shadow

La actitud de la masonería cubana ante el movimiento de liberación nacional


shadow

La masonería cubana ante el movimiento de liberación nacional

 

 

Escribe: ROGER FERNANDEZ CALLEJAS

ACCION DIRECTA E INDIRECTA. ACTITUD DE LA GRAN LOGIA, DEL GRAN MAESTRO Y DE LOS MASONES. INTENSA LABOR DE LA MASONERIA EN BENEFICIO DE CUBA

Conocer la intervención de la Masonería en un movimiento revolucionario. como el que recientemente ha pasado en Cuba, es sumamente difícil ya que. por imperativos de las circunstancias, toda su labor tuvo que realizarse en la clandestinidad.

La Masonería de Cuba, que siempre ha estado preocupada por los problemas nacionales, era imposible que se cruzan de brazos ante los dolores de la patria, y las palpitaciones de toda clase, que subían desde los bancos de las logias hasta los altos dirigentes, necesitaban indudablemente de una acción concordante y, al mismo tiempo, caracterizada por la suficiente serenidad, para producir beneficios ciertos sin la adopción de posturas efectistas pero improductivas.

De aquí es que debemos separar, para determinar la verdadera postura de la Masonería ante los sucesos pasados. la que podemos clasificar corno “institucional”, de la clasificable como ‘individual’, sin que esta clasificación pueda tomarse en la acepción estricta de los vocablos, pues en ciertos momentos se confunde la línea divisoria.

Vamos, para ser lo más exactos posible en nuestra exposición y estudio, a formarnos un plan que nos permita localizar cada hecho dentro del marco que le corresponde, para lo cual nos proponemos, primero, ver cual fue la actitud de la Fraternidad como organización responsable; la de sus altos dirigentes corno tales y en representación de la Gran Logia.

Para estudiar más tarde la labor de estos mismos como masones y la de otros hermanos ligados al campo insurreccional, en defensa de sus ideales, pero haciendo la advertencia, a priori, de que entre estos últimos solamente nos limitaremos a un grupo pequeño en razón del espacio, que pudiéramos haber ampliado a centenares, pues la masonería de Cuba cuenta sus mártires y héroes de la contienda por cifras infinita superiores a la de hermanos extraviados

LA GRAN LOGIA ANTE LA CRISIS CUBANA.

Sería cuestión de nunca acabar hacer una relación pormenorizada de todos los momentos en que nuestra Alta Cámara. mediante acuerdos específicos

trató de poner un alto en el desquiciamiento general que se advertía en la sociedad profana, y no pocos los pronunciamientos que, por disposición suya, dio a la luz pública el Gran Maestro Dr. Carlos M.. Piñeiro y del Cueto.

Dos o tres días después de producirse el golpe del 10 de marzo, el Dr. Carlos Saladrigas Zayas se entrevistó con el Gran Maestro, Dr. Carlos M. Piñeiro y del Cueto, ofreciéndole un puesto en el Consejo Consultivo, organismo que se proyectaba crear y al que se quería llevar, en forma indirecta. los representantes de las distintas instituciones de crédito moral existentes en Cuba.

Pese a la insistencia del Dr. Carlos Saladrigas. el Gran Maestro rehusó el cargo, expresándole que la Masonería no podía respaldar un Gobierno que hubiera nacido en esa forma y que representaba una vuelta al pasado de 19 años.

El Dr. Saladrigas le manifestó que comprendía las razones del Dr. Piñeiro. pero que estimaba que era necesario buscarle una solución al problema, puesto que ya era una cuestión de hecho y, aunque no se había constituido oficialmente un Gobierno, el Presidente y el Vicepresidente de la República habían cesado en sus cargos por estar asilados en Embajadas extranjeras.

El Gran Maestro Piñeiro convino en que era necesario buscar un medio para restablecer el ritmo constitucional y, a ese efecto, sugirió al Dr. Saladrigas la siguiente fórmula:

1—Que ninguna de las personas que habían producido el golpe del 10 de marzo asumiera cargo alguno en el Gobierno.

2—Que a virtud de haber cesado en sus cargos el Presidente y el Vicepresidente de la República, y estar legalmente fuera del territorio nacional. se les sustituyera en la forma que establece la Constitución de la República.

3—Que no se suspendieran las elecciones señaladas para el día 1ro de junio, a. fin de que el 10 de octubre, al tomar posesión el Presidente elegido por el pueblo, se restableciera el ritmo constitucional.

4—Que durante la provisionalidad se constituyera un Gobierno de altura, en el que estuvieran representados los Partidos Políticos que iban a la lucha electoral y las instituciones cívicas cubanas, a fin de fiscalizar la pureza de las elecciones y evitar que el Gobierno se produjera parcialmente.;

El Dr. Carlos Saladrigas mostró su conformidad con esta fórmula, acogiéndola con gran calor, pero pocos días después llamó al Gran Maestro Piñeiro, diciéndole que, su forma habitual de hombre un tanto escéptico que miraba los acontecimientos con un poco de objetivismo, que ambiciones personales y pequeñas vanidades habían dado al traste con aquella fórmula, que el consideraba que era la única que permitiría volver rápidamente a la normalidad constitucional¨.

De haberse aceptado esta fórmula, posiblemente se hubieran ahorrado mucho días de dolor y de sangre al pueblo cubano.

El máximo rector de la Francmasonería de Cuba intervino nuevamente para tratar de conseguir la humanización de la contienda iniciada. Cuando el 26 de julio de ese año se produjeron los acontecimientos del cuartel Moncada. Este hecho creó una seria amenaza al clima de fraternidad y armonía que nuestra Institución propugna y ante esa situación, se reunieron en la Capital oriental los representantes de las distintas instituciones cívicas de la localidad, bajo la presidencia del Gobernador Provincial a fin de buscar soluciones armónicas.

A esta reunión y previa consulta telefónica con el Gran Maestro, asistió en representación de la Gran Logia el VM Luis Sabigne Pavón, Gran Primer Vigilante. En esa oportunidad los reunidos adoptaron el acuerdo, como lo mas viable para conseguir el objetivo perseguido, que no era otro que darle tranquilidad a la población santiaguera y garantía para la integridad personal de aquellos que actuaron en el ataque al Moncada y que aún no habían sido detenidos por la fuerza pública, de comisionar al Gran Maestro Carlos M. Piñeiro y del Cueto, por mediación de su representante en aquellos momentos y del señor Rector de la Universidad de Oriente, para que hiciera las gestiones pertinentes con las autoridades.

Con vista a eso, el Gran Maestro se dirigió al entonces Presidente de la República, con fecha 30 del mismo mes, en los siguientes términos:

¨Hon. Sr. Presidente:

Acabo de recibir una llamada telefónica desde el Gobierno Provincial de Oriente, donde se hallan reunidas las clases vivas de esa ciudad, en unión del Gobernador de esa Provincia, las que me dieron la honrosa y humana encomienda, en mi carácter de Gran Maestro de la Masonería de Cuba, de gestionar de UD el respaldo a las gestiones que se proponen realizar las instituciones que representan, para lograr el cese de la lucha fratricida, que tiene por escenario aquella provincia.

Concordando estas gestiones con los fines y normas de la Masonería, que no escatima esfuerzo para lograr que entre los hombres florezca el sentimiento de fraternidad, cumplo ese encargo, Sr. Presidente, en representación de los masones orientales, del Sr. Rector de la Universidad de Oriente, de los Clubes de Leones y Rotarios, de la propia ciudad, de los Colegios Profesionales y demás instituciones de Santiago de Cuba.

Invocando el alto sentido de humanidad y comprensión con que los estadistas han de considerar los problemas nacionales, a fin de lograr que, por una disposición suya, como la mas alta autoridad de la nación, se permita a las entidades que me han otorgado su representación, realizar las actividades que se proponen, logrando que CESE EL DERRAMAMIENTO DE SANGRE A PARTIR DE LOS SUCESOS OCURRIDOS EN SANTIAGO DE CUBA EL DOMINGO ULTIMO, DE MODO QUE PUEDAN SER JUZGADOS POR LOS TRUBUNALES COMPETENTES.

Seguro, Sr. Presidente, de que mis gestiones, QUE DEMANDAN UNA SOLUCION URGNTE, se verán colmadas con la conformidad de UD: le reitero el testimonio de mi mas respetuosa y alta consideración

(f) Dr. Carlos M. Piñeiro y del Cueto

Gran Maestro

Esta comunicación fue entregada con carácter oficial en la Secretaria de la Presidencia en la propia noche del 30 de julio, y el Gran Maestro, a fin de darle mayor fuerza a su gestión, entregó una copia al Dr. Carlos Salas Humara, Ministro de Salubridad quien le ofreció hacerla llegar a su destino.

El Presidente. por la misma vía y en forma verbal, ofreció al Dr., Piñeiro y del Cueto plenas garantías para la vida de los complicados en aquellos sucesos, a fin de que fueran remitidos a los tribunales correspondientes. lo que comunicó a las instituciones cívicas de Santiago de Cuba, por conducta del Gran Primer Vigilante.

No podemos. por razón del espacio detallar uno por uno los pronunciamientos de la Fraternidad como organismo pero bueno es recordar algunos como el publicado el 8 de diciembre de 1955, en el que. entre otras cosas. decía en nombre de !a Gran Logia el Gran Maestro:

¨Frente al desorden y a la violencia la Masonería fija su posición; respetuosa de la Constitución y de las leyes de la República, desaprueba todo hecho que atente contra el Orden, que no debe ser alterado por razón alguna: pero condena, a su vez, enérgicamente las innumerables extralimitaciones en que se incurra por los agentes encargados de mantener ese Orden, con el pretexto de restablecerlo, sancionando, por su propia mano, hechos que son de la exclusiva competencia de los Tribunales de Justicia¨.

“Exenta de sectarismo político, la Masonería aspira a que reine la concordia en la familia cubana, respetándose, tanto por gobernantes como por gobernados, los derechos inalienables del hombre y los principios básicos de la Democracia. haciendo compatibles el Orden y la Libertad, ya que sólo el armónico concierto de uno y otra, produce el clima civilizado en que tiene derecho a vivir un pueblo que tantos heroicos sacrificios ha realizado para conquistar su independencia y establecer el régimen democrático.”

Al agravarse la situación cubana, el Gran Maestro. en su Mensaje Anual de 1957 que leyó en la sesión celebrada en marzo de dicho año, dedicó atención especial al problema de Cuba, manifestando que hondamente preocupado por la irrefrenable crisis que ensombrece a nuestra Patria, hemos considerado un deber patriótico ofrecer nuestro público respaldo a toda gestión conciliadora, cualquiera que sea quien la lleve a efecto, así como brindar nuestra mediación desinteresada y exenta de todo partidarismo, para lograr la paz y la armonía entre todos los cubanos¨.

En dicho Mensaje se decía que ¨la violencia sin freno ha hecho su aparición, haciendo prácticamente nulos los cauces del derecho”, agregando que “como la violencia no puede engendrar más que odios insalvables, se alejaban las fórmulas pacíficas que pudieran ser base para una solución nacional”.

Ya impreso este Mensaje, que lleva fecha 24 de marzo, fueron citadas las instituciones Cívicas para una reunión el día 23, a la cual asistió el Gran Maestro. En cuya reunión se acordó y dio a la publicidad un manifiesto, en el que se introdujeron algunas de las frases que aparecen en el Mensaje mencionado.

Debe señalarse que en esa primer reunión de las Instituciones Cívicas se pretendió crear una situación difícil a la Masonería, introduciendo en el manifiesto una invocación a Dios, la que fue superada por el Dr. Piñeiro., manifestando que la Gran Logia, lejos de tener inconvenientes en suscribir esa invocación, la hacía suya pues la Masonería exige a sus miembros la creencia en un Ser Supremo, y esta reunión no podía tener por propósito crear una nueva distinción entre los cubanos, sino por el contrario, unirlos en un esfuerzo común para lograr el establecimiento de un clima de paz y un régimen de democracia.

La Gran Logia, al reunirse en dicho mes de marzo le impartió su aprobación a esta actuación del Grado Maestro.

Más con fecha 19 de junio de 1957, de nuevo deja oír su voz responsable, porque, como bien dice en su manifiesto público,

¨Fiel a su tradición y al espíritu que rige todos sus actos, la Masonería no ha de permanecer indiferente ante esos acontecimientos que siembran el luto y el dolor en nuestra patria.

Recordando que en varias ocasiones la Gran Logia y las logias constituyentes han hecho pronunciamientos públicos, “censurando toda acción que atente contra los principios en que se basa la vida civilizada de los pueblos”, así como que “la Gran Maestría ha venido laborando sin descanso por la solución de ¡os problemas nacionales”, se fija de manera definitiva la postura de nuestra institución ante la crisis cubana, con las siguientes frases, de las cuales subrayamos las que estimamos sugerentes:

¨Al margen de toda lucha partidarista, la Masonería aspira a la erradicación de la violencia en la solución de los problemas humanos; respetuosa de la Constitución y de las leyes de la República desaprueba todo acto, cualquiera que sea su procedencia, que atente contra el orden. que no debe ser alterado por constituir factor básico de la convivencia, condenando por igual, tanto al terrorismo como manifestación de hostilidad hacia el Gobierno

COMO LAS EXTRALIMITACIONES EN QUE INCURRAN LOS PROPIOS ENCARGADOS DE MANTENER EL ORDEN, SO PRETEXTO DE RESTABLECFRLO, SANCIONANDO POR SU PROPIA MANO HECHOS QUE CORRESPONDEN A LA EXCLUSIVA COMPETENCIA DE LOS TRIBUNALES DE JUSTICIA¨.

¨CONSIDERANDO EXTRAORDINAIAMENTE GRAVE QUE NO SE RESPETEN LAS NORMAS DE UNA ORDENACIÓN JURIDICA, mínimun de renunciamiento de cada individuo para hacer posible la vida en sociedad, la Gran Logia de Cuba, inspirada en altos principios de humanidad, eleva de nuevo su voz, y dirigiéndose a todos los integrantes de la familia cubana, tanto gobernantes como gobernados, reclama un alto en esta sangrienta pugna, para que cese la violencia, y DEPONIENDO INCLUSIVE INTERESES Y DERECHOS QUE ESTIMEN LEGITIMOS, hagan posible, por el esfuerzo de todos, el clima adecuado que permita lograr una fórmula de concordia que supere la grave situación porque – atraviesa nuestra Patria. De otro modo tendremos que encarar la terrible responsabilidad históricas. de haber destruido con nuestro encono la obra de nuestros libertadores¨.

¨CUBA EXIGE UNA INAPLAZABLE SOLUCION. A SU CRISIS PRESENTE, Y PARA PROPICIARLA, LA MASONERIA CUBANA OFRECE Nuevamente SU CONCURSO¨.

Conmina a sus miembros a laborar por ella. y exhorta a todos para que, deponiendo pasiones y sectarismos, den vigencia efectiva al postulado martiano que propugna “una República cordial con todos y para el bien de todos”. La Patria lo pide: Hagámonos dignos del sacrificio de nuestros fundadores!

Mientras de esa forma se iba pronunciando la Masonería como institución. el Gran Maestro, en su

nombre, formaba parte en sus comienzos del Comité de Corporaciones Cubanas, firmando con ellas los

primeros pronunciamientos y cuando a éstos respondió el Dr. Santiago Rey Pernas, Ministro de Gobernación, con un ataque crudo e irrespetuoso, el Gran Maestro, a nombro de la Gran Logia, presentó a dicho Comité la siguiente proposición;

¨El Comité de Corporaciones Cubanas, con conocimiento de las declaraciones del Sr. Ministro de Gobernación, Dr. Santiago Rey Pernas, que han visto la luz en la prensa diaria, en las cuales, comentando en forma irónica, LA EXHORTACION A LA PAZ Y A LA CORDIALIDAD HECHA POR ESTE COMITE, DA A ENTENDER A LA OPINION PUBLICA QUE NO DEBE INTENTARSE LABORAR POR EL LOGRO DE UNA FORMULA DE ENTENDIMIENTO ENTRE LOS CUBANOS, por estar el Congreso estudiando ya la ley para canalizar el proceso electoral.

ACUERDA:

Dirigirse. respetuosamente, al Hon. Sr. Presidente de la República, interesado del mismo se aclare si esas declaraciones del Sr. Ministro de Gobernación, Sr. Santiago Rey Pernas, representa el sentir del Gobierno de la República, para en ese caso dar por terminadas sus gestiones en pro de la concordia del pueblo de Cuba; o si, por el contrario, esas declaraciones representan sólo una opinión personal del citado Ministro, y no recogen el criterio del Gobierno, para en tal caso redoblar sus esfuerzos en pro de la concordia cubana, a fin de encontrar fórmulas de paz NO MERAMENTE ELECTORALES, que erradiquen, de manera definitiva, la violencia en la solución de los problemas nacionales, como es el anhelo de todas las instituciones integrantes de este Comité¨.

