shadow

Simón Bolívar y la Masonería


shadow

Simón Bolívar y la Masonería

 

 

 

Fue iniciado en la Francmasonería en Londres y ante “El Ara de las Promesas, juró acatamiento a los sagrados principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad que servían de lema a la Revolución Francesa”. En Londres obtuvo del General Miranda, que había apadrinado su ingreso a la Orden Masónica, que asumiera el mando dé los ejércitos revolucionarios, que deberían iniciar en Venezuela la guerra de la Independencia.

Bien es sabido que el judaísmo intervino a favor de la independencia, no sólo de Estados Unidos sino de Iberoamérica y de muchos otros Estados que surgieron en el siglo XX, a partir de la liquidación de los Imperios Coloniales. En todo esto, utilizó el judaísmo como en otras revoluciones, los servicios de su aliada y satélite: la Francmasonería.

Pero, el Poder Oculto Judaico y la Francmasonería por él dirigida que ayudó a destruir a su enemigo de tres siglos, el Imperio Español, y que a fines de la Segunda Guerra Mundial traicionó a mejor aliada Gran Bretaña, destruyendo su Imperio con la complicidad de Gobiernos integrados indiscutiblemente por francmasones,

¿ha hecho todo esto, en beneficio de los pueblos y de las naciones que obtuvieron su independencia, con ayuda de estas secretas maquinaciones?

Los hechos han probado que no, sino que han ayudado a la independencia de esas naciones del dominio de los antiguos Imperios Coloniales, sólo con el fin de hacerlas cambiar de amo, quitarles el dominio de dichos viejos Imperios, para sustituirlo por el dominio más secreto del Imperialismo Judío, empleado a través de una falsa democracia, dirigida secretamente por el Judaismo, o de una Dictadura Secreta Judia Totalitaria, cubierta con las mencionadas máscaras del socialismo o del comunismo.

Por eso, cuando una nación obtiene su independencia, el Poder Oculto Judío y sus organizaciones títeres entablan una lucha sin cuartel contra los Patriotas independientes, para quitarles de las manos el Gobierno, si es que lo obtuvieron, y dárselo a los judíos clandestinos o a los títeres gentiles manejados por el Poder Oculto israelita, hasta lograr dominar totalmente la nueva Colonia que obtuvo su independencia.

El caso de Estados Unidos es muy elocuente.

Es verdad que el judaísmo y su fraternidad títere la Francmasonería, ayudaron a su independencia de Gran Bretaña, cuando el Rey Jorge III había podido sacudirse el Poder Oculto Judaico y logrado establecer un Gobierno realmente británico. Como también es cierto que desde hace varias décadas el judaísmo pudo conquistar a la gran nación Norteamericana, convirtiéndola en una Colonia Judía.

Este gesto de independencia y patriotismo del Rey Jorge III de Inglaterra, le costó la guerra a muerte que el Judaísmo Mundial y todos sus organismos títeres le declararon, calumniándolo y desprestigiando su nombre hasta la fecha. Fue debido a lo hecho por Jorge III, que Gran Bretaña se convirtió por varias décadas en el centro de la contrarrevolución y, por lo mismo, en el estorbo más serio que tuvieron durante esas décadas los planes oscuros del Judaísmo para realizarse.

Hasta que esta Gran Bretaña Patriótica e independiente cayó definitivamente bajo el yugo judaico

A partir de la Revolución de 1830 que sustituyó el liderato del gran Patriota británico, General Wellington -Duque de Wellington-, por Gobiernos controlados por el judío Benjamín Disraeli y por otros instrumentos del Poder Oculto Israelita. Este fue el resultado de esta nefasta revolución de 1830 para el mundo entero, revolución que fue abanderada como acostumbran los judíos y sus títeres, con las falsas banderas de democracia y libertad, que el judaismo es el primero en violar cuando le conviene.

Simón Bolívar, ya lograda la independencia de las antiguas Colonias de América del Sur, sintió, como todos los verdaderos y gran des patriotas, el zarpazo, del Poder Oculto que dirige la Francmasonería, contra él y contra las nacientes naciones.

Y seguro ya el Gran Libertador, del gran peligro que representaban, para esas nuevas naciones la Masonería y las Sociedades Secretas, promulgó en Colombia un Decreto disolviendo TODAS LAS SOCIEDADES SECRETAS. Decreto dirigido especialmente contra la Francmasonería, que era la única Sociedad Secreta importante conocida que entonces funcionaba en la nueva nación, y mandó clausurar Templos y Logias Masónicas.

