shadow

La música masónica de Jan Sibelius


shadow

La música masónica de Jan Sibelius (1865-1957)

 

 

Jan Sibelius fue un compositor finlandés de música sinfónica. Nació el 8 de diciembre de 1865 en Hämeenlinna (Gran Ducado de Finlandia) y falleció el 20 de septiembre de 1957 en Järvenpää (Finlandia).

Jan Sibelius (1865-1957) compositor finlandés que fue iniciado en agosto de 1922 y exaltado a la maestría en la Logia Suomi nº 1 de Helsinki

 

La masonería había sido traída por masones suecos desde Estados Unidos en 1756, y prohibida el mismo año de la anexión a Rusia, en 1809. Dado su carácter liberal, ilustrado y secreto, fue perseguida en la Rusia de los zares, y bajo esa persecución fue mitificada y denostada mucho más allá de la realidad (los tristemente famosos Protocolos de Sión fueron una creación de la policía zarista). Como parte del Imperio, la Masonería estuvo prohibida, y tuvo una escasa presencia antes de la independencia del país en 1917.

Jan Sybelius fue uno de los 27 Masones fundadores de la Gran Logia de Finlandia que reanudaron la tradición Masónica en ese país después del período de prohibición vivido bajo la dominación rusa de Finlandia.

No fue hasta 1922 cuando se estableció la nueva Logia de Finlandia (Suomi loosi). En la lista de candidatos previos estaban las más grandes figuras de la sociedad finesa, como el general Mannerheim (que gobernó el país desde la Guerra Civil hasta la Constitución de 1918), el Arzobispo de Helsinki Gustaf Johansson, el arquitecto Lars Sonck, el pintor Pekka Halonen y los compositores Robert Kajanus y Jan Sibelius. Sibelius fue iniciado en agosto de 1922.

Sibelius fue Maestro Masón de la Logia Suomi nº 1 de Helsinki y además organista de la Gran Logia de Finlandia. En 1927 preparó una serie de nueve piezas titulada «Masonic Ritual Music» compuesta de un breve adagio para piano. En efecto, Toivo H. Nekton, uno de los fundadores de la Logia, solicitó a Sibelius una “música especial, genuinamente finlandesa” para uso de la logia.La misma lista de candidatos nos puede dar una idea de que esta logia está muy lejos de las típicas teorías conspiranoicas sobre la masonería que existen. Se trata de un club liberal fraternal donde no existía una imposición religiosa o antirreligiosa, y sí una fuerte espiritualidad, todo muy de acuerdo con la personalidad del músico.

Con los años la asistencia a la logia decayó hasta ser ausencia durante los años del silencio de Ainola (1930-57). En cualquier caso nunca abandonó su pertenencia y la masonería ocupó parte de sus pensamientos de la prolongada vejez.

Como organista de la logia, Sibelius interpretó música masónica de Mozart, pero también de Beethoven, Händel y corales de Bach, además de surtir a sus compañeros de numerosas improvisaciones. Según se cuenta, en ocasiones tenía que ser llamado al orden por su entusiasmo al harmonio, que le abstraía hasta el punto de olvidar donde estaba.

Música ritual masónica de Jan Sibelius editada en New York en 1950

La obra fue llamada Música masónica o Musique religieuse opus 113 (en francés en el original), título este último el más extendido y que denota su sentido espiritual. Está escrita para harmonio para todos los ocho números originales, y tenor en seis de ellos. Los textos toman poemas de Franz von Schober, Pao Chao, Goethe, Simelius y Rydberg.En enero de 1927 la logia pudo asistir al estreno de la música compuesta por Sibelius, ocasión a la que fueron invitadas otras logias finlandesas recientemente fundadas.

La música fue acogida con entusiasmo, y la partitura fue copiada para el uso de la Suomi loosi y las otras logias del país.

La masonería ocupó parte de sus pensamientos, sobre todos musicales, ya que durante ese silencio de Ainola revisó la partitura numerosas veces, preparó arreglos y añadió dos coros con armonio a la obra en 1946, números que son al efecto la última partitura original que llegaría a escribir el maestro (o al menos que nos haya llegado). El arreglo más espectacular sin duda es el que efectuó en 1938 sobre el sexto número, “Salem”, para coro mixto y orquesta y con texto bíblico, para un concierto en EE.UU., aunque sacado de su contexto masónico.

El primero de los arreglos del himno de Finlandia fue también un arreglo para la logia, con texto de uno de los miembros, Wainö Sola, que al año siguiente (1938) se convertiría en el Gran Maestre de la Orden.

Esta obra es una de las más misteriosas para los amantes de la música de Sibelius, ya que, a pesar de el autor nunca prohibió su ejecución fuera del ámbito masónico lo cierto que estas partituras han estado circunscritas casi sólo a ese ámbito. En 1933 un masón americano que había sido invitado a la logia de Sibelius, hizo una copia de la música para su sociedad americana. Lo cierto es que la partitura apenas haya salido del marco para el que fue compuesta. No obstante, como ya hemos dicho, no existió ni prohibición del autor ni de la logia para su interpretación en concierto o grabación.

La Música religiosa opus 113 sigue siendo una de los grandes tesoros ocultos del autor, dado que no existe una grabación de la obra original que haya traspasado las fronteras de Finlandia.

  1. Doravâl.

Publicado por:

Diario Masónico

Contenido Relacionado

shadow

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.