shadow

Algunas notas para el mayor amor al Ritual


shadow

Algunas notas para el mayor amor al Ritual. Queriendo trabajar juntos hacia la excelencia en nuestro ser francmasón, no debemos olvidar que nos mueve el amor fraternal, y que como pusimos en práctica cuando éramos Aprendices,  recordamos que nunca dejaremos de serlo, el Silencio ante el errar de un Hermano debe ser de sonido y de espíritu, es decir, debemos aceptar los errores con bondad, corregir con generosidad, y celebrar con hermandad el trabajo de la Logia. 

#masoneriacanaria #masoneria #mason #freemason #granlogiadecanarias

En nuestra instrucción como Compañeros desarrollamos los distintos oficios del Taller y para ello hemos tenido que estudiar a conciencia el Ritual y los usos y costumbres del mismo. Un gratificante esfuerzo que nos ha llevado a acrecentar nuestro amor por el Ritual, sentir y ser conscientes de la fuerza simbólica y esotérica que tiene, y la importancia de su seguimiento y respeto en el Taller para la excelencia en el Trabajo y A L:. G:. D:. G:. A:. D:. U:.Con el amor fraternal que unos une y alimenta en la Logia hemos entendido necesario compartir algunos usos y costumbres, así como su significado simbólico, con el resto de los Queridos Hermanos para que sirvan como recordatorio de la importancia que estos tienen para nuestro Trabajo en Logia y, por tanto, para nuestro desarrollo y aprendizaje como Francmasones

Comenzaremos con la postura correcta a la hora de sentarse en Logia.

Recordamos a nuestros Queridos Hermanos la importancia de mantener el cuerpo en ángulo recto, en forma de escuadra, la espalda erguida, las piernas sin cruzar, las manos sobre los muslos o rodillas, y los pies formando escuadra con el talón. Además de una regla de urbanidad y “buenas costumbres” el simbolismo que se encuentra tras esta postura es de gran fuerza para nuestra predisposición en Logia.

El Masón en Logia debe sentarse de esa forma por que simboliza la rectitud de nuestros actos mediante la formación de la Escuadra con nuestro cuerpo; y por lo tanto, prácticamente, adoptamos una forma simbólica de tomar asiento. Las alegorías que nos enseña la Ley de la Doble Escuadra, sabemos que la Escuadra. Está compuesta por la Plomada que simboliza una línea por la cual el Hermano asciende y desciende del mundo espiritual hacia el Nivel ,que simboliza el mundo terrenal, y de esta forma encontramos que todo nuestro cuerpo al sentarse, forma una Esquadra , conectando ambos mundos.

Esta postura, además de la divinización del ángulo recto tenida en cuenta y exaltada por todas las escuelas iniciáticas desde el antiguo Egipto, nos predispone de la mejor manera, abierta, observante, y limpia del ruido de metales, ante lo que vivimos y acontece en el Taller. Nos libera de ataduras o cadenas que nos anclan a la vida profana, y nos acercan con los sentidos y el espíritu hacia la vivencia y experiencia masónica.

Para continuar haremos referencia al uso de las espadas en Logia

Las espadas masónicas son un símbolo que sintetiza un trasfondo moral, es decir una lucha constate, entre dos principios El Bien y El Mal, teniendo para el último hay un castigo reservado, que es el fuego destructor de la conciencia.

El Venerable Maestro tiene en el Oriente La Espada Flamígera, verdadera insignia de su cargo y dignidad. Esta espada no lleva funda, puesto que constantemente se le considera como la efectividad, y en manos del Venerable Maestro Simboliza a la Superioridad y a la autoridad de las ciencias y las virtudes, cuyos principios masónicos resplandecen y se propagan a todos los vientos, sin punto fijo de dirección, como lo hacen las llamas del fuego que se elevan al infinito; también significa que todas las enseñanzas masónicas, que se imparten en los talleres, deben ser dadas a conocer por todas partes y a todos los hermanos y hombres sin distinción de razas o religiones.

El Hermano Guardatemplo tiene igualmente una espada para su oficio, teniendo orden de guardar el Taller de miradas profanas. No usa esta salvo para ese fin, no teniendo que ponerse al orden con ella ni moverse en Logia portándola. Al usarla para asegurarse de que el templo está a cubierto, debe hacerlo portándola en ángulo de 45º, en defensa, ante cualquier posible intromisión profana en el Taller y su entorno.

También porta espada en la Logia el Hermano Experto, encargado de velar por la fidelidad de la Taller al Ritual.

Debe ser una espada corta, de doble filo, que significa y relata la lucha o batallas libradas. Por una parte contra el mundo profano, ya que es el encargado del retejeo de los Queridos Hermanos Aprendices y Compañeros antes de dejar a los Hermanos Vigilantes su instrucción; y por otra parte la batalla librada en defensa del Rito y la Moral Masónica. La espada del Hermano Experto es por consecuencia, una espada de Luz que cada vez que el oficial se levanta o se desplaza en el Taller, luce brillante, estirada, capta las miradas de los iniciados recordándoles que la perfección moral del hombre es una incesante lucha cada nuevo día, consciente a cada instante, contra su pequeño “yo imperfecto” y además afrontando cotidianamente las injusticias y las desigualdades, los abusos manifiestos de poder, las restricciones a la libertad de opinión y una lucha y enfrentamiento jamás abandonados.

Para su uso el Hermano Experto sostendrá la espada con la empuñadura a la altura del mentón y en posición vertical hacia la Bóveda Celeste cuando oficia y está al Orden; sobre el hombro derecho apoyada la hoja y con el brazo extendido antes de la apertura de los trabajos, y en la Batería y Aclamación tendiendo ésta en oblicuo hacia adelante (45º) como prolongación del brazo.

Durante su desplazamiento por el Taller no debe ir acompañado del Hermano Maestro de Ceremonias, y manteniéndose al Orden; pudiendo salir del Taller sin saludar, pero marcando un alto y en posición de Orden al encontrarse entre Columnas.

Para terminar, creemos importante recordar la importancia de la armonía y cadencia del Ritual, así como su ritmo.

Esto no implica tan sólo al seguimiento del texto ritualístico, sino que esa medida, ese equilibrio, fiel representación del Principio Creador y el Latir Vital de su Creación, lo debe impregnar todo en la Logia. Estamos en lugar sagrado, y nuestro trabajo debe demostrarlo. Nos mueve el disfrute y sentir del Ritual, como camino iniciático hacia los secretos y el conocimiento no revelado. Al tiempo que seguirlo con Fuerza, interpretarlo o acercarnos a él con Sabiduría, debemos lograrlo con Belleza. Esa Belleza está también en la importancia de los silencios, el acierto en la música y su sonar en el Taller, el movimiento de los Queridos Hermanos en Logia, y el rigor del trabajo de los oficiales.

Queriendo trabajar juntos hacia la excelencia en nuestro ser francmasón, no debemos olvidar que nos mueve el amor fraternal, y que como pusimos en práctica cuando éramos Aprendices,  recordamos que nunca dejaremos de serlo, el Silencio ante el errar de un Hermano debe ser de sonido y de espíritu, es decir, debemos aceptar los errores con bondad, corregir con generosidad, y celebrar con hermandad el trabajo de la Logia.

ARARAT M:. M:.

Fuente: GRAN LOGIA DE CANARIAS

Publicado por:

Garibaldi

Contenido Relacionado

shadow

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.