Reciba Diario Masónico en su e-mail

Sobre mi ateísmo


shadow

ISF ¿Qué es el ateísmo?, comunmente se piensa que el ateísmo es la creencia de que ningún Dios existe, algo que está totalmente fuera de la verdad.

Ateo proviene del griego atheos, del prefijo a (sin) y theos (Dios), en un sentido estricto Sin Dios, mientras que el ateísmo proviene del griego a (sin), theos (Dios) más el sufijo ismo (doctrina) doctrina que no cree en Dios o dicho de otra manera sin creencia teísta. El ateísmo es una abstención ante la creencia sin afirmar nada de forma positiva.

Un ateísta por lo tanto no afirma positivamente que no existen los dioses, simplemente se abstiene de creer en ellos ya que no cuenta con la evidencia o conocimiento necesario para garantizar la fe, de igual manera negar categóricamente la existencia de Dios o dioses requeriría de un salto de fe que es un anatema a un verdadero ateo, el ateísmo como tal no requiere de tal salto.

Dicho esto se puede comprender otro error que he escuchado donde mencionan que el ateísmo requiere tanta fe como el teísmo, esto sin duda debido a la falta de comprensión del término ateísmo, solamente seria cierto si el ateísmo fuera una aseveración positiva de que no existe ningún Dios, se requiere tanta fe para declarar que no existe ningún Dios como para decir que existe uno o más, algo que no se declara ya que el ateísmo como tal no es más que la abstención de creer.

Decir no creo y decir no existe son cosas muy distintas.

Puedo decir que no creo en la existencia de los neutrinos porque no los veo o no tengo el conocimiento de ellos, de las partículas elementales, pero eso no quiere decir que no existan, sería muy diferente el decir “no existen los neutrinos” porque estaríamos afirmando positivamente algo que no es verdad, o sea que no está adecuado a la realidad. Cuando un ateo dice “no creo en el Dios cristiano” simplemente está diciendo que la evidencia o el conocimiento para creer en él es insuficiente, lo mismo que haría un católico con respecto al islam, al judaísmo, entre otras creencias no cristianas, es como si tuvieran dos creencias, una fe para creer en su Dios y otra para no creer en Ala por ejemplo.

¿Qué sucede con el propósito de esta vida? como dirían los creyentes, una vida en ausencia de Dios, sin la esperanza y sentido que proveen algunas creencias.

Bueno en este sentido mi vida tiene un sentido y un propósito, más allá de pensar en una recompensa de una vida futura después de la muerte. Tiene sentido para la gente que me rodea, la gente que me ama y me quiere y tiene propósito cada vez que me esfuerzo por lograr una meta que me haya puesto, podría decir que es más preciosa y significativa mi vida por que se que es corta y efímera, hoy estamos aquí mañana no sabemos, no espero ninguna recompensa o castigo eterno cuando muera, vivo cada día como un regalo y como si fuera el último, disfrutándolo en lo que hago y en compañía de mi más grande tesoro, mi familia.

Otra cosa que comúnmente escucho es que al ser ateísta no se tiene moral pues no tenemos un regulador moral, el temor a Dios.

Si Dios es la fuente y creación de todo lo moral y éticamente correcto, entonces presumiblemente podría en cualquier momento cambiar lo que es bueno y lo que no, ¿Cómo podemos saber que es lo correcto en este momento?, ¿Qué podría impedir a Dios decir que ahora es moralmente correcto matar a quien te caiga mal? (ya lo hacen algunos pero no creo que por mandato de Dios), ¿Cómo diferenciaríamos el bien y el mal ante tales circunstancias? Quiero decir cuando quien crea las reglas morales y éticas están en manos de un Dios, ¿no conduce esto al mismo relativismo moral que los creyentes acusan a los ateos de practicar?

Las leyes morales son descubiertas por el hombre gracias a su libertad, un ateo se conduce bajos las normas éticas y morales que han sido el fruto de sana convivencia entre personas, normas y leyes que han sido puestas en marcha por civilizaciones que podemos mencionar en cierto sentido más avanzadas que otras, por tocar un ejemplo en nuestra cultura prehispánica el sacrificio de humanos era el pan de cada día por diversos motivos, algo que en la actualidad no se vería bien si una persona sacrifica a otra para tener una buena cosecha, seguro queda en la cárcel por asesinato.

De una manera u otra Dios parece ser innecesario como creador de las leyes morales y éticas de la sociedad, hemos aprendido (por lo menos algunos) a convivir en paz con nuestros semejantes.

Para mí el camino de creer a no creer ha sido en base al conocimiento adquirido durante el paso de mi vida, un proceso de descubrimiento donde el espacio a ocupar Dios como respuesta a lo desconocido, a la muerte, el miedo, etc., es cada día más reducido, incluso voy a nombrar una referencia a esto en la misma Biblia: Juan 8:32 “y conocereis la verdad y la verdad os hará libres”. Esta frase establece una estrecha relación entre libertad y verdad, conforme nuestros conocimientos avanzan se va haciendo más cerrado el espacio a ocupar por Dios para explicación y causa de muchas cosas, tan es así que en la actualidad un cristiano no cree en los Dioses del Olimpo pues no son necesarios en su vida para ocupar algún lugar, no pierden nada por rechazarlos, al igual que muchos dioses antiguos que pasaron de religión a mitología.

Considero personalmente, que un ateísta debe ser humanitario y respetuoso con los demás, no tratando de convencer a nadie de que su concepto es lo correcto y el del resto no, se deben respetar todas las creencias, ya que la fe de cada persona es un motor espiritual, moral, de vida de muchas personas, pues Dios forma parte de su vida, no considero que este mal un creyente al tener a Dios, Ala, Jehová, cualquiera que sea el nombre que tenga, es su fe y se respeta, de la misma manera que yo pido que se respete mi punto de vista, mi visión y mi abstinencia a creer.

La vida sin Dios no es vacía y hueca.

No tiene un sentido especial, simplemente para mí es una forma distinta de ver el mundo buscando trascender por mis actos, buscando la vida eterna dejando un legado en mis seres queridos. Si Dios existe o no es algo que yo no puedo decir, simplemente me abstengo de creer en Dios y continúo mi vida como todos los demás, y no por este hecho de elegir libremente en que creer o no, el ateo merece el sin fin de calificativos negativos con el que normalmente es asociado. Respeto y humildad son el camino para una sociedad donde impere la Libertad, Igualdad y Fraternidad más allá de cualquier dogma.

Publicado por:

Garibaldi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.