shadow

El C.I. de Covadonga rinde homenaje a Vicente Hernández Gil en un comunicado


shadow

Creemos que poco se puede escribir del V..H.: Vicente Hernández Gil, porque el árbol de la vida, el de la memoria en las ramas del libro de la vida, en sus raíces, nos quedará para siempre su recuerdo.

Es lo típico que se dice, es lo tópico, pero los hombres buenos tienen eso en común, que son buenos. Hay que decirlo, y bien claro.

En el caso de la masonería, se nos va un grado 33 del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, se nos va un buen masón, de esos que busca en lo profundo del Shefirod de la Kabalah, que penetra en la tierra.

Se nos va un hermano -otro más- y como en el Caso de Job, Kalikrates lo hace con humildad y en paz, pero alejado de la GRAN LOGIA DE ESPAÑA.

No sé si somos conscientes de la humildad de los viejos masones, de los buenos, tan apartada de los mandiles, de las redes, de los oropeles, de las televisiones, de lo oscuro. No somos conscientes de la grandeza de su alma, porque un alma grande es pequeñita y adaptada a un cuerpo, limitado como es el cuerpo físico. Ahora viajara y volverá, se reencontrara con los viejos masones inmortales.

Se dirán muchas cosas de KALIKRATES, su nombre simbólico, nosotros creo que debemos decir pocas.

Se ha ido otro de los nuestros, y como dijimos en nuestro último comunicado sobre Josep Corominas, repetimos hoy aquí, KALIKRATES y nosotros sabemos porque, querido Vicente, los últimos párrafos de nuestra despedida a JOB, adaptados a Vicente Hernández Gil.

El I.·.P.·.H.·. Vicente Hernández Gil

En el Pase al Or:.Et:. de un Gran Masón, de muy íntimas convicciones…

En recuerdo imperecedero al hombre preclaro, justo, honesto y generoso que fue, el Colegio Invisible le rinde homenaje y le señala como bienhechor de la Masonería y de la sociedad española en su conjunto.

Hoy, el suelo es una alfombra de hojas secas, caídas de las ramas que las vitalizaron, amarillos, rojos, marrones despojos humectados por nuestras lágrimas mas sinceras y dolientes. Las nubes y las nieblas que nos empañan la vista conforman la cubierta de un catafalco de silencios y verdades, el catafalco que Natura ha diseñado para albergar el espíritu apaciguador, unificante, que sólo un Gran Maestro de la dimensión de Corominas ha sido capaz de transformar del dicho al hecho.

Es el sentimiento del C. I. Grupo Covadonga, que el espíritu justo y generoso del Q:.H:. Kalikrates permanezca entre nosotros y, aunque separado de la GLE los últimos años, su deseo de volver a incorporarse y ayudar a revitalizar la misma, le avivó hasta el último aliento.

Sit Tibi Terra Levis.

Publicado por:

Garibaldi

Contenido Relacionado

shadow

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.