shadow

FRANCISCO DE MIRANDA. A DOSCIENTOS SETENTA AÑOS DE SU NATALICIO PERSISTE LA INCÓGNITA… ¿FUE MASÓN?


shadow

Por: Ovidio Aguilar Meza

Una de las más grandes incógnitas de la historia de la masonería del continente suramericano está relacionada acerca del General venezolano Francisco de Miranda (1750-1816), y el enigma de si fue iniciado o no en la Francmasonería, y en caso tal, dónde y cuándo lo fue.

Esta condición luce común a muchos próceres y personajes importantes de la historia, de quienes se ignora igualmente dónde y cuándo ingresaron a esta Augusta Orden, pero la tradición masónica, y en algunos casos, menciones y referencias de la época los señalan como masones, sin aparecer  hasta los momentos la certificación documentada de haber pertenecido a la fraternidad masónica, tal como sucedió con El Libertador Simón Bolívar, cuando a mediados de los años cincuenta del siglo pasado, fue encontrada el acta de recepción del Grado de Compañero en la logia San Alejandro de Escocia de París en 1805, en una biblioteca de la misma ciudad, terminando con la controversia sobre el caso, tal como sigue sucediendo con Francisco de Miranda.

Diversas han sido las versiones de historiadores e investigadores acerca del tema, en las cuales unos afirman, destacando fechas y lugares de la supuesta iniciación de Miranda, mientras que otros más pragmáticos, niegan tal condición por no demostrarse con documentación que certifique fielmente el hecho, y sin dar cabida a ninguna opción. Sin embargo, oficialmente para la masonería venezolana, es indudable tal circunstancia, a tal punto que en 1950, en la conmemoración del centenario del natalicio de Miranda, el Gran Maestro de la Gran Logia de la República de Venezuela, José Miguel Uzcátegui, decretó el 28 de marzo de cada año, como Día Masónico Nacional en su honor, manteniéndose invariable hasta la fecha.

Incluso en Venezuela y otros países, hay logias epónimas del Precursor de la Independencia, ratificando así para esos Grandes Orientes, que aún sin la certificación de un acta de Iniciación, Miranda sí perteneció a la Masonería.

En nuestro caso particular, hemos escrito la obra “En búsqueda de la verdad. ¿Miranda fue Masón?”

En la cual destacamos importantes elementos relacionados con el tema, teniendo como fuente principal de consulta, a Colombeia,  aunado a las referencias de los más reputados historiadores y biógrafos del general venezolano, para lo cual destacaremos en esta oportunidad, algunos de los referidos en la obra.

Afirma William Spence Robertson: “Una hipótesis que no contradice el resto de las actividades de Miranda consiste en que durante su período fundó en Londres una sociedad que se desarrolló hasta convertirse en influyente asociación de revolucionarios hispanoamericanos, y se llamó Logia Lautaro”. Acotando más adelante: “Pero aunque libros que tratan de la Masonería figuraban ya en el catálogo de Miranda desde el año 1783, y aunque manifestó interés por los establecimientos masónicos en el curso de sus viajes por Europa, el examen de sus papeles inéditos nada revela que pueda probar, sea que perteneciera a la Orden Masónica, sea que fuese el fundador de la Logia Lautaro”

Asimismo, otro destacado historiador venezolano, Antonio Egea López expone: “No tenemos certeza de la afiliación de Miranda a la masonería, pero los datos que hallamos lo hacen bastante probable…Teniendo presente que Miranda obtiene el grado de Capitán en la Metrópoli, y que entre los militares encuentra la masonería su mejor mercado, las probabilidades de un Miranda masón se multiplican, máxime con el carácter notoriamente contestatario, reformador y progresista del venezolano, que aparecía ante los ocultos masones como un socio interesante”

Por su lado, se menciona en una obra de consulta obligada por los masones de habla hispana, el Diccionario Enciclopédico de la Masonería: “El general Miranda era un verdadero adalid de las ideas de libertad e independencia; había sido iniciado en los secretos de las Logias Masónicas por el gran Lafayette”

Igualmente el historiador colombiano, Américo Carnicelli hace diversas citas históricas en las que relaciona a Antonio Nariño, Carlos de Alvear, Bernardo O’Higgins y José de San Martín, entre otros, con las “Logias Mirandistas” y la Gran Reunión Americana fundada por el general venezolano.

