shadow

Acusan a la masonería de asesinar a Mozart por revelar sus secretos


shadow

En un nuevo brote psicótico de la paranoia ultracatólica propia de la más ignorante superchería, los negacionistas católicos, se inventan sin base científica alguna, que Mozart fue asesinado por sus propios Hermanos al “revelar los secretos de la masonería” de la época en su ópera “La flauta mágica”.

Sí es cierto, lo han vuelto a hacer. La masonería mató a Manolete, como diríamos aquí en España. Esta expresión se refiere en el lenguaje coloquial castellano a quien se culpa de todos los males del mundo, atribuyéndole multitud de deméritos sin ninguna base probatoria mediante un método deductivo.

Para quien no conozca la figura les aclaramos que Manuel Laureano Rodríguez Sánchez, más conocido como Manolete (Córdoba, 4 de julio de 1917-Linares, Jaén, 29 de agosto de 1947), fue uno de los grandes toreros de España en la década de 1940. Su muerte en la plaza de toros de Linares, causada por la profunda cornada que le asestó el miura Islero al entrar a matar, lo convirtió en un mito de la España de la posguerra interna.

Hoy nos ha tocado matar a Mozart

Han leído bien. Hoy, como podría haber sido cualquier otro día, nos ha tocado matar a Mozart, ni más ni menos.

Cierto día, domingo para más inri, me llamó la atención la noticia de un portal chabacano cuyo titular era: “LA MASONERÍA DETRÁS DE LA PROFANACIÓN DEL VALLE DE LOS CAÍDOS”, el contenido del artículo, se limitaba a reproducir el contenido de la fotografía que os detallo más abajo.

Como pueden observar, el “extenso artículo” se construye sobre una profusa lista de pruebas irrefutables contra las que no cabe recurso. Hablaré de este hecho en un próximo artículo. Centrémonos.

La cuestión es que esta web me llamó la atención por sus artículos, a los que me gusta llamar “B.B.”, (Burdos y Breves, que no voy a citar por no hacerles ninguna propaganda). Una página más de los conspiranóicos talibanes, que las hay a patadas. En ella hallé un vídeo que no tiene desperdicio. Entre la sarta de imbecilidades que este señor vomita por su boca, afirma, sin ningún rubor que “la masonería mató a Mozart envenenado porque reveló sus secretos” en su ópera “La flauta mágica” conocida entre los masones para su admiración y belleza.

(Tampoco reproduzco el vídeo, y les ahorro 7 minutos y 14 segundos de su vida, que pueden malgastar en lo que les dé la gana, pero no en esta basura, ya los perdí yo por todos ustedes…)

La flauta mágica, breve reseña

Si bien es cierto que en ella, se relata una iniciación en el antiguo rito del Crata Repoa; la flauta mágica es, en esencia, la vida humana desde varios puntos de vista, al mismo tiempo es una obra sencilla y compleja, cómica y filosófica, real y fantasiosa.

Fue escrita por su amigo y Hermano Emmanuel Schikaneder, hombre multifacético: actor, poeta, barítono, guionista, director y propietario del teatro Theater auf der Wieden. Se sabe a ciencia cierta que Emmanuel Schikaneder interpretó al personaje del pajarero en el estreno, (personaje que simboliza al hombre bonachón, ingenuo y humilde de los alpes); mientras que Mozart dirigió en persona la orquesta en aquella primera presentación y tanto el compositor como el escritor eran miembros de la masonería.

Por otro lado, cabe destacar que no fue estrenada en los palacios de las cortes de los Monarcas, ante un pomposo, refinado y aristocrático público; sino en un modesto teatro, para el hombre y mujer común de barrio, que tienen derecho a un espacio de cultura; y que el genio de la música entregó con mucho afecto.

La muerte de Mozart a debate

Escena de la película “Amadeus” (1984)

Las teorías acerca de la muerte de Mozart se cuentan por cientos y variopintas pero, una vez desechadas las más descabelladas y poco rigurosas, vamos a exponer algunas de las más serias con las limitaciones científicas de la época.

La salud de Mozart nunca fue buena desde su infancia, padeciendo a lo largo de su vida enfermedades como reumatismo, bronquitis, neumonía, amigdalitis, viruela, fiebre tifoidea, y problemas en las encías.

Los síntomas de la enfermedad que acabaría terminando en fallecimiento comenzaron con su visita a la ciudad de Praga (República Checa) para revisar cómo estaba rindiendo su nueva ópera “La clemenza di Tito”. Cuando volvió a Austria, su salud se fue deteriorando poco a poco, mostrándose pálido, indispuesto y muy deprimido, aunque siguió trabajando y completó su “Concierto para clarinete”, el encargo del “Réquiem” y el estreno de “La flauta mágica” el 30 de septiembre de 1791.

Escribió el “Réquiem” para sí mismo

Mozart llegó a confesarle a su mujer, Constanze, que no iba a durar mucho tiempo, que estaba componiendo el “Réquiem” para sí mismo. Posteriormente tuvo un breve período de recuperación tras dejar de trabajar en el “Réquiem” y completar una cantata. Pero pronto volvió a sentirse mal, con hinchazón en las manos y los pies, dolor y vómitos, que le obligaron a permanecer inmovilizado en la cama desde el 20 de noviembre.

