle Mc Evoy.

 

R:.L:.S:. INTEGRACION No 149.

 

Vall:. De lima 27 de agosto 2010 e:.v:.

 

Fuente: Diario del Masón

Publicado por:

Diario Masónico

Trabajemos a cubierto con DM PREMIUM

shadow

Contenido Relacionado

shadow

Edición nº 4 de los “Cuadernos de la Logia Redención nº 167”

shadow

Comments

  1. oscar garcia    

    Excelente articulo Q:. H:. T:. B:.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.