Este Decreto del 8 de diciembre de 1828 dice entre otras cosas: “Habiendo acreditado la experiencia, tanto en Colombia como en otras naciones, que las Sociedades Secretas sirven para preparar trastornos políticos, perturbando la tranquilidad pública; que ocultando todas sus operaciones, con el velo del misterio, hacen presu¬mir, que no son buenas ni útiles para la sociedad… Decreto: Se prohíben en Colombia todas las asociaciones o confraternidades secretas, sea cual fuera la denominación de cada una”. Bolívar llegó a decir, sobre su permanencia en la Masonería: “Encontré allí a muchos embusteros y muchos más tontos burlados ”54.

Es evidente, que el Libertador Simón Bolívar pudo captar, durante su estancia en la Orden Masónica, cómo está constituida ésta por dos clases de masones, una mayoría de tontos útiles y una minoría de engañadores.

Créo que este testimonio tan valioso de Bolívar y su Decreto que puso fuera de la Ley a la Masonería, son lecciones muy dignas de tomarse en cuenta por los Gobernantes Patriotas Latinoaméricanos-54″ Entre quienes han comentado este Decreto del Gran Libertador, Simón Bolívar, el lector puede consultar a Alberto J. Triana, en su “Historia de los Hermanos Tres Puntos”, tercera edición, Buenos Aires, págs. 44 y 45.

Militares o Civiles que, al permitir el funcionamiento de la Francmasonería en sus países o incluso al formar parte de ella, están labrando su propia perdición y la de los grandes principios Patrióticos que ellos representan. Dadas las conclusiones finales que el Libertador Simón Bolívar adoptó respecto de la Masonería, es ridículo que los masones, para atraer incautos a sus filas, usen el truco de decir que la prueba de que es buena la Francmasonería para Latinoamérica, es que el Gran Libertador Simón Bolívar se afilió a ella.

Estos trucos masónicos, engañan a muchos debido a la gran falsificación de la historia de las distintas naciones del mundo, que los judíos han venido realizando sobre todo a partir del siglo XV.

Mientras en las crónicas históricas medievales constantemente aparecen los judíos conspirando contra el Régimen imperante y dirigiendo movimientos subversivos, a partir de que los israelitas han ido monopolizando la historia la han falsificado y las citas sobre los crímenes y conspiraciones del judaismo, han ido disminuyendo en ella hasta desaparecer.

Calumniando de paso a todos los verdaderos héroes de esas naciones, cuando les ha convenido hacerlo y llegando en muchos casos hasta hacerlos aparecer como traidores.

Por lo contrario, los grandes traidores cripto-judíos o títeres de éstos, son con frecuencia hechos aparecer en los textos de historia, fabricados por el Poder Oculto Judaico, como héroes nacionales, como es el caso del francmasón Benito Juárez en México y otros muchos héroes nacionales fabricados por las mentiras históricas judías, que han puesto empeño especial, en falsificar los libros de texto históricos, que se usan para la instrucción de nuestros pueblos en escuelas y universidades, falsificaciones con las que ha logrado el judaísmo poner una venda en los ojos a nuestros pueblos, sobre el verdadero origen histórico de nuestro peor y capital enemigo, que es el imperialismo de la nación judía dispersa en todo el mundo y todos sus Estados, Instituciones y Organizaciones títeres.

Nuestras élites en diversos países, han descuidado la labor verdaderamente libertadora de hacer un reestudio de la historia en su nación, para librarla de las mentiras, fábulas y falsos héroes, que los grandes falsificadores judíos de la historia, han fabricado y dignificar a los supuestos traidores como el judaísmo se ha dado el lujo de llamar a muchos de nuestros verdaderos héroes.

Es indispensable para la liberación de los pueblos del dominio o influencia de su ancestral enemigo, el Imperialismo judío, el que historiadores capaces hagan, en la historia de cada país, la rectificación de las mentiras y ocultaciones judaicas que llenan sus libros de historia, especialmente aquéllos dedicados a la formación de nuestros niños y jóvenes en escuelas y universidades.

La liberación de un pueblo de la conquista judía y la forma de evitar que éste caiga en manos de la dominación judía, es abrir los ojos de los integrantes de las Fuerzas Armadas, repartiéndoles este libro, para que en el momento oportuno den un Golpe que traiga la independencia de la nación de los invasores israelitas. También puede ayudar a un pueblo a conseguir su independencia, el formar sociedades secretas patrióticas que derroten a las judías, que por sí solas o, donde se pueda, por medio de organizaciones políticas, con programas que atraigan a la mayoría de la población, se lancen a luchar por la independencia de su patria y de su pueblo de la dominación judía.

Fuente: Masones en Lengua Española-New York

 

 

 

Publicado por:

Diario Masónico

Contenido Relacionado

shadow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.