El Ojo De Horus Capítulo 3. “La Esfinge: Guardián del Horizonte”

El Ojo De Horus Capítulo 3. “La Esfinge: Guardián del Horizonte”

 

 

 

 

“La Esfinge: Guardián del Horizonte”, nos narra la historia de cómo nace la civilización Egipcia después del diluvio que hundió a la Atlántida.

Continuamos con la historia de la escuela del Misterio del Ojo de Horus, una cerrada casta sacerdotal que fue el verdadero poder en Egipto, organizada por sacerdotes sobrevivientes al diluvio universal poseedores de registros y conocimientos de la desaparecida civilización atlante, seres muy evolucionados, que vieron el cataclisma como una oportunidad para estructurar una nueva civilización dedicada al perfeccionamiento espiritual.

La Gran Esfinge de Guiza es una monumental escultura que se encuentra en la ribera occidental del río Nilo, en la ciudad deGuiza, unos veinte kilómetros al sudoeste del centro de El Cairo. Los egiptólogos estiman que fue esculpida c. siglo XXVI a. C., formando parte del complejo funerario del rey, durante la dinastía IV de Egipto.

Los lugareños la llamaban Abu el-Hol ‘Padre del Terror’, corrupción de la expresión copta bel-hit, que se aplica a quien manifiesta su inteligencia en los ojos y que traduce la denominación egipcia hu o ju, que significa ‘el guardián’ o ‘vigilante’.

La Gran Esfinge se realizó esculpiendo un montículo de roca caliza situado en la meseta de Guiza. Tiene una altura de unos veinte metros, midiendo el rostro más de cinco metros. La cabeza podría representar al faraón Kefrén, teniendo el cuerpo la forma de un león. En épocas antiguas estaba pintada en vivos colores: rojo el cuerpo y la cara, y el nemes que cubría la cabeza con rayas amarillas y azules. Sus dimensiones aproximadas son: 57 metros de longitud y 20 metros de altura.

 

 

El Ojo De Horus, Capítulo 2: Osiris, Señor de la Reencarnación

El Ojo De Horus, Capítulo 2: Osiris, Señor de la Reencarnación

El Ojo De Horus Capítulo 2: Osiris, Señor de la Reencarnación

 

 

 

 

Los Egipcios nos dejaron un gran legado cultural con temas tan variados e importantes; como los acontecimientos profetizados para el 2012 por otros pueblos como los Mayas.

También la senda de la iluminación y la ascensión a dimensiones superiores de consciencia; la Ley de Atracción, la forma de obtener energía eléctrica y otras superiores utilizando la vibración (al igual que el gran físico contemporaneo convenientemente “olvidado” Nicola Tesla); y por supuesto el Hermetismo con el Kibalión de Imhotep.

Este excelente documental de 10 partes de aproximadamente 45 minutos te mostrará cosas que necesitas saber en este periodo tan importante para la humanidad.

Es hora de que Los Secretos sean revelados y que cambiemos día a día; entre todos, la forma de ver al mundo. El sistema de control que nos mantiene en una modalidad egoísta y amoral se desploma, y los que sepamos vivir en la vibración elevada del Amor heredaremos el mundo y su increíble riqueza.

El templo de Osiris en Abydos, La Reencarnación; El templo de Kom Ombo, la Dualidad; templo de Luxor, cuerpo del hombre; templo de Hathor en Denderah, Gestación; El templo de Isis en Philae; el principio femenino. Cada templo ampliaba el concepto del proceso evolutivo, el templo de Horus en Edfu, revelaba la existencia de la iluminación; el de Karnak en Tebas, se dedicaba a la evolución de la conciencia, cada templo era un libro vivo que contaba una historia distinta, se especializaba en una parte de la revelación, los templos transmitían sus conocimientos; utilizando sencillas historias llenas de mitos y personajes fantásticos.

Finalmente,encuentra tus propias verdades en los documentales de esta serie y otros y, con ilusión, busca tu lugar en este cambio. Este es el gran momento.

El ojo de Horus: capítulo 1 completo

El ojo de Horus (capítulo 1 completo)

 

 

 

 

 

Serie basada en las investigaciones del Egiptólogo y matemático R.A. Schwaller de Lubicz y en los logros de una cerrada organización sacerdotal, la Escuela de Misterios de “El Ojo de Horus”.

Esta escuela dirigió los destinos del pueblo Egipcio, durante miles de años. Los sacerdotes Egipcios planearon la manera de elevar el nivel de consciencia de su pueblo, construyendo durante miles de años, una serie de templos a lo largo del Nilo. Los utilizaron como “libros vivos” o enciclopedias de conocimiento, para transmitir la información acumulada sobre el funcionamiento del universo durante muchas generaciones a su pueblo. Los Templos también sirvieron como polos que impulsaron el desarrrollo de su civilización.

Los antiguos sacerdotes estructuraron una sociedad basada en dos conceptos fundamentales: la Reencarnación cómo metodo divino para que el espiritu del hombre evolucione al adquirir información sobre el universo y la Iluminación como paso final de este proceso. Para los Egipcios, el hombre vive un proceso evolutivo que toma 700 reencarnaciones. Las experiencias de esas vidas transforman un ser instintivo e ignorante en un superhombre, un animal inocente y primitivo en un sabio inmortal. Segun ellos, Dios organizó un plan divino basado en la reencarnación, para que el hombre, al experimentar en carne propia, comprendiera cómo funciona el universo.

Documental “El Ojo de Horus: La Escuela de Misterios”

El Ojo de Horus: “La Escuela de Misterios”

 

 

 

 

Basada en la investigación del Egiptólogo y matemático R.A. Schwaller de Lubicz y en los logros de una cerrada organización sacerdotal, la Escuela de Misterios de “El Ojo de Horus”, que dirigió los destinos del pueblo Egipcio, durante miles de años.

Los antiguos sacerdotes estructuraron una sociedad basada en dos conceptos fundamentales: la Reencarnación cómo metodo divino para que el espiritu del hombre evolucione al adquirir información sobre el universo y la Iluminación como paso final de este proceso.

Para los Egipcios, el hombre vive un proceso evolutivo que toma 700 reencarnaciones. Las experiencias de esas vidas transforman un ser instintivo e ignorante en un superhombre, un animal inocente y primitivo en un sabio inmortal. Segun ellos, Dios organizó un plan divino basado en la reencarnación, para que el hombre, al experimentar en carne propia, comprendiera cómo funciona el universo.

Además de Templos construyeron enormes pirámides para concentrar energía en cámaras focalizadoras, que elevaban la frecuencia vibratoria de los discípulos más avanzados de la escuela de misterios.

Esto ampliaba el rango de percepción de sus sentidos y les permitía adquirir nueva información sobre otras dimensiones de la realidad. Eran cámaras de exploración metafísica.

También en los días del equinoccio, utilizaban toda la energía acumulada en la Pirámide, para impulsar a un alto iniciado a vibrar en altísima frecuencia hasta que sus atomos se abrían como flores, liberando la luz contenida en el interior de sus nucleos. Así se producía una “iluminacion” temporal del discipulo, durante la cual podía viajar conscientemente por el tiempo o el espacio.

Las pirámides Egipcias fueron construídas en una pequeña área del enorme territorio, sobre uno de los centros neurales de la red electromagnética del planeta. Construídas con bloques de piedra hecha por el hombre, eran gigantescos cristales que vibraban al unísono con la frecuencia de la tierra. Los bloques de piedra contienen quarzo. Las moleculas de quarzo al vibrar fricciónan sus superficies, cargandose eléctricamente en un fenómeno que hoy conocemos como “Piezoeléctrico”. La energía electrostatica así acumulada era la utilizada para inducir estados de percepción alterada.

 

El éxodo de los hebreos de Egipto (II)

El éxodo de los hebreos de Egipto (II)

 

 

 

Herbert Oré Belsuzarri 33°

Patriarca Gran Conservador.

EXPULSION DE HICSOS O ÉXODO

Si bien es complicado encontrar un personaje histórico que cumpla con las características del Moisés del Tanaj – Biblia, sí es más sencillo hallar un proceso parecido al Éxodo pero que no tuvo lugar en el reinado de Ramsés II ni en el de Merenptah.

Así, para muchos autores el Éxodo al que se refiere las escrituras, fue la expulsión en el 1550 a.C. de los hicsos, que, según esta teoría, tendrían origen semítico (los mismos Reyes Pastores expulsados a los que se refiere Manetón cuando habla de la rebelión de los leprosos). Este grupo de personajes barbudos de túnicas coloridas, como son literalmente descritos los nómadas hebreos de las escrituras, migraron a Egipto a causa de las sequías y no tardaron en ser identificados por las autoridades como una grave amenaza debido a sus avanzadas tácticas militares.

Asentados profundamente en Avaris, que por su cercanía con la ciudad de Rameses (Qantir)  pudo ser confundida en las escrituras, con los hicsos que fueron expulsados por Amosis I (Ahmose I) de esta región y otros puntos del imperio. La estela de este faraón fue hallada en 1947 y menciona tormentas y plagas durante su convulsivo reinado. Un monarca cuyo nombre, paradójicamente, se podría traducir como “el hermano de Moisés” (aunque no se puede descartar que solo sea una coincidencia ling ística). Durante su enfrentamiento contra los hicsos, Amosis I luchó contra los semitas que estaban asentados en Egipto, los cuales se consideraban cautivos, y los persiguió hasta los confines del imperio. Tras la expulsión de los hicsos, Amosis I reinaría otros 25 años más hasta 1526 a.C., siendo sucedido por su hijo Amenofis I.

La expulsión de los hicsos.

Amosis era miembro de la casa real de Tebas, hijo del faraón Seqenenra Taa. En algún momento durante el reinado de su padre o de su abuelo, Tebas se rebeló contra los hicsos, que gobernaban el Bajo Egipto. Cuando contaba siete años su padre murió de muerte violenta, posiblemente en guerra, algunos sugieren que fue asesinado por tres hebreos y es posiblemente el faraón sobre el cual se edificó la leyenda del Hiram Abiff que menciona el Tanaj y la Biblia.

Busto de Amosis
Busto de Amosis

Amosis tenía alrededor de diez años al morir su hermano por causas desconocidas tras un corto reinado de sólo unos tres años. Amosis I asumió el trono tras la muerte de su hermano, y luego de su coronación fue conocido como Neb-pehty-Ra. Durante su reinado, Amosis completó la conquista del Bajo Egipto y la expulsión de los hicsos del delta del Nilo, restaurando el gobierno de Tebas sobre todo el territorio de Egipto. También restauró el poder egipcio sobre los territorios de Nubia y Canaán. Después reorganizó la administración del país, reabrió canteras, minas y rutas de comercio, comenzando proyectos de construcción masivos de un tipo que no se había abordado desde la época del Imperio Medio. El reinado de Amosis puso los cimientos a la creación del Imperio Nuevo, en que el poder egipcio llegó a su punto más alto.

Así y todo, tampoco esta teoría cuenta con el respaldo general de la comunidad de historiadores, donde muchos niegan el origen semítico de los hicsos y siguen considerando un enigma su procedencia.

La aparición de los hicsos plantea uno de los mayores dilemas de la historia egipcia. Su origen, significado y permanencia todavía son objeto de estudio e investigación. Si comenzó como una migración paulatina, se transformó con el tiempo en conquista militar del territorio egipcio. Esta se logró por los avances tecnológicos que dieron a los invasores extranjeros ventajas tácticas que resultaron decisivas: introdujeron el arco compuesto, la armadura de escamas de bronce, las dagas y espadas curvas de bronce, la utilización del caballo y los carros de guerra (al final de su reinado), desconocidos por los egipcios. El uso intensivo del bronce dio a los hicsos una ventaja militar decisiva.

La fuerza militar egipcia consistía esencialmente en la infantería, armada con hachas, mazas, lanzas y escudos. El pueblo egipcio hasta esta etapa de su evolución era una población que se dedicaba esencialmente a la agricultura; donde los ejércitos se reunían en forma temporal para fines determinados durante lapsos acotados. No existía hasta ese momento un cuerpo armado en forma permanente.

LAS ESCRITURAS SAGRADAS DE LOS JUDIOS Y CRISTIANOS.

Tradicionalmente, los judíos y cristianos narran el éxodo de los judíos de Egipto en la Tora y la Biblia y atribuyen el libro del Éxodo a Moisés, quien habría entremezclado la tradición yavista, elohísta, deuteronómica y sacerdotal.

La Tradición yahvista, considerada la fuente más antigua, trata de narraciones que constituyen la mitad del Génesis y del Éxodo, más unos fragmentos de Números. Describe a un dios parecido a un ser humano, llamado Yahvé (YHWT) en todas partes, y tiene un especial interés en el territorio del reino de Judea, de personas relacionadas con su historia y originalmente compuesto hacia el 950 a.C.

La Tradición elojista, es paralela a la yahvista y a menudo duplican las descripciones. Constituyen una tercera parte del Génesis y la primera parte del éxodo, además de fragmentos de Números. Describe a un dios parecido a un ser humano, llamado Elohim y Yahvé después del incidente de la zarza ardiente, donde Elohim se revela a sí mismo como Yahvé. Se centra en el reino de Israel y en el sacerdocio, originalmente compuesto 850 a.C.

La Tradición deuteronómica, que da forma a una serie de sermones acerca de la ley y forma parte del Deuteronomio. El término distintivo para dios es YHWT Elohainu, traducido como “El señor nuestro dios”. Originalmente compuesto hacia el 650-621 a.C.

La Tradición Sacerdotal, que había centralizado el sacerdocio con listas especialmente genealógicas, fechas, números y leyes. Describe a un dios distante y despiadado, a quien llaman Elohim, copiando partes de la tradición yavista y elojista, pero alteran detalles para resaltar la importancia del sacerdocio. Constituyen un quinto del Génesis, partes substanciales del Éxodo, Números y casi toso el Levítico. Su estilo literario es muy bajo y compuesto entre el 550 – 400 a.C.

