shadow

Redes Sociales en Internet ¿Deben haber límites y Control en la libertad de expresión?


shadow

Redes Sociales.- En el anterior trabajo colectivo trabajamos las interacciones entre el derecho fundamental a la Libertad Individual y el Interés General.

En este segundo encuentro virtual debatiremos sobre la manifestación más importante de la Libertad individual: la Libertad de pensamiento. De ahí el interés de nuestro título: Redes sociales en internet: Límites y Control como una parte concreta dentro del más amplio campo, en cuanto al ejercicio de la libertad de pensamiento, como derecho del librepensador.

Previo a desarrollar el título propuesto para nuestro debate de hoy, cabe introducir una serie de ideas para situar en el tiempo cómo ha evolucionado y materializado el concepto de Libertad de pensamiento. Todo ello dentro de una relativa amplitud y generalidad. La Libertad de pensamiento, concepto más apropiado que el comúnmente utilizado como libertad de expresión, está consagrada en el artículo 4 de la Declaración de DD.HH. Comprende el ejercicio de libertad de investigación, opinión, expresión y difusión, por las que ningún individuo podrá ser reprimido ni castigado, salvo por la violación de los casos que la Ley restrinja para proteger los derechos que poseen los demás ciudadanos a ser respetados en su honor, intimidad y reputación fundamentalmente.

Derecho ejercido individualmente por ciudadanos que al albur del enorme desarrollo alcanzado por los mass media (social media y redes sociales), en este s. XXI, han adquirido un nuevo estatus moral: el de ciudadanos mediáticos. De ahí la importancia que tiene la Libertad de pensamiento,en todas sus representaciones posibles, para el correcto funcionamiento de las democracias contemporáneas, por cuanto son capaces de influir en la Opinión Pública, así como de crear Opinión Publicada.

Hoy en día es exigencia moral, el hecho de interrogarnos sobre la articulación entre información, comunicación y poder en el ámbito de sociedades democráticas. Éstas se desenvuelven en un entorno muy complejo, de ámbito plurinacional y tremendamente interdependientes, interrelacionadas y por consiguiente intercomunicadas a gran escala. Es lo que se conoce como fenómeno de la Globalización, característica dominante de nuestro tiempo.

De ahí que en el marco de esta globalización nos preguntemos:

¿Cómo se relacionan redes y poder político en la Democracia Liberal?, ¿A quién pertenecen las redes?, ¿Tienen sus dueños los mismos intereses que los ciudadanos de una sociedad democrática?, ¿O tienen intereses particulares?, ¿Los intereses que defienden los dueños de las redes son beneficiosos para el interés general?, ¿Los partidos políticos, actúan libremente de las redes sociales, o son vasallos de las mismas?, ¿Cuáles son sus límites?, ¿Qué control hay que ejercer sobre ellos? … Desde siempre tener información es tener poder, y más si ésta es información reservada y sólo al alcance de ser conocida por muy pocos privilegiados. Sabemos de la existencia de documentos codificados como reservados o top secret.

En cuanto a la evolución histórica, los medios de comunicación (prensa, radio, tv, cine…), por su capacidad para instrumentalizar la Opinión Pública de una sociedad, son considerados desde el s. XX, como un cuarto poder con capacidad para limitar y sancionar los excesos de los tres poderes clásicos: Legislativo, Ejecutivo y Judicial, de la democracia.

Desde el caso Dreyfuss, defendido en un periódico por el escritor Émile Zola en su artículo “J’acusse”, es definida la influencia de la prensa como cuarto poder. Y quién no recuerda a Ciudadano Kane. Película de 1941 con la que Orson Welles disecciona magistralmente la relación entre la información y el poder: el poder de la prensa y su influencia determinante en el poder político. Como ocurriera con W. Randolph Hears, retratado en dicha película, en el S. XX tenemos ejemplos del poder que llegan a detentar a título personal y político los magnates de la comunicación como es el caso de Rupert Murdoch en Inglaterra, y de Berlusconi en Italia en época reciente, entre otros. Con el advenimiento de la era digital, el denominado cuarto poder se ha digitalizado. Las élites conformadas en grandes grupos empresariales, los mass media, han acumulado mucho más poder.

