Reciba Diario Masónico en su e-mail

La masonería abre las puertas a sus actividades, pero conserva discreción


shadow

La masonería abre las puertas a sus actividades, pero conserva discreción

 

 

 

Por Oscar Muñoz

Pocas instituciones despiertan tanta intriga, polémica y hasta aversión como la masonería.

Sin embargo, contra ese velo de misterio que tiñe sus actividades, su sede se levanta en pleno centro porteño, ocupando un edificio centenario de dos plantas con balcones a la calle, identificado con el símbolo que cruza el compás y la escuadra, y que apenas consigue llamar la atención de algún transeúnte observador.

Pero apenas se transponen los amplios portales, es difícil no sentirse influido por una atmósfera de elaborada discreción, como de templo pagano. Y algo de eso hay. Los masones respetan a todas las religiones monoteístas, pero no adscriben estatutariamente a ninguna.

En la sala de reuniones, presidida por el célebre cuadro Un episodio de la fiebre amarilla que muestra al Dr. Roque Pérez, primer gran maestre, su contemporáneo sucesor y colega Nicolás Breglia, continuador de una política de puertas abiertas a la comunidad, trata de restarle margen a tanto recelo.

La masonería es una institución iniciática que aspira a un curso vital de perfección tanto ético como de conocimiento refiere. Sus miembros deben poseer y respetar a lo largo de vida ciertos valores que implica hacer lo que se debe, no lo que se puede. En ese sentido, entendemos que el fin no justifica los medios.

La ceremonia de iniciación de un hermano es el resultante de un período de aceptación tras una serie de reuniones informativas con distintos grupos de miembros, que tienen la responsabilidad de su voto.

Las logias son el brazo activo de la institución, que nuclea en la actualidad a unos 12.000 adherentes distribuidos en todo el país. Se reúnen dos veces por mes para analizar temas y trabajos.

Tenemos tenidas cerradas y otras abiertas al público en general, porque la masonería está en política de expansión, apunta Breglia.

Los requisitos para presentar la solicitud remiten a una fórmula un tanto vaga en el enunciado. Se debe ser hombre libre y de buenas costumbres. No se exigen condiciones excepcionales en ningún sentido ni tampoco hay restricciones de índole religiosa, social ni económica, sólo se reprueban los extremismos y el dogmatismo.

Los iniciados asumen el compromiso de adquirir conocimientos hasta el final de sus días. Porque los masones consideramos que el hombre es forjador de su destino. No creemos en el hombre providencial, orienta.

Cuando finaliza su vida, hacemos una ceremonia de evaluación si cumplió con ese compromiso y si ha llevado una existencias sin manchas simbolizada en el mandil blanco con que es investido en su iniciación, revela el Gran Maestre.

Discreta en las democracias y oscura en la dictaduras, la masonería actúa de manera anónima en situaciones de catástrofe, como las recientes inundaciones en el noroeste argentino, y mantiene un hogar filantrópico en Máximo Paz.

A lo largo del tiempo, tuvimos que preservarnos de los poderes en nuestro intento de democratizar la sociedad, concluye.

 

Fuente:Diario Bae

Publicado por:

Diario Masónico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.