LAS TEORIAS MODERNAS SOBRE EL EXODO.

sigmund freud
Fotografía de Sigmund Freud fumando en 1922 por Max Halberstadt

Los investigadores y científicos no disponen de evidencia para corroborar o sustentar lo narrado, en el Tanaj y la Biblia, desde un punto de vista historiográfico crítico. El libro del Éxodo constituye solo una narración de carácter religioso y cultural, un legendario mito fundacional, en el que los eventos relatados no deben ser interpretados como hechos reales, sino como una semblanza poética y una epopeya de identificación nacional de considerable valor simbólico.

Aun así, la posible historicidad del evento ha dado lugar a diferentes teorías especulativas. Por ejemplo, sostienen que los hebreos no habrían sido dejados en libertad sino que habrían sido expulsados de Egipto. Según esta teoría, el tema en cuestión se encontraría ligado a la expulsión de los hicsos, evento descrito en papiros, así como en paredes de tumbas, pirámides y obeliscos.

La situación es complicada debido a que la tradición hebrea ha sido inicialmente y durante varios siglos una tradición de corte oral, de la que por el momento sólo se conocen documentos escritos que datan del siglo VIII antes de la Era Común.

Existe también la denominada “hipótesis de los dos éxodos”. Ante la ausencia de pruebas arqueológicas sobre el éxodo de los israelitas, algunos investigadores suponen que la tradición hebrea podría estar basada en fragmentos o restos de hechos reales y plantean la posibilidad de que haya ocurrido más de una salida de grupos semíticos desde Egipto en dirección Canaán.

Siempre en el campo de las suposiciones, Sigmund Freud en su libro Moises y el monoteísmo (1934-1939), suponen que el éxodo pudo haber sucedido en tiempos de Amenhotep IV, a quien se conoce también como Akenaton. Freud sostiene que la conexión monoteísta entre Akenatón y Moisés  es sugerente y bien podría constituir una solución para el enigma que emana del libro del Éxodo.

Existen otras tantas hipótesis, algunas contemplan olas migratorias que pudieron haber dado lugar no solo a uno sino a varios éxodos. Sea como fuere, la “hipótesis de los dos éxodos”, responde mejor que otras a lo ocurrido en términos históricos al surgir diferentes restos recogidos por la tradición oral hebrea que, con el paso del tiempo, fueron entremezclándose y por último se fusionaron, dando lugar a la narración del libro del Éxodo.

Por otra parte hay quienes como Finkelstein que afirman: “El éxodo no existió”, sosteniendo que bajo la lupa de las indagaciones arqueológicas no hay prueba ninguna del éxodo; que décadas de búsquedas en Kadesh (Barnea) no arrojaron ningún resultado absoluto, a lo que se suma la completa inexistencia de evidencias egipcias —quienes, según él, eran fabricadas por “excelentes cronistas —, y sobre todo —sostiene Finkelstein— porque la arqueología contradice sistemáticamente a la Biblia en este tema: hay evidencias de que en Canaán, (la Tierra Prometida), existían ya asentamientos proto israelíes desde mucho antes que las posible fechas del Éxodo desde Egipto. En otras palabras, Finkelstein propone que no existió ninguna conquista comandada por el guerrero israelita Josue, sino que Canaán fue invadido pacíficamente varios siglos antes de Josué por parte de nómadas extranjeros proto hebreos durante el declive de las ciudades-estado cananeítas.

El Pentateuco “es una genial reconstrucción literaria y política de la génesis del pueblo judío, realizada 1500 años después de lo que siempre creímos”, sostiene Finkelstein, director del Instituto de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv.

Añade que esos textos bíblicos son una compilación iniciada durante la monarquía de Josías, rey de Judá, en el siglo VII a.C. En aquel momento, ese reino israelita del Sur comenzó a surgir como potencia regional, en una época en la cual Israel (reino israelita del Norte) había caído bajo control del imperio asirio.

El principal objetivo de esa obra era crear una nación unificada, que pudiera cimentarse en una nueva religión. El proyecto, que marcó el nacimiento de la idea monoteísta, era constituir un solo pueblo judío, guiado por un solo Dios, gobernado por un solo rey, con una sola capital, Jerusalén, y un solo templo, el de Salomón. En sus trabajos, que han marcado a generaciones de la nueva escuela de la arqueología bíblica, Finkelstein establece una coherencia entre los cinco libros del Pentateuco: el Génesis, el Éxodo, el Levítico, los Números y el Deuteronomio. Los siglos nos han traído esos episodios que relatan la creación del hombre, la vida del patriarca Abraham y su familia —fundadores de la nación judía—, el éxodo de Egipto, la instalación en la tierra prometida y la época de los Reyes. Esos relatos fueron embellecidos para servir al proyecto del rey Josías de reconciliar a los dos reinos israelitas (Israel y Judá) e imponerse frente a los grandes imperios regionales: Asiria, Egipto y Mesopotamia.

Por otra parte otros estudiosos, se ha planteado diferentes puntos de vista respecto a la historicidad del Éxodo, considerándose la falta de registros, evidencia arqueológica y otros tantos factores. Se originaron distintas teorías que difieren del relato bíblico original. Una de las objeciones se plantea con la tremenda presencia militar egipcia que seguía la ruta costera del Mediterráneo hasta Canaán. Pero la Biblia nos demuestra que al decir eso, los críticos no estaban tomando en cuenta algo importante: los hebreos no siguieron la ruta del Mediterráneo.

Otra objeción es la falta de registros egipcios sobre el hecho, al que se han contrapuesto opiniones como la del egiptólogo británico Kenneth Kitchen, que dice, que los enormes archivos de papiro que estuvieron almacenados en Egipto han desaparecido: “En el fango del delta del Nilo, embebido de agua, no hay papiro que sobreviva (mencione o no a los hebreos fugitivos)… En otras palabras, dado que los archivos oficiales del s. XIII procedentes de ciudades situadas en la parte este del delta del Nilo se han perdido al cien por cien, no podemos esperar que contengan menciones de los hebreos o de cualquier otro pueblo”.

LOS DATOS DEL TANAJ Y LA BIBLIA

Según el Tanaj y la Biblia en el Bereshit y Génesis la familia del patriarca Jacob salió desde el valle de Beerseba en Canaán (Bereshit 46:5 y Génesis 46:5) y bajo el amparo de José, hijo del patriarca hebreo Jacob y primer ministro de Egipto, los hebreos se establecieron en el valle de Gosén, en la región llamada Ramesés (Bereshit 47:6 y Génesis 47:6), y allí se multiplicaron. José murió a la edad de ciento diez años (Bereshit 50:26 y Génesis 50:26), la esclavitud de los hebreos en el Antiguo Egipto comenzó tiempo después, en un período aún indeterminado.

El Tanaj
El Tanaj

La ciudad egipcia de la cual salen los israelitas en el Éxodo también es llamada Ramesés, y según la tradición de la Tora y Biblia, se trató de unos 600.000 varones (sin contar a las mujeres, niños y ancianos, ni tampoco a las personas no hebreas que los acompañaron). Ramesés según los arqueólogos es la actual Qantir en el Bajo Egipto, en la tierra de Gosén, donde vino a morar la familia de Jacob bajo el amparo de José y donde se multiplicaron los hebreos en aquellos tiempos (Bereshit 47:1 y Génesis 47:1). Desde Sucot, los hebreos y quienes le acompañaban salieron a Etam, a la entrada del desierto (Shemot 13:20 y Éxodo 13:20) y fueron a acampar a Pi-hahirot, “entre Migdol y el Mar de cañas (Yam Zuf: Mar Rojo) hacía Baal-Zefón”.

En Bereshit 15:13 y Génesis 15:13 aparece un relato en el que Dios le indica a Abraham que su descendencia morará en tierra ajena, y que una nación extranjera les afligiría, esto por un período de 400 años. Según la redacción de este pasaje tales 400 años pueden referirse tanto a la experiencia de ser forasteros como al período de esclavitud que empezó mucho después de la muerte de José en Egipto. En Shemot 12:40 y Éxodo 12:40, se indica que se cumplieron 430 años exactos de la “morada de los hijos de Israel en Egipto” el mismo día en que se liberó al pueblo hebreo mediante Moisés.

En Gálatas 3:17 el autor de la epístola señala que la Ley llegó a existir 430 años después de que Dios hiciera un pacto con Abraham y su descendencia, lo que parece dar a entender un punto de vista en que los 430 años incluyen la morada de Abraham en Canaán. El romano, Flavio Josefo escribió en Antigüedades judías, Libro II, capítulo 15, párr. 2: “Salieron de Egipto en el mes de xánticus (el mes macedonio que Josefo equiparó al mes de Nisán),… cuatrocientos treinta años después de la llegada de nuestro antepasado Abram a Canaán”. (Obras completas de Flavio Josefo, por L. Farré, 1961, tomo 1, p. 168.) Así, según esta opinión presente en el siglo I, los 430 años se cuentan desde el tiempo en que Abrahán cruzó el Éufrates camino de Canaán hasta el tiempo en que los israelitas salieron de Egipto.

Posteriormente en la Biblia se explica que el Templo de Salomón se construyó alrededor de 480 años después de la salida de Egipto (1 Reyes 6:1).

LOS DATOS DE LA HISTORIA EGIPCIA.

La datación de la cronológica del libro del Éxodo es dificultoso, para alcanzar una certeza razonable. Pero, en general, se tiende a suponer que una correcta identificación del Faraón mencionado en el Éxodo sería la clave para establecer la cronología apropiada para el Éxodo. Algunos, sin embargo, cuestionan las evidencias arqueológicas que sostienen la fecha del Éxodo y la fecha de la conquista de Canaán, pero los asentamientos conocidos más antiguos de israelitas no aparecen hasta el 1230 a.C., mucho después que los muros de Jericó fueran destruidos, además de la falta de evidencia de un Éxodo de tamaña magnitud, y la ausencia de evidencia de un asentamiento en el desierto del Sinaí o Arabia. Tampoco hay evidencia de la conquista militar de Canaán.

Son tres los faraones propuestos en cuyo reinado, pudo suceder el éxodo:

Amosis I (1550-1525), que cae en el siglo XVI a.C., y coincide con el período de la expulsión de los Hicsos. Este vínculo entre los israelitas y los hicsos fue propuesto por Flavio Josefo en el siglo I d.C.

Tutmosis I (muerto sin descendencia varón el año 1492 AC), Tutmosis III o Amenhotep II de la Dinastía XVIII del siglo XV a.C. Se ha considerado ese siglo por autores como Hans Goedicke, egiptólogo de la Universidad Johns Hopkins, que cree que las plagas de Egipto pudieron haber coincidido con la erupción de la isla de Tera (Santorini) en 1477 a.C.

Ramsés II o Merenptah de la Dinastía XIX ?1279-1213 a.C.?. Tienen el soporte de los semíticos en tiempos de los hicsos, aunque esto contradice algunos aspectos claves narrados en la Biblia. A pesar de todo, hay quienes creen que esta hipótesis concuerda con los recientes descubrimientos arqueológicos en Tell el-Daba y Jericó. Esta hipótesis se sustenta principalmente en el nombre de la ciudad de almacenamiento que los israelitas fueron obligados a construir, una de las cuales se denominó Ramesés, y junto a Pitom son ubicables en los tiempos de Ramsés II. La ciudad o localidad en que vivían los israelitas en el delta del Nilo es llamada también Ramesés: (Shemot 12:37 y Éxodo 12:37): “Partieron los hijos de Israel de Ramesés a Sucot, como seiscientos mil hombres de a pie, sin contar los niños…” (Vayis’u veney Yisra’el meRamses Sukotah keshesh-me’ot elef ragli hagevarim levad mitaj). Bemidbar 33:3 y Números 33;3: “De Ramesés salieron en el mes primero, a los 15 días del mes primero…” Bemidbar 33:5 y Números 33:5: “Salieron pues, los hijos de Israel de Ramesés y acamparon en Sucot”.

Si se acepta esta última hipótesis, el faraón opresor inicial habría sido Seti I, cuyo gobierno tuvo lugar entre 1294 y 1279 a.C., y el Éxodo se habría desarrollado durante el reinado de Ramsés II (quien gobernó Egipto entre 1279 y 1213 a.C.), considerándose en términos de investigación el año 1250 a.C.

 

 

Ritos egipcios de Memphis-Mizraim

Ritos egipcios de Memphis-Mizraim

 

 

 

Les ofrecemos un esclarecedor artículo publicado en la revista digital konozer, en la que se explica el origen de ambos ritos, su unificación, los grados y una breve historia de sus orígenes. Esperemos que lo disfruten al igual que nosotros.

Autora: Inmaculada Casado

EL RITO EGIPCIO DE CAGLIOSTRO

BREVISIMA BIOGRAFÍA

 Giuseppe Balsamo, llamado Alejandro, Conde de Cagliostro, nació el 2 de junio de 1743

 Poseía los tres grados básicos de la Masonería Azul (Aprendiz, Compañero y Maestro) obtenidos en Londres, además de los Altos Grados de la Masonería caballeresca alemana de la “Orden de la Estricta Observancia Templaria” del Barón Karl Gotthelf von Hund und Altengrokau. A su vez, el Barón von Hund había sido iniciado en los misterios Templarios en París, en 1743, por el legítimo representante de la Casa de Estuardo, el príncipe Charles-Edward Stuart.

 Fundó la Orden Masónica de la “Alta Masonería Egipcia

 Viajó por muchos países de Europa llevandoles sus conocimientos esotéricos

 El 24 de diciembre de 1784 funda la primer Logia Egipcia, denominada “Sabiduría Triunfante”, en la ciudad de Lyon, Francia

 El 27 de diciembre de 1789, el Papa Pío VI ordenó su arresto

 El 7 de abril de 1791, Cagliostro fue condenado a prisión perpetua

 En la plaza de Roma se quemaron sus libros y decoraciones masónicas

 El 21 de abril de 1791 fue encerrado en la cárcel del fuerte de San Leo, encerrado en un inmundo pozo, para vivir a oscuras.

