Reciba Diario Masónico en su e-mail

Doctor Mireles


shadow

Doctor Mireles

 

 

El 24 de febrero de 2013 comenzaron a cambiar las cosas en Michoacán. Ciudadanos vejados por el crimen en los modos más siniestros decidieron formarse y surgir en lo que habrían de ser conocidos como grupos de autodefensas.

A partir de ese día se organizaron para defender su vida a través de la vía armada y la comunicación entre sus comunidades. Nadie imaginaba entonces que lograrían reducir y acorralar en gran medida a su enemigo, una organización criminal extendida como el peor de los cánceres, sin nada que le detuviera durante años y años, modificando, de raíz, la estructura política y social del estado, asentada plenamente en la corrupción, el crimen, la avaricia, la hostilidad atroz, la impunidad y toda clase de abusos y delitos.

Uno de sus más visibles líderes, si no el que más, proveniente de Tepalcatepec, se dio a conocer en junio de ese año a través de un video donde explicaba: El problema empezó cuando los narcotraficantes empezaron a explotar a la comunidad: empezaron a cobrarles cuotas, derecho de piso, permiso por vivir, desde el señor que se mantiene vendiendo jitomates en el mercado a los grandes empresarios que tiene nuestra región () Ninguna autoridad pudo cumplir con su función porque todas las autoridades, tanto municipales como estatales y federales eran parte de estos cárteles o estaban en su nómina () La situación empeoró cuando estos señores, no tan sólo con quitarle el dinero a la gente de la más jodida hasta la más acomodada, empezaron a meterse con la familia, empezaron a violar niñas de once y doce años; nada más en mi secundaria, motivo por el cual yo soy parte del consejo ciudadano (de autodefensas), en el mes de diciembre (de 2012) fueron violadas 14 niñas.

El relato, cruento, continuaba. Era claro y conciso. El sentido común podía percibir el dolor y el hostigamiento propios de una intensa guerra y las formas más brutales y deshumanas en que opera el crimen en México. En pocos días, debido a la extraordinaria capacidad de comunicación de este líder, el video llegó a medio millón de vistas. En enero de 2014, casi un año después de la formación de autodefensas, el propio Gobierno Federal le daría la razón a este ciudadano y médico, llamado José Manuel Mireles, reconociendo la inseguridad y vulnerabilidad de la sociedad michoacana ante el cártel de los Templarios, nombrando a un comisionado para resolver el tema y confirmando la propia ineptitud y complicidad, que se tradujo en, por ejemplo, un gobernante vinculado directamente al crimen, como se probó de Jesús Reyna, ya consignado, sustituto en el más alto cargo de la entidad durante medio año entre abril y octubre de 2013 de Fausto Vallejo, también ya relegado por cuestiones de salud en la versión oficial. Han sido documentadas, además, importantes tareas para el narcotráfico que sostuvo su hijo Rodrigo Vallejo aprovechando la influencia de su parentesco.

Desde que se dio a conocer ante la opinión pública, y mientras hacía avanzar, junto a cientos y miles, a las comunidades michoacanas hacia su seguridad y pacificación, Mireles ha recibido hostigamiento y un uso discrecional y parcial de la justicia desde las esferas más altas del Gobierno mexicano.

El 28 de octubre denunció en el programa radiofónico de Carmen Aristegui que un General del Ejército lo amenazó de muerte y además el Ejército nos pidió ir desarmados (el día anterior) a Apatzingán, pero nos dispararon desde la catedral. No obstante el acoso, el avance de autodefensas era implacable por la urgencia de seguridad y el acogimiento de las comunidades donde surgían y se presentaban. El 18 de diciembre tomaban control de Múgica, Parácuaro y Zicuirán. El 29, tres días antes de iniciar 2014, de Churumuco.

