shadow

Los masones y Gaza. Una reflexión necesaria. (II)


shadow

Los masones y Gaza. Una reflexión necesaria. (II)

 

 

 

 

Por Iván Herrera Michel

 

Hay veces… que sentimos el ansia de escribir a una alma oculta en las lejanías

y que esa alma escuche nuestro llamamiento de amistad.

(Federico García Lorca)

 

Las reacciones que ha motivado mi publicación sobre el genocidio que adelanta Israel contra los palestinos desde hace 67 años, fue generando un sensible debate con epicentro en el rol que los Masones y las Masonas tendrían en este mediatizado siglo XXI.

En medio de todo, me ha sorprendido el tono exaltado de algunos Masones para imponer los clichés del gobierno de Netanyahu que afirman que, como los palestinos no hacen nada para contener los cohetes de Hamas, el ejército israelí se ve en la necesidad de masacrar periódicamente a miles de ellos, entre mujeres, niños y ancianos, además de hacer desaparecer barrios enteros, escuelas y hospitales de Gaza, con la esperanza de que caiga uno que otro miliciano de vez en cuando.

Yo no puedo menos que condenar los crimenes practicados por el gobierno de israel, al tiempo que, como están los judíos injustamente sobre el tapete, expresar mi admiración de siempre por el aporte que ha hecho el judaísmo, tanto desde su espiritualidad religiosa, como desde su reflexión filosófica y su identidad civil, porque para mí está claro que lo uno no tiene nada que ver con lo otro.

Me explico con un rápido ejemplo: los judíos del mundo (ya sean de origen jázaro, semítico, etíope, etc.) a pesar de representar solo el 0.2% de la humanidad han obtenido el 23% de los premios Nobel, entre los cuales el 26% de los de física, el 27% de los de medicina, el 41% de los de economía, el 20% de los de Química, el 12% de los de literatura y el 9% de los de paz. Es decir, en las seis categorías que se conceden. La lista no incluye hombres del nivel de Sigmun Freud, una de los más grandes intelectuales del siglo XX, y en el pasado podemos mencionar a filósofos de la talla deMaimonides yBaruch de Spinoza.

En lo personal, suelo recomendar el trabajo de la filósofa política alemana Hannah Arendt, a quien el gobierno alemán le quito la nacionalidad en 1937, precisamente por ser judía. Arendt dedicó parte de su labor al concepto de pluralismo y de inclusión del otro, y fue centro de una viva polémica cuando publicó ellibroEichmann en Jerusalén. Un informe sobre la banalidad del mal (1963) sobre el juicio a Adolf Eichmannpor el genocidiocontra los judíos enla Segunda Guerra Mundial. Es un texto que gana actualidad cada vez que hay un genocidio, y que debería ser objeto de reflexión para el actual gobierno de Israel.

Por toda esa grandeza demostrada, no me sorprende en lo más mínimo que un grupo de cerca de 300 judíos sobrevivientes e hijos de sobrevivientes del Holocausto NAZI hayan firmado hace unos pocos días un documento titulado¡Nunca más para cualquiera! demandando el final del genocidio palestino, y denunciando que la masacre en Gaza mancilla la religión judía.

Chapeau!, dicen los franceses.

Meliton, Obispo de Sardes

Meliton, Obispo de Sardes

De igual manera rechazo la absurda persecución de la que en toda Europa han sido víctimas los judíos desde que Melitón, Obispo de Sardes, en la actual Turquía, en el año 150, creó el mito de que constituían unpueblo deicida, basado en una interpretación amañada de Mateo 27: 15 25, que relata la exigencia de Caifás y el pueblo judío de Jerusalén a Pilatos para que condenara a Jesucristo. Sus palabras, que aún repiten no pocos fanáticos, fueron: Dios ha sido asesinado, el Rey de Israel fue muerto por una mano israelita. Los efectos históricos de estas palabras fueron tales, que 1.800 años después el Concilio Vaticano II debió dedicarle jornadas enteras a erradicarlas de los sermones cristianos.

