shadow

En cada generación, un poco más “creemos conocidas” algunas respuestas a las grandes cuestiones de la humanidad. Su saber es, evidentemente, difícil de transmitir al resto de nosotros, pero su brillo y su certeza funcionan como un faro y un recuerdo de lo que un hombre o una mujer pueden ser. Ellos ocupan su lugar en una sociedad ordenada y tradicional; como Catalina de Siena o Nicolás de Cusa, imponen respeto a reyes y papas, y fijan un modelo de santidad y sabiduría al que el clero aspira (si no se enloquece de celos). Pero, ¿qué hacer cuando el equilibrio espiritual del mundo se …