shadow

Breve reseña del Martinismo


shadow

Breve reseña del Martinismo

El MARTINISMO no posee un mito fundador propio. Si iniciados de otras sociedades son reconocidos como tales; reviviendo los mitos de Hiram, Osiris o de Mitra, no existe una pasión del Filósofo desconocido.

En el sistema Martinista (puesto que el Martinismo es un sistema y puede convertirse en Régimen); el drama fundador es el del propio Adán y su caída, que hace necesaria su salvación por Jesús, el Cristo; propuesto como encarnación del espíritu octogenario o profeta recurrente.

Téder ya lo había percibido, pues en su Ritual de 1913, toda la parte de la recepción al Primer Grado, hace revivir al Impetrante, la decadencia y la alienación de nuestro primer padre, como lo hacía ya la última versión del grado de aprendiz Coën impuesta por Martinés de Pasqueally.

Porque un martinista es, ante todo, un cristiano, pues su fe se basa en el Cristo encarnado en Jesús.

Existe un grado más que es el de “Libre Iniciador” o “L.I.”. Los iniciados de este grado deben ser “S.I.” y tienen la capacidad de iniciar nuevos Martinistas. Esta es una nota característica del Martinismo, pues un “L.I.” pueden iniciar libremente sin estar atado a estructura alguna. Justamente esta peculiaridad hace que existan diversas subórdenes martinistas todas las cuales pueden atribuirse ser transmisoras de una iniciación legítima.

Los principales linajes de la herencia iniciática son dos, la llamada línea “rusa” y la “francesa”, siendo ambas apreciadas y reconocidas por igual entre los martinistas.

Publicado por:

Diario Masónico

Contenido Relacionado

shadow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.