La población en general, a modo de masas orteguianas, también se han digitalizado, pudiéndose articular como contrapoder.

Recordemos el caso de los atentados del 11M en Madrid. El movimiento ciudadano 15M, el movimiento Me Too, etc. Niveles de poder e influencia nunca antes alcanzados y que se han hecho posibles con la revolución digital. Anteriormente las maquinas trabajaban por separado el texto, el sonido y la imagen. Estaban la imprenta, máquina de escribir, teléfono, radio, tv… con la revolución digital la tecnología ha posibilitado que cualquier máquina informativa posea implementadas las tres funciones a la vez:

a) Información: prensa escrita, radio, tv.
b) Publicidad: propaganda, mercadotecnia, sondeos publicitarios.
c) Cultura de masas: cine, música, audiovisión, internet, redes sociales.

Hoy las redes sociales en su vertiente comunicativa son la auténtica materia prima empresarial estratégica del s. XXI. Las mayores multinacionales y fortunas del mundo se mueven en estos campos. Auténticos campos de poder e influencia con capacidad para derrocar, elegir y decidir gobiernos.

Han surgido grandes grupos que tienen una estrategia muy ligada a los intereses de la globalización y son muy favorables a la concepción neoliberal de la economía capitalista de libre mercado auspiciando democracias con gobernanzas neo y ultra-liberales. En este sentido, las Redes Sociales ¿Suponen una amenaza para la democracia tal y como la conocemos?, ¿Nos llevan a otras formas de democracia?

“Los grupos mediáticos degradan la información”

En cuanto a la producción de información, observamos que estos grupos mediáticos ya no se limitan a producir información de calidad, veraz y atendiendo a principios éticos. Simplemente la degradan, al gusto más chabacano y superficial posible, y la regalan a sus usuarios en calidad de
consumidores. El verdadero negocio ya no está en la propia información, sino en su manipulación, así como la del receptor. Está en vender datos y cookies de usuarios a empresas según su público objeto: publicidad, política, asociacionismo, perfiles religiosos, culturales, ecologistas, geopolíticos. No obstante, la era digital también tiene otros aspectos positivos. Las Redes Sociales pueden ser muy poderosas y útiles para controlar el poder e incluso ser útiles para superar crisis sociales: económicas, políticas, sanitarias… (ejemplo de ello es la pandemia de coronavirus que estamos sufriendo). En este uso sanitario-social de las Redes Sociales cabe preguntarnos: ¿Qué objetivos pueden considerarse moralmente aceptables?, ¿Es lícito invadir la intimidad personal para combatir la pandemia covid19?, ¿Quién puede establecer límites?, ¿Urge una educación mediática de la ciudadanía?

Estamos en los inicios de esta nueva revolución globalizada que se está produciendo la era de la digitalización, tanto en los individuos como en las sociedades. Tal es así, que la reflexión acerca del uso cívico de los medios y tecnología comunicativa, apunta hacia una nueva forma de ciudadanía:
la de la ciudadanía mediática. Ser ciudadano hoy, requiere serlo en lo mediático. Implica hacer uso cívico de los medios y redes de comunicación, practicar un conjunto de acciones mediáticas con las que hacer valer su protagonismo en todos los terrenos de las democracias mediáticas: político, jurídico, social, económico, ecológico e intercultural para no sucumbir a nuevas formas de vasallaje impuestas por las Redes Sociales.

Hemos dicho

(Este es el resultado del trabajo colectivo realizado por los miembros del Triángulo Antenor, en su reunión virtual del 8 de mayo de 2020, durante el confinamiento por el COVID-19, sobre los límites y control en las redes sociales y la defensa de la libertad de expresión).

Última hora y noticias del coronavirus

Publicado por:

Diario Masónico

Contenido Relacionado

shadow

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.