Esta moción no fue aprobada por dicho Comité, quien sostenía distinto criterio, posiblemente no tan drástico en cuanto a soluciones no electorales y con vista a ese desacuerdo y a otros que no son del caso mencionar en este momento, el Gran Maestro retiró la representación de la Gran Logia y se determinó a continuar actuando en forma independiente. aún cuando, en interés de Cuba. se mantuvo en contacto con dichas instituciones cívicas.

Con fecha 15 de febrero de 1958, las Instituciones Cívicas hicieron unas declaraciones analizando la situación de Cuba, en cuya confección no intervino el Gran Maestro, a quien se le remitió después de hechas y firmadas por un gran número de instituciones. para que las firmara “si lo estimaba conveniente”. El Dr. Piñeiro interesó que se suprimiera de esas declaraciones la referencia a las Universidades privadas, que se hacían aparecer como obra del Gobierno de Batista, toda vez que ello era incierto y además que habiendo creado y respaldando la Gran Logia una Universidad privada no podía ir contra sus propios actos suscribiendo documento semejante. Responsables de las instituciones Cívicas le manifestaron al Gran Maestro, lo siguiente:

  1. a) Que no se refieren a la Universidad Masónica sino a la Universidad “José Martí”,
  2. b) Que ya estaba firmado por muchas Instituciones la referida declaración, por lo que resultaba difícil hacer otro.

El Gran Maestro Piñeiro les contestó lo que sigue:

  1. a) Que si se refieren solamente a la Universidad “José Martí”, debían expresarlo así y no hacer una agresión a otros planteles de enseñanza que, como la Universidad Masónica, no eran merecedores de ese ataque.
  2. b) Que la Gran Logia no podía ser comparsa y firmar los documentos que le traían sin intervenir en su redacción.

Al no aceptarse estas objeciones no fue firmado dicho documento. Sin embargo, el Gran Maestro expresó a los representantes que las instituciones que no haría rectificación alguna. para no dar sensación de divisionismo entre las Instituciones Cívicas. y que en el futuro la Gran Logia haría sus pronunciamientos individualmente conforme a las siguientes bases:

  1. a) Ratificando los puntos en que hubiere concordancia con las declaraciones de las Instituciones Cívicas,
  2. b) Absteniéndose de tratar los tópicos en que hubiere divergencia, para que esto no trascendiera al exterior,
  3. c) Adicionando los puntos de vista propios de la Gran Logia de Cuba.

Acertado estuvo el Gran Maestro en su enfoque. pues como que dicho documento fue suscrito por representativos de otras entidades de la Masonería, la Universidad Masónica de Cuba, en sesiones celebradas los días 19 y 25 de febrero de dicho año, acordó mostrar su desagrado con esas declaraciones y su complacencia con la actitud del Gran Maestro al negarse a firmar las mismas,

En el mes de marzo de 1958, ya convocada la sesión de la Gran Logia, se remitió al Gran Maestro una declaración de las Instituciones Cívicas, suscrita por muchas de éstas (al igual que se había hecho en la ocasión anterior), a fin de que fuera firmada.

El Gran Maestro estimó:

  1. a) Que ya estando convocada la sesión de la Gran Logia debía darse cuenta a la Alta Cámara,
  2. b) Que su opinión personal era que ningún organismo o autoridad masónico podía suscribir una declaración que contuviera manifestaciones como las siguientes:

“A la palabra transida de dolor del Venerable Episcopado se responde con torticeros[1]rejuegos para imponer con tono áspero una terca voluntad de mando¨.

Ya que además de no estar ajustados a la verdad esos calificativos, entrañaba un respaldo que podría perjudicar a la Masonería en el futuro.

Al ratificársele por responsables de las Instituciones Cívicas que la declaración ya estaba firmada por muchas instituciones y que no podía modificársele de ningún modo, el Gran Maestro Piñeiro manifestó que no podía firmarlas y que daría cuenta a la Gran Logia, a fin de que ésta determinara lo que creyera pertinente, pero que ofrecía recomendar a la Alta Cámara que hiciera una declaración concordante, omitiendo las frases en que había disentimiento .

La Gran Logia le impartió su aprobación a esta actitud de la Gran Maestría y acordó lanzar un manifiesto a la opinión pública ya que “la crisis cubana, lejos de orientarse hacia una solución favorable, se ha agravado en forma tal”, como se dice por la Gran Logia en su manifiesto de fecha 24 de marzo de ese año, “que la tranquilidad ciudadana, el respeto a la vida y el pleno funcionamiento de las instituciones públicas. se encuentran afectados por el estado de desconcierto producido por el desbordamiento de las pasiones y la lucha con pugnacidad incontrolable, que alcanza a limites que ponen en peligro los valores esenciales en que descansa nuestra nacionalidad”.

Y después de hacer un recuento de la situación cubana en esos momentos, con claridad y valentía levanta su voz en beneficio de Cuba con las siguientes frases:

Ante panorama tan sombrío, sin que se vislumbre una solución. la Alta Cámara de la Masonería cubana hace un nuevo llamamiento a toda la ciudadanía para que se una en la sagrada tarea de recuperar un régimen de convivencia cívica, a la que tiene derecho el país.

inspirada en altos principios de humanidad. la Gran Logia de Cuba eleva de nuevo su voz, y dirigiéndose a todos los integrantes de la familia cubana. tanto gobernantes como gobernados, reclama un alto en esta sangrienta pugna para que cese la violencia, y PIDE QUE SACRIFICANDO EN BENEFICIO DE LA PATRIA INTERESES, DERECHOS Y AUN POSISIONES por muy legitimas que se consideren, hagan posibles por el esfuerzo de todos, el clima adecuado que permita lograr una fórmula de concordia que supere la grave situación  porque atraviesa nuestra  Patria.

QUIENES CON EMPECINAMIENTO INCONCEBIBLE y con olvido de los grandes intereses nacionales no aúnan sus voluntades para obtener la solución suprema que es necesaria a los altos intereses de la Patria, no podrá escapar al juicio sereno y a la sanción de la historia.

Para estos patrióticos fines declara la Masonería Simbólica cubana, con toda responsabilidad, que está presta a desempeñar, con absoluto desinterés y sin sectarismo alguno, cualquier misión que el destino nacional le señale.

Mientras desde un punto de vista puramente Institucional la Gran Maestría, a nombre de la Gran

Logia de Cuba, realizaba esa labor pública de concordia y fraternidad, en el mes de junio de 1957 autorizaba por escrito al Sr. Roberto E. Orozco Morejón, sobrino del hermano Gonzalo Orozco, para

que se trasladara a la Sierra Maestra y lograra una entrevista con el Dr. Fidel Castro, para de acuerdo ambos lanzar un manifiesto a la opinión pública.

Pero este aspecto es mejor que la presentemos a través de las entrevista que hicimos, al objeto de obtener datos para este trabajo, con el propio Sr. Orozco.

Este señor no es masón, aunque si sobrino de un Maestro Masón como dijimos. Se trata de un industrial holguinero. de amplio crédito moral y económico, de méritos revolucionarios, quien al vernos buscando datos, se nos ofrece atentamente a brindarnos aquellos de cuya veracidad sale garante y nos dice, entre otras cosas:

“En el mes de junio de 1957 vine a ver al Gran Maestro Dr. Carlos M. Piñeiro y de Cueto, porque,

como tengo un alto concepto del valor moral de la institución masónica, recogido de la vida ejemplar de mis antepasados, masones convencidos, estimé que la intervención de la Masonería podía ser de importancia capital para el triunfo de los ideales de libertad en nuestra patria. Desde el primer momento recibí del Gran Maestro la más grata acogida y la seguridad de que él no escatimaría en ningún momento su mas decidida  colaboración.¨

¨Mi intención específica, cosa que le planteé al Dr., Piñeiro. era la de entrevístame en la Sierra con el máximo leader de la Revolución Dr. Fidel Castro, a fin de que, éste lanzara un manifiesto público exponiendo su fórmula para la solución del problema cubano, y que ese manifiesto lo dieran a conocer ese grupo de instituciones cívicas, canalizadas por la Masonería por ser una sociedad limpia de toda mácula cuyos pronunciamientos públicos habían sido de una elevación tal que representaban una plena garantía.”

El Gran Maestro me dio por escrito una autorización a fin de que, en su nombre. estableciera los contactos necesarios a este fin y con el alma henchida de gozo fui a Oriente, convencido, porque

lo había prometido, que el Dr. Piñeiro estaba dispuesto a prestarle todo tipo de ayuda al Dr. Castro en su lucha. y establecí los contactos necesarios, internándome en la Sierra. so pretexto de ventas de mercancías de mi industria llegando hasta un punto situado a cuatro horas deL Dr. Fidel Castro quien, avisado de mi viaje y encomienda estaba esperando mi visita.¨

‘Tuve la fatalidad de que esa oportunidad coincidió con una operación del ‘Che” Guevara sobre el

pueblo de Bueyesito. y la situación se puso tan peligrosa que mis acompañantes. temiendo con razón por mi seguridad personal, que no era tan importante por mi como por la misión que sabían llevaba, me hicieron regresar al punto de partida. frustrándose la entrevista, ya que, por esas y otras razones, me vi forzado a abandonar la región y perder los contactos, teniendo que embarcarme para Venezuela¨.

¨De nuevo me entrevisté con el Gran Maestro para informarle de mi fracaso y próximo viaje, el cual aprovechó para remitirle, por mi mediación, unos documentos importantes al Dr. Manuel Urrutia, actual Presidente de Cuba y entonces exilado en el hermano país[2]

Creemos que con todo lo anterior, hemos fijado bien claramente cual fue la posición de la Masonería de Cuba como institución, y parte de la labor que su Gran Maestro, el Dr. Carlos M, Piñeiro y del Cueto, llevó a cabo.

LA ACCION INDIVIDUAL MASONICA.

Siguiendo el plan que nos hemos trazado, vamos a ver cual fue la intervención de los masones en el movimiento revolucionario, así como la del Gran Maestro, unas veces como tal y otras como ciudadano. así como la de Grandes Funcionarios como el Gran Secretario Dr. José F. Castellanos, el Gran Orador Jorge Luis Cuervo Calvo. y otros más que iremos mencionando, sin que pueda afirmarse que con nuestra exposición agotemos el tema, porque intervenciones similares se cuentan por millares y exponerlas todas seria cosa de no acabar nunca;

Que nos perdonen, pues. aquellos a quienes olvidamos mencionar, aunque no los olvidamos en nuestros corazones

Para una mejor comprensión, así como para darle mayor fuerza probativa. vamos a presentar esta fase de la vigencia de la Masonería en la revolución actual por medio de entrevistas con distintos personajes, masones o no, de relevante posición en el momento:

INTERESANTES DECLARACIONES DEL

  1. FRANCISCO DIAZ PIFERRER.

Francisco Díaz Piferrer no es masón, aunque su padre sí. y por esta circunstancia, conserva un profundo respeto por la Masonería. Es, además, un verdadero veterano de la revolución, en cuyas actividades se inició a los 11 años cuando la célebre expedici6n de Gibara, en la que perdió a su hermano Eugenio Álvarez Piferrer, el 17 de agosto de 1931.

Educado en esa escuela de lucha por la libertad, cuando se produce el fatídico 10 de marzo se lanza a la lucha contra Batista, unas veces en una organización revolucionaria, otras casi individualmente. hasta que se convierte en uno de los creadores de la Triple A”. en unión de Aureliano Sánchez Arango. Convencido de que la forma dispersa resultaba ineficaz, unido a Frank País, establece contacto con Fidel Castro y logra la primera unidad revolucionaria. En su constante batallar, subiendo y bajando a la Sierra Maestra, se conecta con el H. Humberto Mazzorana y cuando el 17 de diciembre de 1957 es comisionado por el Movimiento “26 de Julio¨ para acompañar al Tte. Antonio López Souza y al combatiente Reynaldo Jiménez que llevaban misiones especiales, se nos entrega a Mazzorana en Camaguey y éste los trae al Gran Maestro Piñeiro. Quien los oculta en el Gran Templo Nacional Masónico. Así fue su primer contacto con la Masonería.

‘Visto el magnífico resultado que había obtenido la gestión con el Gran Maestro y ante la necesidad de posteriores trabajos. Mazzorana puso en contacto directo con el Dr. Piñeiro y del Cueto, —dice el Sr. Díaz Piferrer— quien me brindó toda su cooperación desinteresada y amplia en beneficio del proceso revolucionario¨. De este primer contacto surgieron otras actividades de mayor envergadura y de trascendencia imponderable.”

“Una de ellas, que estuvo a punto de ser decisiva, se la voy a explicar con ciertas reservas por razones que no vienen al caso. El Gran Maestro me llamó para ponerme en contacto con un militar europeo, de nombre Rayko Ivetic, quien ofrecía sus servicios a la revolución para desarrollar un plan relámpago perfectamente calculado, con técnicos de la pasada guerra, que consistía en un asalto coordinado a Columbia y La Cabaña y la consiguiente acción sobre otros centros. El plan resultaba de tal amplitud e importancia, que estimé no podía resolverlo personalmente y entonces lo notifiqué a Daniel[3]. que era el Coordinador Genera del Movimiento ¨26 de Julio” quien se entrevistó con el Gran Maestro y con Rayko. La importancia del asunto lo hizo pensar que solo podía resolverlo Fidel Castro, por lo que decidimos llevarlo a la Sierra. Así lo hicimos, siendo yo el encargado de llevar al yugoslavo a Santiago, donde lo puse a disposición de la Dirección General del Movimiento y este organismo lo hizo llegar hasta el Dr. Fidel Castro en la Sierra Maestra. Como ya estaba establecido el contacto del Gran Maestro conmigo, el propio Dr. Piñeiro me autorizó para ampliar ese contacto a Fidel y por medio del Sr. Rayko se lo comuniqué al Jefe Supremo de la Revolución, y para futuros contactos le mandamos a decir que el Gran Maestro. Dr. Carlos M. Piñeiro y del Cueto, en lo adelante se llamaría Bushnell, nombre de guerra que él escogió y cuyo origen debe explicarle él mismo.”

“Siempre he tenido la costumbre —interviene el Gran Maestro aclarando— de relacionar estos nombres con algo que me facilite recordarlo. Mi experiencia me ha enseñado que no debe uno vacilar en estos asuntos. Por eso traté de buscar un nombre que me fuera fácil recordar y escogí el apellido del Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo de la Jurisdicción Norte de los Estados Unidos.”

Y, una vez aclarado esto por el Dr. Piñeiro. presente en la entrevista, continuamos recogiendo las declaraciones del Sr. Díaz Piferrer, quien nos dice:      .

“A partir de ese momento quedé constituido en el contacto entre Fidel Castro y el Dr. Carlos M. Piñeiro Jr. por medio del Sr. René Ramos Latour, que era el Coordinador Nacional en sustitución de Frank País, cuyo nombre de guerra era DANIEL. Le digo ERA porque tuvimos la fatalidad de que muriera, por rara casualidad, al año exacto de haber caído asesinado País.”

“Los servicios prestados por el Dr. Piñeiro a la revolución son incontables. En este edificio

se reunieron muchas veces conspiradores. aquí se asilaron innumerables revolucionarlos buscados por la Policía, se les salvó la vida a muchos y no se sabe a cuanto se les embarcó para el extranjero. Algunos los traje personalmente al Gran Maestro.”

“El asunto Rayko no tuvo éxito debido a que había que invertir una suma de dinero que no teníamos. Todo el efectivo que hizo falta para esa gestión. mientras a tuvimos pendiente. lo aportó el Gran Maestro y conste que fueron ALGUNOS PESOS. El plan tipo “Comando” no pudo llevarse a cabo. pero al militar europeo lo utilizamos en comprar armas en Europa. Los planos de Columbia, necesarios para este proyecto. nos los entregó el Tte. Felipe Rodríguez de la Torre.”

¨Pero la intervención del Gran Maestro Dr. Piñeiro. de mayor importancia y buenos resultados tuvo como base sus relaciones internacionales. Me entrevisté con él con motivo de un viaje que iba a hacer a México. en compañía del Ing. Agustín Capó, a fin de lograr que pudiera salir de ese hermano país una expedición que teníamos preparada y la cual llamamos “Expedición Adela”. que era el nombre del barco. El Gran Maestro me dic una carta de presentación para el Gral. Eduardo Rincón Gallardo, quien a su vez nos puso en contacto con el Gral. Lázaro Cárdenas. Gracias a esta gestión logramos resolver esta situación enojosa que teníamos con los aduaneros, que habían detenido la expedición en las Islas Mujeres. Una tarjeta del Gral. Rincón Gallardo resolvió el problema y la expedición logró salir y llegar a Cuba. Nosotros pensábamos utilizarla  en combinación con la huelga del 9 de abril, pero fracasada ésta, tuvimos que dejar las armas en la Provincia de Pinar del Río. Esta expedición vino al mando del pinareño Francisco González, como segundo el Dr. Martínez Junco, el tercero era Pablo Fernández y el cuarto el Dr. Cándido de la Torre, además, venían en el barco, Félix, hijo de éste; Luis Reyes, Eduardo Venereu, que nos resultó mas tarde ¨chivato”; Plascencia, Suárez Gayol, Orestes  chauffeur de Pedrito Miret, y dos americanos expertos en explosivos. Después de entregar las armas en Pinar del Río casi todos regresaron a México con el propósito de traer nuevas expediciones.¨

Mi último contacto revolucionario con el Gran Maestro. de haberlo podido establecer, hubiera sido determinante. Recibí ciertas órdenes de Fidel Castro para producir una acción en La Habana aprovechando las armas de una expedición, que más tarde llegó a Cienfuegos, que sería definitiva en la caída de la tiranía. Sabiendo que con el Dr. Piñeiro podía contar plenamente y que el asunto era tan delicado que no debía tratarse con cualquiera, le envié una carta con un propio, pero tuvimos la desgracia de que al llegar éste al Gran Templo, la policía estaba haciendo un registro y entonces el mensajero se comió la carta y tuve que dirigir mi vista hacia otro lado, desde Miami en donde estaba. La acción no se pudo llevar a cabo debido a que todo estaba preparado para el día 6 de enero y el día 1º huyó Batista. No obstante estuvimos en un tris de resolver el problema de Cuba.”

