shadow

El Gnosticismo y las religiones monoteístas


shadow

El Gnosticismo y las religiones monoteístas

Pocas filosofías se han visto sometidas a un tratamiento tan tendencioso o parcial como la gnosis; ya que por un lado las autoridades religiosas han manifestado una especial inquina por desacreditar, desde hace más de 2000 años, cualquier movimiento que escapara de la autoridad jerárquica y el gnosticismo, objetivamente, se ha llevado el premio gordo.

Un resumen muy simplificado y grosero, aunque no falso, de lo que se entendería por gnosis indicaría que se trata de una filosofía donde se afirma que el creador de nuestro cosmos era un ser perverso y malvado y por tanto hizo una creación malvada; pero como el hombre, en el fondo de su corazón, no comparte este carácter perverso al estar por encima del creador, cuanto antes abandone este mundo material más feliz será puesto que volverá a un estado natural que nunca debió abandonar.

Para los gnósticos la creación es el mal y la obra de la divinidad perversa. El hombre originariamente no pertenece a este mundo, pero se ha visto reducido a su estado actual, no por sus pecados, que no existen, sino por la acción perversa de los poderes de las tinieblas que crearon este mundo material convenciéndonos de que era lo real, mientras que el mundo espiritual el falso. Para buscar los orígenes del gnosticismo nos deberíamos de retrotraer al paganismo, término que fue acuñado por los primitivos cristianos de manera insultante para referirse a los habitantes del campo como personas primitivas y supersticiosas y que Reitzenstein los sitúa en la mitología iraní, aunque posteriormente pasó a Babilonia donde el mazdeísmo lo incluyó dentro de su filosofía.

“Cabe la posibilidad de que el iranismo obtuviera este mito de la religión sumeria cuando se refiere al descenso a este mundo de una deidad que trajo el conocimiento proveniente de las fuentes celestiales y cuyas aguas permitieron a la humanidad librarse de la presión carnal al cual los habían sometido los anunakis.”

También encontramos esencia gnóstica en diferentes religiones: mitraica, egipcia o incluso griega a través del mito de Dionisio, así como en libros sagrados como el de Enock, el libro de los jubileos o la vida de Adán y Eva, aunque fundamentalmente su esencia la encontramos en los escritos esenios del Qumran.

¿Pero qué es realmente el gnosticismo?

Los gnósticos afirman que todos los humanos nacemos con una chispa divina que podemos descubrir a través de nuestro propio autoconocimiento De hecho, la palabra gnosis significa autoconocimiento o conocimiento de uno mismo, pero no desde una perspectiva intelectual, sino a través del alma, ya que no se trata de buscar algo que no tengas, sino de encontrar algo con lo que has nacido.

Se trata pues de descubrir que ya eres inmortal, pues tu esencia no es este cuerpo o tu mente, sino tu conciencia la cual está presente contigo desde tu nacimiento hasta tu muerte, porque entre otras cosas jamás naciste y por ello tampoco puedes morir. Así estaríamos confundidos sobre nuestra propia esencia o vida y por tanto sobre quienes somos realmente, y que únicamente descubrimos cuando abandonamos la forma física y nos enfrentamos con el TODO ABSOLUTO del que siempre hemos formado parte porque sencillamente somos nosotros.

Tal y como indicaba la religión egipcia: el hombre al morir se convertía en Osiris y se integraba en Dios, que no sería otra cosa que volver a casa, ya que no dejemos de ser un Dios caído que recuerda subconscientemente el paraíso perdido al que añoramos volver.

El ejemplo más claro que explicaría esta filosofía lo encontraríamos en el mito de la caverna de Platón, donde el hombre atado e inmóvil únicamente considera como realidad y única verdad las sombras proyectadas sobre la pared (el mundo físico), mientras que el mundo divino, que es el que le rodea y es la auténtica realidad, no es capaz de percibirlo y ni siquiera imaginarlo, por lo que únicamente es el iniciado en las religiones mistéricas quien puede librarse de esas ataduras y llegar a transcender del mundo físico y ver la auténtica realidad .

