shadow
shadow

Gran Templo Nacional Masónico de Cuba

 

 

 

El Gran Templo Nacional Masónico de Cuba es popularmente conocido como el “Edificio Masónico”.

La adquisición de los terrenos para la construcción de la sede de la Gran Logia de Cuba se realizó en 1908 cuando se compró un antiguo edificio en el número 508 de la Avenida Carlos III de La Habana, una de las zonas más céntricas de la ciudad. Las obras no comenzaron hasta el 25 de marzo de 1951, fecha en la que fue colocada la primera piedra de manos del Gran Maestro Dr. Carlos M. Piñero y del Cueto y por el arquitecto encargado de llevar adelante el proyecto, Emilio Vasconcelos Frayde.

Los fondos para la construcción provinieron del aporte voluntario de todos los masones de Cuba y de las Hijas de Acacia y su coste final fue de dos millones y medio de dólares.

El edificio consta de once plantas, de las cuales, cinco están actualmente dedicadas a la reunión nacional de la masonería cubana e incluye un museo masónico y la gran biblioteca (3, 4, 5, 10 y 11). Antes de ser intervenido por las leyes del gobierno revolucionario (Ley de Reforma Urbana) los pisos 8, 9 y 10 albergaban la Universidad Nacional Masónica José Martí una de las primeras y más prestigiosas universidades privadas de Cuba. En la planta baja del edificio se encuentran oficinas de correos. Los restantes niveles están ocupados por el Ministerio de Educación, Radio Cuba Corporation y la Empresa de Telecomunicaciones ETECSA.

Por su gran calidad, esta edificación está incluida entre las obras arquitectónicas más significativas de la ciudad. Además, cabe destacar, que su arquitectura es una combinación de los estilos Ecléctico y Modernista. Como elementos característicos de dicha construcción se encuentra el reloj con los signos del zodiaco y un globo terráqueo giratorio que corona el edificio.

La inauguración se realizó el 27 de febrero de 1955 y coincidió con la celebración de la III Conferencia Interamericana de Masonería Simbólica de la que Cuba fue sede. La ceremonia de consagración fue avalada por la presencia de las representaciones de todas las grandes Logias del continente americano y varias de Europa y Asia.

El nombre de la calle donde se encuentra emplazado dicho edificio fue modificado en 1973, por lo que actualmente la Avda. Carlos III se denomina Avda. Dr. Salvador Allende.

Por último, mencionar que este templo ha sido objeto recientemente de una importante restauración.

 

 

 

Publicado por:

Diario Masónico

Trabajemos a cubierto con DM PREMIUM

shadow

Contenido Relacionado

shadow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.