El 4 de enero, Mireles quedó gravemente herido, después de desplomarse la avioneta en que viajaba. La investigación que inició la PGR no ha arrojado ningún resultado sobre el incidente. Un día después era trasladado a Morelia, donde se suspendían ese día las corridas a Buenavista Tomatlán, Apatzingán, Tepalcatepec, Coalcomán y Arteaga, debido a bloqueos e incendios en las carreteras, acción recurrente del narcotráfico en la región. Con casi la cuarta parte de los municipios de Michoacán en su poder (al día de hoy controlan alrededor de 35 municipios), los autodefensas se consolidaban. En su último discurso previo al desplome de la avioneta, Mireles había dicho a la población de Churumuco y Poturo que no hay que correr, los únicos que tienen que correr cuando nos ven a nosotros y al Ejército son los desgraciados malandrines, y nosotros no somos malandrines, somos un pueblo cansado de tantas estupideces y que nos estamos defendiendo, nosotros no corremos, ustedes no tienen que correr, a nadie le tienen que correr. El 9 de enero volvían los narcotraficantes a incendiar camiones y manifestarse contra los autodefensas.

El 13 de enero, en ausencia de Mireles, hospitalizado en ciudad de México, Hipólito Mora, otro fundador de estos grupos en La Ruana, declaraba que Apatzingán ya está cercadita () La queremos tomar () Será en estos próximos días. Se refería a que, con Aquila, Coalcomán, Chinicuila, Nueva Italia, Parácuaro, La Huacana, Tancítaro, Tepalcatepec, Buenavista y Aguililla en sus manos, Apatzingán, uno de los principales bastiones económicos y con elevada presencia del narcótrafico en Michoacán, quedaba geográficamente aislada e incomunicada por completo.

El día siguiente, el 14, a punto de cercar ahí a los Templarios, y obtener para su control esta ciudad, fue detenido el avance de autodefensas por el Ejército. Una hora antes de que López Dóriga difundiera en Televisa un fragmento manipulado del doctor Mireles afirmando que dejarían las armas desmentido al día siguiente-, comenzaron enfrentamientos entre el Ejército y los autodefensas, dejando un saldo de 7 a 12 muertos. El Universal publicó que, en Parácuaro, el cártel de Templarios y el Ejército atacaron, juntos, a los autodefensas. En otros poblados, el Ejército disparó indiscriminadamente contra civiles, asesinando a 4 (entre ellos, una niña). En uno y otro lado, la ciudadanía desarmada, pero favorable a los autodefensas, salía a manifestarse contra la presencia de los militares; en Nueva Italia la presión popular los expulsó y en Buenavista detuvo su entrada.

Como consecuencia a la reacción social, al día siguiente el Gobierno dio un giro completo a su estrategia, se reunió con líderes de autodefensas, el Ejército devolvió las armas que habían retirado a autodefensas y solicitó coordinarse con ellos. Además, fuerzas federales tomaron Apatzingán, donde el gobernador Fausto Vallejo arribó para despachar unos días desde ahí.

La fuerza de los autodefensas ya era evidente, lo mismo que el intento fallido del Gobierno por derrotarles militarmente, a punto de tomar Apatzingán. Un autodefensa declaró en esas fechas que contaban 25 mil hombres armados, pero la realidad es que, en una situación de emergencia, en menos de 15 minutos al menos contamos con un ejército de unos 140 mil elementos. El impulso del crimen, sin embargo, no menguaba. El 16 de enero se reportaron balaceras en cinco puntos de Morelia, ciudad acostumbrada a este tipo de hechos desde el 15 de septiembre de 2008 en que se efectuaron actos terroristas contra la población civil en plena ceremonia del Grito de Independencia en el Centro Histórico que dejó, con la explosión de granadas, 7 víctimas mortales y más de 130 heridas.

Mireles continuaba en rehabilitación médica. Al desmentir la versión de López Dóriga en Televisa, le fue retirado el apoyo de los federales que le protegían. Al Gobierno parecía no haberle gustado que contradijera la línea oficial y sentenciara: Jamás voy a convocar al desarme al menos que se cumpla las peticiones que hemos hecho desde hace diez meses (la captura de los principales jefes de los Templarios y garantías de seguridad y paz para el estado). Mientras, el comisionado federal Alfredo Castillo, responsable de la investigación en 2010 sobre la muerte de la niña Paulete en Estado de México entre otros hechos turbios en su haber, y político muy cercano desde entonces a Enrique Peña Nieto, comparaba su trabajo en la región con la del entrenador de futbol Pep Guardiola.