 Napoleón Bonaparte intentó rescatarlo, pero Cagliostro falleció, o lo mataron, el 26 de agosto de 1795, dos años y medio antes que Napoleón llegara con sus tropas francesas a la fortaleza de San Leo

QUÉ ERA LA ALTA MASONERÓA EGIPCIA

 Estaba compuesta de tres grados, denominados “Aprendiz Egipcio”, “Compañero Egipcio” y “Maestro Egipcio”.

 Para ser recibido en el grado de “Aprendiz Egipcio”, el postulante debía ser ya Maestro Masón de cualquier otro Rito.

 Se dice que durante las reuniones de las Logias Egipcias, los miembros presentes podían percibir la aparición de los espíritus de personas muertas, que eran invocadas como parte del trabajo esotérico.

 La denominación de “Masonería Egipcia” no tenía ninguna relación con el Egipto Faraónico. De hecho, en sus rituales no existe ninguna mención a los Dioses Egipcios.

 La “Masonería Egipcia” de Cagliostro tenía que ver con los misterios del Cristianismo primitivo, el Egipto Copto.

 Por esta razón, el título que se dió Cagliostro fue el de “GRAN COPTO”, y nunca usó el término “Gran Hierofante”, que se popularizó más tarde en los otros Ritos Egipcios.

OBJETIVOS DEL RITO EGPCIO DE CAGLIOSTRO

 Tenía por objeto la regeneración de todo el ser.

 La primer etapa era la regeneración moral.

 La segunda etapa era la regeneración del cuerpo.

 Cada una de estas etapas duraba cuarenta días.

 El iniciado debía respetar las leyes del país donde se encontraba.

 El iniciado debía amar a su prójimo, ayudarlo, y ser caritativo con él.

 El iniciado debía consagrar tres horas al día practicando la oración.

EL RITO DE MISRAIM o MIZRAIM

ANTECEDENTES LEGENDARIOS DEL RITO DE MISRAIM-SIGNIFICADO

 1-El Rito de Mizraim, como su hermano el Rito de Memphis, es de inspiración Rosacruz. Estos Ritos son depositarios de la tradición esotérica de las antiguas Escuelas de los Misterios de Egipto.

 2-Mizraim significa en hebreo antiguo “tierra roja” y también es el plural de “egipcio”.

 3-Los orígenes del Rito se remontan, según la leyenda masónica, hasta los primeros tiempos de la Humanidad. Escuchemos lo que dijo Marc Bédarride, el primer Gran Conservador y jefe del Rito de Mizraim en el siglo XIX, en su libro “De l’Ordre de Mizraim, de son antiquité…”: “La Masonería de Mizraim no es una institución humana como equivocadamente creen gran número de personas. Basta ser iniciado y estudiarla con alguna atención para convencerse, desde luego, de que sólo puede ser obra del Todopoderoso y en manera alguna de los hombres…”

 4-Según este autor, uno de los nietos de Noé, Mizraim hijo de Cam, llevó y estableció el Rito en las orillas del río Nilo. Desde entonces, los conocimientos esotéricos han sido transmitidos hasta nuestros días por una cadena de Iniciados. La Biblia dice coincidentemente que los hijos de Misraim fundaron ciudades que llevan sus nombres en Egipto y Palestina (ver Gen: 10,13).

 5-Para los historiadores masónicos del Rito (Tradición Noaquita), la Masonería Egipcia fue conservada y perpetuada por Noé y su descendencia. Después del Diluvio, los descendientes de Noé transmitieron el conocimiento esotérico.

 6-Según la leyenda iniciática del Rito de Mizraim, contada por Marc Bédarride , su remoto y verdadero origen se remonta al primer hombre: Adán. Simbólicamente, indica su origen primordial y tradicional. Según la leyenda, el patriarca Balaám, iniciado mizraimita, se estableció en Etruria, precisamente en el lugar que se conoce actualmente como la ciudad de Florencia. Con el paso de los siglos, los iniciados mizraimitas que vivieron en dicha región esparcieron su influencia sobre el mundo civilizado. Fundaron Logias en toda la Península Itálica. Sus iniciados participaron en la Primer Cruzada, y durante su estadía en la ciudad de Jerusalem, realizaron una visita a la gruta del profeta Elías, en las cercanías del Monte Carmelo, habiendo entrado en contacto con el sultán Saladino. Al regreso de la Cruzada, estos iniciados se asentaron en la Liguria itálica. El alquimista Nicolás Flamel y el pintor Giotto fueron iniciados en este Rito.

 7-El último eslabón conocido de esta cadena iniciática fue GAD BÉDARRIDE, padre de los hermanos Bédarride fundadores del Rito de Misraim en Francia, quien recibió en 1782, la visita de un misterioso “Iniciador Egipcio” en Cavaillon, Francia, del cual se conoce su nombre místico de ANANIAH “El Sabio”. Este Adepto inició a Gad Bédarride en la Masonería Egipcia.

EL RITO A LO LARGO DE LOS AÑOS: 1788/1814

 1-La primer noticia que tenemos de este Rito proviene de Venecia. En 1788 se constituyó el “Rito de Mizraim seu Aegypti”. Su filiación proviene del Conde Cagliostro (1743-1795).

 2-Algunos historiadores desconocen este antecedente, y suponen que el Rito de Mizraim se fundó en Milán. Pero la verdad es que una Logia del Rito se estableció en Milán, una Logia que sería muy importante, y de allí la confusión. Se acredita la fundación de la Logia de Milán al Hermano Lechangeur. La Logia de Nápoles fue fundada por el Príncipe Raymondo de Sangro . El Rito tenía 90 grados. Este Rito se esparció pronto por toda Italia. Y tuvo suficiente éxito como para introducirse en Francia en 1814.

II-EL RITO A LO LARGO DE LOS AÑOS: 1814/1846

 1-En el “DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO DE LA MASONERÍA” de Lorenzo Frau Abrines,en la entrada correspondiente a MISRAIM, cita al autor CLAVEL, diciendo que fue miembro de la Orden, y que por eso su palabra es autorizada, a saber:

 2-“En medio de las desavenencias que mediaron entre el Gran Oriente y las diferentes fracciones del escosismo, se estableció en Francia hacia el año 1814, el RITO DE MISRAIM o DE EGIPTO. Los jefes de este Rito pretendían tener el privilegio de dirigir indistintamente todas las ramas de la Masonería, de las que, según ellos, el misraimismo era la fuente común.

 3-“En un principio no confirieron más que los Altos Grados y hasta 1815 no constituyeron su primer Logia llamada EL ARCO IRIS, que celebraba sus sesiones en la calle de San Honorato, cerca de la plaza del Palacio Real. Por esta época, se reunieron en ella muchas personas de mérito, entre otras el hermano Meallet, muy versado en los estudios de la Antiguedad, que fue colocado al frente de dicha Logia. No teniendo ritual propio, este hermano arregló el del grado de Aprendiz misraimita, uno de los mejores que se conocen y en el que se halla impreso todo el genio y estilo de la antigua iniciación. Los rituales de los demás grados de Compañero y Maestro, los de Maestron es-anglés, de Príncipe Jerusalem, de Caballero del Sol y algunos otros fueron redactados en 1820 por un hermano menos hábil, que podríamos citar, a no saber por buen conducto lo mucho que desea conservar el incógnito.

 4-“El misraimismo gracias al atractivo que presentaban las formas enteramente nuevas del grado inventado por el hermano Meallet, alcanzó una gran boga. Como los Reglamentos Generales redactados en 1805 parecían algo defectuosos, se pensó en reformarlos, y de este trabajo también se encargó el hermano Meallet. El Gran Consejo del Grado 87 anexo a la Logia Arco Iris, los discutió y aprobó, e introdujo en ellos algunas disposiciones, sobre cuya inserción hubo alguna resistencia, aunque infructuosa, por parte de los jefes del Rito, cuya omnipotencia destruían aquellas. Al imprimirlos el hermano Meallet fue encargado de la corrección de las pruebas, pero habiendo caído enfermo, los jefes del Rito se aprovecharon de esta circunstancia para ocuparse ellos mismos de la corrección, y añadir al texto, de su propia autoridad, algunas notables modificaciones.

 5-“El hermano Meallet recobró al fin la salud, y al ver los cambios que habían sufrido los reglamentos, a su pesar y contra el parecer de los hermanos que los habían votado, rompió abiertamente con los jefes del Rito, y formó una Logia misraimita independiente con el título de OSIRIS. Esta no llegó a celebrar más que una sesión, porque mediaron negociaciones, y el hermano Meallet volvió a recobrar su puesto de Venerable en la Logia Arco Iris. A pesar de esto, se habían introducido durante este tiempo graves abusos en la administración del rito; no habían faltado recepciones clandestinas cuyo producto había redundado en beneficio de algún particular.

 6-“La Logia Arco Iris se propuso tomar enérgicas medidas contra los autores de estos sórdidos manejos, y algunos miembros se propusieron dennciarlos al Gran Oriente. Pero fueron tan hábiles las maniobras de los jefes para sembrar la discordia y la desunión entre sus contrarios, que cuando llegó el momento de votar la propuesta, esta fue deshechada por gran mayoría. Cierto número de los descontentos, entre los que se encontraban los hermanos Jonly, Anzon, Gaboria, Decollet, Ragón, Richard,etc., se retiraron con estrépito y formaron el 8 de octubre de 1816 una nueva potencia suprema del Grado 90, y solicitaron su admisión en el Gran Consistorio de Ritos del Gran Oriente. (NOTA: En 1813, en Nápoles, se le confirió a los Hermanos masones Gaborria, Joly y García, los poderes necesarios para poder establecer el Rito de Misraim en Francia. Los documentos, escritos en italiano, fueron presentados ante las autoridades del Gran Oriente de Francia, el 20 de Noviembre de 1816.) “En diciembre de 1817, el Gran Oriente publicó un decreto en el que, desestimando la petición, se negaba a reconocer al Rito de Misraim y a concederle el lugar que se solicitaba en el Gran Consistorio.”

 7-“A pesar de la desunión que reinaba en el misraimismo, a consecuencia de los debates que acabamos de enumerar, la Logia Arco iris no interrumpió nunca sus trabajos; muy al contrario,las numerosas recepciones que verificó, la obligaron a establecer una nueva Logia que se denominó de LOS SECTARIOS DE ZOROASTRO, y a la traslación de ambos talleres al local del Prado, mucho más vasto y favorecido que el de San Honorato para las pruebas masónicas, que en este rito, tenían lugar fuera del Templo. La Logia de los Sectarios de Zoroastro se hacía notar por su organización, pues había dado a las pruebas físicas un desarrollo y un brillo desconocidos hasta aquel entonces. El hermano Gaunal que las dirigía, había puesto en movimiento cuantos recursos ofrecían la química, la acústica y la mecánica para infundir terror en el alma de los candidatos, por lo cual era inmensa la afluencia de los visitadores de todos los ritos que acudían a las tenidas de estas Logias, lo que determinó al Gran Oriente a tomar medidas más rigurosas para impedir a los masones de su correspondencia que mantuvieran ninguna relación con los de aquélla.

 8-” En el mes de octubre de 1817, al mismo tiempo que fulminaban sus censuras contra el Supremo Consejo de América, señalaba igualmente como irregular “a la Sociedad llamada de Zoroastro bajo la rúbrica de Misraim” y ponía en entredicho el local del Prado, donde se reunían los miembros de ambas disidencias. Estas medidas no produjeron ningún resultado y el Rito de Misraim continuó sus trabajos; pero pronto estallaron divisiones en su seno. En una de las asambleas de Los Sectarios de Zoroastro, celebrada el 30 de abril de 1818, un miembro de esta Logia, el hermano Vasiliere, pidió que se dirigiese una petición a la Potencia Suprema para invitarla a suprimir o a lo menos rectificar muchos artículos de los reglamentos generales, a fin de despojarlos del sentido despótico y vejatorio que se les atribuía.

8.1 Clavel cuenta más adelante que en 1818 el hermano José Bedarride introdujo el misraimismo en Bélgica. Consiguió reunir allí algunos prosélitos, pero no pensó ya en el establecimiento de una Potencia Suprema; sin embarrgo, pronto fue objeto de los más duros ataques, que dieron por resultado que se entablara una ruda polémica y habiéndose publicado el decreto del Gran Oriente de Francia, que anatematizaba el Rito de Misraim; el Gran Maestro Federico de Nasau, apoyándose en este documento, proscribió el ejercicio de la Masonería misraimita en el reino de los Países Bajos, por un decreto del 18 de noviembre de 1818.

 9-“Otro miembro, el hermano de Quesada, al apoyar esta proposición, señaló diferentes actos arbitrarios cometidos por los hermanos Bedarride, principales jefes del Rito, sancionados por los artículos relativos a la cuestión. Añadió que estas disposiciones de los Estatutos le habían inducido a permanecer alejado de la Potencia Suprema, determinándole a ello las “denigrantes calificaciones publicadas en las gacetas contra dichos hermanos”. En apoyo de esto presentó un número de un periódico en donde se copiaba un fallo del Tribunal de Comercio que declaraba en estado de quiebra a los negociantes señores Bedarride y compañía. En vista de estas denuncias, la Logia acordó que se provocase la revisión de los Estatutos Generales y declaró además su aislamiento y separación de la Potencia Suprema, en tanto que los actos emanados de ella llevaran la firma y autorización de los citados hermanos Bedarride.

 10-“El acta de esta sesión fue impresa y repartida a las Logias. Denunciado este escrito a la Potencia Suprema ésta nombró una comisión para que los examinara. El 11 de junio, el hermano Briot, antiguo Consejero de Estado en Nápoles, emitió dictamen sobre este asunto. Después de haber combatido las alegaciones relativas a los Estatutos Generales, que habían motivado la decisión de la Logia Los Sectarios de Zoroastro, abordó la acusación dirigida contra uno de los hermanos Bedarride, probandon que era falso que este hermano se encontrase en quiebra; pues aunque los acreedores habían pedido el concurso, la disposición del Tribunal, cediendo a su demanda, había quedado sin efecto.