Mozart no perdió la consciencia hasta dos horas antes de morir. Pidió que le llevaran la partitura del “Réquiem” a la cama, volviendo a afirmar que lo había escrito para sí mismo, e incluso cantó una parte sobre las dos de la tarde, acompañado en la interpretación por otros familiares y amigos.

Su hijo Karl, de 7 años, narraría luego la extrema hinchazón que presentaba el cuerpo de su padre en el momento de su muerte.

Teorías científicas acerca de su muerte

En aquella época la medicina no estaba muy avanzada, por lo que no se pudo determinar con certeza la enfermedad que causó la muerte de Mozart. En el registro de la parroquia, la entrada relativa a la muerte de Mozart indica que murió de “fiebre miliar grave”, en referencia a la aparición de unas protuberancias en la piel del tamaño de las semillas de mijo, pero no mencionaba ninguna enfermedad específica.

Un rumor sobre la causa de la muerte de Mozart fue el envenenamiento por Antonio Salieri, otro compositor famoso de su época. Estos rumores, sin embargo, no coinciden con los síntomas de la enfermedad de Mozart. A pesar de negar los rumores y las acusaciones, Salieri se vio muy afectado por las acusaciones de haber contribuido a la muerte de Mozart.

Algunos atribuyen la muerte de Mozart a la negligencia por parte de su médico, el doctor Nikolaus Closset.

Otros sugieren que Mozart murió a consecuencia de su hipocondría y su predilección por tomar medicinas que contenían antimonio. En sus últimos días, consumió aún más antimonio ya que se lo recetaron para aliviar la fiebre.

Teorías actuales

Un artículo de 1994 sugiere que Mozart murió de un hematoma subdural, una conclusión que se obtuvo a partir de un cráneo que se pensaba era del compositor.

Un panel de expertos concluyó en febrero de 2000 que Mozart murió de causas naturales. Los médicos de la Universidad de Maryland (Baltimore) concluyeron que Mozart murió de fiebre reumática.

Otras teorías sobre la muerte de Mozart son una enfermedad del sistema inmune llamada púrpura de Henoch-Schönlein y una infección parasitaria llamada triquinosis (causada por carne de cerdo mal cocida).

En 2009, investigadores británicos, austríacos y holandeses realizaron una investigación epidemiológica estudiando otros fallecimientos acontecidos en Viena en el momento de la muerte de Mozart. Llegaron a la conclusión de que la causa de su muerte pudo ser una enfermedad renal provocada por una infección (probablemente de garganta, es decir, una faringitis). La infección con estreptococos le habría provocado un síndrome nefrítico agudo causado por la glomerulonefritis post-estreptocócica. La inflamación, debida a la retención de líquidos, pudo estar causada por una enfermedad renal o insuficiencia cardiaca tras extenderse la infección al corazón y los riñones. Antes de que se descubrieran los antibióticos, este tipo de infecciones podía ser mortal.

Funeral

Gottfried Bernhard Baron van Swieten (1733-1803) – Fotografía mediante grabado de Johann Georg Mansfeld

El encargado de preparar el funeral fue el barón Gottfried van Swieten, amigo y mecenas de Mozart. Salieri y otros músicos conocidos de la época asistieron al funeral. La creencia común de que Mozart fue enterrado en una fosa común carece de fundamento. La “fosa común” que mencionó un historiador era un término para referirse a la tumba de una persona que no pertenecía a la aristocracia. Pero era una tumba individual, no una fosa común. Transcurridos diez años, la ciudad tenía el derecho a desenterrar el cadáver y utilizar la tumba para otro entierro, al contrario que las tumbas de los aristócratas.

Otros usuarios también se interesaron por:

El masón que vengó a De Molay cuatrocientos años después

Béisbol: ¿El pasatiempo esotérico de Estados Unidos?

La iglesia escupe en la cara a los masones, otra vez

SECCIÓN: MASONES FAMOSOS

Publicado por:

Garibaldi

Contenido Relacionado

shadow

Comments

  1. Kill mandiles    

    Que te pasa masón estas nervioso? Ya muchos conocemos su mentira e infamia..Lo cobardes que son para tapar sus crímenes etc. Dentro de poco se les va a acabar la joda y la van a pasar feo, os aseguro..

  2. Independientemente.    

    Con qué ODIO tan grande se refiere el columnista hacia los católicos. Un ODIO que hasta se puede tocar. Y es que la masonería JAMÁS será compatible con la Iglesia Católica, como ya lo habían dicho muchos Papas verdaderos Custodios de la fe. La Iglesia de Cristo sirve a Dios Padre Creador del universo; la masonería…
    Y Claro, la ÚNICA versión válida acerca de la muerte de Mozart, es la escrita por los masones. Como no. Éstos son ya muy conocidos por ser especialistas en crear historias para blanquearse y de difundir leyendas negras; sobre todo si de atacar la Iglesia Católica se trata.
    Dice que el pequeño hijo de Mozart de 7 años recuerda como su padre se iba hinchando antes de morir. Síntoma propio de una muerte por envenenamiento. Igual que la que sufrió el Papa Juan Pablo l, en 1978, lo envenenaron por haber anunciado que iba a poner al descubierto una larga lista de clérigos masones dentro de la Iglesia y separarlos de la misma.
    ¡Viva Cristo Rey!

    1. 0mega140    

      Eso del envenenamiento ya esta mas que refutado. Largo de aquí fanático.

      1. Mirror mirror    

        Quién será el realmente fanático? Les duele el no SER RAZON nunk lo serán escriban lo que escriban.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.