shadow

¿…Y a quién le importa?


shadow

¿…Y a quién le importa?

 

 

 

 

Por Iván Herrera Michel/Pido la Palabra

Este blog había hecho eco en mayo de 2015 al grito en el cielo que pusieron algunos QQHH:.. con la elección de un Gran Maestro español en vez de uno americano, el 14 de abril de ese año (Día de las Américas); como Presidente de la Confederación Masónica Interamericana (CMI).

La reunión eleccionaria se llevó a cabo en MadridEspaña, y era la primera vez que la CMI se reunía desde 1936, en que fue fundada; fuera del territorio americano. En la ocasión 15 Grandes Maestros latinoamericanos votaron en contra. A otros 45 les pareció buena la idea. (http://ivanherreramichel.blogspot.com.co/2015/05/que-pena-con-la-cmi.html).

Ahora me llegan reacciones de Masones de diferentes países comentando la reunión de hace unos pocos días de la IV Zona de la CMI en Lisboa, Portugal; siendo anfitriona la Gran Logia de Portugal. Las inconformidades se centraron en que una vez más las citas se programan fuera del territorio americano y en que los Grandes Maestros latinoamericanos asistentes; muy lejos de ocuparse de asuntos americanos como la situación de Venezuela, los diálogos de paz de Colombia, la violencia desmedida de Honduras, la pobreza de Haití, el muro de México, la salida al mar de Bolivia o la devastación de Puerto Rico por el huracán María, por ejemplo, se dedicaron a lo que llamaron “la inestabilidad de Cataluña”; apoyando de paso la posición política (porque claramente lo es) de la Gran Logia de España.

Perspectiva que, entre otras cosas, no es general y difiere diametralmente de la adoptada por otras Grandes Logias situadas tanto en el territorio del Reino de España; como en el de la proclamada República de Cataluña.

La divergencia de opiniones entre los Masones de la península en torno al asunto Cataluña, por lo menos ha debido motivar a los latinoamericanos “regulares” a guardar prudencia; ya que las tensiones entre las constituciones vigentes de varios países europeos y el reclamo del Derecho a la libre determinación de los pueblos de su condición política y su desarrollo económico, social y cultural, aprobado por la ONU, están como para alquilar balcón no solo en España, sino además en BélgicaAlemaniaFrancia, Reino Unido, Italia, Grecia, Rusia…; y ya sabemos cómo terminaron estas cosas en las antiguas Checoeslovaquia y Yugoeslavia.

Muy por el contrario, lo correcto es lo de la Alianza Masónica Europea (AME) del 18 de noviembre de los corrientes en Lisboa; Portugal, cuya cita gira en torno al eje temático de “Repensar a Europa”. Las Obediencias locales anfitrionas son el Gran Oriente Lusitano, la Gran Logia Simbólica de Portugal, la Gran Logia Simbólica de Lusitania; la Gran Logia Femenina de Portugal y la Federación Portuguesa de la OMMI El Derecho Humano.

No puedo imaginar que los Grandes Maestros “regulares” de Europa se reúnan en Quito, Ecuador, para elegir un Presidente argentino que viva en Lima, y programen reuniones en Bogotá, con el fin de, por ejemplo, estudiar la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela; como si Europa no los estuviera interpelando en varios temas. Esas cosas; simplemente no se hacen… y ellos no las hacen.

Las organizaciones nacionales y regionales están para construir realidades nacionales y regionales. Los asuntos y políticas intercontinentales corresponden a organismos suprarregionales como CLIPSAS; y las Conferencias Mundiales de Grandes Logias Regulares.

Siguen vigentes las palabras que en abril de 2015 me escribió un Q:. H:. “regular” argentino sentenciando: “… si los americanos no mostraron dignidad en Madrid, los europeos han debido mostrar pudor…”.

Pero como bien me concluyó en su extenso mensaje un Masón cubano: “QH:. viéndolo bien ¿… y a quien le importa?”

Ojalá haya a quien le importe…

Publicado por:

Diario Masónico

Contenido Relacionado

shadow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.