“Puedo asegurar que la Masonería cubana cumplió, como siempre. su misión en defensa de la libertad y la democracia, unas veces por medio de sus logias, otras de sus miembros y en bastantes oportunidades y de manera destacada, a través de su Gran Maestro Dr. Carlos M. Piñeiro y del Cueto.

conocido en la revolución por el nombre de BUSNELL.”

Esas son las cosas de las luchas por la libertad, pensamos nosotros, la revolución pasada le ha cambiado hasta el nombre a nuestro Gran Maestro, pero no le ha cambiado su espíritu de combate y su fe inquebrantable en el ideal que lo hizo vincular a la Masonería con la Patria, en nuevo consorcio histórico.

EL V:.H:. HUMBERTO MAZZORANA

El H:. Mazzorana es Maestro Masón y hombre de energía y cultura. Amante de la libertad fue uno de los primeros combatientes de la Revolución, a la que todo lo dio y a la cual no ha pedido nada. Luchador en la clandestinidad, pasó por todo lo que puede haber pasado un conspirador en aquellos días. De conversación agradable y reposada, sabe salpicar sus expresiones con la inconfundible sal criolla y al abordarlo en el Gran Templo nos dijo:

“Mi labor como revolucionario fue poca y de ella no vale la pena hablar, pero sí tuve, por mis contactos cierta intervención que podemos llamar masónica y que estimo debe conocerse para que se sepa lo que hizo nuestra Institución en beneficio de Cuba en la pasada contienda, Mire, hermano, como yo mantenía relaciones bastante estrechas con la Sierra, me enviaron al Teniente de ‘Che” Guevara, Sr. Antonio López de Souza, para que lo escondiera en La Habana y le facilitara su embarque para México a donde llevaba una misión especial de importancia. Para cumplir con mi encargo, el Gran Maestro Dr. Piñeiro me puso en contacto con el hermano Rodolfo Castro,

quien, como Intendente el Edificio de la Gran Logia, vivía con su señora en el cuarto de la azotea. Este hermano escondió en su domicilio del Gran Templo al Tte. López de Souza y estuvo manteniéndolo hasta que pudimos embarcarlo para México, en cuya gestión me ayudó el mismo Castro, en compañía del H:. José Luis Vidaurreta. quien era Venerable de la Logia “Amistad”.

“No. Le he presentado este caso para que Ud. vea como actuaba la Masonería en aquellos días, bajo la dirección del Dr. Piñeiro. En la misma forma estuvieron escondidos y bien alimentados, infinidad de revolucionarios, masones y no masones, pues para protegerles la vida, el Grau Maestro nunca preguntó si eran o no miembros de la Fraternidad. Por cierto que tuvimos un caso que echó por tierra la seguridad de este asilo y se lo voy a contar para que vea los peligros que corrimos, en unión del Gran Maestro. Uno de los individuos que me mandaron de la Sierra para embarcarlo hacia México, fue un oficial del Ejército Mexicano, que había estado peleando junto con el Dr. Castro. Este individuo que hace muy poco honor al uniforme de militar de su país, estuvo escondido en el lugar de referencia varios días, comiendo y durmiendo perfectamente y el pago, que nos dic fue que, al llegar a su tierra, le denunció a Orlando Piedra todo lo que había visto en el Gran Templo. Por suerte se equivocó en mi nombre y me bautizó como “Zamorano”. El Gran. Maestro salvó la situación con su habitual serenidad y habilidad diplomática, cuando Orlando Piedra, se presentó a realizar un registro, desviando su atención hacia donde nada podía encontrar. fue suerte, también, que en esos momentos en el cuarto de la azotea no había nada ni nadie, pues todo lo habíamos trasladado oportunamente. a otro lugar.”

‘Esa es otra fase del problema. Todas estas personas y otras que dejo sin mencionar, no solamente fueron escondidas en el lugar, sino realmente hospedadas sin costo para ellos o la revolución y. además, embarcados o asilados en embajadas, también sin costo para ellos ni la revolución. García Huet, Castro, Vidaurreta, Cuervo, el propio Gran Maestro y el Gran Secretario, daban y recogían dinero, mediante colectas, etc., para esos gastos. Las colectas se multiplicaban y el número de aquellos a quienes salvábamos la vida, aumentaba cada día.”

“El contacto que tenía el Gran Maestro con

Fidel Castro. era el Sr. Francisco Díaz Piferrer y por mediación de éste y encargo del Dr. Piñeiro, llevamos a la Sierra al militar yugoslavo Rayko Ivetic, quien se entrevista con Fidel Castro para ofrecerle sus servicios como técnico y presentarle un plan militar que había ideado, el cual aceptó el leader de la Revolución, pero que no pudo llevarse a cabo por razones económicas. Por cierto, que este militar, hombre de experiencia y que posteriormente prestó otros servicios a la Revolución, fue quien primero sospechó del militar mexicano, cuyo nombre lamento no recordar y nos puso alerta contra una  traición, que más tarde comprobamos.”

Y así terminamos, en lo sustancial la entrevista con este hermano, quien se muestra contento y satisfecho por el triunfo de la Revolución, como por su intervención en el cúmulo de vidas útiles que salvó la Masonería de Cuba.

LO QUE NOS DIJO EL H:. RAFAEL RAMOS.

Ministerio de Agricultura, cuarto piso, y en condiciones inconfundibles de trabajo. Nos enfrentamos con el V:.H:. Rafael Ramos, miembro destacado de la R L. “Llansó” y personalidad activa en el movimiento revolucionario “26 de Julio”. que ocupa en la actualidad la Dirección General Administrativa de ese Ministerio. Su recia complexión nos hace pensar de antemano en la integridad de un carácter que no se doblega. y a priori esperamos la frase cruda, pero sincera y franca, sin asomo de hipocresía.

Le anunciamos nuestro propósito y recostándose en su silla giratoria nos dice:

“Tome nota que en esto hay cosas muy interesantes. Por lo pronto puede decir que he estado combatiendo al ¨Gorila Trágico’ desde el mismo 10 de marzo fatídico, aunque le advierto que mi lucha fue más contra el régimen que representaba que a su persona. Como masón sé que nuestra Institución  no podía romper de plano con la tiranía, pero considero, al mismo tiempo, que todo masón que se precie de cumplir los postulados de la Fraternidad. tiene, necesariamente, que disponerse a luchar en defensa de la libertad. Es mas. opinaba entonces y los hechos me han venido a dar la razón que la Masonería, como Institución, tenía que mantenerse en la forma en que la mantuvo nuestro Gran Maestro, pues de ese modo le prestaba, como así fue en efecto, mayores servicios a la revolución redentora.

¨Hacerle el recuento de mis luchas y la intervención de nuestra Institución llevaría mucho espacio. Me voy a referir solamente a la última vez que estuve preso. Habiendo caído, para mi desgracia, en manos del tristemente célebre Ventura. Ese nombre solo es suficiente para darse cuenta uno de lo que pasé. Estuve durante nueve días recibiendo una buena ración de golpe de toda clase, de torturas mentales, y corporales, etc., y todo esto sin alimentación ninguna, tirado en el suelo del calabozo. Estos nueve días se extendieron hasta catorce y no se decir que fue lo que me hicieron, pues con motivo de los golpes, del hambre, etc., llegó un momento de insensibilidad y delirio en el cual o que me decían que habían matado a mi hijo, a mi señora y a unos amigos míos y en la desesperación haciendo acopio de las fuerzas que me quedaban, con las uñas me abrí las venas para suicidarme y evitar que me obligaran a hablar.”

“Comprendo que le sea raro el verme con vida. La suerte hizo que el criminal de Ventura cayera enfermo y lo recluyeran en una clínica. fue entonces que el Tte. Carol, aprovechando esa coyuntura, ordenó que fuera llevado al Hospital de la Policía. con órdenes de que se me hicieran transfusiones de sangre. etc. Al sentido humano de este Teniente de la Policía debo la vida en primer término. Ya en el hospital, el H:. Juan Sosa de Quesada, Director de esa dependencia. completa la obra, curándome personalmente, haciéndome transfusiones el Dr. Vals y escondiéndome, prácticamente, en un cuarto del cual él personalmente se llevaba la llave para que no pudieran sacarme de allí. Después le avisó a mi familia y al Gran Maestro Dr. Carlos M. Piñeiro, a fin de que trataran de hacer gestiones para salvarme y comprometiéndose a no entregarme a nadie que no fuera el Gran Maestro o persona autorizada¨

Bueno, en el estado en que me encontraba no

era fácil detallar, en esa labor de avisar a mi familia intervino, de acuerdo con Sosa de Quesada, el también hermano Tte. Tomás Aguilar. No sé cual serían en concreto las gestiones, pero si sé que en ellas intervinieron, de manera eficaz, el hermano Fico López y el Gran Maestro, así como una señora cuyo nombre lamento no saber para agradecerle esta acción, que la llamaban Teresita, quien intervino a petición del hermano Alberto Chávez.Para todos ellos guardo mi gratitud.”

“El resultado de todas esas gestiones fue que lograron mi libertad provisional y entonces, por disposición del Gran Maestro, el hermano Rodolfo Castro me llevó para su casa, que estaba situada en la azotea del Gran Templo. donde estuve dos días y gracias a las atenciones de este hermano y su señora, logré reponerme algo. Como se había convertido en peligroso para mi el referido lugar, el Gran Maestro consiguió llevarme, por gestiones del H:. Naves, para el Asilo Nacional Masónico y en este lugar estuve seis meses, desde el día 19 de enero de 1958”

¨Como estoy hablándole con el corazón en la mano, le confieso que en ese lugar recibí algunas visitas revolucionarias e hice algunas salidas, pues ya repuesto no podía mantenerme inactivo. En algunas ocasiones me reuní  en el decimoprimero piso del Gran Templo, con varios de mis compañeros de lucha, entre los cuales puedo mencionar al Dr. Humberto Sorí Marín, Fermín Flores y otros que no recuerdo en el momento. Debo advertirle que todo esto se hacía con la anuencia del Giran Maestro, pues de lo contrario no me hubiera atrevido a hacerlo.¨

“Bueno, mi salida del Asilo y mi entrada en la

Embajada de Venezuela, es historia aparte. El motivo fue que una noche el hermano Chávez, de quien repito, estoy muy agradecido, me llamó aparte y me dijo que era necesario que me dijera la verdad de las cosas. Que el Presidente del Patronato le habla llamado la atención sobre que mi estancia en el Asilo era perjudicial para la institución y que, por lo tanto tenía que abandonarlo cuanto antes, ya que tenía noticias de que iban a registrarlo. Aunque no tenía a donde ir, pues mi ingreso en la Embajada de Venezuela tardaba algunos días y el Gran Maestro, mi protector, estaba de viaje masónico por México y no obstante las gestiones de mis hermanos Leopoldo Costales, Agustín Monar, Rogelio Valbin y Manolo Naves, tuve que abandonar mi escondite porque, me afirmó Chávez. ¨tendría que renunciar la Dirección del Asilo”, y gracias a los hermanos José Luis Vidaurreta y Rodolfo Castro. así como el Gran Secretario Dr. Castellanos, pude asilarme en la Embajada de Venezuela y salvar mi humanidad bastante adolorida.”          –

¨En la patria de Bolívar se impusieron mis sentimientos masónicos y en recuerdo de lo que debía a la Masonería y al Gran Maestro, Dr. Piñeiro, quien, además, para completar su ayuda, me colocó a mi hijo en el Gran Templo, constituí en Venezuela una logia militante como las de la guerra de independencia. formada con hermanos exilados y le pusimos por nombre ¨Carlos M. de Céspedes”, en homenaje  al que ha sido, para mí, uno de los hombres más grandes de Cuba. No era, en el sentido masónico, una logia regular, pero trabajamos masónicamente,  levantamos actas, etc.”

“Lo que usted me sugiere creo que puede hacerse. Yo voy a tratar de localizar el libro de actas y se lo voy a entregar al Gran Maestro Piñeiro, pues creo, como usted dice, que puede dársele carácter oficial histórico a ese libro y colocarlo en el Museo de la Gran Logia”

Con la emoción pintada en el rostro, nos entregó, como un recuerdo de aquella logia, fundada por masones revolucionarios, que supieron en todo momento cumplir con los deberes de ambas condiciones. una tarjeta impresa que en su frente tiene la figura gallarda del “peludo” Padre de la Patria y en el anverso parte del discurso de Céspedes en La Demajagua y su adaptación al momento sombrío que padecía Cuba.

Y al retirarnos, pensando en los robustos brazos y corazones limpios que hoy levantan a Cuba, nuestro pensamiento se eleva hacía aquel que dijo, que la “patria era Ara y no pedestal’ y en nuestro interior una voz nos dice: “así se hace masonería, porque así se hace patria.”

CON EL H:.ODILIO JUNCOSA PASTOR

En el salón de conferencias del Gran Templo Nacional Masónico logramos, en nuestra búsqueda de datos para este trabajo, sostener una entrevista con el H:. Juncosa, Maestro masón de la R:. L:. ‘ El Mundo Marcha” y quien gustoso se presta a complacernos. Lo acompaña su familiar el Cap. Luis Lloro Cabrera, del Segundo Frente del Escambray. Al abordar a este hermano y explicarle nuestro interés, se presta a satisfacer nuestra curiosidad con esta frase que parece un resumen de su pensamiento: –

‘Cómo no, hermano Callejas, figúrese Ud. que mi mayor preocupación fue siempre el que no llegara a vivir lo suficiente para decirle a la Masonería de Cuba, cuanta es mi gratitud. Es tanto lo que le debo a ella, que mi temor ha sido el morirme antes de haber saldado, aunque sea en una mínima parte, mi deuda de agradecimiento para con la Masonería cubana, Estoy, pues, a su disposición y al de la Fraternidad.”

¨Vengo haciendo revolución contra Batista desde el 10 de marzo fatídico. Lo mismo he trabajado con Fidel Castro. que con Pelayo Cuervo, con la Alianza Nacional Revolucionaria de García Barcenas, en fin, con todo lo que significan revolución contra la tiranía. En mis múltiples luchas fui perseguido, golpeado, etc. Pero !a parte más cruda de mi lucha fue cuando caí preso, el 10 de junio de l956 acusado de ocultar armas, por lo que se me inició la causa No. 303 de ese año. Trabajaba en el Ministerio de Comunicaciones y como en este lugar fue donde me prendieron, les fue imposible ocultar mi detención pero en cambio me dejaron cesante. Gracias a la intervención del H:. Jorge Luis Cuervo, de Gumersindo Rodríguez y del Gran Maestro Piñeiro, se obtuvo mi reposición en el cargo y’ mi libertad provisional.”

“Durante el tiempo en que estuve preso, me mantuvieron 5 días sin alimentos, incomunicado, y recibiendo suficientes golpes como para que me fracturaran dos costillas y otras lesiones más. Un habeas corpus, y las gestiones del Gran Maestro, así como del hermano Gumersindo Rodríguez, lograron que me remitieran al Vivac, sacándome de las manos de Carratalá, Ventura y un tal Cap. Lima. Por cierto que antes me hicieron firmar un papel en blanco para escribir después lo que se les antojara. Pensando que podían utilizar mi firma, obtenida así, como salvo conducto para cualquiera de sus tropelías, la desfiguré tanto que ni yo mismo la reconocería. También me obligaron a firmar un acta en la cual redujeron mis 5 días de martirio a 24 horas.

