shadow
shadow

La Antimasonería II. El poder conservador contra la Libertad-Igualdad-Fraternidad

 

 

La segunda entrega de esta serie de cinco artículos, tratamos de abordar el tema de la antimasonería a lo largo del siglo XIX.

 

Leon XIII Encíclica Humanum Genus 1884

(La cursiva tal como se encuentra en el texto castellano utilizado)

Papa León XIII

Papa León XIII

En nuestra época, los autores del mal parece que se han unido en un gran esfuerzo, bajo el impulso y auxilio de una sociedad esparcida en un gran número de lugares y organizada fuertemente, la sociedad de los masones.denunciase de un modo públicola secta de los masones como una asociación criminal, no menos perniciosa para los intereses del Cristianismoque para los intereses de la sociedad civiles preciso añadir el explícito asentimiento de un cierto número de príncipes o jefes de Estado que se apresuraron a denunciar la secta de los masones a la Santa Sede, o que la castigaron ellos mismos como peligrosa dictando leyes contra ella, según se practica en Holanda, Austria, Suiza, España, Baviera, Saboya y otros puntos de Italia..Sirviéndose de la audacia y la astucia, ha invadido todas las esferas de la jerarquía social, y comienza a tener en el seno de los Estados modernos un poderío que casi equivale a la soberaníahay lugar de concebir los más graves temores: no ciertamente en lo que concierne a la Iglesia.sino en lo que se refiere a la seguridad de los Estados nos hemos esforzado en combatir los monstruosos sistemas de los socialistas y comunistaslos masones procuran con todo empeño ocultarsehacen el papel de amigos de las letras o de los filósofos, de la civilización y de su amor por el pobre pueblo

Pero aun suponiendo que estas intenciones fueran sinceras, estarían muy lejos de dar cumplimiento a sus designios.En efecto los que están afiliados deben prometer obediencia ciega y sin discusión a los mandatos de los jefesdispuestosa ejecutar las órdenes que se les denen caso de no hacerlo así, a los castigos más rigurosos y aun a la pena de muerte. Y en la práctica no es raro ver que se aplica la pena del último suplicio a aquellos que entre los masones resulten convictos, ya de haber hecho traición al secreto de la secta, ya de haber resistido a las órdenes de los jefes

Tratase por los masones (y a este fin se encaminan todos sus esfuerzos) de destruir por completo toda la disciplina religiosa y social que ha nacido de las instituciones cristianasEl primer principio de los naturalistas es que en todas las cosas la naturaleza o la humana razón debe de ser señora y soberanaNiegan que Dios sea el autor de revelación algunase esfuerzan los masones en vulgarizar el principioque es absolutamente necesario separar la Iglesia y el Estado...excluyen de las leyesy de la administraciónla muy saludable influencia de la Religión católica.Entre las leyes excepcionales contra el cleroel reducir cada vez más sus indispensables medios de acción y existencia

La animadversión de estos sectarios redobla su intensidad contra la Silla Apostólica y el Pontífice Romano.Después de haber despojado, con fútiles pretextos, al Papa de su soberanía temporal, necesaria garantía de su libertad y de sus derechos, le han reducido a una situación inicua e intolerable a la vez, hasta que en estos últimos tiempos llegaron los fautores de estas sectas a lo que era hace mucho el fin de sus secretos designiossuprimir la autoridad sagrada de los Pontífices Romanosy acreditar la masonería el gran error de los tiempos presentesde considerar iguales todas las formas religiosas. Este principio basta por si mismo para destruir la Religión católica, siendo la única verdadera, no puede tolerar que las otras religiones se le equiparenpues aunque considerada en su conjunto la secta hace profesión de fe en la existencia de Dios,el testimonio de sus propios miembros establece que esta creencia no es para ninguno de ellos individualmente el objeto de un asentimiento firme y de una inquebrantable certidumbre

