shadow

La Gran logia de Chile, ejemplo de acción ante el Coronavirus


shadow

Nuestro mensaje brota en forma espontánea desde lo masónico, desde nuestros principios y valores, y desde comprender que la Masonería es ante todo una comunión espiritual de hombres que buscan su perfeccionamiento y el mejoramiento de las sociedades”, Gran Hospitalario, Farías.

En tiempos de pandemia, su labor se torna más compleja. Se exige proactividad, rapidez y decisiones oportunas. Es indudable que el Gran Hospitalario, algo así como el Ministro de Salud en la Gran Logia de Chile, José Luis Farías P., enfrenta  retos importantes en un universo de aproximadamente 14.000 Hermanos que son parte de la Institución.

Quisimos tratar de entender todos los esfuerzos que el Gran Hospitalario junto a su equipo de trabajo “El Consejo de Beneficencia” de la Gran Logia de Chile, ha hecho frente a la pandemia.

El primer desafío, en esta emergencia es la celeridad con que procuran levantar información oficial  desde las Logias y de los Grandes Delegados. Eso le permite a él y su equipo acercarse inmediatamente al Hermano afectado o que está contagiado con el COVID-19.

La transmisión de un afecto fraternal, sumado a la preocupación del Gobierno Superior de la Orden, es el paso más importante. Esto significa presencia, y hacer sentir al Hermano que en el trance amargo por el que pueda estar pasando, están sus Hermanos de Logia y la Dirección Superior de la Gran Logia de Chile.

“Nuestra Membresía Masónica espera la contención emocional y fraternal no solo de este Gran Hospitalario, sino que también de todos los Hermanos y especialmente de los Miembros del Gobierno Superior. Ello ha resultado muy natural y fluido. Saber de la situación de los Hermanos contagiados, de la evolución de su cuadro de salud y de sus circunstancias, no solo es especial preocupación de los Grandes Delegados Jurisdiccionales sino que también de los Miembros del Gobierno Superior que se encuentran repartidos por casi todo el Territorio Masónico Nacional, lo que nos permite una coordinación eficiente”, agrega Farías.

La gravedad de esta pandemia y la demanda importante de requerimientos de acciones solidarias y oportunas que genera, les compele con mayor fuerza y vigor a mejorar las Redes fraternales que siempre y de modo natural acuden en ayuda de un Hermano.

RED DE ASISTENCIA FRATERNAL

“Se impone la necesidad de la conformación institucional de la Red de Asistencia Fraternal (RAF), que liderada por el Consejo de Beneficencia, tendrá por misión socorrer a los Hermanos afectados por alguna necesidad de salud del modo más ágil posible, ya que en muchos casos, la rápida respuesta incide en salvar la vida de un Hermano”, acota Farías.

José Luis Farías, Gran Hospitalario de la Gran Logia de Chile

En el mismo contexto de la “RAF” están elaborando el Proyecto de “Plataforma Digital de Empleabilidad” en que los  Hermanos demandantes y oferentes de puestos de Trabajo Laboral se podrán encontrar fraternalmente en la Web, así se brinda una instancia para que los Hermanos den muestras de Fraternidad en torno a lo que significa el desempleo y la necesidad de un puesto de trabajo que también afecta a la Familia del Hermano sin trabajo.  

ADAPTARSE ES LA CLAVE

El Gran Hospitalario está consciente que en estos momentos es cuando más hay que acudir a la Fraternidad para mantener vivo el espíritu de lo masónico que justifica su identidad, sentido de pertenencia y de proyección de lo que quieren y desean  para la sociedad.

“Nosotros, Los Masones, hacemos Masonería en todo tiempo y lugar en que nos juntemos  para hacer Trabajo Masónico, y en este sentido los Hermanos debemos tener la capacidad de adaptación a los condiciones que nos impone esta emergencia sanitaria a nivel mundial, que nos impiden realizar nuestras Tenidas y Trabajos de Cámaras que son presenciales. Hay que aprovechar los medios tecnológicos, que están al alcance de casi todos, para mantener nuestra comunidad logial y la comunicación inmediata”, recalca Farías.

La evolución de este contagio, que cada día se muestra más masivo y agresivo, obliga a que los escenarios cambien, no sólo a diario sino que muchas veces en horas, a los que deben responder en forma coherente.

El Gran Hospitalario sabe que la suspensión de la habitualidad de los Trabajos Masónicos y de los encuentros personales de los Hermanos, en los Templos y sus Casas Masónicas, ha sido un tema duro de enfrentar. Estas reuniones son el corazón masónico. “No obstante, este vertiginoso cambio de escenarios y de mucha información que se debe comunicar, la tecnología digital nos facilita la llegada oportuna a los Hermanos, con grado de casi inmediatez los Hermanos pueden estar en conocimiento de lo que queremos informar y comunicar desde esta Gran Hospitalidad”, explica Farías.

Los Grupos de WhatsApp conformados a nivel Jurisdiccional por todos los Hospitalarios de las Logias de la respectiva Jurisdicción, han probado ser eficientes y efectivos canales de comunicación para esta Gran Hospitalidad, y también un lugar de encuentro para coordinar acciones fraternales y solidarias en favor de los Hermanos y de la comunidad.

AYUDA CONCRETA

El Gran Hospitalario, José Luis Farías P. dice que la contención emocional es una tarea muy importante pero no lo es menor la ayuda concreta que necesitan muchos Hermanos. Recibe solicitudes de diversa índole que van desde apoyo económico para tratamientos médicos, exámenes y compra de medicamentos.

Junto al Consejo de Beneficencia son los encargados de gestionar dichas ayudas.

 En el caso de Hermanos que requieren un apoyo más constante, generalmente de salud, se brinda un apoyo económico mensual hasta por un año. Ello es parte del mandato institucional y reglamentario definido como la cobertura de ayuda, cuál es el “socorrer a los Hermanos y a los Familiares del Hermano fallecido“.

“Mi misión es  realizar toda acción solidaria y fraterna que signifique brindar “socorro”. Nuestra Tradición masónica nos enseña que no debemos desatender  a las “Viudas de los Hermanos”, pero hoy nuestra reglamentación va más allá cuando nos obliga a socorrer no solo a las viudas de los Hermanos, sino que también a sus Familiares, construyéndose un ideal de Familia Masónica incluso después de los días de vida del Hermano”, complementa Farías.

TIEMPOS DE CARIDAD

Según el Gran Hospitalario lo que ocurre es una situación de grave crisis sanitaria que afecta la salud humana, pero que también altera y trastorna todo lo cotidiano hasta  el básico derecho al libre tránsito en las ciudades, y en el caso particular de Chile precedida de lo que hemos llamado el “estallido social”. “Es hora de  asumir estos escenarios como la  oportunidad para encontrar nuevas formas de brindar la Caridad entre los Hermanos y a la sociedad.  Hoy conocemos cómo los Hermanos se organizan en grupo logiales de apoyo logístico a los Hermanos Mayores que deben permanecer a más resguardo en sus casas, y cómo muchos Hermanos asumen roles de liderazgo en la canalización de las propuestas conducentes a ser parte de un Nuevo Contrato Social para Chile”, indica Farías.

Puede seguir las noticias masónicas en torno al COVID-19 aquí

Publicado por:

Diario Masónico

Contenido Relacionado

shadow

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.