‘Como no tenían pruebas contra mí y la presión ejercida por el Gran Maestro por salvarme era muy fuerte, me pusieron en libertad y procedí a esconderme. El lugar del escondite fue el apartamiento que en la azotea del Gran Templo ocupaba con su señora el H:. Rodolfo Castro, a donde fui llevado por orden expresa del Gran Maestro. En ese lugar estuve justamente 41 días, bien cuidado y bien atendido, sin costo alguno para mi ni mi familia. A mi hijo lo internó el Gran Maestro en la Escuela Nacional Masónica, pasando por sobre la ley escrita, pero no por sobre )os principios masónicos de protección a un hermano en desgracia. Estando en este lugar, parece que se corrió la noticia de que me había localizado la policía y se me apareció un grupo de hermanos de mi logia, armados. dispuestos a defenderme con las armas en la mano. Es más, querido hermano, notificado el Gran Maestro de esta contingencia, dispuso que inmediatamente que se produjera el ataque que se esperaba le avisaran a fin de personarse para que también “mataran a un Gran Maestro”. Estas palabras se las dicto textualmente.

“Es imposible, como le dije al principio, que yo pueda olvidar estas cosas que me emocionan al recordarlas. Pero esto no fue nada. Durante “mi asilo¨ en el Gran Templo, asistí a las sesiones de mi logia ‘ El Mundo Marcha”. Esto, dicho así, no tiene importancia, Pero es el caso que en mi taller hay NUEVE hermanos que eran y son militares, y estoy orgulloso de llamarme hermano de ellos, pues ninguno. Sépalo bien, ninguno ha tenido problema con la revolución y siguen prestando sus servicios a la patria honrando su uniforme y a la Masonería. entre estos hermanos está. el Coronel José C Rodríguez Ruano, Comandante del Crucero ‘Cuba”, quien había recibido órdenes de bombardear la Sierra. Maestra, salió con su barco rumbo a Oriente. y a las pocas horas regresó a puerto pretextando desperfectos en las máquinas.”

“¿Qué si sabían que estaba perseguido? Figúrese que para demostrarle al taller las torturas de que había sido víctima, me desnudé en plena logia, delante de esos militares la reacción inmediata del V:. H::- Rodríguez Ruano, fue de tal indignación, que entregó en el acto S1O.00 para encabezar la colecta que se hacía para embarcarme al extranjero y en otras oportunidades siguió contribuyendo. En aquella ocasión se reunieron 1OO.OO pesos . Afirmé que podrá haber otro masón tan orgulloso de la Institución, de su Gran Maestro y de su logia pero no más que yo. Le debo la vida, la de mi hijo.

la de mi esposa, que de la lucha ha sacado una lesión al corazón y por sobre todo, le debo mi fe inquebrantable en la fraternidad de los hombres”

‘Las gestiones para mi asilo en la Embajada de México es producto de la gestión del H:. José Luis Vidaurreta, a quien el Gran Secretario Castellanos puso en conocimiento de mi situación y la necesidad de embarcarme. Hasta la Embajada mexicana me llevaron, en una máquina y portando armas para defenderme en caso necesario, los hermanos Vidaurreta, Castro y Cuervo, quien, además. me dio el dinero que mi logia recaudó para. solventar mis gastos. Más tarde entre mi logia y el Gran Maestro, embarcaron a mi esposa para México. Por cierto que, dejándome arrastrar por mi natural estado de ánimo, tomé parte, en México, en una “entrada de golpes” que le dimos al Agregado Militar de Cuba en aquel país, por el que me siguieron una causa. Después me enteré que el Embajador se quejó al Gran Maestro de lo que había hecho, pero, en gesto simpático, me dijeron que había agregado; “Después de todo actuaron como mexicanos. Qué menos podían hacer”. De esto no le garantizo la veracidad. pero no me extrañaría que fuera cierto.”Junto conmigo estuvo “asilado” en la Gran Logia, el dirigente bancario Carlos Fernández a quien ‘el H:. Rodolfo Castro, embarcó y dic cartas para facilitarle su estancia en México.

Querido hermano sería cosa de nunca acabar si le digo todo lo que ha hecho la Masonería cubana y le reitero lo que le dije al principio, mi temor es no vivir suficiente tiempo para poder luchar más por una institución a quien tanto le debo.”

¿ Y para qué terminar esta entrevista con más palabras? Estas son de una elocuencia a la que nada hay que agregar.

ENTREVISTA CON GARCIA HUET.

En un ambiente de fusiles y ametralladoras. que nos pone intranquilos tanto por el peligro que entrañan, como por los recuerdos desagradables de los días pasados, logramos localizar en el cuartel de San Ambrosio al hermano Gregorio Fidel García Huet, Maestro masón de la Logia “América” miembro del Movimiento “26 de Julio” en La Habana, quien luchara en el campo de la clandestinidad bajo las órdenes de Aldo Vera Serafín y Silvio Castillo Hurtado, jefe éste de acción en la noble y sufrida San Cristóbal de La Habana.

De sus actividades en la lucha pasada por darle a Cuba un clima de libertad y democracia, principalmente en lo que rozara con nuestra Institución, queríamos tener noticias de sus labios, ya que sabíamos de la intensidad de sus actividades, tanto producto de su carácter e ideas, como por la circunstancia antes señalada y la de ser Vise-Presidente de la Comisión de Coordinación Funcional de la Gran Logia, para cuyo cargo fue designado por el M. R  Gran Maestro Dr. Carlos M. Piñeiro y del Cueto.

Pero si sus actividades revolucionarias fueron múltiples, no se quedaron atrás las de su hijo “Papo” [4](Coincidencia de apodos que hace a Papo hijo de Fidel) quien estuvo varias veces preso en manos nada menos que de Ventura, lo cual significaba estar incomunicado, recibir buena ración de golpes y terminar con dos costillas rotas y fracturas en la cabeza. La primera vez lo cogió el masferrerista Manuel Rubio Cuellar, en otra oportunidad los esbirros Mirabal, Alfaro y Calviño así hasta que pudo esconderse en casa del Dr. Asnado Escalona.

Y así nos dice el hermano García Huet;

‘ En consonancia con las funciones propias de

la Comisión para la que fui nombrado por el Gran Maestro, éste me designó por mis conexiones con ¡os sectores revolucionarios, para organizar, sin salirnos de los cánones masónicos, nuestra. cooperación con todos aquellos grupos, sin hacer distingos de tendencias particulares, que necesitaran nuestra ayuda en un momento dado, ya fuera ésta económica o de otra índole cualquiera. Dentro del cuadro de esta cooperación posibles, de las mas importantes por tratarse de salvar vidas amenazadas, fue la de esconder compañeros en peligro, hacer gestiones para asilarlos y más tarde embarcarlos hacia el extranjero, haciéndole frente, en casi todos los casos, a los problemas económicos que se suscitaban.”

“En el aspecto económico me resulta imposible, hermano Callejas, determinarle las cantidades empleadas en salvar seres humanos, ya que nuestra labor había que realizarla sin miramientos y en un ambiente que no era precisamente el más apropiado para llevar una contabilidad. Lo que sí puedo afirmar es que últimamente les entregábamos a los presos políticos para aliviar sus necesidades y las de sus familiares, $100.00 mensuales que me daba el Gran Maestro Piñeiro con ese objeto. A esto hay que agregarle otras ayudas a los familiares, pasajes, etc.,  lo que en gran parte completaba nuestra humanitaria obra en pro de la patria.”

‘Entre los casos que recuerdo haber escondido en la habitación de la azotea, esta el del H:. Rafael Ramos, quien se encontraba enfermo y perseguido, manteniéndolo durante varios días en ese lugar y mas tarde en el Asilo Llansó; a dos miembros activistas de Matanzas que me envió con ese objeto el Dr. Conrado del Puerto y Quintana, Jefe del Movimiento “26 de Julio” en aquella Provincia y el hermano Carlos Fernández miembro de la R:. L:. ‘Sol de Cuba’,dirigente obrero bancario, a quien de ese modo salvamos la vida.”

¨Bueno, los inconvenientes fueron muchos, hasta el extremo de haber tenido que abandonar el uso de ese escondite, como consecuencia de una denuncia. Pero esto merece mención aparte por su importancia. Un compañero del leader estudiantil Andrés Torres, que actualmente está preso en La Cabaña, Rodolfo de Jesús Hernández conocido por “Rudy”. denunció al mártir de la Universidad Masónica y ¨chivateó” a Ventura que en el edificio de La Gran Logia se llevaban a cabo actividades insurrecciónales, así como que se ocultaban armas y se hacían ejercicios militares. Esto dio como resultado que cogieran preso al estudiante Torres y lo asesinaran, que nos sometieran a diversos registros, teniendo que abandonar el local como escondite seguro.

¨Uno de los casos más patéticos y dolorosos en que intervine fue producto del asesinato de Marcelo Salado, hijo de nuestro hermano Marcelo Salado. miembro prestigioso de la R:. L:. “San Juan de Caibarién¨ y Diputado Gran Maestro del Distrito. Después de que en distintas oportunidades pudimos salvarle la vida, tuvimos la fatalidad de que habiendo salido del ¨Edificio Chivás¨, situado en G y 25, el día 9 de abril de 1958 y al llegar al Serví centro, que hay en ese lugar lo sorprendieron los esbirros asesinándolo vilmente. fue tan cruel el asesino de Ventura, que no quiso entregar el cadáver del pobre muchacho para enterrarlo, habiéndose logrado por las gestiones que el Gran Maestro y el Gran Secretario realizaron, obtener una orden del Presidente del Tribunal de Urgencia a fin de que lo entregaran. Recobrado por nosotros el cadáver, lo llevamos a la funeraria. donde pudimos velarlo y llevarlo enterrar bajo la presión de 20 perseguidoras. Debo advertirle que tenía órdenes del Gran Maestro Dr. Carlos M. Piñeiro y del Cueto de sufragar los gastos de los funerales, pues no se había podido localizar a sus familiares, pero el padre del desdichado joven llegó a tiempo y no permitió que hiciéramos ese gasto, abonándolo con el dinero que para ello le facilitó el Movimiento “26 de Julio”.

“Sería cosa de no acabar, querido hermano. si nos pusiéramos a recordar todos los casos en los cuales intervine por disposición del Gran Maestro y en cumplimiento de una misión de tan alta envergadura masónica. En la Gran Logia se recolectaron cantidades insospechables de dinero, así como materiales médicos de primera cura, medicinas, en fin, todo lo que pudiera ser útil para. aliviar las desgracias que padecíamos los revolucionarios. En ningún momento, puede asegurarlo, discriminamos sector alguno, ni preguntamos si eran o no masones. Para nosotros eran cubanos que luchaban por un ideal y que estaban urgidos de nuestra cooperación.”

Y a pesar de nuestra insistencia, dejándose arrastrar por un cierto sentimiento de modestia, se niega a relatarnos sus actividades puramente revolucionarias, pero habiéndolo visto casi a diario. sabiendo, por nuestra amistad, de su intenso batallar contra el régimen pasado, nos acude a la memoria aquella oportunidad en que estuvo preso, cuando encontraron un cargamento de armas en el Country Club el día ¨26 de Julio” de 1953, en ocasión de los hechos del Moncada, y no se nos olvida tampoco la oportunidad en que, para evitar que lo apresaran, le dimos nuestras llaves de la CMI para pasar la noche en los momentos en que era atacado el Palacio Presidencial.

Nos retiramos de San Ambrosio y a nuestra memoria, con cierta nostalgia, acuden recuerdos algo alejados en el tiempo, de cuando, aquí mismo, tomamos por primera y única vez, un rifle en nuestras manos…

EL CASO DE MARCELO SALADO LASTRA.

La casualidad de encontrarnos en La Habana con el h:. Marcelo Salado y de la Torre, prestigioso miembro de la Logia “San Juan de Caibarién¨, Diputado Gran Maestro del Distrito V-7 y padre del joven Marcelo Salado Lastra, nos permitió departir con él algún rato y dejar aclarados determinados extremos referentes al asesinato de su hijo, hecho que conmovió a la opinión pública cubana y que tuvo lugar en pleno Vedado, el 9 de abril de 1958, fecha en que se había intentado llevar a cabo una huelga general revolucionaria

Marcelo Salado, quien aún no se ha repuesto de sus días de sufrimiento, nos dice:

“Marcelito, —como se le llamaba familiarmente—,trabajaba con el grado de Capitán del Estado Mayor del Movimiento “26 de Julio”, al lado del Dr. Faustino Pérez Hernández. Aquella mañana fatídica se había despedido de su esposa y compañera de luchas, la cual iba a ingresar en una clínica donde daría a luz, cosa que sucedió el día siguiente y no el mismo día. como se ha dicho. Mi hijo regresó a su

residencia, que desde hacía días era el Edificio ¨Chivás¨. situado en G y 25, en el Vedado. lugar en el cual también radicaba el Estado Mayor- del Movimiento.’

¨Se había dispuesto la organización de una huelga y ésta parecía fracasada, pues los vehículos urbanos que debieron parar, no lo hicieron. En la calle los muchachos luchaban contra las fuerzas represivas del tirano en forma desigual, y Marcelo, impaciente ante el desarrollo de los acontecimientos y viendo que el responsable del Movimiento huelguístico del transporte no reportaba, se decidió salir a la calle para investigar lo ocurrido, No valieron las súplicas de los que estaban con él y cuando su hermano Pedro Julio pretendió acompañarlo, le dijo rotundamente: “No. Quédate tú que conviene que vaya sólo”. Apenas había cruzado el Paseo de la Avenida de los Presidentes, acompañado de la Srta. Ramona Barber, y al llegar al serví centro establecido en esa esquina de G y 25, fue sorprendido por un carro patrullero cuyos ocupantes gritaron: ‘Mira quien va por ahí”, y abrieron una terrible ráfaga de ametralladora contra él, cayendo asesinado en aquél sitio.”

“Antes de estos acontecimientos había sido detenido dos veces y gracias a la intervención rápida y enérgica del Gran Maestro Dr. Carlos M, Piñeiro y del Cueto, se logró evitar que lo asesinaran. Los esbirros de la tiranía sabían que a mi hijo le sobraba valor y ecuanimidad por lo cual lo tenían sentenciado a muerte en la primera oportunidad. Constantemente lo perseguían y hacían publicar en los Diarios terribles acusaciones, con las que pretendían justificar lo que pensaban hacer, Con motivo de esta campaña y ante el temor natural, le llevé al Gran Maestro un escrito a la opinión publica haciendo constar mis temores y éste lo hizo suyo. remitiéndolo. acompañado de cartas personales reclamando respeto para ¡a vida de Marcelo. al Presidente Batista, al Presidente del Tribunal Supremo. al Presidente de la Audiencia, al Jefe de la Policía, al Jefe del Ejército, al Fiscal del Tribunal Supremo y al Ministro de Gobernación, pidiendo garantías para mi hijo.”

Las cartas decían así:

La Habana. 4 de marzo de I958,—.EI Diputado Gran Maestro del Distrito Masónico V-7, V. H. Marcelo Salado de Torre, delegado de mi autoridad como Gran Maestro, de la Gran Logia de Cuba de Antiguos, Libres y Aceptados Masones en los municipios de Caibarién y Remedios, me ha enviado una carta, de la que me expresa su profunda inquietud por los daños que pueda. sufrir su hijo Marcelo Solado Lastra.

En estos momentos en que el estado de apasionamiento, ciega a muchos y los lleva a realizar actos de manifiesta injusticia, es muy legítima la angustia de ese padre, que ve perseguido a su hijo, y acusado de diversas faltas que se producen , simultáneamente, de las que no debe ser responsable.

En mi condición de Gran Muestro de esta Gran Logia, que siguiendo el espíritu y lo tradición de la Masonería no he permanecido ajeno a los lamentables acontecimientos que establecen y llenan  de dolor a la. Familia cubana y que he exhortado todos los compatriotas para que depongan actitudes; que posibiliten la convivencia en nuestra Patria.

HAGO MÍA LA PETICION DEL H. MARCELO SALADO

DE LA TORRE, Y RECURRO A LA AUTORIDAD DE UD. PARA QUE CESE TAL ESTADO DE COSAS RESPECTO DEL JOVEN MARCELO SALAD0 LASTRA, LLEVÁNDOLO ANTE LOS ‘TRiBUNALES, SI PROCEDE, O PERMITIENDOLE EL NORMAL DESENVOLVIMIETO DE SUS ACTIVIDADES.

En la seguridad de que usted habrá de dispensar su mejor atención a esta justa solicitud de la Masonería cubana, quedo de usted, con toda consideración,

(f) Dr. Carlos M. Piñeiro y del Cueto.

Gran Maestro._

(f) Dr. José F. Castellanos.

Gran Secretario.