Alfonzo Rumazo González, historiador ecuatoriano, refiere: “En Cádiz, el capitán caraqueño ingresa a la logia de la ciudad dependiente de Londres. En el año 1776 había ya una logia en Cádiz según informe de la Inquisición en Madrid”

Como podremos ver, las versiones son disímiles y variadas, pero todas apuntan hacia un hecho que luce inminente.

Pues bien, en nuestra obra, procuramos ser lo más objetivo posible para desarrollar una investigación que abra los caminos hacia nuevas investigaciones en búsqueda de conclusiones imparciales, basados en aspectos que llamamos ·”Elementos Vinculantes”, identificando así a aquéllos que a la vista de un investigador masón, no pueden pasar desapercibidos, y este fue nuestro caso, por lo cual procuraremos hoy, ofrecer algunos de ellos para ilustrar nuestra investigación.

En septiembre de 1781, Miranda arriba a Jamaica en una misión secreta para un canje de prisioneros desde La Habana, llevando cartas de recomendación a las autoridades de la isla, entre ellas, al Almirante Sir Peter Parker, Comandante General de la Escuadra de Su Majestad. El venezolano se mantuvo en la isla por tres meses, sosteniendo las reuniones secretas, cumple con su misión y aprovecha la visita para adquirir libros, su gran pasión. Entre ellos, al momento de zarpar, aparecen en el conocimiento de embarque unos libros de singular interés para la obra: 

CATALOGUE OF BOOKS FOR DON FRANº DE MIRANDA. 

Kingston; Nov. 15th, 1781

5 Constitutions of free & accepted Masons 4to. (sic)

60 Illustration of Masonry; 12mo (10)(sic)

Este elemento puede lucir irrelevante para un historiador, pero para una investigación masónica, resulta imposible pasar desapercibido la posesión de estas dos obras, que no eran de venta libre; eran entregadas a los masones al momento de su Iniciación. Sobre todo las Constituciones de Anderson, mientras que Ilustraciones de la Masonería había sido escrita por William Preston, en 1775, siendo de consulta obligada por los masones de la época.

Luce un tanto improbable que Miranda los haya adquirido a algún librero de la isla, tomando en cuenta que ya se había emitido la Bula In Eminenti, en contra de la masonería en 1738.

Asimismo, en la página web de la Gran Logia de Jamaica encontramos que para la fecha de la visita de Miranda, el Gran Maestro de la Gran Logia Distrital de Jamaica, era el Q:.H:. Sir Peter Parker ¿No era éste acaso una de las personas para quienes llevaba cartas de presentación? ¿Acaso el Almirante Parker podía entregarle las Constituciones de los masones a un extraño? ¿Cómo pudo poseer Miranda esos libros de uso exclusivo de los masones? La respuesta luce obvia.

Ahora bien, es conocido que el venezolano recorrió a Europa por varios años.

Pues bien, en 1787, se encuentra en Cristanía, Noruega, utilizando el pseudónimo de Conde de Miranda, llevando una carta de presentación a nombre de Bernard Anker, quien lo lleva a visitar algunos lugares de la ciudad, escribiendo en su Diario: “á (sic) la casa de Frank-masones mui (sic) buena sala, que han comprado los frank-masones aquí pr. (sic) 5.000 Rix (sic) de (sic), cuia (sic) sociedad llega á (sic) 72. En el día –Mr. Khan vive allí” – 

En esa estadía Miranda continúa sus actividades referidas por Ricardo Carrasco : “En la tarde del 2 de diciembre, asistió (Miranda) a un concierto de beneficencia que se realizó en casa de los francmasones”. 

Vemos luego en la página web de la Gran Logia de Noruega los siguientes datos: En 1785, el segundo Ayuntamiento de Christiana (construido 1733), fue comprado por la logia San Olai. La inauguración de la logia fue realizada por Bernt Anker, y tenía su residencia en la planta baja y la logia en el primer piso hasta 1811” (Traducido del sueco)

A nuestro entender, Bernard Anker, el referido a Miranda y Bernt Anker son la misma persona, que en nuestra obra detallamos sus actividades y relación con  el prócer, quien prosigue su viaje, llegando diez días después a Gotemburgo, describiendo parte de su visita bajo estos términos: “Por la mañana temprano vestido. A las nueve a almorzar con la amabilísima señora Hall, en cuya compañía, después de tomar té, fuimos a las diez en su coche a ver la sala de los francmasones; vino el señor J.P. Holterman, propietario de la casa, que nos vino a enseñar dicha sala con suma política….La iluminación que es solamente en la cornisa y algunas lámparas colgadas del techo, debe producir un buen efecto.”