 11-“La Potencia Suprema, de conformidad con el dictamen del hermano Briot, acordó que se borrase a la Logia Los Sectarios de Zoroastro de los cuadros del Rito. en el mes de julio siguiente estalló otro cisma. El Conde de Allemand, jefe del Supremo Consejo del Prado, y el general Ferming, jefe del de Pompeyo, formaban ambos parte de la Potencia Suprema de Misraim. Además, el conde Allemand era Venerable de la Logia misraimita Arco Iris. Estándose celebrando una tenida extraordinaria en esta Logia, la Potencia Suprema de Misraim y el supremo Consejo del Prado se presentaron simultaneamente en corporación pidiendo ser introducidos. Según costumbre, la autoridad superior del rito practicado por una Logia debe ser admitida en los trabajos de la misma, después de haber sido introducidos los visitadores y diputaciones de otros ritos. El conde Allemand, sabedor de que su rival, el general Ferming se hallaba entre los miembros de la Potencia Suprema de Misraim, que pedía la entrada en el taller, quiso tributar los mayores honores a la diputación del Supremo Consejo del Prado, con objeto de dar en cierto modo a este cuerpo la supremacía sobre la autoridad de la que el barón de Ferming formaba parte.

 12-“La Potencia Suprema de Misraim se negó a someterse a la inferioridad que se le quería atribuir, pero el conde Allemand, puesto de acuerdo con la Logia, insistió en su pretensión, en vista de lo cual, la Potencia Suprema se retiró sin entrar en trabajos. El 23 del mismo mes irradió de los cuadros del rito a la Logia Arco Iris, pero aviniéndose y llegando muy luego a una transacción, fue reintegrada el 4 de agosto. En cuanto al conde Allemand, que rehusó justificarse, la Potencia Suprema lo excluyó de su seno por un decreto del 14 de diciembre del mismo año. Inquietado algún tiempo por todas estas agitaciones, el Rito de Misraim, volvió a recobrar toda su actividad durante el transcurso del año 1820. Estableció nuevas Logias en París, con especialidad las del MONTE SINAÍ; de la ZARZA ARDIENTE; de los SECTARIOS DE MISRAIM; de las DOCE TRIBUS y de los HIJOS DE APOLO. Igualmente constituyó cierto número de talleres en los departamentos, particularmente en las ciudades de Rouen, Burdeos, Tolosa, Marsella, Tarare, Lyon, Besanzon y Metz.

 13-“Estos progresos inspiraron viva inquietud al Gran Oriente, en términos que el 10 de octubre de 1821, dirigió una circular a todas las Logias de su obediencia, recordándoles que el Rito de Misraim no había sido reconocido por él, y prohibiéndoles al propio tiempo toda clase de relaciones con las Logias del mismo. En la fiesta solsticial celebrada el 27 de diciembre, el hermano Richard, Orador del Gran Oriente, se expresó con la mayor vehemencia contra el Rito de Misraim, y no temió denunciarlo a la autoridad, como digno de que ésta ejerciera una vigilancia especial sobre el mismo. Estos ataques dieron por resultado la provocación de varias medidas de rigor contra las Logias misraimitas. La policía mandó cerrar sus locales, se apoderó de los archivos, citó ante los tribunales a sus principales miembros, que fueron condenados como infractores del artículo 291 del código penal. Desde ese momento suspendió sus trabajos y no volvió a reanudarlos hasta la revolución de 1830.

13.1 También dice Clavel que en 1821 uno de los hermanos Bedarride consiguió que el rito ingresara en Suiza, siendo adoptado por la Logia LOS AMIGOS REUNIDOS DE GINEBRA. Poco después fundó una segunda Logia en Lausanne bajo el título de LOS MEDIADORES DE LA NATURALEZA. El Gran Oriente Helvético romano fulminó sus censuras contra la nueva Logia; pero su Gran Maestro, el hermano Bergier de Illens, que se había hecho iniciar en los misterios misraimitas, tuvo la pretensión de sustituir la nueva Masonería al rito rectificado que profesaba dicha autoridad. Aunque semejante innovación no llegó a reunir muchos partidarios, sin embargo, a conecuencia de este conflicto, cesó el Gran Oriente en sus reuniones y las Logias de su jurisdicción concurrieron en la misma época al establecimiento de la Gran Logia Nacional de Suiza.

13.2 De allí pasó el hermano Bedarride a Berna, en donde se presentó en la posada de la Corona: menos afortunado de lo que fue en Ginebra y Lausanne, no pudo reclutar ningún adepto, viéndose precisado a poco, a tener que abandonar el país. La Logia de LOS AMIGOS REUNIDOS se agregó en 1822 a la Gran Logia Nacional de Suiza, y la de LOS MEDIADORES DE LA NATURALEZA dejó de existir en 1826.

 14-El autor Levesque, en su obra “Revista Histórica General” escribió en 1821 sobre este Rito: “Han pasado seis años desde que este Rito (Misraim) se ha establecido en París. El Rito vino de Italia, siendo muy bien aceptado en las Islas Jónicas y en la frontera del Golfo del Adriático. Pero nació en Egipto”.

 15-Otro autor masónico, THORY, en sus dos obras “Acta Latomorum” y “Nomenclatura de los Ritos Principales”, escribió:”El Rito de Misphraim que es muy joven en Francia, era muy popular en Venecia y en las Islas Jónicas. Allí existían muchos Capítulos de Misphraim en los Abruzos y en la Pouille (Italia)…Todos los grados, excepto el 88,89 y 90 tienen nombres diferentes. Los nombres de los últimos tres grados no son conocidos, ellos están indicados, en el manuscrito que nos fue transmitido a nosotros, como estando velados”.

 16-El Rito de Mizraim estuvo activo también en Inglaterra. Hay un documento emitido en 1824, por el “Supremo Poder para Escocia de la Orden Masónica de Mizraim”, que proporciona interesante información sobre quienes eran los Miembros de los Altos Grados alrededor del mundo. Este documento está firmado en el “Valle de Edimburgo”. Estos Miembros fueron:

 90º Duque DE SUSSEX-Londres Gran Maestro de la Gran Logia de Inglaterra. Soberano Gran Maestro Absoluto de la Orden.

 90º Duque DE CAZES-Londres Embajador del Rey de Francia en la Corte de Gran Bretaña.

 90º Conde MURAIRE-París Gran Conservador de la Orden. Gran Presidente del Supremo Poder en Francia. Gran Oficial de la Legión de Honor.

 90º MARC BEDARRIDE-París Gran Conservador de la Orden Teniente Coronel.

 90º JOSEPH BEDARRIDE-París Gran Conservador de la Orden Capitán de Caballería.

 90º THORY-París Soberano Gran Maestro de la Orden.

 90º Caballero EBRARD-París Soberano Gran Maestro Absoluto de la Orden.

 90º Conde LOUIS DE FAUCHECOUR-París Soberano Gran Maestro Absoluto de la Orden Teniente Coronel de Ingenieros

 90º-Consejero J. BRIOT-París Soberano Gran Maestro Absoluto de la Orden

 90º- B. ALLEGRI-París Soberano Gran Maestro Absoluto de la Orden

 90º-General Barón DE FERNIG-París Soberano Gran Maestro Absoluto de la Orden

 90º-Teniente General Barón TESTE-París Soberano Gran Maestro Absoluto de la Orden

 89º-J. BARREAU-Trieste Gran Ministro Constituyente de la Orden Cónsul General de Holanda

 88º-BURFIN-Florencia Gran Ministro Constituyente de la Orden Secretario de Embajada

 87º-BARON NICOLAI-San Petesburgo Gran Ministro Constituyente de la Orden. Coronel del Emperador de Rusia

 87º-A. SASPORTAS-Nueva York Gran Ministro Constituyente de la Orden

 87º-Caballero BARBIER DE TINAN-París Gran Ministro Constituyente de la Orden Inspector de Revistas Jefe de División del Ministerio de Guerra

 87º-RANGONE-Venecia Gran Ministro Constituyente de la Orden

 87º-J.G. SALEM-Nápoles Gran Ministro Constituyente de la Orden

 87º-Barón SMITH-Berlín Gran Ministro Constituyente de la Orden

 87º- N. PRASTIA-Palmira Gran Ministro Constituyente de la Orden Capitán de Estado

 87º- ANDORRHA-Madrid Gran Ministro Constituyente de la Orden

 87º-MIRBEL-Londres Gran Ministro Constituyente de la Orden Canciller del Embajador de Francia

 17-Continúa diciendo Clavel que en 1846, el rito celebraba sus asambleas en el local de la calle Sant Mery, y las únicas Logias que reconocían su autoridad eran las de ARCO IRIS, LOS HIJOS DE APOLO; LA ZARZA ARDIENTE y PIRÁMIDES.

Altos dignatarios del Rito Escocés Antiguo y Aceptado apoyaron el establecimiento del Rito de Mizraim en Francia: el Conde Murarire, el Duque Decases, el Duque de Saxe-Weimar, el Duque de Leicester, el Barón Teste.

La tradición del Rito de Misraim indica que sus últimos grados eran practicados en tres diferentes formas o Régimenes:

1º: RÉGIMEN COPTO-EGIPCIO: RÉGIMEN DE VENECIA: Arcanum Arcanorum o Mysterium Magnum

2º: RÉGIMEN EGIPCIO-GRIEGO: RÉGIMEN DE NÁPOLES: Arcana Arcanorum o Secreto de los Secretos.

3º: RÉGIMEN FILOSÓFICO-CABALÍSTICO: RÉGIMEN DE BÉDARRIDE.

EL RITO DE MEMPHIS

LA LEYENDA DEL ORIGEN DEL RITO

Jean Etiénne Marconis de Négre, hijo del fundador del Rito, en su libro “Le Sanctuaire de Memphis” (París, 1849), afirma que la filiación iniciática proviene directamente de Palestina, y que tiene su origen en los Caballeros Templarios. Sin embargo, su origen sería mucho más antiguo. San Marcos, el evangelista, estando en Alejandría, habría convertido al cristianismo a un sacerdote del culto de Serapis, llamado Ormus. Luego de convertir a otros seis amigos, Ormus fundó en Egipto una hermandad iniciática llamada “Los Sabios de la Luz”. Este sabio egipcio purificó la doctrina de los egipcios de acuerdo con los principios cristianos. Por esa misma época los Esenios, junto con otros grupos de judíos, fundaron una escuela de ciencia salomónica, a la cual se dice que concurría Ormuz. Este último a su vez inició en sus misterios a algunos peregrinos esenios, cuyos descendientes, siglos después, iniciaron a algunos caballeros cruzados en Palestina.

Desde el Siglo I hasta el Siglo XII, los discípulos descendientes de Ormuz fueron los depositarios de las antiguas tradiciones de Egipto, adaptadas al cristianismo. Después de múltiples y diferentes transformaciones a través de los siglos, ya en la Edad Media, durante las Cruzadas, algunos Caballeros pertenecientes a la Orden del Templo (Templarios) fueron iniciados en Palestina, por un centro iniciático heredero de las antiguas tradiciones esenias. Estos descendientes de los Esenios provenían, a su vez, de otra orden iniciática denominada “Los Hijos de la Luz”, fundada en Egipto durante los primeros siglos del Cristianismo. Son precisamente a estos “Caballeros del Temple” a los que el Rito de Memphis reconoce como a sus fundadores inmediatos.

Finalizadas las Cruzadas, los Caballeros templarios transportaron dicha Tradición Iniciática a europa, dentro de la Orden de caballería. Hacia el año 1150, en la ciudad de Upsala, Suecia, fundaron una logia operativa. Tiempo después, en Escocia, establecieron otra logia de la Masonería Oriental. Hay que recordar que luego de la destrucción de la Orden del Temple, muchos Caballeros Templarios se refugiaron en Escocia y Suecia.

Después de la muerte de Jacques de Molay, Gran Maestro de los Caballeros Templarios de Francia, y luego de la abolición de la Orden del Temple en el siglo XIV, los Caballeros Templarios escoceses se reunieron en una nueva Orden fundada por el Rey Robert Bruce. Es en esta nueva Orden donde debe buscarse el origen de la Masonería Escocesa. También es en este siglo, en el año 1322, que se separaron los Masones de Edimburgo de los Masones fieles a la tradición de Ormuz, o Masones de Memphis. Mientras estos últimos permanecieron fieles a la Tradición Egipcia, los otros fundaron un nuevo Rito bajo el nombre de Heredom de Kilwinning o de Oriente y el Rito de Escocia. Ambos Ritos encontraron seguidores en distintas partes de Europa.

A fines del siglo XVIII Napoleón Bonaparte invadió Egipto. La mayoría de los oficiales militares que acompañaban a Napoleón eran masones de antiguos ritos iniciáticos, tales como los Philaletes, los Hermanos Africanos, el Rito Hermético, los Philadelfos, el Rito Primitivo y miembros del Gran Oriente de Francia. Entre ese grupo de oficiales estaba Jean francois Champollion, quien logró descifrar el lenguaje jeroglífico mediante la famosa Piedra de Rosetta.

En El Cairo, estos hermanos masones establecieron contacto con representantes de las escuelas hermético gnósticas de Egipto. Más tarde, en el Líbano, recibieron iniciaciones en la Masonería Drusa, en la cual todavía se mantiene vivo el recuerdo del paso de los Caballeros Templarios por Tierra Santa, quienes durante las Cruzadas habían sido sus protectores. Los hermanos masones del ejército napoleónico volvieron a repetir la alianza histórica y también brindaron protección a los Drusos del Líbano. El escritor e iniciado Gérard de Nerval testimonió la existencia de la Masonería Drusa en su libro “Viaje a Oriente”.

LA PARTE HISTORICA DEL RITO: su desarrollo hasta la incorporación en el Gran Oriente de Francia En 1798 los Generales Bonaparte y Clever fundaron en El Cairo la Logia Isis. Dicha Logia estaba integrada por numerosos sabios franceses que mantenían vínculos fraternales con los iniciados egipcios.