En suma, la secta deja a sus iniciados en completa libertad para pronunciarse en tal o cual sentidoEn cuantoa la moral,única cosa que ha encontrado gracia ante los miembros de la secta masónica, y en la que quieren que la juventud sea instruida con gran cuidado, es la que ellos llaman moral civil, moral independiente, moral libreAsí vemosque ponen al alcance de todos los hombres todo lo que pueda halagar sus pasiones.Periódicos y grabados sin recato; representaciones teatrales donde la licencia traspasa todos los límitessostienen que es preciso emplear sistemáticamente todos los medios de saturar a la multitud de licencias y de vicios, bien seguros de que de esta suerte toda ella estaría en sus manosYa en muchos pueblos, hasta católicos, seha establecido que sinel matrimonio civilno puede darse unión legítimaen otrosla ley autorizael divorcio...

La secta concentra además toda su energía y esfuerzos paraapoderarse de laeducación de la juventud.ya en muchos países han logrado confiar exclusivamente a laicos la educación de la juventud.Siguen despuéslos dogmas de la ciencia política, y he aquí cuáles son en esta materia las tesisLos hombres son iguales en derechos..Todo el poder está en el pueblo libre; los que tienen el mando no lo tienen sino por el encargo o por la concesión del pueblo, de tal suerte, que si cambia la voluntad popular, es necesario despojar de su autoridad a los Jefes de Estado.el Estado por lo demás debe de ser ateo..Que estas doctrinas son profesadas por los masones, y que este es el ideal a que ellos aspiran para construir sociedades, es cosa tan conocida que no necesita demostración.yestán dispuestos a sacar de esos falsos principioslas conclusiones más abominables, a saber: la igualdad y comunión de bienes entre ciudadanos,después de haber suprimido toda distinción de rangos y fortuna.

Sus principales dogmas están en tan completo error y desacuerdo con la razón, que nada más perverso puede imaginarse. Querer, ciertamente, destruir la Religión y la Iglesia, establecida por el mismo Dios y aseguradas por El con una protección perpetua, para traer en cambio entre nosotros, después de dieciocho siglos, las costumbres paganasOtro objeto que persiguen los masones con todo empeño esdestruir los principios fundamentales de la justicia y de la virtud del matrimonio y de la sociedadla ley divina a previsto que las uniones conyugales no puedan disolverseEn cuanto a la idea de hacer al Estado completamente extraño a la Religión, pudiendo guiar los asuntos públicos sin tener para nada en cuenta a Dios es una temeridad si se considera que todos los hombres tienen el mismo origenno es dudoso que todos son iguales. Pero como no todos tienen idénticos recursos de inteligencia y difieren unos de otrosnada repugna tanto a la razón como encerrarlos a todos en una misma medida e introducir en las instituciones de la vida civil, una igualdad rigurosa y matemática.desgraciados errores que Nos hemos recordado

En efecto, suprímase el temor de Dios y el respeto debido a las leyes; déjese caer en el descrédito la autoridad de los príncipes; déjese libre carrera y alientos a la manía de las revolucionesse llegará aun trastorno universal y a la ruina de todas las instituciones.tal es la realidadque persiguen..comunistas y socialistas y la secta de los masones¿Qué sucede con los príncipes?los masonesestán siempre dispuestos a quebrantar los fundamentos de los imperios, a perseguir, a denunciar y aun a arrojar de sus tronos a los príncipes¿Qué sucede con los pueblos? Los masones se burlan de ellos,engañándolos.Tienen siempre en la boca las palabraslibertad y prosperidad públicaCon este lenguaje falaz han seducido al pueblo, y excitan en él la sed de cambios, y lo lanzan al asalto de estas dos potestades: la eclesiástica y la civilla realidad de las ventajas que espera queda siempre encerrada en su imaginación y sus deseos..el pueblo.se ve despojado de los consuelos que hubiera podido encontrar en las creencias y en las prácticas de la Religión cristiana