Para los gnósticos a este mundo no se viene ni a enseñar ni a aprender, puesto que ya poseemos la sabiduría innata en nosotros mismos, sino únicamente a experimentar, pero no a través del conocimiento intelectual, sino a través de nuestro propio autoconocimiento del alma y el corazón a fin de permitirnos descifrar el entorno en su totalidad.

“Tal y como indica el evangelio de Tomás: el que no se conoce a uno mismo, nada sabe. Pero el que se conoce llega a la profundidad del todo, puesto que lo que tienes dentro te salvará. Todo el que viene a ver a Jesús viene a verse a si mismo, pues tú eres el gemelo de él.

Pues uno es de verdad lo que el oído no puede escuchar y lo que el ojo no puede ver eres tú, lo que no puedes tocar ni ver o lo que es lo mismo, el conocimiento mismo. Palabras, que en esencia, son idénticas a las que transmitió el Dios Apolo en el oráculo de Delphos. Ya que hemos tocado la religión, el gnosticismo ha sido perseguido por distintas religiones del mundo occidental debido a que al tratarse de religiones de tipo monoteísta, rechazaban del politeísmo de la gnosis, pues estos últimos si bien parten del concepto de unidad, entienden ésta como un todo supremo que puede ser representado a través de múltiples rostros, debido a que para describir una unidad, ninguna forma por si sola puede ser la correcta.

Ejemplo: en la India existen infinidad de dioses, pero tal y como podría indicarnos un hindú, son simplemente distintas facetas del uno, pues todo es uno divino, ilimitado e incomprensible para el hombre. Por el contrario las religiones monoteístas indican que el único camino de la salvación es a través de su propia religión, ya sea Iahvé, Dios o Alá, dando un solo rostro y una única ética y moral para poder salvarse, existiendo además intermediarios entre Dios y el hombre que van marcando el camino y decidiendo lo que es bueno o malo a los ojos del altísimo.

El gnosticismo es por tanto una forma espiritual mucho más tolerante al permitir la diversidad, puesto que cualquier camino que escojas te llevará a Dios puesto que tú ya lo eres y sobre todo, y esto es lo más importante, no necesitas ningún intermediario para alcanzar la salvación, puesto que ya estás salvado.

Según indican los manuscritos de Naja madi, el gnosticismo pone en cuestión la interpretación de la biblia y habla de las diversas formas en que se puede buscar la salvación: a través de la contemplación, por la expansión y esencialmente buscando nuestra propia alma, pero en todo caso se trata de una búsqueda absolutamente individual de lo divino. ¿Donde se encuentra este conocimiento?

Todas las religiones mistéricas tienen una forma exotérica sobre los misterios para que sea entendido por el gran público y otra forma esoté- rica que es donde se encuentran las enseñanzas místicas sobre la autotransformación. De esta forma y bajo la superficie de los relatos sagrados y sus alegorías, se esconde lo que no es hablando únicamente por Dios, sino por nosotros mismos y que en esencia nos están transmitiendo los misterios de la vida y cómo enfrentarnos con la realidad que nos rodea.

Así, el mito del hijo de Dios de la biblia, nos retrotrae y se asemeja a los antiguos egipcios a Osiris o a la figura de Dionisio, Mitra o Atis, pues no deja de ser una misma figura representada a lo largo de la historia, donde se repite la imagen de un mesías que se transforma en dios-hombre cuando muere y resucita (se inicia) alcanzando la iluminación y después de ese estado vuelve otra vez a su ser natural. El gnosticismo y la idea de pecado.

Para los gnósticos el pecado directamente no existe, puesto que en primer lugar somos Dios, en segundo lugar no podemos responsabilizarnos de un cuerpo físico en el cual no queremos estar y por ello no somos responsables de sus actos o sus propios vicios y más aun en un mundo-entorno que se encuentra dominado por el mal.