Este Rito se constituyó el 23 de mayo de 1815 (?) en la localidad de Montauban,Francia. Sus fundadores fueron GABRIEL MATHIEU MARCONIS DE NÉGRE ,oficial de la armada napoleónica de Egipto, y el general francés SAMUEL HONIS. La primer Logia Madre que fundaron recibió el nombre de “Los Discípulos de Memphis” sobre la base de la Logia “Isis” de Egipto.

Los hermanos masones de la misión a Egipto decidieron unánimemente renunciar a la filiación masónica proveniente de la Gran Logia de Inglaterra- a la sazón enemigo número uno de Francia- y recibir la iniciación masónica oriental, que nada debía a la Obediencia de Londres.Vueltos a la patria de la campaña napoleónica, el Rito de Memphis se extendió rápidamente por Francia e Italia. Se abrieron Logias en Marsella y Bruselas. Pero tampoco lograron que el Gran Oriente de Francia los reconociera como masonería “regular”. Las Logias de Memphis fueron cerradas por autoridades civiles francesas en 1852, y el Rito entró en una etapa de “sueño”.

MARCONIS DE NÉGRE

INCORPORACION DEL RITO DE MEMPHIS AL GRAN ORIENTE DE FRANCIA Diez años más tarde, Marconis solicitó nuevamente al Gran Oriente de Francia su incorporación para revivir este Rito. El Gran Oriente consultó al Gran Colegio de Ritos de Francia y esta vez obtuvo la aprobación, y fue oficialmente admitido en la masonería “regular” francesa en noviembre de 1862. Marconis, como Gran Hierofante del Rito de Memphis, tuvo que rendir su autoridad sobre el Rito al Gran Oriente. Esto quiere decir que únicamente el Gran Oriente de Francia podría otorgar Cartas Constitutivas para la creación de nuevas Logias del Rito de Memphis. Marconis recibió a cambio el “resucitamiento” del Rito, y el permiso para reabrir las Logias cerradas por la policía. Pero una condición más grave aún se le imponía: estas logias de memphis sólo podrían trabajar en los rituales de los tres primeros grados de la Masonería Universal.

GRANDES MAESTROS DEL RITO DE MEMPHIS

A continuación, esta es la lista de los Grandes Maestres Mundiales, llamados Grandes Hierofantes:

 1838-Jean Etienne Marconis Francia

 1869-Marqués de Beauregard Egipto

 1874-Salvatore A. Zola Egipto

 1881-José Garibaldi Italia

EL RITO DE MENFIS-MISRAIM

1-Menfis-Misraim es un “nuevo Rito”

Un Rito se caracteriza por la existencia de tres factores que lo identifican, y le dan integridad y coherencia:

a) Un Gran Maestro Fundador: que proporciona las bases masónicas. En general se trata de un Masón iniciado en un Rito previo, que ha identificado nuevas perspectivas de trabajo esotérico, que no podían ser llevadas a cabo en el Rito o en los Ritos anteriores.

b) Un Cuerpo Ritualístico: el conjunto de ceremonias masónicas que se desarrollarán en el nuevo Rito. También en general, los Ritos nuevos toman formas ceremoniales de Ritos anteriores.

c) Un Cuerpo Administrativo: es el encargado de administrar al Rito, el cual ahora recibe el nombre de ORDEN MASÓNICA.

Entonces, la principal diferencia entre un RITO y una ORDEN, radica en que el RITO es la parte espiritual, por así decirlo, el cual puede ser practicado por numerosas Órdenes Masónicas. La ORDEN MASÓNICA es la parte material, el cuerpo físico, por decirlo así, donde encarna el Rito.

Las investigaciones alrededor de este Rito, que es moderno y tiene menos antiguedad que el de sus compañeros anteriores el RITO DE MISRAIM y el RITO DE MENFIS, ubican su aparición como Rito nuevo, en 1881, fecha histórica de la amalgama de los Ritos de Misraim y de Menfis, bajo un único Gran Maestro Mundial: GIUSEPPE GARIBALDI.

2-Cómo se realizó la unión de los Ritos de Misraim y de Menfis

El 8 de octubre de 1872, HARRY J. SEYMOUR, Gran Maestro de Menfis en los Estados Unidos, fundó en Londres un “Soberano Santuario del Rito Antiguo y Primitivo para Gran Bretaña e Irlanda”, junto con JOHN YARKER como Gran Maestro General.

En 1876, Yarker recibió el Rito de Misraim, a través de ROBERT WENTWORTH LITTLE, quien lo había introducido en Inglaterra en 1870.

En Septiembre de 1881, Yarker recibió una carta patente del “Rito Reformado de Misraim” (en 33 Grados) de Gianbatista PESSINA, a cambio de una carta patente de Menfis.

Así fue como GARIBALDI vino a ser el PRIMER GRAN MAESTRO MUNDIAL de los Ritos de Menfis y Misraim, unificados. Lamentablemente falleció en Junio de 1882, no pudiendo hacer nada por el nuevo Rito.

En los hechos, John YARKER se convirtió en el Gran Hierofante de Menfis y Misraim para todos los países de Europa hasta su muerte en 1913.

Tras la muerte de John Yarker, le sucedió como Gran Maestro Mundial, el alemán Teodoro REUSS-WILSON, quien falleció en 1924, sin que la dirección mundial de Menfis-Misraim pudiera asegurar un sucesor.

Por esta razón, diferentes Potencias Masónicas del Rito, se consideraron legítimas continuadoras en los aspectos iniciáticos, de la tradición esotérica de Menfis-Misraim, aun cuando no se pudiera establecer una regularidad administrativa de la sucesión.

En los hechos, muchos Grandes Maestros, de notables capacidades intelectuales e iniciáticas, como hemos detallado en el link de GRANDES MAESTROS, han sido miembros de los Ritos Egipcios, y dejado como testimonio de las altas luces alcanzadas, la obra mística de sus vidas y de sus creaciones.

Los denominamos GRANDES MAESTROS, no solo porque algunos de ellos han ocupado esta función administrativa dentro de la Orden Masónica, sino primero y principal, porque han sido hombres que ENSEÑARON (de ahí que sean Maestros), y difundieron su obra en muchos países (de ahí que sean Grandes)

 CAGLIOSTRO: fundador de los Ritos Egipcios

 MARC BEDARRIDE: fundador del Rito de Misraim

 JEAN MARIE RAGON: autor masónico

 MARCONIS DE NEGRE: fundador del Rito de Memphis

 GARIBALDI: unificador de los Ritos de Misraim y de Memphis

 JOHN YARKER: Gran Maestro

 TEODORO REUSS: fundador de la Ordo Templi Orientis

 GERARD ENCAUSSE: fundador de la Orden Martinista

 JOHAN BRICAUD: Gran Maestro

 ARTURO REGHINI: fundador del Rito Filosofico Italiano

 HARVEY SPENCER LEWIS: fundador de la Orden Rosacruz AMORC

 ALEISTER CROWLEY: fundador de la Astrum Argentum

 CONSTANT CHEVILLON: Gran Maestro

 JEAN MALLINGER: Gran Maestro

 ARNOLD KRUMM-HELLER: fundador de la Fraternitas Rosicruciana Antiqua

 RUDOLF STEINER: fundador de la Sociedad Antroposofica

 GEORGE LAGREZE: Gran Maestro

 ROBERT AMBELAIN: Gran Maestro

Fuente: Konozer.es

 

 

 

El Delantal de Melchizedek

El Delantal de Melchizedek

 

 

 

Del libro: Los Dioses del Eden.

DE TODOS LOS reyes Bíblicos, pocos son más vívidos o legendarios que Salomón.

Adinerado más allá de la imaginación, sabio más allá de las palabras, y un inigualable conductor de esclavos, el logro más famoso de Salomón fue la construcción de un magnífico complejo de edificios que incluían un opulento templo, según informes recibidos, hecho de la piedra más fina y generosamente ornamentado con oro. En la esfera política, Salomón hizo historia restableciendo los lazos largamente-desunidos entre los hebreos y Egipto. Salomón no sólo se volvió un consejero al faraón egipcio, Shishak I, sino que también se casó con la hija del faraón.

Durante el tiempo que estuvo en Egipto, Salomón tomó instrucción en la Hermandad. Al volver a Palestina, Salomón erigió su famoso templo para alojar a la Hermandad en su propio país. Naturalmente, Jehovah era el principal Dios del nuevo templo, aunque Salomón permitió la adoración de otros Dioses locales como Baal, principal Dios, masculino de los Cananitas. El templo de Salomón fue planeado según el templo de la Hermandad en El Amarna, sólo que Salomón omitió las estructuras laterales que habían causado que el templo de Amarna estuviera formado como una cruz.

Construir el templo de Salomón no era tarea sencilla. Para llevar a cabo este hecho arquitectónico, Salomón trajo gremios especiales de albañiles (masones) para diseñar sus edificios y vigilar su construcción. Esos gremios especiales ya eran las instituciones importantes en Egipto, y sus orígenes merecen la pena revisarlos.

La arquitectura es un arte importante que forma el paisaje físico de una sociedad. Uno puede decir mucho sobre el estado de una civilización viendo los edificios que erige. Por ejemplo, la arquitectura de Renacimiento imitó a la arquitectura romana clásica con sus diseños grandes y adornados, indicando una cultura sufriendo fermento intelectual y artístico.

La arquitectura moderna tiende a ser eficaz, pero estéril y deshumanizada, revelando una cultura que es muy práctica e inclinada a los negocios, pero artísticamente estancada. La arquitectura nos dice qué clase de personas influencian más una cultura.

* El Renacimiento fue conducido por pensadores y artistas; nuestra era moderna está siendo formada por gentes de negocio, orientadas a la eficacia.

En el antiguo Egipto, a los ingenieros, dibujantes, y albañiles que trabajaron en los grandes proyectos arquitectónicos se les otorgó un estado especial. Ellos eran organizados en gremios élite patrocinados por la Hermandad de Egipto. Los gremios tenían una función, más o menos similar a un sindicato de hoy. Porque los gremios eran organizaciones de la Hermandad, ellos usaron muchos rangos y títulos de la Hermandad. También practicaban una tradición mística.

La evidencia de la existencia de estos gremios especiales fue descubierta por el arqueólogo Petrie durante sus expediciones al desierto Libio en 1888 y 1889. En las ruinas de una ciudad construidas alrededor de 300 A.C., la expedición de Dr. Petrie descubrió varios registros en papiro. Un juego describía un gremio que celebraba las reuniones secretas alrededor del año 2000 A.C. El gremio se reunía para discutir horas de trabajo, sueldos, y reglas para la labor diaria. Emplazado en una capilla y le daba alivio a las viudas, huérfanos, y obreros en la aflicción. Los deberes organizacionales descritos en el papiro son muy similares a aquellos de “Vigilante” y “Amo” en una rama moderna de la Hermandad que evolucionó de esos gremios: La francmasonería.

Otra referencia a los gremios se encuentra en el Libro egipcio de los Muertos, un trabajo místico que fecha de aproximadamente 1591 A.C. El Libro de los Muertos contiene algunas de las filosofías enseñadas en las Escuelas del Misterio egipcias. Cita al Dios Thot, que dice a otro Dios, Osiris.

Yo soy el gran Dios en el barco divino;… Yo soy un simple sacerdote en el bajo mundo que unge [realizando rituales sagrados] en Abydos [una ciudad egipcia], elevando a los grados más altos de iniciación;… Yo soy el Gran Maestro de los artesanos que prepararon el arca sagrada para apoyo. 1

“Gran Maestro” es el título más común usado por las organizaciones de la Hermandad para designar a sus líderes más importantes. La cita anterior es significativa porque declara que uno de los “Dioses” Custodialesegipcios, que viajó sobre un divino “barco,” era un líder de los más altos en uno de esos antiguos gremios. También indica que este “Dios” era responsable de iniciar a las personas a los grados más altos de las enseñanzas místicas de la Hermandad. Este es un testimonio extenso del papel directo que se dice que jugaron los Custodios dirigiendo los asuntos de la corrompida Hermandad.

Es interesante notar que el Libro de los Muertos también contiene una referencia a la batalla entre los “Dioses” Custodiales gobernantes y la “serpiente” (la Hermandad original incorrupta). En alabanzas cantadas a los “Dioses” egipcios, leímos:

Tu enemigo, la Serpiente ha sido entregada al fuego. El enemigo de la Serpiente, Sebua se cayó de cabeza, sus piernas delanteras están atadas en cadenas, y sus piernas posteriores las llevó Ra fuera de él. Los Hijos de la Revuelta nunca más se levantarán.

Los egipcios, a menudo retrataban a sus “Dioses” con cabezas o rasgos de animales, como un modo de simbolizar rasgos y personalidades. En la cita anterior, a la Serpiente se le dan cuatro piernas. La Serpiente vino a simbolizar la oscuridad después de que el Dios- sol Ra “derrotó” todas las mañanas, provocando el nuevo día. Sin embargo, antes de que esa mitología fuera inventada, la Serpiente era una enemiga literal de los “Dioses” gobernantes. Algunos de los seguidores de la Serpiente eran conocidos como “los Hijos de la Revuelta,” quienes estaban dedicados a destruir al “Dios” jefe Custodial y establecer en su lugar la dominación de la “Serpiente” (la temprana Hermandad incorrupta) en la Tierra.

Después de la derrota y la corrupción de la “Serpiente,” aparece que los “Hijos de la Revuelta” se dieron la vuelta y se rebelaron contra la Hermandad corrompida, cuando la Hermandad empezó a mandar conquistadores de Egipto. No pasó mucho tiempo, sin embargo, antes de que los grupos revolucionarios fueran reabsorbidos de nuevo por las organizaciones corrompidas de la Hermandad, y comenzaran contribuyendo a los conflictos artificiales de la Hermandad, como lo veremos después.