Jaume Catal (Obispo de Barcelona) 1884

(Texto traducido del catalán de la Pastoral del 20 de abril)

Obispo Jaume Catal i Albosa

Obispo Jaume Catal i Albosa

Nuestro santísimo padre León XIII, en su venerable carta encíclica.nos ordena instruyamos al pueblo respecto de los graves peligros que amenazan a la sociedad cristiana por causa del desarrollo de las sectas masónicas y otras asociaciones similares que tienden a arrancar la fe de los corazones, destruir de raíz toda la disciplina religiosa y social que ha nacido de las instituciones cristianasla cátedra de San Pedro con vigorosa voz y penetrante acento avisa a príncipes y pueblos, a obispos y curas y a los fieles, de los peligros que corren por la audacia con la quela sociedad de los francmasones tratan de minar por su base la religión, el Estado, la familia, la enseñanza, la libertad de la Iglesia y el poder sagrado de los pontífices romanos, y destruir, si fuera posible, el catolicismo y las instituciones cristianas

Muy oportunamente recuerda con este propósito el Santo Padre que no puede el árbol bueno dar frutos malos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Puesprecisamente porque de tales sectas han surgido las ideas contrarias a la religión católica, a los dogmas católicos, a la moral católica, a la indisolubilidad del matrimonio, a la educación cristiana de la infancia, a la autoridad paterna y a la de los jefes de estado, a la dignidad de la mujer, a casi todos los principios cristianos, y a lo que constituye la civilización cristiana, es el porque el Santo Padre reprueba enérgicamente las sociedades masónicasPor esto vosotros no tenéis que dejar de predicar constantemente a vuestros feligreses que dar el nombre a una secta equivale a renegar de la religión católica

Tambiénconsideramos oportuno que llaméis la atención de los fieles sobre las escuelas laicas de jóvenes y adultos que, con menosprecio de los santos y los imprescindibles derechos de nuestra santa religión y de lo preceptuado en la constitución de la monarquía, se han fundado y funcionan en esta diócesis.

Las escuelas laicas están patrocinadas, si no sostenidas, exclusivamente con fondos de las sociedades de los francmasones.No se enseña ninguna religióninculcando a los jóvenes máximas opuestas a la moral cristiana. Espanta considerar el que sería una sociedad donde los hijos no respetasen y reverenciasen a los padres, las hijas no tuvieran pudor ni honestidad, los maridos faltasen impunemente a la fe jurada delante los altaresy las leyes no se basasen en la moral y el derecho cristiano.

Igualmenteconsideramos nuestro deber hablaros de la desvergenza y horrible desenfreno de ciertas publicaciones que salen a la luz en Barcelonaen las cuales se ataca descaradamente la religión, la propiedad y la familia, la honra de los ciudadanos, el respeto a la causa de los ministros del Señor, la moraly los artículos subversivos que aparecen en tales publicacionesel veneno se infiltra lentamente viciando la savia del cristianismo y la moralidad que sostiene la vida de los hombres y de las sociedades católicas.

Así mismo, creemos nuestro deber el amonestar amorosa y paternalmente a los escritores públicos que dirigen o escriben, o colaboran, o imprimen periódicos, que si bien no son en tono general hostiles a la Iglesia y a sus enseñanzasalgunas veces dan cabida a artículos poco conformes con la religión o lamoralNo podemos dispensarnos de hablar, aunque sea ligeramente, del teatro, de las producciones dramáticas y otros espectáculos públicos. Las revistas de los periódicos acusan con respecto a este punto una subversión moral que horroriza, y en muchas publicaciones se dice claramente que gran número de obras teatrales están inspiradas en el naturalismo predicado por las sectas masónicas

A los padres y madres de familia les rogamos que por su propio bien, por el de sus hijos y por la sociedad cristiana, que vean con horror ciertas producciones dramáticas y ejerzan la más exquisita vigilancia para impedir que sus hijos concurran a espectáculos públicos, a los cuales casi siempre falta la moral y el sentido católico...

