shadow

1er. Congreso de Artistas Masones 2019

shadow
shadow

Ceremonias vs. Rito

 

 

 

Ceremonia

 

Los masones trabajamos con Rituales, pese a lo cual también tratamos algunas de nuestras reuniones como Ceremonias. Pongo a consideración una diferencia filosófica.

La Ceremonia es una figura práctica teleológica constituida por secuencias efímeras de operaciones humanas, que está delimitada sobre un «fondo procesual» por una apertura y una clausura identificables. Tiene las dimensiones del día terrestre (minutos, horas, pero no segundos; semanas, pero no años o siglos). Son ceremonias: un funeral, una boda, un desfile militar, un paseo solitario por el campo, la visita a un museo, la declamación de un discurso político, la tarea normalizada de reparar el generador de un automóvil, cocinar un plato según recetas, la caza cooperativa, al acoso, de una fiera. No son ceremonias: la muerte de un individuo, el matrimonio, una batalla; ni la senda, las cerámicas o los cráneos que descansan en las vitrinas, el tumulto que pueda resultar del discurso político, el motor de explosión, los alimentos cocinados o la pieza cobrada.

Se trata de figuras del hacer humano sujetas a normas y que suponen secuencias operatorias de carácter transitorio que se cierran internamente desde su propia configuración. La ceremonia es un rasgo clave para delimitar antropología/etología, cultura/naturaleza, hombre/animal, pues aunque las ceremonias humanas presentan cierta similitud con los rituales animales existen grandes diferencias entre ambas y, desde luego, su forma es distinta. En su estructura general se distinguen cuatro dimensiones o momentos en una ceremonia: constitutivo, distintivo, variacional y contextual, a partir de los cuales se configuran los diversos tipos de ceremonia, que se clasifican según distintos criterios, siendo decisiva aquella clasificación que, en su momento constitutivo, y atendiendo a los ejes del espacio antropológico, habla de ceremonias circulares, radiales y angulares.

Ceremonias vs. Rito

La tendencia a tratar a las ceremonias como si fueran «rituales», acaso más complejos, tiene una amplia base objetiva. Con frecuencia —y esto ya no nos parece legítimo— los términos de «ritual» y «ceremonia» se aplican indiferentemente a secuencias animales o humanas. No cabe invocar el criterio de la herencia genética y la herencia cultural, por aprendizaje. También las rutinas (o rituales) animales son resultado de procesos de aprendizaje. Del concepto de ceremonia no se infiere que su contenido (su «finalidad biológica») haya de ser diferente del contenido o finalidad de los ritos zoológicos, como si los rituales tuviesen un cometido biológico-material distinto del de las ceremonias, a las que les correspondería un contenido simbólico, espiritual.

La espiritualidad de las ceremonias no reside en su contenido, tanto como en su forma. Durante los primeros siglos del Imperio romano, a los gladiadores moribundos se les remataba como rematan las rapaces a la oveja malherida por el lobo. Pero el rematar del gladiador era realizado espiritualmente, ceremoniosamente: un funcionario, vestido de Mercurio, le atravesaba con una vara dorada. No sabemos de ningún buitre que se disfrace de halcón divino para rematar a la oveja. Los elefantes africanos desarrollan, a falta de agua, un ritual de «abluciones sustitutivas» con arena y este proceso ha sido comparado con las abluciones ceremoniales de los musulmanes, a quienes también les está permitido realizar sus abluciones canónicas con arena cuando no disponen de agua. La semejanza es impresionante pero la diferencia de esencia subsiste: las abluciones musulmanas, con agua o arena, se desencadenan en virtud de un precepto del Corán. ¿Dónde está el Corán de los elefantes africanos?

