shadow

La mafia y sus flirteos con la masonería italiana


shadow

La creciente vinculación criminal entre mafiosos y masones ha hecho sonar las alarmas en Italia, mientras que en Sicilia ya valoran obligar a los funcionarios a notificar que pertenecen a una logia.

“La ‘Ndrangheta ya no existe, nos queda la masonería. Tenemos que modernizarnos y no anclarnos en las viejas normas. El mundo está cambiando. Hoy le llaman masonería, mañana P4, P6, P9…”

Pantaleone Mancuso, un capo de la mafia calabresa, explicando a otros mafiosos el estado de la ‘Ndrangheta, según una interceptación telefónica filtrada en 2013

Estado de la ‘Ndrangheta en 2012

El caso más reciente ocurrió a finales de julio. Dos masones, uno de ellos un funcionario del Gobierno regional de Sicilia, fueron detenidos en una operación policial en Licata, un pequeño pueblo de 37.000 habitantes enclavado en la costa sur de la conocida isla italiana. Según los investigadores, mantenían una descarada red de corruptelas con el clan de los Lauria, unos conocidos mafiosos con los que se habían organizado para infiltrarse ilegalmente en el tejido económico de Sicilia. Fueron encarcelados.

El descubrimiento de la turbia trama no tardó mucho en convertirse en tema de debate en los programas de televisión en Italia.

Representantes de la masonería oficial se apresuraron a anunciar la expulsión de sus filas de uno de los dos implicados. Sin embargo, poco después, el caso desapareció de los medios, para pasar a engrosar la larga lista de historias criminales entre masones y mafiosos; muchos de ellas sin resolver, que se acumulan desde los años 80 en Italia.

El origen de esta extraña simbiosis demuestra, como ya adelantaba Mancuso, en que el crimen organizado está encontrando otros medios para conseguir sus fines. Y todo esto, claro, sin manchar de sangre las calles: “Es una época en la que las mafias prefieren negociar antes que disparar, algo que coincide con un aumento en el número de inscritos a las masonerías”; cuenta un agente antimafia, al añadir, sin embargo, que algunos misterios de esta inquietante alianza se están descubriendo poco a poco.

A finales del año 2017, la Comisión Antimafia del Parlamento italiano concluyó una investigación sobre la infiltración mafiosa en las logias masónicas de Sicilia y Calabria; tierras de nacimiento de Cosa Nostra y de la poderosa ‘Ndrangheta. El resultado fue una radiografía con información sobre más de 16.000 afiliados pertenecientes a 389 logias activas (tan solo en esas dos regiones); muchas de las cuales eran reacias a colaborar con las autoridades para desvelar posibles contagios mafiosos.

Además, también se encontraron casi 3.000 nombres de afiliados no identificables, es decir, cuyos datos en los formularios de inscripción se encontraban incompletos o remitían a personas inexistentes. Esto también generó inquietud entre los miembros de la Comisión, ya que las organizaciones secretas están prohibidas por ley en Italia.

Los investigadores fueron claros en sus conclusiones.

“Desde tiempo inmemorial hasta nuestros días, la mafia tiene y cultiva un marcado interés hacia la masonería”. Es evidente que “la preponderancia de las leyes de los masones” todavía obstaculiza el Estado incluso en el control sobre “el respeto de las reglas (estatales) por parte de (todos) los funcionarios públicos”; añadieron.

Ante semejante circunstancia, la policía y los jueces están descubriendo que, cuanto más escarban, más tramas criminales asociadas con la masonería emergen. “Han crecido las adhesiones de mafiosos a logias masónicas y ha crecido el papel de la masonería en las estrategias que las mafias ejecutan en los territorios controlan”; se lee en otro informe de la Comisión Antimafia, elaborado en febrero del año 2018 y consultado por esta periodista.

El episodio de Licata no es, en efecto, un caso aislado.

En marzo del año pasado, la Fiscalía de Trapani arrestó a 10 personas y puso bajo investigación a otras 17; por pertenecer a una logia masónica en Castelvetrano, el pueblo de nacimiento del capo mafioso más buscado de Italia, Matteo Messina Denaro. Entre los afiliados había exalcaldes, concejales locales, abogados y policías; todos aliados para crear consenso electoral y orientar las decisiones del ayuntamiento local, según dijeron los investigadores. Aunque el dato de interés es otro: nadie, salvo sus integrantes, sabían de la existencia de esta logia (algo prohibido por ley en Italia).

La Santa

En junio de 2017, la Corte de Casación italiana, confirmó que, desde los años 70, la ‘Ndrangheta, la mafia calabresa; permite que algunos de sus miembros más privilegiados formen parte también de otras organizaciones, en particular la masonería. Se autorizó en una reunión y se le dio incluso un nombre a un organismo destinado a reagrupar a estas dobles afiliaciones: ‘La Santa’. Algo impensable anteriormente para una organización tan exclusiva (y basada en lazos de sangre) como la mafia calabresa.

“Muchos hombres de honor (mafiosos), aquellos que logran convertirse en capos, pertenecen a la masonería (…); porque es en la masonería donde se pueden tener contactos con los empresarios, con las instituciones, con quienes administran un poder alternativo al de Cosa Nostra”; advertía ya por 1992 el mafioso siciliano Leonardo Messina, que acabó de informante de la policía.

Estas nuevas revelaciones de Licata han coincidido con una mayor concienciación por parte de las instituciones. Así se entiende que el año pasado, el Parlamento regional de Sicilia aprobara una ley obligando a que los diputados masones se identificaran como tales. Ahora se está pensando extender también a los funcionarios públicos que trabajan en la isla; según ha dicho el presidente del organismo antimafia siciliano, Claudio Fava.

En la misma línea, el año pasado, el Movimiento 5 Estrellas (M5S) exigió prohibir que personas afiliadas a la masonería formen parte del Gobierno nacional.

Desde entonces, sin embargo, el tema ha desaparecido de los debates nacionales y en el nuevo programa de Gobierno entre el M5S y el Partido Democrático (PD) no se hace mención alguna a la norma.

Las sospechas no son infundadas en Italia. Lo enseña el escándalo de la logia P2 —también llamada Propaganda Dos—; un círculo masónico secreto que operó ilegalmente hasta que fue descubierto y señalado como “organización criminal y subversiva”. Posteriormente, la P2 fue disuelta por ley en 1982; gracias a las revelaciones de Michele Sindona, un banquero vinculado a la mafia siciliana que decidió revelar a la policía la existencia de la opaca organización; la cual contaba entre sus afiliados con un personaje conocido en los círculos de poder de telecomunicaciones; Silvio Berlusconi.

¿Y qué pasó con Sindona? Murió en 1986 tras dos días de coma profundo, después de haber gritado que lo habían envenenado.

con información del confidencial.com/edición: diariomasonico.com (Los masones que flirtean con la mafia)

Publicado por:

Diario Masónico

Contenido Relacionado

shadow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.