Finalmente exhortamos..a los ricos, a los de mediana fortuna, a los sabios y a los instruidos, a destinar parte de su fortuna ayudando al sostenimiento de las escuelas que están bajo la protección de la Iglesia o de asociaciones católicasAntes de acabar, en obediencia a lo que nos prescribe el Santo Padre en la citada encíclica, a fin de contener los progresos de las sectas masónicasdisponemos:

Primero: Los reverendos rectores dirigirán sus esfuerzos a conseguir que en cada pueblo haya una asociación seglar bajo el título de Asociación de CatólicosSegundo: El día de la primera comunión de los jóvenes procuraran los rectoresingresen en alguna cofradíaTercero: Procuraranlos rectores que, si es posible, se instalen en las parroquias, bajo la protección de la Asociación de Católicos, asociaciones de obrerosexigiéndoles la promesa solemne de no ingresar nunca en ninguna secta secreta.Cuarto: Procurarán los rectores que, si es posible, se instalen de nuevo las antiguas cofradías o gremios bajo las bases cristianasNada sería tan grato a nuestra alma como ver que se inicia un movimiento religioso precursor de una auténtica restauración religiosa por medio de frecuentes y nutridos peregrinajes

 

Ramon Viñals i Soler

Barcelona 2014

lamasoneria.com

BIBLIOGRAFA UTILIZADA
  • EL SECRETO REVELADO ó Manifestación del sistema de los franc masones é iluminadosobra extraída de las memorias, para la historia del jacobismo, del Abad Barruel Agustín de Macedo. Presbítero Secular. Sevilla 1813
  • LES SECTES ET SOCIÉTÉS SECRTES. Comte Le Couteulx de Canteleu. Paris 1863
  • LAS SOCIEDADES SECRETAS EN EXHIBICIÓN. Anónimo. Buenos Aires 1868
  • LA MASONERA POR DENTRO. Anónimo. Madrid 1882
  • ENCCLICA HUMANUM GENUS. León XII Papa, 1884
  • PASTORAL DIOCESANA. Jaume Cátala, Obispo de Barcelona, 1884
  • ¿QUÉ ÉS LA MAONERIA?. Joseph Torras i Bages, Bisbe de Vich. Editado Barcelona 1932
  • ORIGENES DE LA REVOLUCIÓN ESPAÑOLA. Juan Tusquets, Presbítero, Catedrático de Pedagogía Catequística en el Seminario Conciliar de Barcelona. Barcelona 1932
  • LA IGLESIA Y LA MASONERA, J.Tusquets y J. Guiu, Presbíteros. Barcelona 1934
  • EL ENEMIGO. Mauricio Carlavilla. Madrid 1934
  • LES PRECURSEURS DU COMMUNISME LA FRANC-MAONNERIE PEINTE PAR ELLE-MME. Docteur Paul Ouverx. Tirlemont, Belgique. 1940
  • MASONERA. J. Boor. Madrid 1952
  • LO QUE ESPAÑA DEBE A LA MASONERA. Eduardo Comín Colomer. Comisario de Policía. Madrid 1954
  • LA MASONERIA ESPAÑOLA, José A. Ferrer Benimeli. Istmo. 1996
  • LOS MASONES LA SOCIEDAD SECRETA MAS INFLUYENTE DE LA HISTORIA. César Vidal. Editorial Planeta. Barcelona 2005
  • EL CLUB DE LOS BILDERBERG LOS AMOS DEL MUNDO. Cristina Martín Jiménez. Editorial Arco Press. 2005

Publicado por:

Ramón Viñals

Trabajemos a cubierto con DM PREMIUM

shadow

Contenido Relacionado

shadow

Edición nº 4 de los “Cuadernos de la Logia Redención nº 167”

shadow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.