¿Podríamos decir que es una coincidencia que Miranda haya sido llevado a conocer otra logia en diferente ciudad por personas que no se conocían entre sí?

¿Qué interés podría tener de visitar logias? ¿Por qué le llamó la atención la iluminación de la sala? ¿Simplemente curiosidad? No lo creemos. 

Pero la travesía de Miranda continúa, y el 6 de octubre del mismo año se encuentra en Estocolmo. Escribe: “Fuimos á (sic) corrér (sic) ospitales, (sic) y otras instituciones- 1ª á(sic) la Casa de Expositos (sic) de los Frac-masones, de quien el Pe. Carlos, hermano del Rey es gran-maestre, y Directór, (sic) y el Rey mismo con-frer-

Continuamos con nuestras interrogantes. ¿Era de particular interés conocer la condición de la Casa Hogar de Huérfanos? ¿Qué relevante podría ser para alguien el hecho de que el hermano del Rey era Gran Maestro, y que a la vez, el Rey Carlos igualmente lo era? Así como estas referencias, plasmamos otras más en nuestra obra, que van apuntando hacia una dirección.

Prosiguiendo con el desarrollo de elementos vinculantes entre Miranda y la Masonería, llegamos a la fundación de la Gran Reunión Americana y las Logias Lautaro, Lautarinas o Mirandinas, como han sido llamadas indistintamente.

Es cierto que en los archivos de la Gran Logia Unida de Inglaterra, no existe un registro que indique que en Londres existiese una Logia bajo esa denominación, y consideramos que la Gran Reunión Americana, más que una logia, era un centro revolucionario del cual surgieron los líderes de la independencia suramericana, aunque su carácter de elevada discreción y la manera de identificarse sus miembros entre sí, la hacía una asociación secreta. 

A este respecto, el historiador venezolano Augusto Mijares afirma: “Es muy difícil determinar imparcialmente la influencia de aquella sociedad, y si eran verdaderamente masónicas, o “al estilo masónico”, como dicen algunos historiadores”

Refiere el historiador masón argentino Bartolomé Mitre “Las sociedades secretas compuestas por americanos…revestían todas las formas de las logias masónicas, pero sólo tenían de tales los signos, las fórmulas, los grados y los juramento”…cabe entonces preguntarse:

¿Si eso no era suficiente para el autor para identificar a una logia, qué elementos adicionales esperaba?

Varias son las correspondencias entre sus miembros en las que se identifican como hermanos, y a la vez, ratifican juramentos similares a los de la masonería que referimos en nuestra trabajo investigativo. No obstante, fue el discípulo predilecto de Miranda, el joven Bernardo O’Higgins, quien le hizo pensar en las Logias Lautaro cuando le refirió las hazañas del cacique araucano, con la misión de crear estos núcleos revolucionarios con el secretismo propio de las logias, con autoridades similares y con la denominación de “hermano”, y los más motivados por dicho proyecto fueron José de San Martín y Carlos de Avear, además de otros menos famosos luchadores de la independencia

Mención de ello hace en cuanto a Carlos de Alvear, realiza el historiador Carnicelli “Ingresó a la Logia Caballeros Racionales Nº 7 de Cádiz, España, de la organización patriótica mirandista…fue uno de los fundadores de la Logia Lautaro de Buenos Aires en 1812 con su compañero, Oficial José de San Martín y otros”

Igualmente, diversos historiadores han referido que la Sociedad Patriótica de Caracas, era el frontis de una logia masónica revolucionaria en Venezuela bajo los parámetros de Miranda, lo cual merece atención aparte.

Pues bien, así como estas referencias biográficas, hemos compilado otras más en las que se establece un vínculo directo entre Miranda y la Masonería, bien sea por los hechos o por las relaciones con destacados masones en el mundo, entre quienes están en primer lugar, sus agentes en el continente, como los casos de los ya mencionados próceres, hablaríamos entre otros, de José Antepara, Pablo de Olavide, Saturnino Rodríguez, Manuel Gual, Carlos Soublette, Santiago Mariño, así como sus amigos en los Estados Unidos, Henry Knox, Rufus King, George Washington, Williams Smith, Alexander Hamilton, y tantos otros que  mantenían vida activa masónica, de la cual resulta difícil de creer que Miranda no se haya motivado a ingresar, y mucho menos de ignorar la pertenencia a ella de sus más allegados oficiales.