Y en tercer lugar hagas lo que hagas carece de importancia, pq únicamente se tratan de acciones en un mundo material que realmente no es el nuestro. En este sentido existe un relato gnóstico, para desmentir el pecado original, que cuenta como la serpiente del paraíso era el propio Jesús que dio a los hombres la manzana del árbol de la ciencia a fin de enfrentarse a la miserable envidia de Iahvé que no quería que los humanos se convirtiesen en dioses a través del conocimiento. Bendición gnostica Que el camino salga a tu encuentro Que el viento siempre esté detrás de ti Y la lluvia caiga suave sobre tus campos Que vivas por el tiempo que tú quieras y que siempre quieras vivir plenamente Recuerda siempre olvidar las cosas que te entristecieron.

Pero nunca olvides recordar aquellas que te alegraron Recuerda siempre olvidar a los amigos que resultaron falsos Pero nunca olvides recordar aquellos que permanecieron fieles Recuerda siempre olvidar los problemas que ya pasaron Pero nunca olvides recordar las bendiciones de cada día Que el día más triste de tu futuro no sea peor que el día más feliz de tu pasado Que nunca caiga el techo encima de ti y que los amigos reunidos debajo de él nunca se vayan Que tengas palabras cálidas en una noche de frio y una luna llena en una noche oscura Y que el camino siempre se abra a tu puerta Que el señor ni te guarde en su mano y ni apriete mucho su puño Que tus vecinos te respete y el cielo te acoja

 

Revista Zenit nº 41

 

 

Publicado por:

Diario Masónico

Contenido Relacionado

shadow

Comments

  1. Fernando Aristides Reyes Abarca    

    Es un análisis del Gnosticismo muy superficial, demuestra que el actor desconoce mucho del tema gnóstico, por lo tanto sus conceptos se quedan en el subjetivismo.

  2. Cesar Centeno Fosado    

    “Dar al Cesar lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”
    Pero si vivimos en el Reino del Cesar, aunque al mismo tiempo nuestra esencia Pertenezca al de Dios, debemos seguir reglas que nos permitan la convivencia armónica, y por tanto, ser responsables de nuestro cuerpo y de nuestros actos.

    La Verdad no puede estar en contra de sí misma, o en contra de cualquier cosa. Las corrientes de pensamiento religiosas o filosóficas que pretenden mostrarse como unico camino, y para subsistir insisten en diferenciarse de las otras, revelan un grado de falsedad. Cualquier actividad que encuentre una contraparte no puede ser la Verdad, a lo más que puede aspirar, es a ser apenas un rayo de ella.
    El Engaño, los intereses particulares del Reino del Cesar, requieren necesariamente auto afirmarse y diferenciarse continuamente para preservarse, y de ahí que toda actitud sectista, las revele. La Verdad entonces no confronta, no choca con nada, obliga al silencio, a la contemplacion, consiste en simplemente, Ser.

  3. Luis Antonio Saucedo    

    Habría que conocer más sobre la Gnosis y los Gnósticos, eso de que no se creen de este mundo, que no se responsabilizan de su cuerpo físico, que se creen dioses son realmente una forma equivocada de percibir al Gnóstico, de hecho son muy similares sus fines a la masonería en la cuestión del trabajo sobre si mismos, pues eliminan sus vicios y pasiones, trabajan en la virtud y tienen obligaciones consigo mismo, sus semejantes y con la divinidad, tal vez variar un poco las fuentes de información ayuden a aclarar las malas interpretaciones sobre la gnosis que hay a lo largo del articulo, precisamente, sin caer en el politeismo ni en el monoteismo, hay contenidos que nos enriquecen sin importar a la orden que se pertenezca, Helena Petrovna Blavatsky y su Sociedad Teosófica, Samael Aun Weor, El General Huiracocha y sus tratados, en fin, hay mucha información que muestra la verdadera esencia de la Gnosis, la cual significa Sabiduría, Conocimiento o Luz

  4. federico francisco severino    

    en EL CORAN, los MALDITOS DE ALAH, son los que MUTILARON ESCRITURAS SAGRADAS, los que las DEFORMARON, y los que se ENRIQUECEN A SABIENDAS QUE ESTíN MUTILADAS, Y DEFORMADAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.