El último mito antijudío en hacer aparición es el de sus planes para dominar al mundo, que personalmente me parece lo más sicótico que uno pueda encontrar en un debate sobre el desarrollo de la comunidad internacional actual.

De igual manera, uno no puede incorporar al corpus del derecho internacional público, para negar al Estado de Israel su derecho a existir, el mito del judío errante – tan arraigado en el imaginario cristiano de occidente -, de acuerdo con el cual un judío habría sido condenado por Dios a errar hasta su retorno por haberle negado agua a Jesucristo en el Viacrucis. Tampoco es dable justificar la existencia del Estado de Israel porque su presencia constituye un paso anunciado en la Biblia para la segunda venida del Mesías cristiano. Como tampoco es de buen recibo que un estado se convierta, como decía el Premio Nobel portugués José Saramago, en un rentista del holocausto.

Hatta okuffiya (Pañuelo tradicional palestino)

Israel y Palestina son dos realidades actuales y deben ser incorporadas como miembros de pleno derecho, en términos de igualdad, al establecimiento internacional, y eso incluye la obligación común de someterse a la Justicia Penal Internacional cuandosus gobernantesincurran en crímenes contra la humanidad.

En el campo Masónico, a muchos ha sorprendido, en claro contraste con la cordura del grupo de masones españoles+ del 8%,que la Logia Estrella de Israel,con sede en Tel Aviv, se pronunció públicamente a favor del genocidio, lo que ha recordado a los amantes de las teorías conspirativas el fantasioso tema del contubernio judeo / masónico, del que tanto se sirvió Franco y que hasta Umberto Eco menciona en su novela de espías El cementerio de Praga (2010). Un argumento que podría perfectamente ser empleado para un best seller de Dan Brown y su posterior película de la Columbia Pictures, con Tom Hanks en el papel estelar, pero imposible de tener en cuenta como material de debate.

Lo curioso del asunto, es que la Logia Estrella de Israel”pertenece al Gran Oriente de Francia, que ha sido reiterativo recordando a sus miembros el compromiso de no estar o haber estado adherido, o ser o haber sido simpatizante de una asociación o grupo que apele a la discriminación racial, a la violencia frente a la persona o grupo de personas teniendo como pretexto su origen, su pertenencia a una etnia o a una religión determinadas, y que propaguen o hayan propagado ideas y teorías que busquen justificar o animar el hecho de tal discriminación, odio o violencia.

Acostumbrados como estamos, al ritmo perverso con que nos enteramos de la difícil situación global, a nadie debe sorprender que alguien quiera saber a qué se está dedicando una institución, que, como la Masonería, ha hecho los aportes que ha hecho en tres siglos, en seis continentes, en el campo medular de la política, el humanismo y las ciencias.

Temas para ocuparse no faltan: derriban un avión con 265 pasajeros en Ucrania, limpieza religiosa de chiíes, cristianos y yazidíes en Irak, 33 masacres en honduras en 2014, 51.2 millones de desplazados forzados en el mundo, 4.000 millones de personas en estado de pobreza, todos los días mueren 30.000 niños por causas evitables, 150 millones de niñas y 73 millones de niños esclavizados y explotados comercialmente, el 17% de los europeos carecen de alimentación, abrigo y vivienda, y sigue un largo Etc.

Naturalmente, la Masonería – como toda institución que se precie de contar con una posiciónmoral y una implicación social – también está interpelada, y en consecuencia muestra un comprensible impulso a pronunciarse con fundamento en los valores humanistas que ha defendido siempre.