Pero hemos llegado al punto de inflexión en nuestra búsqueda. ¿Se inició finalmente Francisco de Miranda en la Masonería? Nuestras conclusiones apuntan en que ciertamente sí lo hizo, tomando como punto de referencia el viaje a Kingston, Jamaica, y los libros adquiridos allí conjuntamente con sus reuniones secretas con el Almirante Sir Peter Parker, Gran Maestro de la Gran Logia Provincial de Jamaica, así como también, es inevitable concluir con ello, al encontrar todas las visitas que realizó a diferentes logias en distintas ciudades, y desde luego, su círculo de agentes, oficiales y colaboradores iniciados en la augusta Orden. Siendo así concluimos en que las elevadas probabilidades de Iniciación de Francisco de Miranda, están concentradas entre septiembre y noviembre de 1781, en Kingston, Jamaica.

Sin embargo, dejamos puertas abiertas a nuevas investigaciones dirigidas a esclarecer este interesante enigma. En búsqueda de la verdad ¿Miranda fue masón?

Notas y fuentes

  1. AGUILAR MEZA, OVIDIO. En búsqueda de la verdad. ¿Miranda fue Masón? Tercera edición, Caracas 2019.
  2. COLOMBEIA. Diario personal de Francisco de Miranda que escribió durante casi 40 años desde su partida de Venezuela en 1771 a la edad de 20 años, en el cual describía en tiempo real, toda su vivencia en Europa y los Estados Unidos.
  3. ROBERTSON SPENCE, WILLIAM. La vida de Miranda. Traducción original de Julio E. Payró. Edición revisada y compulsada por Pedro Grasés. Academia Nacional de la Historia. Colección Bicentenario de la Independencia. Caracas, Venezuela. p. 157-158
  4. EGEA LÓPEZ ANTONIO. El Pensamiento filosófico y político de Francisco de Miranda. Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia. Caracas 1983. p. 68-69
  5. FRAU ABRINES, LORENZO. Diccionario Enciclopédico de la Masonería, Editorial del Valle de México, Tomo III, p. 787
  6. CARNICELLI AMÉRICO. La Masonería  Independencia de América, Bogotá, Colombia, 1970
  7. RUMAZO GONZALEZ, ALFONZO. 8 Grandes Biografías, Tomo II, Ediciones de la Presidencia de la República, Caracas, 1993
  8. MIRANDA, FRANCISCO DE. Colombeia, Ediciones de la Presidencia de la República, Caracas 1983, Tomo IV, f. 76, Viajes
  9. PRESTON WILLIAM. Célebre autor escocés (1742-1818) Masón entusiasta y distinguido, fue Venerable Maestro de la célebre logia La Antigüedad de Londres. Se ocupó muy especialmente de las investigaciones sobre la Francmasonería, y escribió varias obras notables, que obtuvieron el más justo y brillante éxito (Diccionario Enciclopédico de la Masonería. Frau Abrines)
  10.  www.dgljamaica.org ;John A.C. Sinclair, Chronological History of the District Grand Lodge of Jamaica
  11. COLOMBEIA. Ob cit. Tomo III, Viajes. P. 60
  12. CARRASCO, RICARDO. Francisco de Miranda, Precursor de la Independencia Hispanoamericana 1750-1792. Editorial Bell, Buenos Aires, Aregentina. P. 244
  13. www.frimurarorden.se
  14. COLOMBEIA. Ob. Cit Tomo VI, p. 85
  15. Ibídem. Tomo 5, p. 503
  16. CASA DE EXPÓSITOS: Casa hogar de huérfanos. El término expósito era usado en la época para los niños bajo esa condición.
  17. MIJARES AUGUSTO. El Libertador, p. 166
  18. MITRE BARTOLOMÉ. Historia de Belgrano y la independencia argentina, Buenos Aires, 1950, p. 239
  19. Ob. Cit. p. 97

Puede encontrar aquí todos los archivos relacionados con Francisco de Miranda

Publicado por:

Diario Masónico

Contenido Relacionado

shadow

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.