“De este escrito sólo acusaron recibo el Secretario de la Presidencia, por orden deL Presidente de la República ofreciendo darle su curso correspondiente; el Fiscal del Tribunal Supremo, expresando que “Dada la condición reglada de sus funciones, no es posible ejercer acción de mi competencia” v agregando que “no obstante…  he dado, a mi vez, traslado de dicha carta a la autoridad policíaca correspondiente’, y el Presidente de la Audiencia de La Habana. que citó a Gran Maestro Piñeiro para que ratificara su escrito, lo que tuvo lugar el día l8 de marzo, levantándose la siguiente

ACTA

En la ciudad de La Habana , a los diez y ocho días del mes de marzo de mil novecientos cincuenta y ocho, ante el Sr. Presidente de esta Audiencia Dr. Andrés M. Lascano y Masón y del Secretario de Gobierno que suscribe, comparece el Dr. Carlos M. Piñeiro y del Cueto.ciudadano cubano, mayor de edad, casado, abogado y vecino de Lombillo número 230, Cerro, en esta ciudad, al objeto de ratificar su escrito de fecha 4 de los corrientes dirigido a esta Presidencia con el que acompañó copia de una carta que le fue dirigida por el Diputado Gran Maestro del Distrito Masónico V-7. Sr. Marcelo Salado de la Torre, EN LA QUE LE EXPRESA SU PROFUNDA INQUIETUD POR LOS DAÑOS QUE PUEDA SUFRIR SU HIJO MARCELO SALADO LASTRA; PUESTOLE DE  MANIFIESTO SU CITADO E5CRITO LO RATIFICA EN TODAS SUS PARTES. JURANDO DESPUES DE ADVERTIRLE SOBRE LAS SANCIONES CON QUE LA LEY CASTIGA EL DELITO DE PERJURIO, SER CIERTO LO RELATADO EN EL MISM0¨ y reconoce como de su puño y letra, uso y costumbre la firma suya que lo autoriza. En este estado y preguntado sobre el objeto que tiene la copia de la carta del Sr. Marcelo Sajado Lastra que acompañó manifiesta que también ha dirigido copia de la misma al Sr. Presidente de la República, Ministro de Gobernación, Presidente del Tribunal Supremo, Fiscal del Tribunal Supremo y Jefe de la Policía Nacional, con EL

OBJETO DE PONER EN Conocimiento DEL MAYOR NUMERO DE AUTORIDADES LA SITUACION EN QUE SE ENCUENTRA EL HIJO DEL CITADO SR. MARCELO SALADO Y TRATAR DE OBTENER DE ESTE MODO LAS MAYORES GARANTIAS PARA EL MISMO. Se leyó la presente, se ratifica en su contenido, se le hicieron las prevenciones legales y firma para constancia, después que el Sr. Presidente por ante mi el Secretario, que certifico: (f) Dr. Andrés Maria Lazcano.— (f) Dr. Carlos M. Piñeiro y del Cueto—(f) Dr. Julio E. Marcos Edelman.

“Todo cuanto esto fue en vano. En cuanto el Gran Maestro supo la noticia, se comunicó con el Gran Secretario Dr. José F. Castellanos y el H:. García Huet, para hacer las gestiones pertinentes a fin de que entregaran el cadáver. El H:. García Huet, con una carta del Gran Secretario, obtuvo una orden del Presidente del Tribunal de Urgencia para dicha entrega y al presentarse en la Novena Estación de Policía se le dijo que ellos no recibían más órdenes que las de Ventura y se negaron a entregarlo. Nueva gestión hecha directamente por el Gran Secretario y la consiguiente reiteración de la orden. dic como resultado que le entregaran al H:. García Huet el cuerpo sin vida de mi hijo, quien lo llevó a la funeraria.”

‘Por la tarde de ese día llegué de Caibarién y me uní a mis hermanos en aquellas gestiones. Se había hecho el arreglo para efectuar el sepelio a las cuatro de la tarde del día 10, a fin de dar tiempo a sus demás familiares para que llegaran a La Habana. porque en esos días el tránsito por carretera era muy difícil. Esto fue imposible pues aquella mañana la funeraria fue rodeada por más de 20 perseguidoras y dieron la orden tajante de salir inmediatamente con el cadáver para el cementerio, No valieron ni ruegos ni nada, pues afirmaban que la orden “venía de arriba” y no quedó más remedio que hacerlo, con un pequeño grupo de acompañantes”

En protesta de este hecho, el Gran Maestro se dirigió nuevamente a las mismas autoridades de quienes había solicitado garantías para Marcelo Salado Lastra, interesando “LA SANCION DEBIDA PARA LOS AUTORES DE ESE HECHO”. La carta estaba concebida en los siguientes términos:

La Habana, 10 de abril de 1958.

Con fecha 4 del pasado mes de marzo nos dirigimos a su autoridad expresándole la profunda inquietud que abrigaba el señor Marcelo Salado de la Torre, Diputado Gran Maestro del Distrito V-7, en relación con los peligros que pudiera sufrir la vida de su hijo Marcelo Salado y Lastra, a cuyo efecto acompañábamos copia del escrito que habíamos recibido, donde el referido padre reseñaba los hechos y las razones en que fundaba sus temores.

Pedimos en el referido escrito garantías para el Sr. Marcelo Salado y Lastra, ¨bien enjuiciándole, si procedía, o bien permitiéndole el normal desenvolvimiento de sus actividades¨

Desdichadamente, los temores que albergaba el Sr. Marcelo Salado de la Torre se han visto confirmados en la realidad, pues según noticias publicadas en el  día de hoy, en la tarde de ayer fue muerto violentamente, en la esquina de las calles G y 25 en el Vedado, ciudad de La Habana, .el citado hijo Marcelo Salado Lastra.

Invocando el alto espíritu de humanidad, que es consubstancial a la institución Masónica-, recurrimos a usted nuevamente  para que, YA QUE NO PUDIERON LOGRARSE LAS GARANTÍAS SUFICIENTES PARA LA VIDA DEL JOVEN MARCELO SALADO LASTRA, SE OBTENGA POR LO MENOS, LA SANCION DEBIDA PARA LOS AUTORES DE SU MUERTE, que presumía su padre y que los hechos, desdichadamente, han confirmado.

Esperanzados de que su Autoridad habrá de atender esta petición a fin de lograr, con la investigación pertinente, lo SANCION DEBIDA PARA LOS AUTORES DE ESTE HECHO Y LA EJEMPLARIDAD NECESARIA PARA LA EVITÁCION DE SUCESOS SEMEJANTES EN EL FUTURO, queda de usted, con todo respeto, (f) Dr. Carlos M. Piñeiro y del Cueto. Gran Maestro. — (f) Dr. José F. Castellanos. Gran Secretario

De esta carta acusó recibo, en forma destemplada, el Ministro de Gobernación. Ramón Jiménez Maceda, quien entre otras manifestaciones siguiente:

“Es cierto que produce dolor y tristeza, la lucha entre cubanos, pero no es posible que ante el atentado personal, la agresión a la economía y el sabotaje a las industrias, pueda la fuerza pública cruzarse de brazos; no es menos cierto, que  deben llevarse ante los, Tribunales de Justicia a los que realizan actos vandálicos de esta naturaleza. Pero, ¿puede pedírsele a los miembros de las Fuerzas Armadas, o a cualquier ciudadano, que en una difícil circunstancia por la que pasa su propia vida, ante la artera y cobarde agresión que parte de los grupos sediciosos, intente con el más grave de todos los riesgos, mantener la natural indefensión?”

“No, a la agresión, hay que responderle con la defensa de la vida y en el momento de la gravedad absoluta se reacciona, como cuadra a los que preservan la paz y cuidan del orden público.’

Así contestaba un Ministro del Gobierno a la humana gestión de la Gran Logia, pidiendo, primero, garantía para la vida de un ciudadano, y, después, al resultar inútiles esas garantías, sanción para sus matadores.”

¨El Gran Maestro había dado órdenes al H:. García Huet y éste a su vez la dic a la funeraria, de que la Gran Logia corría con todos los gastos. sin limitación alguna, pero no acepté esta generosidad de parte de mis hermanos, debido a que el Movimiento “26 de Julio” me había enviado suficiente dinero para atenderlos en su nombre. No obstante, al hacer constar aquí mi gratitud al Movimiento por tan generosa ayuda, debo también hacerlo con el Gran Maestro, con García Huet y el Gran Secretario, a quienes viviré eternamente agradecido.”

Y de nuevo nos vemos en la necesidad de decir:

“así se hace masonería, sin estridencias, sin alardes”.

ACTUACION DE LA GRAN LOGIA DE CUBA

EN EL CASO DEL H:. RAUL PUJOL ARENCIBIA

Uno de los crímenes que más conmovió a la población cubana. fue el realizado en Santiago de Cuba, y del que fueron víctimas el joven Frank País,

Comandante de las Milicias del “26 de Julio” en dicha ciudad, y del H:. Raúl Pujol Arencibia, Maestro de Ceremonias de la Logia “Libertad”, de esa localidad en cuya casa se encontraba.

Tan pronto la Gran Maestría  tuvo conocimiento de estos hechos, hizo suya la solicitud de la Logia “Libertad”, interesando la investigación y esclarecimiento de ese crimen, agregando su petición de que “se impongan las sanciones condignas a los responsables DANDO ASI A LA CIUDADANIA FE EN LA JUSTICIA Y CONFIANZA EN EL REGIMEN DEMOCRATICO”. Con esa finalidad, el Gran Maestro dirigió al Presidente de la República y a los Ministros de Gobernación y de Defensa, la siguiente carta:

“La Resp. Logia “Libertad”, de Santiago de Cuba, constituyente de la Gran Logia de Cuba de A.L. y AAM., se ha dirigido a la Gran Maestría, informándole sobre la muerte violenta, ocurrida recientemente en dicha localidad, del Hno. Raúl Pujol Arencibia, Maestro de Ceremonias que era del citado Taller, y pidiéndole su intervención para el esclarecimiento de ese hecho de sangre, que ha herido profundamente la sensibilidad de toda la población.

En dicha carta dice la Resp. Logia “Libertad” lo siguiente, que tengo el honor de transcribir a

Usted:

“Muy Respetable Gran Maestro: En la primera sesión reglamentaria que celebramos en el

día de ayer, después del alevoso asesinato de

nuestro querido H:. Raúl Pujol Arencibia, Maestro de Ceremonias de nuestro Taller, adoptamos

el acuerdo unánime de dirigirnos respetuosamente a Ud. para rogarle interponga la acción cívica y poderosa de la Gran Logia de Cuba para exigir el esclarecimiento y la sanción a este crimen sin  nombre, que ha herido tan hondamente nuestra sensibilidad de hombres y de masones.

Entendemos que la Masonería cubana,

que es fraternidad y unión solidaria, y responsable, no debe permanecer inactiva y en silencio

ante casos como éste, en que la desorbitación y desenfreno de los que mandan se proyectan

indiscriminadamente sobre la vida de hombres e instituciones que merecen consideración y respeto por su limpia historia y por su actuación levantada y útil.

Si la Masonería no se yergue ahora, como debe hacerlo, en defensa de uno de los suyos, es posible que en el futuro tengamos que llorar mucho todavía sobre la sangre de nuevas victimas nuestras, de otros HH:.: masones que, como el H:. Raúl Pujol caerán abatidos por el plomo homicida para purgar una culpa que no ha cometido.

‘En Ud. y en nuestra Gran Logia, confiamos, Muy Respetable Gran Maestro, para que el horrendo crimen de nuestro H:. Raúl Pujol reciba el merecido castigo.”

La Gran Maestría, que fiel a la tradición y al espíritu que rige todos los actos de la Masonería no ha permanecido indiferente ante los dolorosos acontecimientos que siembran el luto y el dolor en nuestra Patria, exhortando, reiteradamente,  a todos los cubanos para que se haga un alto en esta lucha fratricida, frente a este hecho concreto que afecta a un Taller de la Institución, HACE SUYA LA PETICION DE LA RESP. LOGIA “LIBERTAD” Y SOLICITA DE USTED, ADOPTE LAS MEDIDAS PERTINENTES PARA QUE SE PRACTIQUE UNA AMPLIA Y EXHAUSTITIVA IMVESTIGACION DEL CASO Y SE IMPONGAN LAS SANCIONES CONDIGNAS A LOS RESPONSABLES, dándose así a la ciudadanía fe en la Justicia y confianza en el régimen democrático.

Seguro que habrá de prestar su mayor atención a esta justa petición de la Masonería cubana, quedamos de usted, can toda consideración.— (f) Dr. Carlos M. Piñeiro y del Cueto. Gran Maestro.— (f) Dr. José F. Castellanos. Gran Secretario.

, responsabilizándose con los pronunciamientos De nuevo el Gran Maestro, en nombre de la Gran Logia de Cuba, sale en defensa de la justicia y reclama del Gobierno respeto para el imperio de la ley de la Logia ¨Libertad” en los que pide sanción para los culpables del crimen cometido.

EL MOVIMIENTO BARQUIN Y

LA MASONERIA

Uno de los movimientos revolucionarios en que intervinieron masones, fue el que se produjo como consecuencia de la conspiración que ha sido bautizada con el nombre de “Los Militares Puros”. Teniendo noticias de que ligado a la agrupación surgida estuvo, durante el proceso revolucionario, el hermano Roberto Ferrer y Rodríguez, lo abordamos para obtener noticias que trasladar a estas cuartillas. Presentar a los lectores el H:. Roberto Ferrer y Rodríguez nos parece innecesario, ya que es bien conocido entre los masones por sus constantes y crudas lucha en el seno de las logias y. principalmente, en la Alta Cámara, en la cual se ha distinguido por su oratoria fogosa y su claridad de expresión. Por eso preferimos dejarlo sólo en la exposición y aquí quedan impresas sus noticias.

El DIA 4 de abril de 1956 se frustró la conspiración militar que ha sido denominada de “Los Militares Puros”, de la cual era máxima figura el Cor. Ramón Barquín López, quien fue condenado a presidio con un grupo de militares. Entre los oficiales comprometidos en aquella conspiración, pero no fueron descubiertos estaba el Primer Tte. Felipe Rodríguez de la Torre: primo hermano mío. Al quedar desarticulado el movimiento insurreccional los que habían quedado en libertad, entre los cuales estaba el Tte. Rodríguez, emprendieron la labor de reorganización creando distintas ramas colaterales, captando prosélitos entre las mismas Fuerzas Armadas, estableciendo contactos con el extranjero y, sobre todo, constituyendo un frente civil coordinado con el militar. De ese modo, al surgir el Movimiento “4 de Abril”, entré a formar parte de él y, por mi conducto, ingresaron también dirigentes de la Masonería.’

‘Uno de ellos fue el Gran Maestro Dr. Carlos

  1. Piñeiro y del Cueto, cuyo modo de pensar conocía perfectamente por mis vinculaciones con él. De ese modo es que el Jefe Supremo de la Masonería Simbólica entró a formar parte, desde los primeros momentos, del grupo civil del Movimiento que dirigía el Cor. Barquín López, siendo figura central en las reuniones coordinadoras que celebramos en el Gran Templo. Uno de los casos en que intervinimos fue el del Sr. Rayko Ivetic con quien nos conectó el Gran Maestro, pues había venido a Cuba con un plan militar definitivo, recomendado por un amigo del Dr., Piñeiro, en el extranjero. Como un plan de tal envergadura, que incluía la toma de

Columbia y La Cabaña así como otras dependencias militares, requería el esfuerzo de todos el Gran Maestro, conectó a Rayko, por medio del Sr. Francisco Díaz Piferrer, con el Dr. Fidel Castro y con la alta dirigencia del Movimiento ‘26 de Julio”. Para este plan nuestra colateral facilitó los planos y fotografías aéreas de las distintas dependencias militares, que obtuvo el Ing. César Rodríguez, miembro de nuestro movimiento y el cuaL los logró, con grave riesgo para su vida, de la Comisión de Planificación Nacional.’’

“Por cierto—nos dice el H:. Roberto Ferrer— que el mismo día que a las 5 de la tarde iba a tener lugar la entrevista en el despacho del Gran Maestro entre éste, el yugoslavo Rayko, que acababa de llegar de la Sierra Maestra de entrevistarse con Fidel Castro, el Tte. Felipe Rodríguez y yo, explotó en el Gran Templo, una hora antes de la convenida, una bomba que se puso en los servicios sanitarios, lo que naturalmente atrajo una enorme cantidad de oficiales y vigilantes de la Policía.”

‘El yugoslavo Rayko advirtió la situación antes de entrar en el Templo y se retiró. pero el Tte. Rodríguez y yo no advertirnos nada hasta que no estuvimos dentro del edificio y nos encontramos con la Policía. Felipe Rodríguez llevaba en sus manos los planos de Columbia y La Cabaña y cruzó con ellos por entre la Policía, y al advertirlo el Gran Maestro y darse cuenta del peligro que aquello significaba le dijo: “Amigo Rodríguez, Ud. ha visto lo que ha

ocurrido, en esas condiciones no puedo atenderlo hoy, pero déjeme eso para irlo estudiando” y cogió los planos de manos de Tte. Rodríguez. lo metió en la gaveta central de su escritorio. cerrándolos con llave, en presencia del Comandante. Ponce, un Capitán y un Tte. de la Policía.”

“En muchas oportunidades utilizamos locales del Gran Templo para reuniones, en las cuales coordinábamos las actividades insurrecciónales, a fin de que no fueran acciones aisladas, de los movimientos ¨26 de Julio”, de la O. A. y del nuestro “4 de Abril’. En varias ocasiones se nos frustraron diversas conspiraciones dentro de las Fuerzas Armadas. como consecuencia de las cuales fueron detenidos los militares Maqueira, Gil, Roberto Fernández. Manuel Ramos, Armenteros, Baños Chapelli, Martínez, La Rosa, y otros más que harían interminable la relación, los que fueron condenados a prisión. Otros fueron dados de baja por no habérseles probado nada y entre ellos me recuerdo de Lezcano, Lominchar, Demetrio González, etc.”