El 23 de enero la periodista Lydia Cacho resumía: Después de dos sexenios, en junio pasado de 2013, por primera vez el pueblo tuvo una kermés, hubo teatro y poesía al aire libre, el pueblo unido celebró vivir sin miedo. El gobierno federal podrá contar historias falsas, amenazar al doctor Mireles con arrestarlo si no obedece las órdenes de la Segob pero lo cierto es que la vida de las personas que habitan los pueblos protegidos por estos autodefensas sienten, por primera vez, que la tierra es suya al igual que su libertad. (Sin Embargo)

El 26 los autodefensas tomaron Cutzato, Jucutacato (del municipio de Urupaan), Caratacua (municipio de Gabriel Zamora) y San Juan Nuevo Parangaricutiro.

El 11 de marzo, el Gobierno detuvo a Hipólito Mora, relevo de Mireles y líder más visible entonces de los autodefensas. Recuperar ranchos para los Templarios y destruir el liderazgo de quienes no se subordinaban al Gobierno habrían sido los objetivos de la órden de aprehensión contra Mora, supuesto responsable de homicidios, de acuerdo a una fuente del grupo antagónico a él (ex-templarios) consultada por el documentalista Mario Mandujano. El 30 de marzo, el Gobierno detuvo a Enrique Hernández Saucedo, líder de autodefensas de Yurécuaro, y otros 16 de su grupo. Gloria, todo fue una trampa, nos llevan detenidos a Morelia, fueron sus palabras en el momento posterior a su retención por presuntos enviados de Alfredo Castillo, vestidos de civiles, de acuerdo a la versión de su esposa. Hernández Saucedo fue intensamente torturado, como asentó la CNDH, y se le dictó auto de formal prisión por homicidio.

El 14 de abril, Mireles ya se encontraba en Michoacán, más estable de salud, y se dirigía, a través de Grillonautas, a la sociedad: Esta clase gobernante gana 500 veces más que cualquier trabajador y está desvinculada con el pueblo, a quien debería servir () hacen las leyes que sólo sirven a sus intereses.

El 28, Castillo inició lo que llamó el desarme de los autodefensas. En realidad, se implementó un procedimiento acordado con las propias autodefensas para depurarse- para registrar sus armas y conformar Policías Rurales. A Mireles se le negó el acceso a la Policía Rural y se le hizo a un lado de la coordinación entre el Gobierno y los autodefensas.

El 9 de mayo, Castillo vinculó públicamente a Mireles con el homicidio de 5 personas, horas después de ser difundido el falso rumor de su destitución como autodefensa, y publicar un video muy viralizado en que se dirigió directamente a Peña Nieto. El dicho de Castillo no prosperó legalmente; ni siquiera hubo investigación al respecto.

El 14, Alejandro Solalinde, Javier Sicilia y Mireles, entre otros, lanzaron la campaña #TodosSomosAutodefensas. El 16, se le revocó auto de formal prisión a Hipólito Mora para después ser liberado. Nunca existió prueba alguna de los delitos de homicidio que se le imputaron. El 28, Hipólito Mora se encontró con Mireles y otros líderes sociales disidentes en el Encuentro Nacional de Autodefensas, en ciudad de México.

El viernes 27 de junio culminaron los esfuerzos del Gobierno por desactivar a Mireles y éste fue detenido en La Mira, junto a otras 82 personas, incluyendo menores de edad y decenas de civiles que nada tenían que ver con los grupos de autodefensas. Castillo aseguró que se encontraron, en su camioneta, 14 armas, 200 cartuchos, 4 bolsas de marihuana y 1 de cocaína. Se le adjudicaron los delitos por portación de armas de fuego sin licencia y droga, y se le ingresó a un penal de máxima seguridad en Sonora.

Fenix News

Publicado por:

Diario Masónico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.