Los rituales, en tanto son también figuras secuenciales, tendrán los cuatro momentos que hemos distinguido en las ceremonias, lo que quiere decir que las diferencias aparecerán en cada una de estas dimensiones. En su momento constitutivo, la ablución de arena de los elefantes no es normativa y su teleología también es diferente (las abluciones musulmanas no tienen como finalidad refrescarse el cuerpo, sino purificar el alma). En su momento distintivo, los criterios de apertura y clausura también son diferentes: al elefante se las marca el termómetro, al musulmán el reloj. Según su momento variacional: las variedades en la ablución ritual son de otro orden (aleatorias, individuales), que las variedades ceremoniales, según estilos ligados a otras costumbres, a normas prohibitivas, &c.; según el momento contextual, las abluciones del elefante tienen un componente fijo de contexto: la temperatura ambiente por encima de los 30º, mientras que el contexto de las abluciones ceremoniales está en cierto modo independizado del medio ambiente y su radio es mucho más grande (miles de kilómetros, por ejemplo la distancia a La Meca).

Las ceremonias son más complejas (constan de un número mayor de operaciones) que los rituales. Las ceremonias estarían en la escala del día, los rituales podrían darse a escala de minutos. La ceremonia, frente al ritual, se propaga por transmisión cultural, por imitación o por tradición y no puede ser adecuadamente comprendida sin la referencia a las coordenadas culturales de las que brota.

Publicado por:

Diario Masónico

Trabajemos a cubierto con DM PREMIUM

shadow

Contenido Relacionado

shadow

Edición nº 4 de los “Cuadernos de la Logia Redención nº 167”

shadow

Comments

  1. Enrique Graner Diaz    

    La gran mayoría de ritos y ceremonias, son actitudes animalescas, todavía arrastramos fuertes tendencias atávicas de nuestros antepasados primitivos, que ante cualquier evento que escapaba a su comprensión racional, les desataba y activaba tal actitud, ejemplo, hacia un terremoto (no tenían ni el más mínimo conocimiento sobre las capas tectónicas) Entonces intuían, presentían que tenía que haber algún ser poderosísimo ( Algún Dios) que producían los terremotos, por lo tanto habría que celebrar una ceremonia, un rito, lo más rápido posible, para que los escuche y aplaque su ira.
    Y lo mismo ocurría con casi todo lo demás. Ritos y Ceremonias para que les vaya bien en la caza; muy ligada a la supervivencia. Ritos y ceremonias para conjurar las enfermedades y la muerte, etc, etc.
    El hombre “civilizado” de nuestros días, no se escapa, tiene una fuerte tendencia atávica y está lleno de ritos y ceremonias sin necesidad de pertenecer a ninguna sociedad secreta. Simplemente los arrastra del pasado. Tomemos como ejemplo a cualquier ciudadano de a pie, que crea que Cristo es el camino, la verdad y la vida, y que nadie llega al Padre (Vida Eterna) sino a través de él.
    ¿Qué sucede cuando se muere un ser querido? ¿Llora y sufre desconsoladamente? ¿Después de haber realizado La Ceremonia y el Rito de Ley de La Religión Cristiana?
    ¿Qué paso? ¿El alma no se iba con el Señor? ¿Es motivo de sufrimiento, y gran dolor que el alma se vaya con Dios?
    ¿Mas bien no es motivo para hacer una gran fiesta?
    ¿Por qué actúa como un perfecto ateo, el ateo cree que es una pérdida irreparable, que no existe ningún alma, ni ningún cielo, y que se fue para siempre? Por lo tanto si corresponde tal pena y sufrimiento.
    ¿LOS RITOS Y CEREMONIAS CORRESPONDES A ALGíN CONOCIMIENTO, A ALGUNA LíGICA?

    ¿Qué hubiera pasado si la ciencia estuviera anquilosada, cristalizada en ritos y ceremonias para combatir a las enfermedades?
    Estuvieran hasta ahora realizando interminables ceremonias y ritos para conjurar a los malos espíritus para que abandones el cuerpo del enfermo. Hubieran pasado miles de años, sin avanzar nada, como lo están las otras cosas enredadas en Ritos y ceremonias interminables…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.