Estos descalabros lejos de amedrentar al Movimiento de que era leader el Cor. Barquín, sirvió para estimularnos más y engrosaron nuestras filas nuevos y valiosos elementos. Convencidos de la necesidad de una unidad de acción entre los elementos de los distintos grupos revolucionarios, se logra una mayor coordinación de sus organismos, lo que produce la acción del día 5 de septiembre, frustrada por razones que no son del caso y que tuvo el triste balance de la masacre de Cienfuegos, y la consiguiente represalia en la que perdieron la vida, vilmente asesinados, los compañeros Tte. San Román y Cap. González Brito, sufriendo prisión el Tte. Aviador Prendes, el Cap. de la Marina Vidal Llebra y los militares Cap. Cuervo, Tte. Jesús A. González, Morales Paula y otros más.”

“La represión fue tan violenta que nos vimos

en la necesidad de asilar a varios miembros destacados de la organización, entro ellos el Tte. Eduardo Sotolongo. Ramiro González, Alfredo Gutiérrez y otros civiles. En espera de las órdenes oportunas se mantuvieron numerosos miembros nuestros acuartelados en el Gran Templo con todo el equipo necesario. Tanto en el caso señalado, como en numerosas oportunidades, se hicieron gestiones, a través del Gran Maestro, a fin de lograr respeto para la integridad física de revolucionarios y posteriormente su libertad y asilo.¨

“Avanzado ya el año 1958 y ante la dificultad para organizar una conspiración efectiva dentro de las Fuerzas Amadas, se contempló la necesidad de organizar una fuerza revolucionaria que operaría en Las Villas, como un refuerzo de las existentes allí y con el objetivo inmediato de distraer mayor número de tropas batistianas en esa región, aliviando en lo posible la presión que ejercían sobre los combatientes de Oriente. El apoyo de la Masonería para adquirir los medios bélicos fue grande, pues el Gran Maestro Piñeiro contribuyó con todo su esfuerzo, aprovechando sus relaciones masónicas y profanas, con lo que se obtuvo lo necesario para la expedición proyectada, y que abriría un nuevo frente en la Sierra Morena, próxima a Corralillo. Este grupo iba a estar dirigido por los oficiales Tte. F, Rodríguez de la Torre, Ovilio Gato Munuera, ambos del Ejército y el Cap. Félix Castro Guevara, de la Marina. La salida estaba señalada para el 1ro. de enero de este año, en un yate conseguido por el miembro de la organización C. P. Delio Dorredo, el cual sería abordado por los expedicionarios en el Miramar Yacht Club, quedando responsabilizados en las labores de retaguardia, tales como suministros, radio, envío de hombres e informaciones. el Dr. Carlos M Piñeiro y del Cueto, el C. P. Delio Dorredo. El Ing. Cesar Rodríguez, yo y otros,Como en la madrugada en que iba a salir la expedición se supo la noticia de la huida de Batista, se suspendió oportunamente y entonces los miembros del “4 de Abril”, nos dedicamos a cumplir misiones revolucionarias acordes con el momento.”

“Cuando el frustrado asalto al Palacio Presidencial se acuartelaron 30 hombres en el Gran Templo Masónico, en la Oficina del Intendente, esperando las órdenes, que no llegaron, para ocupar las posiciones previamente señaladas. Ese acuartelamiento, que duró 12 largas horas, se llevó a cabo con personal completamente armado y entrenado. Cuando la fracasada sublevación de Cienfuegos, también estuvieron acuartelados desde el día anterior, esos mismo hombres. En esta oportunidad estuvimos acuartelados durante 26 horas. En los mimeógrafos de la Universidad Masónica y de la Gran Logia. se imprimieron miles de periódicos, panfletos y material de propaganda revolucionaria.’

‘Entre las cosas que realizamos, una vez caído el tirano, estuvo la de conseguir la libertad de los presos políticos, Cor. Ramón Barquín y compañeros.

tomar los distintos mandos militares, ocupándolos provisionalmente con hombres de confianza, haciendo prisioneros a ¡os militares batistianos. y colocar las cosas en forma que pudieran las fuerzas rebeldes de Fidel Castro entrar en La Habana sin contratiempos, ante cuyos jefes resignaron sus mandos los militares que con Barquín los habían ocupado. Entregada así la revolución en las manos firmes y limpias de los miembros del Movimiento “26 de Julio” designados por Fidel Castro, los militares del ¨4 de Abril”, haciendo gala de su cubanía y desinterés nada pidieron, sino que se dispusieron a regresar tranquilos a sus hogares. El “26 de Julio¨ los ha ido llamando para que con el colaboraran en la reestructuración del nuevo Ejército del pueblo, y con gesto que los honra, están prestando sus valiosos servicios donde hayan sido destinados. Los civiles que componíamos esta agrupación hemos hecho lo mismo y cada uno ha regresado a sus labores habituales. El Dr. Piñeiro a su bufete y la Gran Maestría, y yo, amigo Callejas, a mi negocio de mudanzas.”

Y, por experiencia lo decimos, es algo raro en esta clase de negocios: de los once empleados que

tiene Roberto Ferrer en el suyo no hay uno que se tome ni una cerveza. Y del dueño. ni hablar.

LABOR REVOLUCIONARIA DE LA

UNIVERSIDAD MASONICA DE CUBA

Conociendo cual fue la acción revolucionaria llevada a cabo por los masones, era de suponer que los estudiantes de la Universidad Nacional Masónica. que radica en el Gran Templo Nacional Masónico, por su juventud y vinculación a la Fraternidad, que predica y practica la defensa de las libertades, no podían haberse quedado alejados del movimiento insurreccional, por lo que nos entrevistamos con un grupo de ellos a fin de conocer, de sus labios, cual había sido su intervención en la lucha contra la tiranía. No perdimos nuestro tiempo, gracias a la actividad que desplegó el hijo de nuestro Gran Maestro, ya masón activo, Carlos Manuel Piñeiro y Crespo, el que nos facilitó la entrevista que deseábamos.

El propio Carlos Manuel, en quien el cariño nos hace ver aún el niño al que no nos acostumbramos a ver “hombre”, rompe el fuego y nos dice:

“Mira, Roger, aunque el “viejo” no sabía nada al principio, desde hacia tiempo estaba vinculado al Movimiento “26 de Julio” y en muchas oportunidades trasegué armas, propaganda y medicinas en la máquina de papá. Cuando el Movimiento empezó a vertebrar su organización dentro de la Universidad Masónica, con vista a la huelga general revolucionaria que se estaba preparando. el Frente Estudiantil Nacional (Hoy Sección Estudiantil del Movimiento Revolucionario “26 de Julio”) constituyó una Delegación en nuestro centro docente, como lo hizo en todas las Universidades privadas. Esta Delegación estaba presidida por Andrés Torres, como Coordinador, más tarde asesinado por Ventura, a quien le fueron entregadas las llaves del departamento No. 914 para utilizarlo como centro de operaciones; José Ferreiro. exilado en Venezuela y hoy Tte. de las Fuerzas de Palacio; Miguel A. Lozano. que logró exilarse en México después de haber sufrido detenciones y torturas; Elías Magañón, Segundo Cázares y yo, los que fuimos detenidos y acusados de actividades subversivas.”

“Todo esto fue antes de febrero de 1958” —nos aclara Félix de la Uz, Coordinador de la Sección Estudiantil del “26 de Julio”— “porque en ese mes, estructurada ya la organización y en pleno trabajo, tanto de prácticas militares con armas, que efectuábamos en las aulas de la Universidad y otros locales del Gran Templo, con la anuencia de las autoridades universitarias y de la Gran Logia, como otras labores conspirativas, nos dimos a preparar en forma coordinada con las otras Universidades privadas la huelga estudiantil, que debía ser el inicio de la general revolucionaria señalada para el 9 de abril. Una de las cosas que dejamos perfectamente organizada, fue la milicia de las Universidades privadas en la parte correspondiente a la nuestra.”

‘ Siempre sobre la marcha —nos agrega Miguel A. Lozano, otro de los entrevistados— “y en el mismo mes de febrero. el FEN designó a la Universidad Masónica para iniciar la huelga estudiantil, la que empezamos el 23 de ese mes con unas declaraciones a nombre de todos los alumnos. las cuales publicamos en varios periódicos diarios y fueron radiadas por algunas emisoras. Comenzada la lucha por nosotros, de acuerdo con lo acordado, se fueron agregando al movimiento las demás Universidades privadas, los Institutos y otros centros docentes de la Capital y el interior. Mientras tanto agudizamos las prácticas con armas, así como hicimos  estudios teóricos sobre la lucha en las calles, todo lo cual hacíamos en las aulas de la Universidad y locales del Gran Templo. Las armas las guardábamos debajo de un estrado de madera. sobre el cual se colocaban los profesores para dar clases.”

“Hay que agregar” —interviene el tercero de los masones Carlos Manuel— “que en el mimeógrafo de la Universidad editábamos propaganda revolucionaria y hasta la revista ‘Unión”. Además en él imprimimos las instrucciones a los milicianos para la huelga general del 9 de abril. volantes convocando a ese movimiento, etc. La fatalidad hizo que toda aquella labor fracasara en su intento, que muchos de los componentes de la Delegación estuviéramos presos otros exilados y, lo más lamentable, que Andrés Torres pagara con la vida su amor a Cuba. Debido a esto, en el mes de Mayo fue convocada por el FEN una reunión de los miembros de los sectores revolucionarios en las Universidades privadas, la que fue presidida por el compañero Ricardo Alarcón, actual, Coordinador de la Sección Estudiantil del Movimiento ‘26 de Julio”. Alarcón nos informó que en la Sierra Maestra se había acordado reanudar las clases, para así facilitar las labores revolucionarias en los centros docentes, porque de ese modo ellos servirían de lugares de reunión y contacto para posteriores acciones.”

“Muchos de nosotros” —nos aclara de nuevo de la Uz— ‘ éramos partidarios de mantener el cierre de las clases, pero nos convencieron de que era mejor obedecer el acuerdo emanado de la Sierra Maestra, porque ellos esperaban obtener mejores resultados de ese modo para nuestra labor. Así fue como reiniciamos la asistencia a clases el 21 de mayo y nuestra primer labor, en unión de las autoridades de

a Universidad Masónica, fue oponernos a un proyecto de ley por el cual pretendía el Gobierno subvencionar a las Universidades privadas, lo que no se llevó a cabo. También reestructuramos la organización revolucionaria de las Universidades privadas y en los salones de la nuestra, así como en otros loca les del Gran Templo, se llevaron a cabo infinidad de reuniones, con la anuencia de las autoridades masónicas y universitarias, se continuaron las labores de propaganda e instrucción en el manejo de armas, etcétera.¨

‘Por cierto” —interviene Carlos Manuel_ ¨que los alumnos de cierta Universidad, que no tenían facilidades para reunirse en las aulas de ella, lo hacían en la Universidad Masónica y en los departamentos cedidos por las autoridades masónicas, sin que fuera obstáculo para eso el credo religioso a que pertenecían, gracias al espíritu tolerante de la Masonería y a que todos estábamos unidos por un sólo ideal: ver a Cuba libre y digna en el concierto de las naciones.”

¡Inspírate Vate indiano! se nos escapa al ver en el retoño, con los entusiasmos de la juventud, los reflejos de sus ancestros. “Dichosa edad, siglos dichoso…¨ escribió Cervantes en el discurso del Quijote sobre la Edad de Oro, y a nosotros nos viene a la mente con la nostalgia de los tiempos idos. ¡Quiera Dios que esas ilusiones perduren! ¡Ojalá no sufran ellos, como nosotros, el golpe artero del fracaso!.

NOTAS FINALES.

En fin de cuentas, y como puede verse a través de las declaraciones que nos han hecho distintos revolucionarios, masones, y no masones, la obra de la Masonería de Cuba fue amplia y múltiple durante la pasada contienda, desde aquella de carácter institucional, tratando de buscar soluciones armónicas y beneficiosas para la patria, hasta la individual y directa, llevada a cabo por Grandes Funcionarios y masones a fin de darle a Cuba una solución definitiva a sus males.

Si relacionáramos los nombres de aquellos a quienes la Gran Logia, por medio de sus dirigentes salvaron la vida, sería cosa de no terminar, pues habría que agregar a Juncosa. García Huet Rafael Ramos, Eduardo Sotolongo, Ignacio Pérez Insua. Rafael Ramírez, René García, Calixto Fernández. Eduardo Bacallao, Alfonso Alfonso, etc., una cantidad enorme de revolucionarios, que recibieron protección, amplia y desinteresada, en el Gran Templo, y más tarde un seguro asilo en las Embajadas, de donde salían para e! extranjero pagándoseles los pasajes y hasta dinero para sufragar sus gastos y los de sus familias.

No fueron pocos los decretos del Gran Maestro autorizando colectas de beneficencia entre las logias para ayudar a hermanos en desgracia, en cuyo estado habían caldo por sus luchas contra la tiranía.

Todavía en los últimos momentos de la dictadura, el Gran Maestro, pendiente en todo instante de la situación imperante dictó el Decreto No. 509, del 30 de diciembre de 1958, circulado en igual fecha por la Gran Secretaría en Circular No. 53, que a continuación copiamos:

DECRETO No. 509

La Habana, 30 de diciembre de 1958.

POR CUANTO: La Gran Maestría acaba de ser informada que en la ciudad de Santiago de Cuba se ha constituido un Comité de Auxilios integrado por los Maestros de las RR. Logias de la ciudad, asesorados por los Diputados de Distrito de las referidas Logias y el V. H. Gran Primer Vigilante, residente allí, con el propósito de atender a las necesidades más urgentes de los hermanos de distintos talleres de la provincia, que han tenido que concentrarse en la mencionada ciudad, ante el estado de crisis que sufre la región oriental.

POR CUANTO: Tal medida responde a uno de los postulados contenidos en los Antiguos Límites de la Fraternidad, en cuanto, al deber de los hermanos de amarse y protegerse mutuamente por lo que merece el más decidido respaldo de la Gran Maestría.

POR CUANTO: Corresponde al Gran Maestro, conforme al acápite VII del Art. 49 de la Constitución Masónica, dictar cuantas disposiciones gubernativas estime necesarias para el progreso. conservación y defensa de la Asociación.

POR TANTO: En uso de las facultades que me están conferidas por las leyes masónicas vigentes,

RESUELVO:

PRIMERO: Respaldar plenamente, dando carácter oficial, al Comité de Auxilios constituido en la ciudad de Santiago de Cuba, e integrado por los Maestros de las RR, Logias de la ciudad, con la cooperación de los Diputados Grandes Maestros de Distrito respectivos y del VH. Gran Primer Vigilante, con el propósito de atender a las necesidades de los hermanos de la provincia que se han concentrado en la mencionada ciudad, a causa de le crisis que sufre aquella región.

SEGUNDO: Exhortar a tas RR Logias de la Jurisdicción y a los masones todos, a que cooperen en el noble y fraternal empeño del Comité de Auxilios constituido en la ciudad de Santiago de Cuba, a favor de los hermanos de la provincia oriental que han tenido necesidad de concentrarse en la mencionada ciudad, remitiendo sus contribuciones, bien a la Gran Tesorería, ya al Gran Primer Vigilante, V. H. Luis Savígne Pavón, a su dirección particular. Pío Rosado No 314 Santiago de Cuba.

Comuníquese. publíquese en Circular Especial y en la revista “La Gran Logia” y dése cuenta a la Alta Cámara.

CARLOS M. PIÑEIRO Y DE CUETO.

Gran Maestro.

Refrendado:

JOSE F. CASTELLANOS.

Gran Secretario.

Eran tantas las gestiones de este tipo, necesarias para salvar la vida a hermanos y profanos revolucionarios, que el Gran Secretario de la Gran Logia, espíritu organizador, tenía para ello un verdadero team a su disposición y hasta modelos mimeografiados ad hoc, que le facilitaran su labor, pues el promedio diario de problemas a resolver era bastante crecido, principalmente en los últimos tiempos por el recrudecimiento de la acción represiva del Gobierno.

Dentro de ese team pongamos por caso, y aunque estos no eran los únicos: el H, Gregorio García Huet, realizaba las gestiones judiciales. visitaba presos en la Cárcel, localizaba hermanos desaparecidos, etc.; el H. Rodolfo Castro los ocultaba. guardaba el dinero que se recaudaba para estos fines. cubría los gastos que ocasionaban los asilados, exponiendo, en muchas ocasiones su vida para proteger a sus “asilados”, llevándolos personalmente, en compañía del H Vidaurreta, a las Embajadas etc. El H. José Luis Vidaurreta, aprovechando sus relaciones en el mundo diplomático, era el encargado de hacer las gestiones para esos asilos, acompañando a aquellos que se le confiaba, hasta las mismas Embajadas; el H. Jorge Luis Cuervo realizaba distintas gestiones para resolver situaciones difíciles, y así sucesivamente distintos hermanos que, en la medida de sus posibilidades, trataban de brindar su cooperación en la obra común.

