shadow

Carta abierta de Adolfo Alonso, candidato a Gran Orador en la Gran Logia de España


shadow

Escrita y remitida a los HH.·. el pasado 1 de septiembre

Escribo esta carta abierta como candidato a Gran Orador de la Gran Logia de España dentro de un proceso electoral suspendido sin día.

Desde el día 15 de Agosto mi representante en la Gran Comisión Electoral ha presentado una carta solicitando la fijación de fecha para las elecciones, en un plazo máximo de 40 días sin ni siquiera recibir contestación o acuse de recibo.

Ahora lo hago yo personalmente, en uso de mis derechos en mi calidad de candidato y no dirigido a la Gran Comisión Electoral sino dirigido a todos los hermanos.

Los masones nos hemos caracterizado por muchas cosas, no solo por la libertad y la rebeldía frente a la opresión, sino por la resistencia, la paciencia y la valentía. 

El coronavirus no es nada comparado con otros conflictos de la humanidad. 

En todos ellos, en lugar de quedarnos parados, bloqueados, en casa, o confinados, hemos salido a la lucha y al campo de batalla, y por supuesto pagado precio de sangre por ello. Nuestros hermanos ingleses, irlandeses, escoceses, galeses, americanos, franceses, son un ejemplo de lo que somos, de cómo se lucha como masones.

Por eso , antes de la pandemia tomé la decisión de presentarme a Gran Orador de la Gran Logia de España, comenzar a salir a la luz , exponiéndome, para tratar de ser útil en momentos de crisis. 

Hay mucho trabajo que hacer y desde la legalidad debe llevar a otras soluciones, diferentes a lo que se vive en la institución.

Servir como masón a mis hermanos, no servirme de mis hermanos, ser fiel a mis juramentos, y devolver a la masonería lo que ,tras casi 25 años de masón ininterrumpido, he recibido de ella. Presentarme y seguir ahora era una cuestión de justicia y de conciencia y así me lo plantee y es una cuestión de masonería.

En el proceso electoral hemos vivido retrasos con la operatividad de los representantes de los candidatos; un sorprendente apoyo desde el aparato concretado con una carta pública a unos determinados candidatos de un Gran Oficial de la mayor proximidad al Gran Maestro, colocada incluso con su firma en alguna Gran Asamblea Provincial, falta de información de cuales sean los candidatos; un Gran Maestro que preside el aparato de la GLE , que es así mismo presidente de la comisión electoral, nombrada por un órgano absolutamente controlado por nombramientos de confianza, y unos miembros de la comisión electoral elegidos por ese órgano a propuesta del Gran Maestro; selección de mesas electorales incomprensibles salvo quizá por motivos poco compatibles con la igualdad de oportunidades ni facilidad del voto a los hermanos, y por fin una suspensión de la elección.

En lo único en lo que he estado de acuerdo en todo el proceso electoral es en la suspensión de la Gran Asamblea pero de eso ya han pasado cinco meses, y el estado de alarma ha sido levantado. Hemos vivido estos meses, la nada, el inmovilismo, la falta de presencia social significativa en momentos en los que debimos dar como obediencia un paso adelante, y creo cada uno puede pensar como guste sobre la existencia o ausencia de liderazgo. 

Ya ha pasado demasiado tiempo como para entender que es algo natural o normal o producto de la precaución, ya lo se ha pedido por medio de mi representante en la Gran Comisión Electoral y ahora lo pido yo personalmente como candidato en carta abierta a todos los hermanos.
Como masones nuestra obligación es liderar, arriesgar, tomar iniciativas en momentos difíciles.

¿Que estamos esperando? ¿A que alguien acuda a la jurisdicción civil ordinaria del estado?

Quizá se piensa que nadie será capaz de hacerlo porque posiblemente si haya quien lo haga, y como candidato a Gran Orador no me gustaría ver a la GLE en los tribunales de Justicia civiles. No olvidemos la anómala situación jurídica de un Gran Tesorero suspendido, en contra de criterios jurídicos significativos y el factor de perturbación que es para la estabilidad de la obediencia.

