shadow

Diez Reflexiones sobre el Día de Muertos


shadow

Diez Reflexiones sobre el Día de Muertos

 

 

 

 

A:.L:.G:.D:.G:.A:.D:.U:.
V:.M:.
QQ:.HH:. Pastmasters,
QQ:.HH:. Ttod:.

Una vez más; con el gusto de estar con ustedes de regreso después de una prolongada ausencia, me permito compartirles algunas reflexiones respecto al Día de Muertos, que es una Ten:. Temática y reiterada en nuestra formación Mas:. que se ha convertido en tradición en nuestra R:.L:.S:. y que sin duda alguna ha constituido un sello único para quienes nos encontramos presentes.

Una vez más; con el gusto de estar con ustedes de regreso después de una prolongada ausencia, me permito compartirles algunas reflexiones respecto al Día de Muertos, que es una Ten:. Temática y reiterada en nuestra formación Mas:. que se ha convertido en tradición en nuestra R:.L:.S:. ; y que sin duda alguna ha constituido un sello único para quienes nos encontramos presentes.

Sin embargo; en esta ocasión he decidido no hablar de teoría Mas:, ni de escarbar en las entrañas de los más intrincados arcanos de Eliphas Levi, ni buscar con osadía arrebatarle el fuego a la llama de la sabiduría, sino que he preferido volcarme a ver en mi entorno próximo lo que ha ocurrido respecto a una palabra que es cercana, temible, inquietante, pero a la vez atractiva; provocadora de una de las más terribles fuentes de curiosidad.

Por ello, comparto las siguientes diez reflexiones que conecto al vuelo.

 

1.

Como hablar de la muerte es situarse en un instante único del insondable proceso evolutivo de la vida, es inevitable para un servidor ubicarme en un punto hace unos años; cuando arribaron mis hijos. Siempre he tenido presente ese momento más como un delicado proceso de definición entre la vida o la muerte que como un milagro de vida; como suele acontecer con el arribo de nuestros hijos. Tal vez las circunstancias difíciles, o mi aun persistente incredulidad ante el hecho de que la vida, a pesar de ser dual, puede ser individual. No puedo dejar de ignorar el número dos y declararme un incompetente aprendiz de padre cuando convivo cercanamente con ellas.

2.

La muerte de Steve Jobs; como pocas, ha cimbrado mi espíritu, al darme cuenta de las escasas posibilidades que tuvo inicialmente una persona que fue hijo natural; dado en adopción y desertor escolar. Lo extraordinario es que fue un hombre que a pesar de estar durante años a punto de la muerte; buscaba la belleza con una pasión pocas veces contemplada en la historia de la humanidad. Tal vez nunca fue un artista propiamente; pero fue el responsable de que muchos podamos encender una computadora nueva y la contemplemos en ensueños absortos.

3.

En su momento, me impactó la muerte de Luis Donaldo Colosio; en vivo y en directo, acariciando el poder. La conciencia de lo efímero se apoderó de mí. Ya que a una persona a punto de ser ungida como el mandatario sexenal se le arrebató tal vez lo único verdaderamente valioso que poseía. Ahora, la recién acontecida muerte de Muamar Gaddafi, quien pasó de ser el más kitsch de los jefes de Estado mundiales a morir como un verdadero paria, golpeado afuera de una alcantarilla, sucio; desfigurado y sodomizado. Tal pareciera, visto así, un reencuentro con su más primigenio pasado; cuando nació en un barrio pobre. O tal vez; podría ser una premonición del próximo estatus que poseerá al nacer.

4.

En 2009, Michoacán se ubicó en segundo lugar nacional con 30 mil 798 intentos de suicidio, por debajo del Estado de México en términos absolutos; pero en primer lugar nacional por densidad poblacional. En seguimiento a la estadística anterior hubo 35 suicidios en el primer trimestre de este año; que a Michoacán nos colocan como punteros a nivel nacional. No cabe duda que tenemos los nacidos en esta tierra, una manera muy peculiar de relacionarnos con la muerte. La eterna dicotomía de la cobardía para vivir y la exacerbada temeridad que requiere atentar contra la propia existencia es resuelta por los michoacanos en los resultados ya expuestos.

5.

