shadow
shadow

 ¿QUÉ ES SER MASÓN EN NUESTROS DÍAS?

 

 

 

S:. F:. U:.

¿Cuál la razón para que el hombre quiera ser masón y unirse a los millares que conforman la orden? ¿Es que quiere ser mejor cada día y para ello quiere entrar a Masonería?, pero la pregunta crucial es ¿Permitirá que La Masonería entre en él?

Este es el verdadero gran problema, pues con su actitud hará que la sociedad tenga una percepción de que La Masonería; sea esta positiva o no. Definamos, ¿qué es Masonería?. No es un partido político, ni un grupo de amigos que tratan de ayudarse mutuamente; no es una religión, ni un lugar donde se transmiten ideas políticas de cualquier tendencia, no es un hobby; ni tampoco un lugar para encontrar nuevas amistades en las que uno pueda sacar réditos o ventajas.

La Masonería QQ.-.HH.-. es un modo de vida; basado en una orden iniciática, esotérica y filantrópica. En ella es donde se cultiva el intelecto y sobre todo el espíritu.

¿Por qué en una orden iniciática?

Porque tiene típicas características tanto en organización; como en la admisión de nuevos adeptos o Masones, para su formación y gradación, usando un sistema de comunicación iterativa; por el que los Masones llegan a adquirir, única y exclusivamente a través de su propio trabajo personal, los conocimientos de los que dan realmente el paso que separa al profano del auténtico iniciado; y que La Masonería pone a disposición.

Como Orden Esotérica; la Masonería ha conservado y pone a disposición delos Masones que realmente lo son; los fundamentos de la Tradición Primordial que nos llega. Es una Orden Elitista porque están quienes procuran vivir con valores espirituales, éticos y morales. Porque quieren ser, sobre quienes descanse el futuro de la humanidad; en un mundo en el que prima los valores terrenales; fundamentados sobre el materialismo y el poder.

El concepto de elitismo; no guarda de ninguna manera la relación con la estirpe familiar ni con nada ligado al mundo de lo físico. La Masonería entiende y trabaja, a través de la acción individual de los auténticos Masones, en la consecución de un mundo liberado de poderes fácticos, contra los que pretenden imponer dogmas y creencias, libre de demagogos; dictadores y dictaduras. Pretende que haya un mundo, donde el servicio a la humanidad, sea la guía que oriente la vida de los hombres; sin esperar ni recibir más recompensa que la satisfacción del deber cumplido;entendiendo que cada uno de nosotros es un simple eslabón en la evolución dela humanidad.

¿Quiénes se oponen y son enemigos de La Masonería?

Aquellas personas que temen que la verdad acabe con el poder y a economía que obtienen y mantienen; gracias al sojuzgamiento de los ignorantes y supersticiosos. Todo ello, usando desinformación sobre el ser; los principios y fines de La Masonería, sumados a calumnias, difamación e injurias sobre La Masonería y los propios Masones,como una estructura oculta y perversa; en provecho de solo unos cuantos y confundiendo a los que pretenden conocer los verdaderos principios.

Los aventureros, que acceden a La Masonería y que se hacen iniciar; con uso de mentiras, buscando poder material, queriendo lograr sus propias ambiciones profanas, queriendo usar La Masonería en el soporte de sus carreras políticas,negocios y ambiciones materiales y a quienes; no les interesa La Masonería ni sus ideales.

Pero no solo dañan a La Masonería. Los que frenan el crecimiento ético, moral y sobre todo espiritual, están los que piensan que es un club social donde se hacen negocios, donde se accede a “amigos” con los que se puede beber o disfrutar; una excusa de abandonar la casa como un escape, cuando no como pretexto.

Por lo tanto, debemos tener el concepto bien claro.

Ser Masones en éstos días; implica el compromiso de tener una actitud ante la vida. Haciendo que uno tenga un verdadero cambio de vida y actitudes, ser reconocido por la sociedad y de todos los entornos en los que se desenvuelve, la familia; el trabajo y el entorno social. El formarse espiritualmente, corregir sus defectos y tomar las virtudes como objetivo y norma de vida, su desarrollo moral y espiritual, sin buscar, ningún otro tipo de recompensa, que el encontrar su propia satisfacción al haber actuado bien; conociendo y actuando en fidelidad con su consciencia.

Los verdaderos Masones de este tiempo, saben que es una solemne obligación; libre y voluntaria la de hacer el bien a todos, porque todos son nuestros hermanos, ya que hemos prometido ayudar y aliviar con cordialidad y proporción; a quien necesite nuestra asistencia.

Saben que no es solo la lucha contra el mal, sino es la lucha por el bien mismo; no permitiendo impunidad para quien obre contra las leyes y moral, los derechos de los demás, el orden legítimamente establecido; los principios que defendemos. Esto hará que el masón en estos días, sea la semilla plantada para germinar a corto plazo de la mejor manera y que se extienda a nuestra sociedad.

