shadow

Efemérides: La Batalla de Maratón


shadow

Batalla de Maratón. Hace 2529 años, el 12 de septiembre de 490 a. C., se libraba la batalla de Maratón de la Primera Guerra Médica, en la que los griegos vencían a los persas.

Cuenta la leyenda que un soldado, Filípides, corrió los 42 kilómetros que separaban la llanura de Maratón de Atenas para anunciar la noticia y que habiendo transmitido su mensaje, murió de agotamiento.

La realidad es que Filípides corrió desde Atenas a Esparta, una distancia de 225 kilómetros, pero la leyenda desplazó a la realidad, dando lugar modernamente a la carrera olímpica de “Maratón”, que fue propuesta por el académico Michel Bréal para las pruebas de los Juegos Olímpicos de Atenas de 1896, en que se realizó por primera vez en su modalidad masculina, y en los Juegos de Los Ángeles de 1984 se incorporó la modalidad femenina.

Antecedentes

La batalla de Maratón fue una lucha de gran nivel táctico, estudiada hoy en día por reputados manuales militares. Los intereses de persas y atenienses chocaron en las polis jonias (en la península de Anatolia) cuando los atenienses acuden a sofocar una revuelta a Naxos, ciudad de esta región dependiente del rey persa. La revuelta fue finalmente reducida por el Gran Rey, que con la intervención ateniense encuentra una escusa para interferir en los asuntos de la Hélade.

Así, el rey persa Darío invadió la península del Ática nada más sofocar la revuelta jonia, pero durante la Primera Guerra Médica sufrió dos derrotas antes de entrar a combatir con los griegos. Tuvo que ser dos años después, en el transcurso de la Segunda Guerra Médica, cuando ambos rivales enfrentaron sus fuerzas en la batalla de Marathon (490 a.C.).

Composición de los Ejércitos

Ejército persa

La composición del Ejército de Darío se basaba fundamentalmente en una infantería pesada llamada Sparabara, aunque también tenía un cuerpo de caballería.

Ejército ateniense

Formada por 11 falanges, pero era de un número inferior al de soldados del Ejército enemigo. Las fuentes advierten que las fuerzas griegas estaban compuestas por 10.000 hoplitas, además de un cuerpo de caballería.

Desarrollo de la batalla

Los persas toman la iniciativa en el ataque, dividiendo su Ejército en dos partes con el objetivo de rodear a los atenienses y encerrarlos entre dos fuegos enemigos. Así, una parte de ese Ejército se embarcó para sitiar Atenas. Sin embargo, varios soldados dorios que habían desertado del Ejército del Gran Rey persa comunicaron a Milcíades -que en esos momentos se encontraba en Maratón- la estrategia de sus enemigos.

Entonces, Milcíades ordenó caer sobre los persas, pero adoptando una táctica diferente

Mandó atacar a la carrera para combatir en el cuerpo a cuerpo y evitar, así, el lanzamiento de flechas de los arqueros persas. En el combate de frente, los atenienses aguantaron las embestidas enemigas e incluso deshicieron los flancos del Ejército del Gran Rey, lo que les permitió envolverlo.

Milcíades adoptó una estrategia envolvente doble sobre la Armada de Darío de manera consciente y no una maniobra al azar como defienden algunos especialistas. Y para demostrar que viejas soluciones siguen teniendo vigencia, tenemos la batalla de Tannenberg (1914), librada casi dos milenios y medio después por los alemanes y los rusos. Los primeros utilizaron la misma táctica que la de Milcíades en Marathón para lograr la victoria.

Publicado por:

Vicente Hernandez Gil

Contenido Relacionado

shadow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.