Incluso; la propia forma de delinquir en la entidad ha logrado niveles de violencia inéditos, de tal manera que ha merecido menciones especiales de la Agencia Strafor especializada en temas de seguridad internacional. Hoy amanecimos en los diarios estatales con la noticia de que 16 delincuentes fueron asesinados por las fuerzas de seguridad nacional en nuestra entidad. Transgredir la ley en Michoacán pareciera ser sinónimo de arriesgar la vida hasta las últimas consecuencias. La muerte no debe ser un hecho que pase desapercibido en nuestra entidad ni siquiera para delinquir.

6.

El contexto inexorable de los fenómenos de la vida y la muerte; sin duda lo refiere el tiempo, que hoy, por convencionalismo nacional, nos regala una hora más, un tesoro que se acumuló a lo largo del año y que por la madrugada nos permitirá simular que vivimos un poco más.

7.

Ser michoacano; en cierta medida equivale a ser una molécula dentro de una olla de presión: en el interior quedarán atrapadas incontables, pero quien logra salir del contexto estatal; se elevará hasta el firmamento. Eso parecen gritarnos el 60% de los michoacanos que obtuvieron medalla en los Juegos Panamericanos, siendo que estamos 6 veces subrepresentados en la citada competición, mientras que las mujeres llegan a estar 14 veces inferiores que el promedio continental. Sin embargo; tarde o temprano, cuando la especie termina la cosecha de los esfuerzos de un individuo que con su último aliento cumplió su ciclo vital, inexorablemente debe de brindar paso a la nueva vida que se cernirá sobre sus despojos mortales.

8.

¿Qué hay más allá de la muerte? – No lo sabemos, pero estamos ciertos de lo que hay más allá de nuestra pereza, de nuestra inacción y de nuestra corrupción moral: está la virtud por alcanzarse, está un mundo que espera por nuestros buenos oficios para transformarlo. Estamos vivos en la medida en la que modificamos nuestra realidad interna y nuestro entorno, y estamos muertos en la medida en la que dejamos de interactuar con él. Por ello, debemos de estudiar con ahínco el programa Mas:. de Pr:. Cam:., para buscar asociar e comprender mejor los elementos que conforman al fenómeno de la vida y al de la muerte.

9.

En Michoacán, la celebración del Día de Muertos está estrechamente imbricada con las tradiciones Purépechas quienes la han celebrado con devoción durante siglos, pero no han alcanzado su estatus que deberían de merecerse. En Michoacán habitan cuatro comunidades oficialmente reconocidas por el Gobierno del Estado: otomís, mazahuas, nahuas y p’urhépechas. Estos pueblos indígenas, que a pesar de tener continuidad histórica desde antes de la colonia, se consideran distintos de otros sectores de la sociedad, se encuentran marginados del desarrollo de Michoacán. Asimismo, a la fecha no se han reconocido de manera oficial etnias como los pirindas o matlazincas y mixtecos, de quienes hay testimonios de que siguen habitando Michoacán. ¿Qué estamos haciendo por comprender la celebración y culto a la muerte en nuestro entorno estatal?

10.

Por el número de habitantes que la conforman, la región indígena Purépecha michoacana es la décima más grande del país. El purépecha es la doceava lengua indígena más hablada en la nación. En nuestra entidad, de 1970 al 2000 se duplicó el número de hablantes de P’urhépecha. A pesar de ello, en la Región Purépecha, un indígena, en promedio tiene un ingreso per cápita de solamente dos terceras partes que un habitante no indígena. Uno de cada diez indígenas no recibe ingresos por su trabajo. En Michoacán, en promedio, un indígena tiene un año menos de escolaridad promedio que el resto de los michoacanos, con 6.4 años.

En ese contexto es en el que nos debemos hacia recordar que debemos de integrar a los más marginados, y hacer conciencia debemos ser promotores del turismo en la región, para contribuir a activar el mercado local.

A manera de conclusión, me permito recordar que debemos reivindicar el Día de Muertos, mostrar respeto ante la devoción ajena y desarrollar la propia e inculcarla a los más próximos, en la medida de nuestros esfuerzos, a invitarnos a nunca dejar de dudar, de mirar con asombro lo que nos rodea. Porque tal vez lo único que nos llevemos cuando partamos sea lo que vieron nuestros ojos, o en el peor de los casos, nada, porque hay quien dice que la verdadera muerte es el olvido, propio y de los demás.

Or:. de Morelia, Michoacán de Ocampo,

Frat:.

M:. D:. P:.

Fuente: Masón de Pants

 

 

Publicado por:

Diario Masónico

Contenido Relacionado

shadow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.