Una Masonería que no se quiere traicionar, no puede pendular al vaivén de la letra pequeña de las ediciones periodísticas, ni de lo que llamó Mario Vargas Llosa La civilización del espectáculo (2012). Más bien, los Masones deben estar atentos a una institucionalidad de calado que garantice la justicia, el respeto al pluralismo y la salvaguarda de las libertades, tanto individuales como de los colectivos, en todos los pueblos del mundo.

Del mismo modo que Ulises frente a las sirenas, hay que atarse muy fuerte de pies y manos al mástil Iniciático de la Orden para no sucumbirMutatis mutandisal deseo de quedar bien con la opinión pública local o global. La Masonería debe llevar a una mayor toma de conciencia, a la transformación de la realidad, a la cimentación de un futuro con valores prevalentes, y a estar siempre orientado hacia la construcción de una humanidad más libre, más igualitaria y más fraternal.

Y en este camino, son piedras ineludibles para la construcción del Gran Templo de la Humanidad la dignidad humana, la libertad, la democracia, la igualdad, el Estado de Derecho y el respeto de los derechos humanos.

 

 

Pido la palabra/Iván Herrera Míchel

Publicado por:

Diario Masónico

Contenido Relacionado

shadow

Comments

  1. Arizbel Martinez    

    Merece especial mención que pedimos a las Naciones Unidas que actúen contundentemente para forzar un alto el fuego inmediato y que el Estado de Israel sea sancionado por el abuso de la fuerza militar. También pedimos que los responsables de estas matanzas sean llevados al Tribunal Penal Internacional de la Haya para que sean juzgados por sus crímenes una vez identificados los culpables, desde la cúpula política hasta los altos mandos militares.

    Por ello, queremos expresar que no seríamos masones si miráramos hacia otro lado. No sería propio de nuestra Orden y de los principios que una vez juramos defender con nuestra vida, callarnos ante el uso desproporcionado de la fuerza contra civiles, entre ellos niños, escuelas y objetivos no militares.

    Es valida su preocupación por las vidas que se estan perdiendo en esa region pero no olviden que esos terroristas usan a los civiles(niños, mujeres y ancianos) como escudos, ademas donde ha estado esa preocupacion por las vidas inocentes que se han perdido gracias al regimen de los hermanos Castro en mi Cuba?

    Remolcador 13 de Marzo
    El Remolcador 13 de Marzo era una pequeña embarcación cubana, cuyo hundimiento causó la muerte a un grupo de personas que trataban de abandonar el país.[1]

    En la madrugada del 13 de julio de 1994, cuatro barcos equipados con mangueras de agua a presión embistieron un viejo remolcador que huía de Cuba con 72 personas a bordo, a 7 millas de la bahía de La Habana.[1] El remolcador 13 de Marzo se hundió, dejando un saldo de 41 muertos, de los cuales 10 eran menores de edad.[1] [2] Según testimonios de los sobrevivientes (31 personas), la tripulación de los también remolcadores Polargo2 y Polargo5 embistieron intencionalmente al 13 de marzo, y negaron auxilio a las personas que se encontraban en el agua.[1] [3] [4] Durante más de una semana los medios de comunicación cubanos mantuvieron silencio en torno a los hechos,[1] a pesar de las insistentes denuncias en los medios internacionales; posteriormente, el 5 de agosto del mismo año, el presidente cubano Fidel Castro calificó como “esfuerzo verdaderamente patriótico” la actuación de las personas involucradas.[1]

    Hasta la fecha el gobierno cubano asegura que el hecho fue un accidente; y no ha juzgado, ni condenado a ninguno de los participantes en este hecho; a pesar de que el código penal establece en su artículo 48 sanciones a los delitos cometidos por imprudencia.[5]
    Por si no lo saben hasta hoy en dia se encuentran en el fondo del mar los restos de esos
    Inocentes. Personas entre ellos niños acesinados solo por buscar la libertad que tanto nosotros Los Masones defendemos. Gracias mis Hermanos. Basta de hipocrecia con el pueblo Cubano. Libertad, Igualdad y Fraternidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.