Recordamos, por haber intervenido personalmente, el caso del hermano Reinaldo Machado Bermúdez miembro inafiliado de la logia “Coronel Casallas’ de Vueltas a quien le había detenido, nada menos que Ventura, a uno de sus hijos, al que no acababan de presentar ante los tribunales, temiéndose por su vida. Le llevamos el caso al Gran Secretario y éste inmediatamente hizo funcionar su mecanismo. llenando el modelo correspondiente y encomendando al H. García Huet, como Procurador, la gestión oportuna. Pocos días después era presentado ante Urgencia el joven Machado Ventura (coincidencia de apellidos, no muy agradable) y condenado a un año en Islas de Pinos, de donde lo libertó revolución.

Y sal, en rosario interminable, el Gran Secretario, el Gran Maestro, los Grandes Funcionarios, todos los que eran útiles en determinados momentos. los utilizaba la Masonería en su labor constante. tratando de resolver la situación difícil de los revolucionarios. masones o no, que en determinado instante necesitaban de nuestra protección.

Casos hubo, desgraciadamente, como el de Andrés Torres, alumno de la Universidad Nacional Masónica y primer mártir del estudiantado de las Universidades privadas, y el de Marcelo Salado reseñado por su padre, el H. Marcelo Salado y de la Torre. a quienes ni la Masonería pudo salvarles la vida y que sólo logró conseguir, en este último, entrega. tras múltiples gestiones del Gran Secretario Dr. Castellanos y del H. Garda Huet, del cadáver del joven victima de la tiranía, pero, por lo menos, su padre tuvo el triste consuelo de darle sepultura.

Además de lo reseñado, y lo señalamos por su trascendencia, existió algo que en aquellos días se interpretó de modo distinto, aunque las autoridades batist¡anas si te dieron el alcance real. Nos referimos al Decreto No. 166 del Gran Maestro, de fecha 14 de junio de 1958, cuyo origen y alcance ahora puede explicarse claramente.

El Gran Maestro Dr. Carlos M. Piñeiro y del Cueto tuvo conocimiento de que el Gobierno estaba haciendo presión a fin de obtener firmas para unos manifiestos, que luego publicaba como suscritos por las instituciones cívicas de ciertas localidades, en Bayamo por ejemplo, en los cuales se decía entre otras cosas:

“acogiendo con beneplácito las últimas medidas dictadas por el Gobierno, tendientes a lograr en el más breve plazo posible la total pacificación de aquellas zonas de esta Provincia…¨

¨condenan la actitud asumida por Fidel Castro y sus seguidores. que oponiéndose a la pacificación total de esta tan castigada Provincia oriental, se empecinan en continuar una guerra inútil y fraticida…¨.

“la opinión pública que ha declarado a estos individuos, como ahora los declaramos, INDESEABLES DENTRO DE NUESTRA COMUNIDAD.¨

Que las firmas eran obtenidas por medio la coacción lo prueba el hecho, por demás significativo. de que el manifiesto lanzado en Bayamo el 7 de junio de 1958 aparece firmado, entre otros, por el Dr. León F. Hirzel, a quien le habían asesinado un hijo que vino a Cuba con Fidel Castro en el “Granma¨ y las de los Maestros de las logias masónicas bayamesas

Con el propósito de invalidar esas declaraciones y evitar que en lo sucesivo se pudieran producir casos semejante, siete días después de aparecer las que hemos comentado, dictó el Decreto No. 166 del 14 de junio de ese año, en el cual dijo, entre otras cosas:

¨POR CUANTO: En las presentes circunstancias pudieran las logia verse constreñidas a adoptar acuerdos y actitudes que infrinjan los principios y normas institucionales de abstención en cuestiones políticas partidaristas o religiosas sectarias. o que pugnen con los pronunciamientos formulados en nombre de la Orden por la Gran Logia y por la Gran Maestría, la que en múltiples ocasiones ha impedido que las logias se produzcan en sentido partidarista.”

“POR CUANTO: A fin de mantener las normas y principios institucionales y superar las dificultades que puedan presentarse, es procedente adoptar las medidas transitorias oportunas, evitando declaraciones aisladas que no se ajusten a los Antiguos Límites y QUE ACASO NO TRADUZCAN LA OPINION ESPONTANEA DE TALLER Y PUEDAN INTERPRETARSE COMO CONTRAPUESTAS A LA ORIENTACION GENERAL MARCADA POR LA GRAN LOGIA. Con la autoridad suprema y única para el gobierno de la Masonería Simbólica en Cuba”

R E S U E L V O:

PRIMERO: Declarar que, a nombre de la Masonería Simbólica cubana, solo puede hacer pronunciamientos la. Gran Logia de Cuba de A.L. y A,M., a través de su Alta Cámara, o en subsidio, cuando ésta no esté reunida, el Gran Maestro, y. consecuentemente, REPUTAR NULAS Y SIN VALOR NI EFECTO ALGUNO, las declaraciones aisladas que se formulen por logias o por funcionarios de las mismas; por masones o por grupos de ellos, que revistan carácter político partidarista o religioso sectario.”

Comprendiendo las autoridades represivas del Gobierno. la intención real con que se había hecho este Decreto, el Gran Maestro Piñeiro fue llamado al Buró de Investigaciones donde le mostraron un ejemplar de la circular No. 30 en que se publicó, lo requirieron para que diera explicaciones sobre el alcance del mismo. reteniéndosele durante

aparentemente se conformaron con la afirmación de que era puramente institucional, de conformidad con los acuerdos de la Gran Logia, para evitar diversidad de criterios en los pronunciamientos de la Masonería.

Pero la razón, como se ha explicado, era otra, ya que no sólo declaraba NULAS aquellas declaraciones firmadas por las logias o sus Maestros, sino que autorizaba a los talleres, en caso de serles necesario y para evitar futuras coacciones, a declararse en receso y remitir sus pertenencias a la Gran Logia, en depósito, hasta tanto variaran las circunstancias.

Mientras por un lado se llevaba a cabo una a labor como la que hemos reseñado a grandes rasgos. en el orden internacional masónico la Masonería de

Cuba, por boca de su Gran Maestro, daba la voz de alarma en la IV Conferencia Interamericana de la Masonería Simbólica, celebrada en Santiago de Chile entre los días 14 y 20 de abril de 1958 y en su Mensaje ante ese organismo ínter potencial dijo, entre otras cosas, al referirse a Cuba:

“La situación de Cubo, mi patria es dolorosa

en grado sumo. El estado de guerra existente, con un caudal extraordinario de sangre derramada y con hechos que atentan a la propia dignidad humana, han creado un sentimiento de odio y divergencias en la familia cubana, que la colocan al borde de una crisis nacional.

El estado de inseguridad pública, el desconocimiento de las determinaciones de los Tribunales de Justicia, nos hacen pensar que están  en peligro las Instituciones republicanas, y la juventud, como siempre, idealista y desinteresada, está inmolándose en aras de lograr el restablecimiento de un régimen de derecho.

Y finalizó con estas sugerentes palabras:

“He creído mi deber señalar este estado de mi patria, y sólo os pido que, con el pensamiento  puesto en alto, nos ayudéis a lograr que Cuba supere su crisis, dados los grandes sacrificios que se han hecho en todo tiempo y se hacen hoy por

ese pueblo, para vivir como cuadra a una nación civilizada¨.

¨(Pág. 196, “Revista Masónica de Chile),

Como consecuencia de este llamamiento a la Masonería del Continente, reunida en aquella asamblea en la capital chilena, la 1V Conferencia interamericana de la Masonería Simbólica acordó dirigir un cable al Gral. Batista, cuyo texto, así como la contestación correspondiente, reproducimos tomados de la referida Revista en su página 234 y dicen:

Santiago, Chile, Abril 16 de 1958

Excelentísimo Señor General

FULGENCIO BATISTA

Presidente de Cuba.

LA HABANA.

La Cuarta Conferencia Interamericana de la Francmasonería, reunida en esta capital, vivamente preocupada de la confrontación entre los pueblos  y del imperio de la paz en las naciones de América, acordó, en su primera sesión plenaria,

su profundo pesar por los graves acontecimientos que dividen al pueblo cubano, ensombreciendo con trágicos contornos la vida interna de esa gran Nación. Para que tales diferencias desaparezcan, en beneficio de la armonía que debe reinar entre los ciudadanos de ese país hermano, OS PIDE PONER FIN, EN FORMA JUSTA Y HUMANITARIA, a esta pugna fratricida, que tiene conmovido a todas  los países de América.

ARISTÓTELES BERLENDlS

Presidente de la Cuarta  Conferencia y Serenísimo Gran Maestro de la Gran Logia de Chile.

(Cable)

Aristóteles Berlendis

Presidente de la Cuarta Conferencia

y Serenísimo Gran Maestro de la

Gran Logia de €hile.

El Señor Presidente agradece interés esta respetable institución(PUNTO) Pueblo y Gobierno cubanos atienden sus propios problemas internos dentro normas democráticas y justas.

ANDRES DOMINGO

Secretario Presidencia.

Al producirse la caída de Batista el día 1ro. de enero del año en curso, el Gran Maestro, a nombre de la Masonería Simbólica de Cuba, dirigió una alocución al pueblo cubano, la que fue transmitida por los canales de televisión 2. 6 y 12 y estaba redactada en los siguientes términos:

AL PUEBLO DE CUBA:

La Gran Logia de Cuba de AL. y AM., representación suprema de la Masonería Simbólica en Cuba, en estos momentos cruciales porque traviesa la Patria, considera un deber insoslayable reiterar públicamente su inquebrantable postura como defensora de la Libertad y de la Democracia, y su honda preocupación ante los acontecimientos nacionales, que requieren sacrificios supremos y desinterés extraordinario.

Fiel a su tradición y al espíritu que rige todos

sus actos la Gran Logia de Cuba de AL. y AM., en múltiples ocasiones, ha formulado públicos pronunciamientos. censurando toda acción que atente contra los principios en que se basa la vida civilizada de los pueblos, reclamando el cese de la violencia, condenando toda extralimitación en que se incurra por los encargados de mantener el orden. so pretexto de restablecerlo, y pidiendo a todos que, renunciando en beneficio de La Patria, intereses, derechos y aún posiciones, por muy legítimas que las consideraran, hicieran posible el clima adecuado, que permitiera normalizar la vida de la Nación.

En estos momento en que se completa una etapa  revolucionaria y se abre otra etapa, aún más difícil, de la reconstrucción nacional, la Gran Logia de Cuba de A.L.y AM. cumple su deber al levantar

nuevamente su voz, para pedir a todos los cubanos que, con el pensamiento puesto en Cuba, solamente en Cuba y en sus destinos futuros, y respetando los

derechos inalienables del hombre y los principios básicos de la Democracia, hagan compatible el Orden con la Libertad, creando el clima civilizado en que tiene derecho a vivir un pueblo que tantos y tan heroicos sacrificios ha realizado, y realiza, para disfrutar de Libertad y mantener el régimen democrático.

Quiera el Gran Arquitecto del Universo, cuyo

favor invocamos en estos momentos trascendentales de Cuba, que los hombres que tienen en sus manos el destino de la Patria sepan colocarse a la altura que las circunstancias demanda.

La Habana, 1ro. de enero de 1959.

Dr. Carlos M. Piñeiro y de! Cueto,

Gran Maestro de la Gran Logia de Cuba de AL y AM.

El propio día 1ro. de enero. tal y como se había hecho el día 13 de marzo de 1957 y el 5 de septiembre de ese año, un grupo de masones vinculados a la revolución, debidamente armados y con el Gran Maestro al frente. se establecieron en el Gran Templo Nacional Masónico conectándose con el Com. en Jefe de las Milicias del “26 de Julio” en La Habana, Com. Diego para colaborar en el plan general de acción a desarrollar en la Capital, postura que se mantuvo durante ocho días con sus noches. Acorde con estas labores, se le ofrecieron locales en el Gran Templo a la Sección Estudiantil del Movimiento “26 de Julio”, con la que existía vinculación desde la época de la clandestinidad –

Conforme con esa actitud de la Masonería de Cuba, el Gran Maestro hizo declaraciones públicas. por teléfono desde su Despacho, al través del Canal

12 de Televisión y un día después, en una entrevista que le hizo el propio Canal, expresó su respaldo al Gobierno que acababa de constituirse, presidido por el Dr. Manuel Urrutia y mostrando la bandera cubana que ambos hubieron de suscribir, en unión de otras personas, en Caracas, el 27 de abril de 1958, cuando celebraron una entrevista sobre cuestiones revolucionarias y el Dr. Piñeiro lo puso en contacto con el Gran Maestro de la Gran Logia de Venezuela, y le facilitó tarjetas de presentación para todos los demás Grandes Maestros de la América.

Al llegar a La Habana el Dr. Fidel Castro y pronunciar en el Campamento de Columbia (hoy Campamento Libertad) su brillante discurso, exponiendo los propósitos de la revolución triunfante, el Gran Maestro le envió un telegrama, único del que se dio cuenta aquella noche, al terminar la transmisión radial. felicitándolo por sus pronunciamientos y ofreciéndole el respaldo de la Masonería Simbólica. A partir de ese momento la Gran Logia ha estado como siempre luchando por la consolidación de su personalidad, por su derecho a intervenir en la solución de la problemática cubana y, sobre todo, para defender el laicismo estatal.

Y, resumiendo. hay algo que muy pocas instituciones, si hay alguna, pueden decir a plenitud de expresión:

1)    la Gran Logia de Cuba, durante el período batistiano, nunca estuvo representada en los actos de Palacio;

2)    no asistieron sus Grandes Funcionarios. a pesar de las invitaciones especiales; a la toma de posesión de Batista;

3)    no concurrió a ningún acto oficial;

4)    no fue a congratular al Presidente por haber salido con vida de los acontecimientos del 13 de marzo;

5)    ni recibió, directa o indirectamente, ninguna ayuda económica, ni subvención. de la Hacienda o de la Renta de Lotería.

¿Cuántas son las instituciones que pueden declarar esto como la Gran Logia de Cuba?

Así fue, a grandes rasgos, la intervención de la Masonería de Cuba en la contienda que ha enlutado a nuestra patria. esa fue su labor para tratar de darle a la sociedad cubana la. tranquilidad y el sosiego a que tenía derecho de ese modo, una vez más nuestra Institución demostró que es cierta la afirmación del Primer Congreso Nacional de Historia, cuando declaró que: ¨La Masonería cubana ha sido e todos lo tiempos, desde su fundación. la institución que más elementos ha aportado a la independencia. la libertad, la cultura y el progreso de Cuba, tanto desde el punto de vista ideológico, como por el ejemplo de sacrificio, heroísmo y perseverancia ofrecido por sus afiliados para dar a Cuba. Una vida de decoro humano, de igualdad y fraternidad social y un régimen de sana democracia.”

 

TOMADO DE : Mundo  Masónico, La Habana, Enero y Febrero de 1959. pags 5, 6, 7,8,14, 16, 17,18,19,20,21,22,25,26,27,31,32,33,34,37,38,39,4049,50

Mundo Masónico, Abril de 1958

 

 

LOS GRANDES FUNCIONARIOS DE LA GRAN LOGIA DE CUBA. DE A. L. Y A. M., REELECTOS S PARA 1958-1959, EN LA SESION CELEBRADA EL 23 DE MARZO DE 1958 EN El. GRAN TEMPLO) NACIONAL MASONICO

De izquierda a derecha: Luis Crespo de los Arcos Gran Maestro de Ceremonias; José M de Armas,  Gran Primer Diácono; Carlos Núñez Pérez, Gran Tesorero ; Dr. Ricardo Rius García, Gran Segundo Vigilante; Dr. Mario Quirós Macías, Diputado Gran Maestro;  Dr. Carlos M. Piñeiro y del Cueto, Gran Maestro; Luis Savigne Pavón. Gran Primer Vigilante;  Dr. José F. Castellanos, Gran Secretario; Jorge Luis Cuervo Calvo, Gran Orador;  Francisco Javier Castrillejo, Gran Hospitalario; Julián García, Gran Segundo Diácono.

Legitimidad y Regularidad de la

Gran Logia de Cuba

Tomado de la Revista ¨EUREKA¨,

 Organo Oficial de la Masonería de Honduras.

  Año II, No. 23, Pág. 5.

Para vuestro cooocimieoto y efectos consiguientes os transcribo la siguien te Pl:.