Los albañiles (masones) del gremio de la Hermandad sobrevivieron a través de los siglos. Los miembros del gremio eran a menudo hombres libres, incluso en las sociedades feudales, y por consiguiente eran frecuentemente llamados “albañiles libres.” Los gremios de albañiles libres dieron nacimiento eventualmente a la práctica mística conocida hoy como la “Francmasonería.” Los místicos Francmasones se convirtieron en un importante vástago de la Hermandad, que asumiría gran importancia política más t tarde en la historia.

Como el conocimiento espiritual dentro de la Hermandad en el antiguo Egipto estaba siendo reemplazado por incomprensibles alegorías y símbolos, los trajes se volvieron incrementadamente importantes, debido a su valor simbólico. La pieza más visible e importante del vestido ceremonial en muchas organizaciones de la Hermandad, incluso en la Francmasonería, ha sido mucho tiempo el delantal.

El simbólico delantal, que está gastado en la cintura como un delantal de cocina, proporciona un estupendo eslabón visual entre los antiguos “Dioses” Custodiales y la red de la Hermandad. Muchos jeroglíficos egipcios pintan sus ”Dioses” extraterrestres con delantales desgastados. Los sacerdotes del antiguo Egipto llevaban delantales similares, como señal de su obediencia a los “Dioses” y como insignia de su autoridad. En el Museo egipcio en San José, California, se exhibe una antigua estatuilla egipcia descubierta en una tumba en Abydos. La estatuilla pinta a un príncipe egipcio sosteniendo en sus manos en una postura ritualística que el Dr. Lewis de la Orden Rosacruz describe como ”familiar a todas las logias y miembros de salas capitulares Rosacruces.

Un rasgo prominente de la estatuilla es el delantal triangular llevado por el príncipe. El Museo egipcio cree que la estatuilla fue tallada ya en 3400 A.C., durante la primera dinastía de Egipto. Si esta fecha es exacta, entonces el símbolo del delantal y uno de sus rituales místicos asociados vino de ese período de historia egipcia, cuando se decía que los “Dioses” eran tan literales que fueron construidas y mantenidas casas amuebladas para ellos.

Los delantales ceremoniales más tempranos parecen haber sido simples y sencillos. Al transcurrir el tiempo, fueron agregados símbolos místicos y otras decoraciones. Quizás el cambio más significativo al delantal ocurrió durante el reino del poderoso sacerdote-rey Cananita, Melchizedek, que alcanzó un estatus muy alto en la Biblia. Melchizedek presidió una rama de la élite de la Hermandad llamada después de él: el Sacerdocio de Melchizedek. Comenzando alrededor del año 2200 A.C., el Sacerdocio de Melchizedek empezó a extender sus delantales ceremoniales de piel de oveja blanca. La piel de oveja fue eventualmente adoptada por los Francmasones, que lo han usado desde entonces para sus delantales.

Si los “Dioses” Custodiales y la Hermandad había confinado sus actividades al antiguo Medio Oriente y Egipto, el resto de la historia humana habría sido muy diferente, y este libro nunca habría sido escrito. En cambio, la red de la Hermandad se extendió a lo largo de todo el hemisferio oriental por misioneros agresivos y conquistadores.

Uno de sus blancos se volvió la India. El Hinduismo estaba a punto de nacer.

http://www.bibliotecapleyades.net/vida_alien/godseden/godsedensp04.htm#El Delantal de Melchizedek

 

 

 

Osiris: el rey de los muertos

Osiris: el rey de los muertos

 

 

 

En el antiguo Egipto, el Dios cuya muerte y resurrección se celebraba anualmente con duelos y alegrías alternativas fue Osiris, el más popular de todos los dioses egipcios y del que existen buenos fundamentos para clasificarlo, conjuntamente con Adonis y Atis, como personificación del gran cambio anual de la naturaleza y, especialmente, dios de los cereales.

Pero el inmenso favor que obtuvo durante mucho tiempo indujo a sus adoradores entusiastas a acumular en él los atributos y poderes de otros muchos dioses, por lo que no es fácil despojarlo de atributos ajenos y dejarlo solamente con los propios.

En estos cinco días, considerados fuera del año de doce meses, la maldición del dios del Sol no tenía efectos y por esta razón Osiris nació en el primero de ellos. A su nacimiento sonó una voz proclamando que el Señor de Todo había llegado al mundo. Algunos dicen que un tal Pamyles oyó una voz en el templo de Tebas, ordenándole que anunciase a gritos el nacimiento de un gran rey, Osiris el Benéfico. Osiris no fue la única criatura que nació de la diosa Nut; porque en el segundo día suplementario dio a luz a Horus el Mayor, que los griegos llamaban Apolo; en el tercero, nació el dios Set, que los griegos llamaban Tifón; en el cuarto, la diosa Isis; y en el quinto nació la diosa Neftys. Más tarde, Set desposó a su hermana Neftys y Osiris a su hermana Isis.        La leyenda de Osiris está contada en forma conexa solamente por Plutarco, cuya narración ha sido confirmada y en algún modo amplificada en época moderna por el testimonio que nos brindan los monumentos. Osiris fue el vástago nacido de una intriga amorosa entre un dios terrenal llamado Seb (Keb o Geb, según las diversas transliteraciones) y la diosa celeste Nut. Los griegos identificaron a estos dioses, padres de Osiris, con los suyos Cronos y Rhea. Cuando Ra, el dios del Sol, se enteró de la infidelidad de su esposa Nut, decretó como maldición que no podían parir a la criatura en ningún mes del año. Pero la diosa tenía otro amante, el dios Thot o Hermes, como lo denominaban los griegos; jugando una partida de damas con la Luna, consiguió de ésta una 72° parte de cada día del año, con la que compuso cinco días completos que añadió al año egipcio de 360 días. Esto fue el origen mítico de los cinco días complementarios que los egipcios colocaban al final del año con objeto de establecer una armonía entre los tiempos lunar y solar.

       Rigiendo Osiris, como un rey terrenal, promulgó leyes y enseñó a los primitivos egipcios el culto a los dioses. Antes de él los egipcios eran caníbales, pero Isis, hermana y esposa de Osiris, descubrió el trigo y la cebada, que crecían silvestres, y Osiris introdujo los cultivos de estos cereales entre la gente, que pronto se aficionaron a comerlos y abandonaron el canibalismo inmediatamente. Por otra parte, se cuenta que Osiris fue el primero en recolectar frutos de los árboles, emparrar las vides y pisar la uva.

La muerte de Osiris

Deseando comunicar estos descubrimientos beneficiosos a toda la humanidad, entregó el gobierno de Egipto por entero a su mujer y marchó por el mundo difundiendo los beneficios de la agricultura y de la civilización por donde quiera que pasaba. En los países donde, por ser el clima riguroso o el suelo muy pobre, se imposibilitaba el cultivo de la vid, ideó consolar a sus habitantes del deseo del vino, elaborando cerveza de la cebada. Colmado de riquezas regaladas por las naciones agradecidas, volvió a Egipto y en consideración a los beneficios que había otorgado a la humanidad fue exaltado y adorado como una deidad. Mas su hermano Set (a quien los griegos llaman Tifón), con otros setenta y dos, conspiró contra Osiris y tomando con astucia el mal hermano Tifón las medidas del cuerpo de su buen hermano, construyó un cofre lujoso y de su tamaño exacto. Luego, en cierta ocasión en que se encontraban divirtiéndose y bebiendo, trajo el cofre y bromeando prometió dárselo al que encajase exactamente en él. Todos unos tras otros ensayaron, más a ninguno servía por sus medidas. Por fin Osiris se tumbó en su interior y los conspiradores cerraron prestamente la tapa, la clavaron, la soldaron con plomo derretido y arrojaron el cofre al Nilo. Esto sucedió el día 17 de mes de Athyr, cuando el sol está en el signo de Escorpión, durante el vigésimo octavo año del reinado o de la vida de Osiris. Cuando Isis se enteró de lo sucedido, se cortó un mechón de pelo, y vistiéndose luto, erró afligida por todos lados buscando el cadáver.

Isis, por aviso del dios de la sabiduría, buscó refugio entre los papiros de las lagunas del Delta. Siete escorpiones la acompañaron en su fuga. Una tarde que, estando fatigada, llegó a la casa de una mujer, ésta se asustó de los escorpiones y cerró del golpe la puerta. Entonces uno de los escorpiones, deslizándose por debajo de la puerta, picó al niño de la mujer lo mató. Mas cuando Isis oyó las lamentaciones de la madre, se compadeció y, tendiendo sus manos sobre la criatura, pronunció sus poderosos conjuntos; de esta manera el veneno salió del niño, que resucitó. Tiempo después, Isis dio a luz un hijo en las lagunas. Le había concebido mientras anduvo revoloteando en forma de halcón sobre el cadáver de su marido. El infante fue Horus el Joven, que en su niñez llevó el nombre de Harpócrates, esto es, Horus Niño. La diosa del norte, Buto, ocultó al niño de la rabia de su malvado tío, Set, pero no pudo guardarle de todas las desdichas; un día que Isis vino a ver a su pequeño hijo en el escondrijo, le encontró tirado en el suelo, rígido y sin vida, por haberle picado un escorpión. Isis imploró la ayuda de Ra, dios del Sol, que, atendiéndola, paró su barca en el cielo y envió a Thot para que la enseñase el conjuro con que podría devolverle la vida a su hijo. Pronunció las palabras mágicas y el veneno inmediatamente fluyó de cuerpo de Horus, el aire entró en su pecho y revivió. Entonces Thot ascendió a los cielos, ocupó otra vez su puesto en la barca del sol y la brillante procesión siguió jubilosa camino adelante.

Muerte de Osiris.

Muerte de Osiris.

Entretanto el cofre que contenía el cuerpo de Osiris fue flotando río abajo hasta internarse en el mar, quedando al fin encallado en Biblos, costa de Siria, donde brotó súbitamente un árbol “erica” que en su crecimiento incluyó la caja dentro del tronco. El rey del país, admirado de aquel gran árbol, lo mandó cortar para que sirviera de columna en su casa, ignorando que tenía adentro el cofre que contenía a Osiris muerto. La noticia de ello llegó a Isis, que viajó hasta Biblos, donde se sentó junto a un pozo en humilde actitud y derramando lágrimas. A nadie habló hasta que llegaron las sirvientas del rey, que saludó amablemente, trenzó sus cabellos y exhaló sobre ellas el perfume maravilloso de su propio cuerpo divino.

Cuando la reina contempló las trenzas de sus doncellas y olió el suave perfume que de ellas emanaba, envió a buscar a la extranjera y la recibió en su casa, haciéndola nodriza de su criatura. Pero Isis dio al niño el dedo a mamar en lugar de su pecho y por la noche incendió todo lo que en el niño era mortal, mientras ella misma, en figura de golondrina, revoloteaba alrededor del pilar que contenía a su hermano muerto, piando lastimeramente. La reina, que espiaba sus acciones, empezó a dar gritos al ver a su hijo entre llamas, impidiendo así que éste llegase a alcanzar la inmortalidad. La diosa entonces se manifestó como quien era y pidió la columna que sostenía el techo. Se la dieron y abriéndola sacó el cofre de su interior y se arrojó abrazándose sobre él y lamentándose en forma tal que el menor de los hijos del rey murió del susto allí mismo.

Envolvió el tronco del árbol en un lienzo fino y lo ungió, devolviendo el leño a los reyes, que lo colocaron en un templo de Isis, y fue adorado por el pueblo de Biblos. Isis puso el cofre en una embarcación y acompañándose del mayor de los hijos de los reyes, se alejó navegando. En cuanto estuvieron solos, abrió el arcón, y tendiendo la cara sobre la de su hermano, le besó y lloró. El niño, cautelosamente, se acercó por detrás y vio lo que estaba haciendo; cuando ella se volvió de repente y le miró, el niño no pudo soportar su encolerizada mirada y murió. Alguien cree que esto no sucedió así, sino que cayó al mar ahogándose. Tal es lo que los egipcios cantaban en sus banquetes bajo el nombre de Maneros.

Cuando Isis dejó el cofre para ir a ver su Horus en la ciudad de Buto, Tifón lo encontró cuando cazaba un jabalí en una noche de luna llena. Reconocido el cadáver, acto continuo lo descuartizó en catorce pedazos, que esparció por distintos sitios. Isis, después, embarcada en una chalupa hecha de papiros, buscó por todos lados los pedazos en la laguna. Ésta es la razón por la que, cuando la gente navega en chalupas de papiro, no temen a los cocodrilos, puesto éstos respetan a la diosa. Y, además, es la explicación de por qué hay tantas tumbas de Osiris en Egipto, pues su esposa iba sepultando los trozos en los mismos sitios donde los encontraba. Otros mantienen la idea de que ella enterró una imagen de él en cada ciudad, fingiendo que era el cuerpo, con el objeto de que pudiese ser adorado Osiris en muchos lugares y de que si Tifón buscaba la verdadera tumba, no pudiese encontrarla.

El legado esotérico de Osiris

Sin embargo, como el miembro genital de Osiris había sido devorado por los peces, Isis modeló una imagen de él en su lugar y esta imagen es usada por los egipcios en sus funerales hasta el día. “Isis –escribe el historiador Diodero Sículo– recobró todas las partes del cuerpo excepto los genitales, y como ella deseaba que la tumba de su marido fuese desconocida y reverenciada por todos los moradores de la tierra egipcia, recurrió al siguiente artificio: modeló con cera y especies aromáticas unas imágenes humanas de la hechura de Osiris y colocó dentro de cada una de ella uno de los pedazos del cadáver.

       Después fue llamando a los sacerdotes de los distintos grupos, tomándoles juramento de que jamás revelarían a nadie la confianza dispensada, y de este modo a cada uno de ellos dijo que le confiaba el enterramiento del cadáver y que lo hiciera en su propio terreno, exhortándole y recordándole los beneficios recibidos para que honrase a Osiris como un dios. También le conjuró para que dedicasen a uno cualquiera de los animales de su distrito y le venerasen en vida como lo hicieron primeramente con Osiris, y que cuando muriera el animal sagrado le hiciesen exequias semejantes a las del dios. Y con el designio de estimular a los sacerdotes para que confiriesen las precitadas honras teniendo en ello un interés personal, les cedió un tercio del terreno usado en el servicio y culto de los dioses.

