shadow

Un “templo” masónico en el centro de Pontevedra


shadow

Un “templo” masónico en el centro de Pontevedra

 

 

 

Por: Javier García Blanco

Al igual que otras muchas ciudades españolas y europeas, Pontevedra experimentó a finales del siglo XIX y principios del XX una verdadera fiebre por cuestiones como la masonería, la teosofía o el espiritismo.

Grupos de toda clase social y condición –aunque con mayor representación entre miembros de la burguesía, círculos intelectuales, políticos y militares– comenzaron a reunirse para compartir impresiones acerca de estas corrientes de pensamiento heterodoxas.

Entre estos grupos que se reunían en la Pontevedra decimonónica, uno de los primeros fue la logia masónica Helénica nº 63, que estuvo en funcionamiento entre los años 1882 y 1890. Uno de sus miembros más notables y activos fue el empresario (industrial de la madera, y propietario de una casa de baños termales, entre otros negocios) Eulogio Fonseca García de Redondo, quien además fue también concejal del ayuntamiento de la localidad en cinco ocasiones.

Gracias a la documentación conservada, sabemos que Fonseca García –que empleó el simbólico (alias) de Fenelón–, llegó a alcanzar el grado 18 dentro de la hermandad, y desempeñó su labor como primer vigilante de la logia Helénica. No hay certeza al respecto, pero parece ser que tras la desaparición de la logia Helénica, Fonseca pudo haber pasado a formar parte de una nueva logia, la Helenes nº7, que entró en funcionamiento en 1922.

En todo caso, no hay duda de que Fonseca siguió muy vinculado en esos años a la masonería pues, en 1910, mandó construir una nueva vivienda en el actual Paseo de Colón, cuyas características aludían de forma evidente a la orden del Gran Arquitecto del Universo.

El edificio, que sigue en pie en la actualidad y acoge al Archivo Provincial (anteriormente fue biblioteca pública), destaca entre el resto de construcciones de la calle por su elegante estilo clásico.

Y es que la en su día conocida como Casa Fonseca posee una clara similitud con los templos griegos, con ocho columnas de estilo dórico, frontón triangular y entablamento con triglifos y metopas.

Pero sin duda, los elementos más llamativos –y totalmente ajenos al arte griego clásico– son sendas esfinges de reminiscencias egipcias que parecen custodiar la fachada del edificio, así como dos palmeras –otro elemento que parece evocar el Antiguo Egipto– que se levantan en el pequeño “jardín” que hay a los lados del edificio.

Las alusiones al Egipto de los faraones son bien conocidas como elementos del gusto de ciertas obediencias masónicas. De hecho, es bastante habitual encontrar referencias al país del Nilo en muchos templos y logias masónicas. Otro de los escasos templos masónicos que se conservan en España, el existente en Tenerifedel que ya hablamos aquí en otra ocasión–, muestra también dos esfinges muy similares a ambos lados de su entrada.

Otro elemento que llama la atención en la fachada del edificio, y más en concreto en el frontón triangular, es una pequeña ventana con forma de óculo. Al parecer, esa ventana iluminaba el interior de una estancia que Fonseca y sus correligionarios empleaban durante las tenidas (reuniones) masónicas, quizá las de una logia masónica rosacruz bautizada como ‘Marco Antonio’.

Además de otros muchos prohombres de la capital pontevedresa, a las reuniones de Fonseca no faltaba nunca uno de sus sobrinos, el agente de bolsa Javier Pintos-Fonseca, quien además de su oficio relacionado con la banca, fue también un prominente intelectual, miembro fundador de la Sociedad Filarmónica de Pontevedra, poseedor de una inabarcable biblioteca y de una mente inquieta.

Yahoo Noticias

Publicado por:

Diario Masónico

Contenido Relacionado

shadow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.