¨CONFEDERACION MASONICA INTERAMERICANA (C. M. I.). Oriente de México, D. F.. junio 19 de 1951, E:. V:. Pl:. No. 223. Gran Secretario y Canciller de la Gran Logia de Honduras, Apartado 336, Or.. de Tegucigalpa, Honduras. Ilustre Herrmano Gran Secretario: Con la atención que amerita, esta Gran Secretaría Permanante ha tomado conocimiento del contenido de vuestra atenta Pl. No. 104 fechada el 13 de! mes actual. Tocante a la situación prevaleciente en la Masonería Cubana, cabe manifestaros que de acuerdo con las recomendaciones de la V Conferencia, adoptadas en su última sesión plenaria y en virtud de que no ha habido circunstancia alguna que modifique la legitimidad y regularidad de la Gran Logia de Cuba, que actualmente preside el V:. H:. Jorge Luis Cuervo Calvo. y con sede ea su Templo Oficial de la Avenida Carlos III y calles Fraternidad, Pocito y Padre Varela, sigue siendo reconocida como la única Gran Logia Regular de aquel país. Aprovecho la ocasión para saludaros fraternalmente, quedando vuestro adicto hermano y servidor afectisimo. POR LA UNIDAD DE LA MASONERIA AMERICANA Y UNIV: (f) EDUARDO RINCON GALLARDO, Gran Secretario Ejecutivo¨.

Os suplico contestar de enterado la presente circular y me valgo de esta oportuninad para enviaros mi abrazo muy fraternal.

Vuestro adicto y leal hermano,

Abel Villacorta Cisneros.

Gran Secretario y Canciller.

 

No permanece indiferente nuestra Masonería ante el momento actual

La Gran Logia de Cuba, representación de la masonería, nos envía, con el ruego de su publicación, sus pronunciamientos ante la crisis nacional, las que damos a la publicidad. Dicen así,

La Gran Logia de Cuba de A. L. y  A. M., representación suprema de la masonería simbólica en Cuba, institución que aspira a la superación del hombre incrementando la fraternidad humana, históricamente vinculada a los destinos de la Patria, considera un deber insoslayable reiterar públicamente su honda preocupación ante los dolorosos acontecimientos que hoy conturban a la nación, dividen la familia cubana y ponen en quiebra la cívica y cordial convivencia de nuestro pueblo.

Fiel a su tradición y al espíritu que rige todos su actos, la masonería no ha permanecido indiferente ante esos acontecimientos que siembran el luto y el dolor en nuestra Patria. En múltiples ocasiones ha formulado, a través de la Gran Logia, su organismo rector y de distintas logias constituyentes, públicos pronunciamientos censurando toda acción que atente contra los principios en que se basa la vida civilizada de los pueblos y llamando a la cordialidad ciudadana.

Recogiendo el sentir institucional, la Gran Maestría ha venido laborando sin descanso por la solución de los problemas nacionales y en unas ocasiones independientemente y en otras en unión de instituciones de diversos matices, ha realizado o respaldado gestiones conciliadoras. brindando su mediaci6n desinteresada y exenta de partidarismo para lograr la paz y la armonía entre todos los cubanos.

Infortunadamente la querella ha ido agravándose, pues no se circunscribe ya al campo político sino que, pugnacidad incontable, alcanza límites que ponen en peligro los valores esenciales en que descansa nuestra nacionalidad.

La violencia sin freno ha hecho su aparición, anulando prácticamente los cauces del derecho, y como la violencia no puede engendrar más que odios insalvables, que alejan cada vez más las fórmulas pacíficas que pudieran servir de base a una solución nacional

Al margen de toda lucha partidarista, la masonería  aspira a la erradicación de la violencia en la solución, de los problemas humanos, respetuosa de la Constitución y de las leyes de la República desaprueba todo esto, cualquiera que sea su procedencia, que atente contra el orden, que no debe ser alterado por constituir factor básico de la convivencia. condenando por igual tanto el terrorismo como manifestando de hostilidad hacia el Gobierno como las extralimitaciones en que incurran los propios encargados de mantener el orden, so pretexto de restablecerlo, sancionando por su propia mano hechos que corresponden a la exclusiva competencia de los Tribunales de Justicia,

Considerando extraordinariamente grave que no se respeten las normas de una ordenación jurídica, mínimum de renunciamiento de cada individuo para hacer posible la vida en sociedad, la Gran Logia de Cuba, inspirada en altos principios de humanidad, eleva de nuevo su voz, y dirigiéndose a todos los integrantes de la familia cubana, tanto gobernantes como gobernados, reclama un alto en esta sangrienta pugna, para que cese la violencia, deponiendo, inclusive intereses y derechos que estiman legítimos hagan posible por el esfuerzo de todos el clima adecuado que permita lograr una fórmula de concordia que supere la grave situación porque atraviesa nuestra Patria. De otro modo tendremos que encarar la terrible responsabilidad histórica de haber destruido con nuestro encono la obra de nuestros libertadores.

Cuba exige una inaplazable solución a su crisis presente y para propiciarla la masonería cubana ofrece nuevamente su concurso. Conmina a sus miembros a laborar por ella, y exhorta a todos para que, deponiendo pasiones y sectarismos den vigencia efectiva al postulado martiano que propugna “una República cordial con todos y para el bien de todos”. La Patria lo pide:

Hagámonos dignos del sacrificio de nuestros fundadores

Dr. Carlos M. Piñeiro y del Cueto

Gran’ Maestro

Dr. José E Castellanos

Gran  Secretario

 

 

 

Gran Logia de Cuba de L M. y A. M. DELECACION EN EL ESTADO DE LA FLORIDA 431 W. FLAGLER ST. MIAMI

Tomado de a Revista ¨EUREKA¨

Organo Oficial de la Masonería de Honduras

Año VI, No. 69, pág. 13

Miami, Florida, Marzo 20 de 1965.

  1. H.. José Antonio Peraza

Director de la Revista ¨EUREKA’¨

Pedro Sula, Honduras, C. A.

Venerable Hermano:

Cumpliendo con el deseo de todos sus integrantes de nuestra Delegación Masónica, le envío un saludo cariñoso y una cordial felicitación por el logro de los objetivos masónicos a través de la Revista ‘EUREKA” bajo su digna y sabia      dirección.

Como en otras oportunidades, le estamos rogando que inserte en la próxima publicación de “EUREKA”, la relación de los nuevos Dignatarios electos y que le relaciono:

DIRECTIVA MASONICA

La Delegación Masónica de cubanos exiliados, para el Estado de la Florida, celebró recientemente sus elecciones, con la asistencia e los Delegados Armando Salas Amaro integrantes de las Sub-Delegaciones de Tampa y Miami. resultando electos por unanimidad los hermanos que integrarán su máximo organismo rector.

Presidente Jasé Baltar González
Vice Primer Presidente Orestes Lozano Casas
Vice Segundo Presidente Arturo P. Méndez Sosa
Vice Tercero. Presidente Dan Martín Benito
Secretario Armando Salas Amaro
. Vice Secretario José M. Fernández Vázquez
Tesorero. Carlos M. Pérez Silvera
. Vise TeSORERO Isidoro Pérez Herrera
Orador. José R. Curbelo Domínguez
COMISION DE HACIENDA
Presidente Juan Arredondo Calvo
Vocal . Mario Cobas Reyes
Vocal Octavio Piedra Negueruela.

 

Anticipándole nuestra gratitud por la acogida que nos dispense, reciba un fuerte abrazo masónico.

Armando Salas Amaro

Secretario.

 

Carta Masónica Cubana del Exilio

DECLARACION DE PRINCIPIOS DE LA MASONERIA

REGULAR CUBANA EN EL EXILIO

A LAS GRANDES LOGIAS MASONICAS,

A LOS MAMONES TODOS,

A LOS HOMBRES LIBRES DEL MUNDO.

* SALUD • FUERZA UNION

Loe que suscriben, Ex Grandes Maestros y Ex Grandes Funcionarios de la Gran Logia de Cuba de A. L. y A. M., Grandes Funcionados de las Delegaciones de Masones Cubanos en Exilio, Magistrados de la Corte Suprema de Justicia Masónica, Ex Presidentes y Ex Miembros de Comisiones Permanentes de la Gran Logia, Ex Diputados de Distrito, Ex Venerables Maestros de Logias y masones, jurisdiccionados a la GRAN LOGIA DE CUBA DE ANTIGUOS LIBRES Y ACEPTADOS MASONES, ante la grave situación que confronta nuestra Patria, aherrojada por odiosa tiranía comunista que cercena todos loe derechos, y que pretende extenderse por toda la América, destruyendo por su base la Civilización Occidental, conscientes de su responsabilidad histórica, como hombres libres que practican una doctrina que descansa en la confraternidad humana.

DECLARAN:

A.—Que conceptúan a la Democracia como el único sistema político que permite el desarrollo y progreso ¡integral de la personalidad humana y de sus m altos valores espirituales.

  1. Que la Masonería, como movimiento filosófico en el que caben todas las orientaciones y criterios que persiguen un mejoramiento moral y espiritual del Mundo sobre la base del respeto a la personalidad humana, y que propugna y defiende los postulados de Libertad, Igualdad y Fraternidad, se identifica plenamente con la Democracia como sistemas activo! de progreso espiritual, cultural, social y económico de los pueblos y como fuentes de libertades y derechos ciudadanos.
  2. — Que, como masones, rechazan y combaten, por todos los medios a su alcance, toda tendencia política o filosófica que pretenda divorciar a los hombres de la Causa sin usa de todo lo creado, principio y fin de todas las cosas, y de sus superiores manifestaciones espirituales:

D.—Que concordante con la tradición masónica, que a lo largo del proceso histórico del Mundo, ha sido una lucha constante en favor de la Libertad y de la dignidad plena del Hombre, repudian todo régimen totalitario, por cuanto tales regímenes re presentan el desconocimiento de toda las libertades consubstánciales al Hombre, y evidencia así, en todos los países sometidos a la férula

comunista (Cuba entre ellos) el desconocimiento de la personalidad  humana

maca, el desprecio por lá vida de los ciudadanos y la castración de las libertades, es un hecho consumado.

—Que estiman que la América toda, y con ella la Civilización Occidental, están en peligro evidente e inmediato y que sólo una política activa y vigorosa garosa de solidaridad continental sinceramente inspirada y sabiamente dirigida, podrá hacerla salir triunfante de esta grave crisis, en que se debate el destino del Hombre y el futuro de la Democracia.

—Que las quiebras evidentes del sistema democrático que ha padecido la América, constituyen experiencias que no pueden ni deben olvidarse, y que obligan, en esta hora suprema de la Humanidad, a reclamar la UNION de todos los hombres libres, para luchar, sin tregua ni descanso, por la erradicación total del comunismo en el Mundo, y principalmente en la América.

Fijados los anteriores puntos, los iones exilados que suscriben, jurisdiccionados. a la Gran Logia de Cuba de A.L y M. responsablemente manifiestan propósito de luchar por la consecución de los siguientes:

OBJETIVOS:

PRIMERO: Incorporar, de manera activa, a la Masonería americana, a la lucha integral contra el Comunismo, cuya filosofía materialista es antagónica a la filosofía masónica.

SEGUNDO: Laborar por la más es trecha unión de todos los masones cuba nos, dentro y fuera de Cuba, bajo la Jurisdicción de la Gran Logia de Cuba de Antiguos Libres, y Aceptados Masones, vinculándolos por su ideología democrática y anti-comunista y no simplemente por la ubicación territorial eventual.

TERCERO: Repudiar toda tendencia a crear, mantener o revivir, dentro de la Masonería, partidarismos personalistas, por ser dañinas a la Institución y a la lucha por la liberación de Cuba.

CUARTO: Ofrecer, de manera decidida, toda su ayuda, respaldo y cooperación al Movimiento Masónico para la Liberación de Cuba (M. M. I) que desde el mes de mayo de 1959 lucha, he’roicamente, en la clandestinidad, contra la sanguinaria tiranía de Fidel Castro.

QUINTO: Recabar el respaldo y apoyo, material y espiritual, de la Masonería continental, en favor de la Gran Logia de Cuba de A. L. y A. M. y del pueblo de Cuba, en su lucha por restablecer en nuestra Patria un régimen democrático y por erradicar el Comunismo, que se ha apoderado de ella, y que pretende extenderse a todo el Continente Americano.

SEXTO: Respaldar, cualquiera que sea su procedencia, toda acción efectiva que tienda al derrocamiento del régimen tiránico que se ha apoderado de Cuba, y al restablecimiento en nuestra Patria del sistema democrático y de un estado de derecho.

Consecuentes con lo anteriormente expuesto, e invocando el dolor de nuestra Patria, a cuyo llamado nunca han sido sordos los pueblos ni los masones de América, y fieles a la tradición masónica cubana.

EXHORTAN:

1.—A todos los masones cubanos,

cualquiera que sea su ubicación territorial: A mantener la más estrecha unión dentro de la jurisdicción de la GRAN LOGIA DE CUBA DE ANTIGUOS, LIBRES Y ACEPTADOS MASONES, para el logro de los objetivos antes expuestos, incorporándose, en su caso, a las Delegaciones correspoodiente en el exilio.

II.—A todas las Grandes Logias Masónicas y a todos los masones del mundo, principalmente de América: A unirse con hondo sentdo de solidaridad humana, en esta cruzada vital, respaldando a la Gran Logia dCuba de A.L. y A.M Y AL pueblo cubano , en su lucha ciclópea por erradicar el Comunismo de Cuba, de América  del Mundo y expresarlo así en sendas Declaracion es públicas.

III.- A todos lo cubanos de ideología democrática : A deponer pasiones y sectarismos (seguramente bien intencionados, pero dañinos a la Patria) a fin de lograr la unidad necesaria para la liberación de Cubade la tiranía que la oprime.

IV_ A todos los pueblos libres del mundo, amenazados con caer bajo la garra implacable del Comunidmo criminal y ateo: A respaldar este llamado de la Masonería cubana, en defensa de la América, de la Libertad, de la Democracia y de la Civilización Occidental.

 

Suscrito en el exilio, Verano de 1962

a

Por la DIPUTACION ESPECIAL PARA EL EXTERIOR DE CUBA
Carlos Manuel Piñeiro y del Cueto

Ex-Gran Maestro de la Gran Logia de Cuba, Diputado Especial para el Exterior de Cuba- Ex Presidente de la Confederación Masónica Interamericana (C.M.I)

Jorge Raúl Cuervo Bacallao.
Juan Francisco López García
Manuel de J. Conejero
Luis Felipe Solís Lafargue
ADJUNTOS A LA DIPUTACION ESPECIAL PARA EL EXTERIOR DE CUBA

Por la DELEGACION DEL ESTADO DE LA FLORIDA_Organi8mo Central:

Orestes Ferrer Hernández
Orestes Vélez Menéndez
Juan Labrador
Leovigildo González Meza
Amadeo Garcis
Miguel A. Rivera Rico.
Mario Cobas Reyes
Manuel Martín <benítez
Orestes Sosa Rodriguez
Domingo R. Sibila
Juan Blanco Rigotti
SUB DELEGACION DE MIAMI
José Fernández Navarnuel
Carlos Pérez Silvera
Julio Garcia
Rafael M. Gutiérrez
Roberto Torre Rubio
Julio Moreno Coll
Ernesto Puig Hidalgo
Avelino San Martin
Rudesindo Ruiz
Carlos M. Tamayo
Alfonso Marqueto Domínguez
Raúl Rudman
Juan Gómez López
Miguel Astiazarrain
Octavio Piedra Negueruela
Eleuterio C. Sibila
Miguel A. Pérez Ruíz
Amadeo López Castro
Elio Alvarez
Julio M. Sánchez Bobadilla
Martín Tapanes Pérez
Pedro Marteli Gonzáiez
Oreste Lozano Casas
Manuel Antonio Piña Varona
Anastasio Perrot
Santos Mederos López
Rafael Oliva Febles
José Manuel Vásquez Carreño
Domingo Jesú Diaz Luiña
Juan A. Breu Pérez
José María Leiro Casas
Robuetiano Cruz
Isidro Díaz Figueroa
Rosendo Fernández Larrea
Octavio Estévez Castillo
Manuel Suárez
Félix Escobar
Ernesto Padrón
Juan Arredondo Calvo
Fernando Chamiao
Francisco M. García
Umbelino Blanco

Roger Fernández Callejas

Juan Amador Rodríguez
Cándido Iglesias
Charles Barquet Solivan
Diego Valdés Salvador
Gustavo Pimienta Molina
Efraín Beker
Aracelio Rodrigues Cordero
Pedro Rubio Baró
Luis F. Marsans –
Francisco Labrador
Agust Martínez
Ambroelo González
Federico Bcach
Ibrahim García García
Enrique Ojiva Febles
Darío Alonso López
Augusto Lón Aján
Armando OJiva Iquierdo
Ernesto Morales Ruiz
Armando Pentón Pérez
Mariano Gil Obregón
Juan Montalvo Espinola
Reinaldo Marticorena Castillo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[1] Torticeros, ilegales, injustos.

[2] Venezuela

[3] Cmte. René Ramos Latour

[4] Este es un ¨juego de palabras¨empleado por el Hno Callejas, atendiendo a que  al hijo mayor de Fulgencio Batista se le conocía por el sobrenombre de ¨Papo¨

Publicado por:

Diario Masónico

Contenido Relacionado

shadow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.