Ser masón en nuestros días es iniciar un camino hacia la luz.

Un camino, que no es fácil de recorrer, trabajar en nosotros mismos hasta suprimir cada imperfección. La meta del masón, al llegar del mundo profano, es convertir la piedra bruta que es él mismo, en el sillar perfectamente escuadrado y pulido que, de lograrlo, se insertará en el Templo; que La Masonería pretende construir para la Humanidad.

El hombre es totalmente libre cuando se maneja cumpliendo las leyes establecidas; sus tradiciones y sus usos y costumbres, asume con humildad las nuevas responsabilidades que adquirirá en el desarrollo de la Obra; pues es claro que los operarios que no cumplen con su misión; no solo perjudican gravemente la ejecución de los trabajos con arreglo a los planos trazados, sino que obligan a otros HH.·. a ejecutar todas las labores que ellos irresponsablemente abandonan y por lo tanto; el Masón de nuestros días, no ambiciona grados, títulos, ni honores; no pretende modernizar ni cambiar La Masonería a conveniencia ni adaptándola a sus propias ideas.

Ser masón en nuestros días significa ser coherente y responsable con las obligaciones que se dan sus hermanos de Logia pues, cualquier oficio que desempeñe, forma parte de la Obra que entre todos realizan y por lo tanto debe ser fielmente cumplida.

Ser masón en nuestros días, es serlo a tiempo completo, 365 días al año y las 24 horas del día.

Aunque este trabajo, en nosotros mismos, es muy doloroso y difícil, trabajo para toda la vida, que no termina nunca; practicando dentro y fuera de la Logia las virtudes aprendidas. Es, sentir una profunda alegría al compartir cada tenida, que lejos de ser una obligación, es un placer.

Es recibir el premio del conocimiento, la comprensión y la enseñanza de las virtudes y que la inasistencia es la pérdida de horas que debían ser utilizadas en el propio crecimiento espiritual. Ser masón en nuestros días es obrar de acuerdo con los dictados de la conciencia, poner en práctica en cada acto cotidiano la Paz, Amor y Fraternidad. Es no perder la oportunidad de estar con otros Masones, que nos ayudan a formarnos, pues si bien las enseñanzas son grupales, luego, y de acuerdo a cada uno, el crecimiento es individual.

Como dicen nuestros principios, los Masones no odiamos a nadie, por lo tanto ser masón en nuestros días es no odiar al mal masón, procurando corregirle fraternalmente, evitando que éste influya negativamente en el resto de HH.-.. Al auténtico masón no le tiembla el pulso cuando hay que cerrar las puertas del Templo, a los que quieren llevar las ambiciones, vicios, incomprensión,intolerancia y fanatismo al ámbito de la Logia, contaminándola con el mundo profano.

M:. M:. NILSON CÁRDENAS CHÁVEZ COMPILADO: DE LA REVISTA MASONICA INTERNOS Pag. 12 y 13

Fuente: Scribd

Publicado por:

Diario Masónico

Trabajemos a cubierto con DM PREMIUM

shadow

Contenido Relacionado

shadow

Edición nº 4 de los “Cuadernos de la Logia Redención nº 167”

shadow

Comments

  1. Jotenegro    

    ¿Es que ha cambiado la Masonería de hoy a la de ayer ?¿Es que ha cambiado el Hombre de hoy al del ayer ?¿Han cambiado las razones? Nada de eso.Ser masón hoy en día tiene las misma razones de antaño.Todo sigue igual bajo el Sol que muere a diario desgarrado en el horizonte porque nosotros,los humanos, no cambiamos en esencia, siempre tropezamos una y otra vez con la misma piedra, consuetudinariamente.¿Es que,entonces, los ingentes esfuerzos de la Orden por guiarnos han sido en vano?, no, nada de eso, si no fuera por ella aún estaríamos en las noches tiritando de miedo, y, por el día, a piedrazo limpio los unos a los otros.Lo que ha cambiado ha sido la forma..pero la esencia es la misma.Por eso la Gran Luz, aunque se desangra muriendo en el poniente, nos tiene confianza, y vuelve a brillar por Levante con esperanza renovada en nosotros.Lo importante es que nosotros nos tengamos confianza, valor y fuerza por cambiar, a construir esa anhelada Humanidad a la que ella nos insta.

  2. Rafaela    

    Gracias por compartir!

  3. Washington Salcedo    

    Muchas gracias por la información.
    Como de costumbre muy instructiva.
    En lo personal me ayuda mucho a comprender ciertas cosas.

    1. Washington Salcedo    

      Muchas gracias por la información.
      Como de costumbre muy instructiva.
      En lo personal me ayuda mucho a comprender ciertas cosas.

  4. María    

    Pues deberían fijarse mejor hoy en día a quienes dejan ingresar a la Logia. Por lo visto en Paraguay hay una invasión de masones. Moral y ética muy dudosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.