Tal es el mito o leyenda de Osiris que cuentan los escritores griegos y entresacado de los datos fragmentarios o alusiones de la literatura egipcia. Una inscripción del templo de Denderah ha conservado una lista de las tumbas del dios y otros textos mencionan las partes del cuerpo que fueron atesoradas como reliquias sagradas en cada uno de los santuarios. Así, su corazón estaba en Athribis, su columna vertebral en Busiris, el cuello en Letópolis y la cabeza en Menfis. Como suele suceder en estos casos, algunos de los miembros estaban multiplicados milagrosamente; su cabeza, por ejemplo, estaba en Abydos así como también en Menfis, y sus piernas, notablemente numerosas, podrían haber bastado para varios mortales corrientes. En este respecto, sin embargo, Osiris queda achicado por San Dionisio, del que existen no menos de siete cabezas todas igualmente auténticas.

De acuerdo con esto, se decía que los sacerdotes, atento a los beneficios de Osiris, deseosos de agradar a la reina y movidos por la perspectiva de la ganancia, ejecutaron todas las instrucciones de Isis. Por esto, cada sacerdote imaginaba que Osiris está enterrado en su país y veneraban a los animales que consagraron al principio y cuando morían renovaban los sacerdotes en el entierro de ellos el duelo de Osiris. Más aun, los bueyes sagrados, el llamado Apis y el Mnevis, fueron dedicados a Osiris y se ordenó que fuesen adorados como dioses por todos los egipcios, pues estos animales, sobre todos los demás, fueron los que ayudaron a los descubridores de las gramíneas en las siembras consiguiendo los beneficios universales de la agricultura”.

Según los relatos egipcios que complementan el de Plutarco, cuando Isis encontró el cadáver de su marido Osiris, ella y su hermana Neftys se sentaron junto a él y rompieron en lamentos, que en épocas posteriores fueron el tipo de todas las lamentaciones egipcias por los muertos. “Vuelve a tu casa –gemían–, vuelve a tu casa, tú que no tienes enemigos. ¡Oh, bello joven!, vuelve a tu casa para que puedas verme. Soy tu hermana, la que amabas, no te apartará ya de mí, ¡oh bello muchacho! Vuelve a tu casa. No te veo y, sin embargo mi corazón te adora y mis ojos te desean. Vuelve a la que te ama, a la que amas, Unnefer el Bendito. Vuelva a tu hermana, vuelve a tu mujer, a tu mujer cuyo corazón está muerto. Vuelve a la mujer de tu casa. Soy tu hermana de la misma madre y tú no te alejarás más de mí. Los dioses y los hombres han vuelto su cara hacia ti y todos te lloran. Te llamo y lloro y mis plañidos son oídos en el cielo, pero tú no oyes mi voz; mas soy tu hermana, la que amabas en la tierra; tú no amaste a nadie sino a mí. ¡Hermano mío, hermano mío!”

       La llorosa quejas de las dos apenadas hermanas no fueron en vano; apiadado por sus lágrimas, el dios Sol, Ra, envió desde el cielo al dios cabeza de Chacal, Anubis, el que, con la ayuda de Isis y Neftys, de Thot y de Horus, reunió pedazo tras pedazo del cuerpo destrozado de dios muerto, le envolvió en vendas de lino y ejecutó todos los demás ritos que los egipcios solían cumplir en los cuerpos de los difuntos. Después, Isis abanicó la fría arcilla con sus las, Osiris revivió y desde entonces gobernó entre los muertos como rey en el otro mundo. Allí gozaba de los títulos de Señor del Mundo Subterráneo, Señor de la Eternidad y Rey de los Muertos. Allí también, en el gran salón de Las Dos Verdades, asistido por cuarenta y dos asesores, uno por cada uno de los distritos principales de Egipto, presidía como juez el juicio de las almas de los difuntos, que hacían su confesión solemne ante él, y cuando habían sido pesados sus corazones en la balanza de la justicia, recibían el premio de la virtud en una vida eterna o el castigo apropiado de sus pecados.

En la resurrección de Osiris los egipcios vieron la promesa de una vida eterna para ellos mismos más allá de la tumba. Creyeron que todos los hombres vivirían sempiternamente en el otro mundo si lo amigos supervivientes ejecutaban en su cadáver lo que los dioses hicieron con el de Osiris. Por esto, las ceremonias funerarias eran copias de lo ejecutado con el dios muerto. “En cada funeral se representaba el misterio divino efectuado de antiguo sobre Osiris, cuando su hijo, sus hermanos y amigos se congregaron alrededor de sus destrozados restos y con sus conjuros y manipulaciones consiguieron convertir su cuerpo roto primeramente en momia, reanimándola y proveyéndola después de los medios para ingresar en una nueva vida individual más allá de la muerte. La momia del que fallecía era el propio Osiris; las lloronas profesionales o plañideras eran las dos hermanas Isis y Neftys; Amubis, Horus, todos los dioses de la leyenda osiriana, estaban reunidos ante el cadáver”. De esta forma, todos los egipcios muertos se identificaban con Osiris y así se les denomina. Desde el Imperio Medio (2040 a. C. a 1640 a.C.) en adelante fue costumbre nombrar al difunto como “Osiris fulano de tal” y le añadían el relevante título de Veraz en razón de ser característico de Osiris hablar en verdad.

       Los millares de tumbas esgrafiadas y pintadas que han sido abiertas en el valle del Nilo prueban que el misterio de la resurrección actuaba en beneficio de todos los egipcios que morían; como Osiris, muerto y resucitado de entre los muertos, del mismo modo esperaban todos el rescate de la muerte a una vida eterna.
Según lo que parece haber sido la tradición general nativa, Osiris fue un rey egipcio bienquisto y amado que sufrió muerte violenta, pero se liberó de la muerte y por eso fue adorado como una deidad.

En armonía con esta tradición, los escultores y pintores le representaban en general con forma real y humana, como un rey muerto, vendado con las envolturas de una momia, llevando sobre la cabeza una corona real y agarrando con una mano, libertada de las vendas, un cetro regio: dos ciudades, sobre todas las demás, se asociaron con su mito o recuerdo. Una de ellas fue Busiris, el Bajo Egipto, que proclamaba tener su columna vertebral; la otra ciudad Abydos, en el Alto Egipto, se gloriaba con la posesión de su cabeza. Aureolada por la santidad del dios muerto y resucitado, la ignorada aldea de Abydos llegó a ser, hacia finales del Imperio Antiguo (2575 a.C. a 2134 a.C.), el lugar más santo de Egipto.

Se cree que su tumba allí fue para los egipcios lo que la Iglesia del Santo Sepulcro es para los cristianos. El deseo de todos los hombres piadosos era que su cadáver descansara en la tierra santa cercana a la tumba del glorificado Osiris. Pocos en verdad fueron lo bastante ricos para gozar de este privilegio inestimable, pues aparte del costo de una tumba en la ciudad sagrada, solamente el transporte de las momias desde tan grandes distancias era difícil y costoso. Aun así, fueron muchos los ávidos de absorber ya muertos la influencia bendita que irradiaba el santo sepulcro, por lo que compelían a sus supervivientes a conducir sus restos mortales a Abydos, dejándolos permanecer algún tiempo allí para después volverlos por el río a su lugar nativo y enterrarlos en la tumba que les estaba preparada.

Otros construían cenotafios o lápidas sepulcrales, erigidas anteriormente por ellos mismos cerca de la tumba de su señor muerto y resucitado, y así podían gozar en su compañía la bienaventuranza de una resurrección feliz.

 

Referencia:

  • Corvalán, Alfredo (2005). La Logia Fe, el siglo XXI y el retorno a las fuentes. Montevideo: Ediciones de la Fe.
  • Fernández, J. Antonio (1982). Isis y Osiris. Madrid: Editorial Gredos.

 

Fuente: http://www.gadu.org/antologia/osiris-el-rey-de-los-muertos/

La Carta Patente de la Gran Logia de Menfis – Mizraim y de sus Logias

La Carta Patente de la Gran Logia de Menfis – Mizraim y de sus Logias

 

 

 

La costumbre de una Carta de reconocimiento o de establecimiento institucional, viene desde la fundación y posterior extensión de la Masonería inglesa, como tal.

En ella, se da un “permiso” especial para la creación de un cuerpo masónico en distintos niveles que va desde la Logia común (como ocurre en la Masonería inglesa), hasta la Gran Logia y los cuerpos de la Masonería Filosófica y Hermética, en el caso de la Masonería Egipcia que tiene todo integrado en un edificio armónico que lleva un sentido ascendente en Grados y capacidades.

La Gran Logia de Londres (posteriormente Gran Logia Unida de Inglaterra que integró a los Antiguos y los Modernos) fue quien primero emitió Grandes Patentes de las Grandes Logias que solicitaron fundar en sus diferentes países una institución masónica al modelo británico con una jurisdicción especial para ese territorio y emitió Cartas Patentes para las Logias que se fundaron en la Gran Bretaña.

Pero, siempre debemos recordar que antes de la Gran Logia de Londres existieron otras formas de Masonería, algunas de las cuales guardaban relación con las antiguas corporaciones de constructores y forjadores de metales del antiguo Egipto, medio oriente, Grecia y Roma, y en Europa, en Escocia, en el norte de Inglaterra, Francia y Alemania, etc. La conformación de las Logias de constructores no tenía que ver con una Carta Patente como se le conoce hoy en día. La costumbre es entonces, moderna aunque existan algunos documentos antiguos que enunciaron a las cofradías algunas normas básicas, que en términos modernos, no son una Carta Patente.

El contenido subyacente Iniciático en las primeras Grandes Logias

Resulta ilustrativo conocer que la Masonería inglesa se mantuvo en sus bases originales durante mucho tiempo, y aún, vemos que su evolución es prácticamente inexistente.

Pero ocurrió que cuando la Masonería con la forma inglesa llegó a Europa continental fue enriquecida de múltiples formas e incluso también despojada y envilecida del tal forma que cuando se trata de estudiar la Masonería es necesario tener precauciones porque no todo es realmente Iniciático en ella desde la perspectiva verdaderamente espiritualista.

Para bien de muchos Hermanos, se crearon numerosos Ritos que recaudaron las grandes Tradiciones de la antigüedad y las virtieron en ellos para conformar un hermoso legado esotérico cuyo fin ha sido desde entonces la evolución del ser humano y su progreso espiritual.

He ahí la diferencia entre Masonería Egipcia e inglesa.

Lo lamentable es que en la fundación de la primera Gran Logia inglesa se cercenó la sabiduría y el contenido esotérico de los grandes canteros y maestros constructores que cultivaron formas hermosísimas de contemplación de los conocimientos que les compartieron en las grandes bibliotecas de abadías y monasterios de órdenes religiosas que rescataran los grandes textos de la humanidad.

Siempre han querido convencer los masones ingleses a la humanidad de los tiempos presentes de que los cofrades medievales no fueron más que ignorantes artesanos de la construcción. La verdad es otra y afortunadamente la investigación académica ha venido identificando trazos de un conocimiento esotérico y espiritualista medieval que ha quedado tallado en piedra como legado a las civilizaciones posteriores, incluidos los masones ingleses, además del increíble conocimiento logrado en la ingeniería de sus catedrales.

La construcción de la Masonería moderna fue un atentado por destruir el legado de los canteros medievales, pero afortunadamente en el continente se rescataron todas estas herencias y se conocen como el legado Iniciático de los Maestros del Pasado por los masones de Menfis – Mizraim.

La Masonería Egipcia

Fue así como llegó al escenario masónico la Masonería Egipcia. Y es necesario comprender que algunos elementos históricos que la fundamentaron se han perdido irremediablemente, al igual que ocurrió con muchos otros capítulos del real origen de la Masonería universal.

Sin embargo, hay hitos comprobables en muchos temas como la membrecía masónica del Conde Alexandro de Cagliostro y algunos aspectos de su vida reflejada en escritores de su tiempo y su injerencia en la creación del Rito Egipcio y su régimen masónico. De igual forma, los Bedarride, padre e hijos, y su labor en la construcción del Rito de Mizraim.

Para los Ritos Egipcios más claramente, es un hecho especial la fundación del Gran Oriente de Francia en 1773, una institución liberal en la cual estuvo albergada durante varios lustros la Masonería de los Ritos Egipcios de Menfis y la de Mizraim. Allí, se puede establecer una raíz francesa indiscutible, aunque es de recordar que la expedición de Napoleón a Egipto en 1798 marcó un episodio especial en la formación y consolidación de estos los Ritos pues de esa expedición, a la cual fueron alrededor de 200 científicos y numerosísimos oficiales masones de filiación francesa, surgieron gran cantidad de conocimientos sobre la forma de ver el Universo y la vida por la antigua civilización egipcia. Desde esa época y por los siguientes años, durante el siglo XIX y el XX, se logró el compendio de lo que estaba escrito en los muros de los Templos del antiguo Egipto.

Pero también, es importante anotar que el conocimiento que dio paso a la formación de las doctrinas masónicas esotéricas y su simbolismo, vienen de otras vertientes mucho más antiguas como el pensamiento judeo – cristiano, la Gnosis mediterránea, el rosacrucismo, etc. Todo ello ha acompañado al mundo europeo desde siglos atrás a 1717. También, de la posible relación de Cagliostro con Napoleón Bonaparte, éste último difusor de los espacios masónicos de la forma francesa de ver y vivir la Masonería en los territorios que ocupó en sus guerras de expansión francesas, incluso la más esotérica. Es legendaria la historia en la que se nos cuenta que Bonaparte pasó una noche absolutamente solo en la pirámide de Keops.

