shadow

Exposición sobre Gilberto Bosques, el “Schindler” mexicano


shadow

Exposición sobre Gilberto Bosques, el “Schindler” mexicano

 

 

 

La Embajada de España y el Instituto de México en España en Madrid, sita en la Carrera de san Jerónimo, 46, organizan una exposición sobre Gilberto Bosques que permanecerá abierta hasta el próximo 13 de Junio. Esta exposición muestra documentos y fotografías sobre la gran labor realizada por el que fuera Cónsul General de México en París y posterior en Marsella entre los años 1940 y 1944.

Gilberto Bosques Saldívar nació en Chiautla Puebla, México, en 1892. Quizá sea más conocido como el “Schindler Mexicano”, apodo bien merecido por su enorme labor humanitaria durante los años de la guerra civil española y II guerra mundial. Incomprensiblemente hasta la fecha su figura y labor es poco reconocida contrastando con el gran número de refugiados y exiliados a los que ayudo.

De familia de tradición liberal, participó en su juventud en la Revolución Mexicana. Maestro por vocación, fue iniciado masón en el Rito Nacional Mexicano y formo parte de los hombres de confianza del Presidente Lázaro Cárdenas, que sabiendo de los dotes de Gilberto Bosques, lo envía a Europa nombrandolo “le Consul” de México en Paris y a cargo de una delicada labor humanitaria en tiempos difíciles como era el final de la guerra Española y la Europa prebélica de la 2ª Guerra Mundial. Más tarde sería destianado a Marsella.

Durante tres años Bosques vivió significado por el proteccionismo a los miles de refugiados españoles que llegaban huyendo de la represión, de la llamada Santa Cruzada emprendida por el dictador Francisco Franco.

Gracias a la extraordinaria astucia y diplomacia de Bosques para lidiar con el gobierno del mariscal Pétain y los espías alemanes, italianos y japoneses, junto con la incansable labor del equipo del consulado que trabajaba sin descanso, permitió unos logros constatados en archivos, minuciosamente contabilizados, en los que durante el año 1941, se dieron casi 23 mil ayudas para alojamiento; más de 28 mil para transporte; más de un millón y medio de comidas distribuidas; fue necesario alquilar los Castillos de Reynarde y de Montgrand en Marsella, convertidos en territorio diplomático albergando a 1.500 españoles, se expidieron en el consulado más de 80.000 documentos migratorios, certificados de nacionalidad, etc. La ayuda, aunque principalmente se dio a los republicanos españoles, no solamente fueron estos los únicos beneficiarios, también hubo libaneses, polacos y judíos franceses y alemanes.

En noviembre de 1942, Marsella es ocupada por los alemanes. El gobierno mexicano de Ávila Camacho rompe relaciones con Pétain y las oficinas de la legación mexicana son asaltadas por la Gestapo, confiscando todos los enseres. Gilberto Bosques, su familia (esposa y tres hijos) y toda la legación mexicana (43 personas) son hechos prisioneros, violando las leyes internacionales, y recluidos en Bad Godesberg, hoy parte de Bonn. Después de 13 meses recluidos, son liberados, intercambiados por prisioneros alemanes.

Posteriormente Bosques continúa su carrera diplomática en Portugal, desde donde sigue prestando ayuda a los republicanos españoles, para luego recalar en Suecia, Finlandia y por último en Cuba durante los años de la revolución.

Tan solo hemos encontrado un reconocimiento a su persona en el 2003 por parte del gobierno austríaco, dando el nombre de “Paseo deGilberto Bosques” a una de las calles de la ciudad de Viena, honrando así la memoria de quien salvara a muchos austriacos de la barbarie nazi.

Gilberto Bosques pasó al Oriente Eterno el 4 de Julio de 1995 a la edad de 103 años.

 

 

Publicado por:

Álvaro Rodríguez

Contenido Relacionado

shadow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.