A día de hoy es llamativa, la falta de iniciativa, para seguir con el proceso electoral, por quien debe impulsarlo y dirigirlo. 

Mi preocupación por la legalidad de la Gran Logia de España y por su regularidad, y por nuestra constitución y reglamentos, son evidentes, funciones que como candidato a Gran Orador deben preocuparme necesariamente, pues es mi papel constitucional si saliera elegido desde la independencia con la que me presento. 

El proceso electoral debe terminar, ya, debe existir una voluntad de que termine por quien debe tenerla, y demostrarlo de manera inequívoca con su impulso y con la búsqueda de sistemas. 

Los compatibles con la sanidad de todos, con las comunidades o Las votaciones para los cargos electos realizadas telemáticamente; se recibe el correo, se elige al candidato se clicka y voto emitido, El voto es secreto y no se puede votar dos veces. Es cuestión de voluntad, de querer hacerlo y de informático.

Terminemos una situación de interinidad pro tempore de Gran Tesorero o de Gran Orador.

Si no se hace ya La GLE no se recuperará, , las elecciones a Gran Maestro se acercan sin que se haya producido la alternancia de dos años en dos años entre los puestos democráticos de la obediencia. Habrá dos o tres o cuatro Grandes Logias de España, bajo una marca, seguirá la salida de miembros y nuestra ubicación “underground” real, y terminaremos por perder 25 años de trabajo de muchos hermanos que ya no están con nosotros pero que podrían regresar si las cosas cambiasen.

Cuanto más se tarde, será peor. A mi me corresponde decirlo, a otros les corresponde hacerlo y si pudiera hacerlo lo haría, lo habría hecho ya, lo habria dicho ya

Un TAF

Publicado por:

Diario Masónico

Contenido Relacionado

shadow

Comments

  1. Kim Peex    

    Analizando el epos escrito en este Diario Masónico (al que debemos mucho) sobre la Gran Logia de España, se deduce claramente que esta orden masónica actualmente es ociosa, mejor dicho no existe. La raquis de la misma debería ser el Gran Maestro y el obrar (solo eso) del actual nos recuerda al Presidente saliente de EEUU. Leemos el comunicado del candidato a Gran Orador, lleno de prudencia masónica pero de verdades reales, pues si, debemos acudir a la justicia civil, en otras ocasiones ya se ha acudido, recordamos una contra el G.M. T.Sarobe y otra contra el G.M. Carretero (las dos ganadas).
    Como se puede aguantar que el G.M. actual haya cesado sin motivo al Gran Tesorero y haya forzado la dimisión del gran Orador, oficios electos los dos, en el supuesto que haya motivo para hacerlo, se debe convocar una Gran Asamblea y a la vista de las actuaciones someterlo a votación.
    Si uno no da la talla, si está enfermo y no discurre bien, debe por honradez masónica dimitir, o convocar elecciones.
    Que vuelva Carretero aunque sea de Aprendiz.
    Muchos hermanos (no todos), notamos la ausencia del P. G.M. Corominas, el único con categoría masónica y por su honradez, buen hacer, prudencia , cultura y resonancia ante la masonería universal y ante la sociedad profana.
    Preferible no hablar de los que rodean al G.M actual. Dramático empezando por el Gran Secretario y acabando con el G.Hospitalario, de los h:. extranjeros, pobres, mejor tampoco hablar.
    Que el G.A. nos coja meditando y conscientes.
    Afortunadamente no se conoce en la Historia de la Masonería Universal un “linchamiento”. Ante el P.G.M. Carretro hubo un conato en una Gran Asamblea en Barcelona de un gran tumulto previo al linchamiento (vigilantes traídos de Madrid, pararon el golpe).
    Reaccionemos hermanos.
    S.F.U.
    Kim Peex

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.