Los Ritos de Menfis y de Mizraim fueron sensibles creaciones de grupos de Hermanos Masones apasionados por las doctrinas esotéricas más hermosas en el sentido espiritualista. Fueron Ritos creados con la mejor voluntad de formar vehículos conductores y transmisores de ideas y sistemas de enseñanzas que llevaran a entender el mejor esoterismo europeo y de oriente, lo que no se encuentra jamás en las Logias inglesas (o por lo menos en la inmensa mayoría de ellas). O sea, hay una Masonería espiritualista europea continental que se configuró en diversos Ritos, entre ellos, y como destacados sistemas, los de Menfis y de Mizraim. La unión de estos Ritos en 1881 es tan sólo la unidad de Grandes Tradiciones que ambos Ritos poseían en sus perfiles, incluso en grados específicos. Es una Masonería que busca en todos sus Trabajos lo trascendental, lo Divino, lo que exalta al ser humano en su constitución interna y, por ende, en todos los aspectos de su vida. No es una Masonería plana, repetitiva, mecánica: es justamente una vida diferente que desarrolla enormes posibilidades de tipo ritual, pero también, de tipo filosófico y hermético.

Debemos comprender también, que la construcción del Rito de Menfis y el de Mizraim originalmente fue piramidal y funcional por fuera de las estructuras del Gran Oriente de Francia, de tal manera que hubo siempre jerarquías internacionales propias de los Ritos Egipcios y unas especialmente nacionales.

Cuando se unificó el Rito Antiguo y Primitivo de Menfis – Mizraim con una identidad propia a partir de los Ritos de Menfis y de Mizraim, se dio inicio a una jerarquía unificada internacional y hacia atrás, se reconocieron a unos y otros Hierofantes de Menfis o de Mizraim como detentores de la Gran Tradición Iniciática que a la larga, estuvo presente en ambos Ritos.

Así las cosas, pasaron por la Gran Maestría Mundial personajes de la talla de Salvatore Zolá, Giuseppe Garibaldi, Gerard Encausse (Papus), John Yarker, Jean Bricaud, Constant Chevillón, Robert Ambelain, Gerard Kloppel y hacia atrás muchos otros.

La FEDERACIÓN DE GRANDES LOGIAS SOBERANAS DE MENFIS – MIZRAIM

La Masonería en la segunda década Siglo XXI vio nacer a esta entidad Federativa internacional que ha recibido la Gran Tradición iniciática cultivada por todos aquellos Maestros o Grandes Hierofantes Mundiales que recibieron desde diferentes Logias y Maestros Cartas de autorización o Patentes para trabajar en uno o varios Ritos, además del Rito Antiguo y Primitivo de Menfis – Mizraim, en lo que se refiere a Masonería.

En el curso del segundo semestre de 2017 cinco Grandes Logias decidieron fundar un nuevo cuerpo Masónico Internacional autónomo, cuya regularidad se establece en el mutuo reconocimiento entre sí de las Grandes Logias fundadoras. Se ha dado un gobierno con un Gran Hierofante al liderato de su estructura internacional y guarda en su seno las herencias de los Sabios del Pasado y las llaves de la sabiduría ancestral reunida en las Artes y Ciencias iniciáticas, hermético – esotéricas que custodia.

Apenas nació y ya está presente en 12 países con Grandes Logias, Logias y/o Triángulos Masónicos. Su objetivo central es dar a la Humanidad la Masonería Egipcia que es un bellísimo compendio de conocimientos surgidos en los eones más remotos de la antigüedad.

Su crecimiento no es numérico sino cualitativo. Lo que se espera siempre es que sus Masones crezcan en su interioridad y la membrecía prácticamente se deja a la voluntad Divinidad porque la campaña de crecimiento de la Federación es muy discreta, no más allá de encontrar a aquellos buscadores sinceros capaces de leer, estudiar e investigar en qué lugar se encuentra la redención de la consciencia y la voluntad humanas para hallar la vida espiritual y poderla vivir.

Por ello, muchos llaman a la puerta y muy pocos logran entrar porque la Masonería Egipcia no está hecha para multitudes en razón al dedicado trabajo que se debe desarrollar y que desafortunadamente una gran mayoría de personas no está interesados en asumir. La Masonería espiritualista obra a través de los años en enormes esfuerzos y no pretende dar saltos porque ser seguidora fiel de la Naturaleza, la cual actúa de la misma forma sin jamás saltar una etapa de su evolución.

Tal vez lo más importante en la conformación de la Federación es el espíritu puramente altruista y desinteresado con el cual fue creada. La verdadera regularidad no se da en un papel firmado llamado Patente: la regularidad para la Federación es un tema de un enorme amor a las artes y ciencias herméticas, a la filantropía que es promover, trabajar, vivir y difundir una cultura que alberga estructuras de pensamiento amplísimo y que explora las más increíbles profundidades del ser humano.

Cuando un grupo de personas se reúne con estos objetivos, las Patentes salen casi sobrando porque se está mucho más allá de la intencionalidad para ubicarse en la realidad espiritual genuina: a los Iniciados solamente los cataloga el mismo Sublime Arquitecto del Universo y sus cofradías se convierten en formadoras de espíritus nobles que pueden calmar y trascender las angustias de este mundo y sus sombras con su profusa luz… Las Patentes pueden ser artículos suntuarios en muchos sentidos y solamente se suscriben con la idea de conservar una costumbre y tener un símbolo de unidad e integración, pero nadie amarra a nadie, solamente el gran cariño que se tiene por desarrollar una Gran Obra en la que el espíritu universal y encendido en el corazón de los cultores de los Ritos Egipcios es la mano mágica Divina que todo lo guía. La Patente es el símbolo, los Hermanos, la vida que honra a la vida…

 

 

Federación de Logias Menfis-Mizraim

El éxodo de los hebreos de Egipto (I)

El éxodo de los hebreos de Egipto (I)

 

 

 

Herbert Oré Belsuzarri 33º

Patriarca Gran Conservador.

¿Ocurrió el Éxodo?, es una de las tantas preguntas que el hombre de fe, se plantea en algún momento de su vida. Los historiadores destacan que no hay documentos que puedan ubicar la época en que vivió Moisés y pudo haber realizado el éxodo de los hebreos de Egipto. Son algunos apologistas que sitúan a Moisés en el Egipto del siglo XIV antes de Cristo. Algunas teorías han sostenido incluso que Moisés no era de origen hebreo,”sino un príncipe del rey de Egipto” que abandonó su tierra cuando las reformas monoteístas de Akenatón fueron rechazadas violentamente.

Así, según la historia narrada por el Tanaj y la Biblia, el nacimiento de Moisés coincidió con una orden del faraón para que todo varón hebreo recién nacido fuese ahogado en el Nilo. Una medida brutal que nunca se dio en la historia de Egipto, y menos en el periodo de Seti I, un faraón con fama de compasivo.

El miedo a que los egipcios capturaran a Moisés llevó a la madre a esconder a su hijo en una cesta y enviarlo río abajo. La cesta con el bebé tuvo la suerte de llegar a la zona donde la hija del faraón se estaba bañando, la cual adoptó a Moisés como un miembro más de la realeza. Un episodio similar al que se dice de Sargón de Acad, un importante rey acadio, que sufrió en su infancia cuando su madre lo arrojó al río en una cesta.

En la obra Aegyptiaca de Manetón que es muy ilustrativa dice:  Cuando los hombres de las canteras los hapirú y los egipcios contaminados o herejes- habían sufrido maltratos durante un tiempo considerable, suplicaron al rey que les concediera como morada y refugio la morada abandonada de los pastores, Avaris, y aquel se los concedió .

Pero qué importancia puede tener Avaris, una morada habitada por egipcios contaminados (leprosos). Veamos, la ciudad de los pastores e hicsos (invasores sirios que gobernaron Egipto entre 1700 y 1580 a.C.) fue Avaris, que según los egiptólogos, era la ciudad conocida como Tanis y en la época de Ramsés II, rebautizado con el nombre de Pi-Ramsés, haciendo que esta recupere su esplendor y utilizada como base militar en la futura campaña asiática contra los Hititas (que se resolvió con la Batalla de Kadesh). Esta construcción quizás la más importante de todo el reinado de Ramsés II, tenía una población de más de 300.000 personas, siendo una de las ciudades más grandes del Antiguo Egipto. Los apologistas judíos y cristianos, sostienen que esta es la ciudad de Pitón mencionado en el Tanaj y Biblia (Shemot 1:11 y Éxodo 1:11), que fue construida por el faraón de la opresión por el trabajo forzado de los israelitas y que fue el sitio donde posiblemente comenzó el Éxodo.

Manetón, historiador egipcio de procedencia griega, en el siglo III a.C. decía que el profeta Moisés no era judío sino un sacerdote egipcio próximo al poder y seguidor de las ideas monoteístas del faraón Akenatón. Según el relato de Manetón, durante una rebelión de 80.000 leprosos que vivían en Avaris, y que trabajaban bajo duras condiciones en las canteras del este del Nilo, a finales del reinado de Amenhotep III, los enfermos nombraron como su caudillo al mencionado sacerdote, llamado Osarseph, y juraron obedecerle en todo. “Lo primero que éste hizo fue promulgar una ley en el sentido de que no debían adorar a más de un dios”. El monoteísmoun elemento fundamental de la religión judíaconfluye con el intento en Egipto de imponer el culto a un único dios, Atón.

Akenatón y Nefertiti.

El relato de Manetón se basa en la historia registrada por los escribas egipcios. Es el único registro de fuentes egipcias. Se sabe que esos registros por orden de Ramsés II, se borró del listado de los reyes a los faraones Akenatón, Tutankamón y Ay. Ese periodo se le asignó a Amenhotep III, quien de acuerdo a la historia oficial, se habría mantenido atento para actuar durante el predominio de los “egipcios contaminados”, aliados a los “solymitas” y los “pastores”, tiempo en que gobernaron Amenhotep IV (Akenaton) y su esposa Nefertiti.

Manetón dice que “mientras tanto, los solymitas descendieron a lado de los egipcios contaminados y trataron a la gente de manera tan impía y salvaje que la dominación de los pastores pareció una edad de oro a los que eran testigos de las atrocidades presentes. Porque no solo quemaron ciudades y aldeas, saquearon los templos y mutilaron las imágenes de los dioses sin medida, sino que también se habituaron a utilizar los santuarios como cocinas donde asar los animales sagrados que adoraba la gente y obligaban a los sacerdotes y profetas a sacrificar a los animales y después los expulsaba desnudos”.

Se dice que el sacerdote que redactó su constitución y sus leyes era nativo de Heliópolis y se llamaba Osaref a causa del dios Osiris que adoraba en Heliopolis, pero cuando se unió a esta gente cambió su nombre y fue llamado Moisés.

Tutankamón, sucesor de Akenatón, publico su célebre Estela de la Restauración, en la que se culpa al faraón hereje por las innumerables desgracias de Egipto. “Los templos de los dioses pasaron por tiempos lamentables, sus patios se habían convertido en rutas por donde se podía pasar. El país estaba agotado por las plagas y los dioses eran descuidados. Los dioses habían dado la espalda al país y no acudían cuando se les pedía consejo”. Su majestad Tutankamón “busco lo que podría ser útil a Amón” el pecado finalmente es echado del país, y el país es nuevo como en los tiempos primordiales.

Esta “restauración” no fue pacífica. Los partidarios de Akenatón fueron perseguidos y reprimidos brutalmente, hasta que los Habirú y los egipcios atonianos fueron confinados en Avaris como cuenta Manetón.

En la época de Tutankamón las tropas al mando de Horemheb, aseguraron la “vía de Horus”, la ruta normal del comercio hacia Palestina, destruyendo el bastión cananita de Gezer, por tanto esta ruta no sería útil para ninguna huida masiva, ya que estaba controlada por guarniciones egipcias.

Pero quién era Osaref (otros le llaman Osarseph). Había sido educado supuestamente en la casa del faraón como hijo adoptivo de una princesa de Egipto, envió una embajada a los Reyes Pastores (los hicsos) que habían sido expulsados de Egipto a la ciudad de Jerusalén y les pidió que apoyaran su causa contra el faraón. Cuando los solimitanos (habitantes de Jerusalén) se unieron a los leprosos (egipcios impuros). Osarseph cambió su nombre por Moises y ayudó a los hebreos a conquistar las tierras de Siria. Unos acontecimientos históricos que explicarían la conquista de territorios que vivió el pueblo judío en ese periodo. También cabe mencionar como vínculo con la versión de Manetón que, según el texto Tanaj-Biblia, Moisés exhibía como un prodigio voluntario una mano con lepra como signo de identidad con los egipcios impuros o egipcios contaminados.

La historia que no considera a Moisés hebreo, fue recogida a principios del siglo XX por el célebre Sigmund Freud, siempre atento a la fascinación del hombre por los mitos. En su libro “Moisés y la Religión Monoteísta, Freud comienza recordando que “Mosés” significa “hijo” en egipcio para defender que el profeta hebreo pudo ser “Turth-Moses”, hijo primogénito del faraón Amenhotep III, quien fue privado de reinar por algún presagio negativo, como pudo haber sido contraer la lepra de joven. Según su hipótesis, Turth-Moses sería un fiel seguidor de la religión monoteísta que había impuesto su hermano Akenatón.

El éxodo de Tuth-Moses a Canaán.

El violento rechazo del monoteísmo a la muerte del faraón provocó un éxodo poblacional encabezado por Tuth-MosesComo gobernador de la provincia limítrofe de Gozen, donde se habían asentado tribus semíticasMoses habría convencido al grupo de hebreos y a los últimos seguidores de Atón, para que viajaran hacia una comunidad monoteísta ya establecida anteriormente en Canaán, también partidarios de Akenatón. En consecuencia, Freud señala que “Moisés transmitió a los judíos su propia religión, la religión de Atón.

La crítica a la hipótesis de Freud se centra en que la religión de Akenatón no era realmente monoteísta, puesto que admitía la existencia de otros dioses y Atón era una divinidad solar, condición de la que carece Yahvé.