shadow

Memphis-Mizraim: 360/90 El Sistema de Puntos Calientes para escudriñar el Universo


shadow

360/90 El Sistema de Puntos Calientes para escudriñar el Universo

 

 

 

 

 

Por el Rev. Allen Greenfield

 

 CONSIDERACIONES PARA LOS RECIPIENDARIOS

 

A mediados de los 80, comencé a desarrollar un método para escudriñar el sistema de grados primitivos de la auténtica tradición mágica. Mis comienzos en este estudio fueron en la década de 1960, usando cristales tradicionales y espejos mágicos, añadiendo después el yoga, bioretroalimentación y la llamada “proyección astral”. Estuve vinculado en una variedad de técnicas experimentales tradicionales, desde la “elevación de planos” en la meditación hasta el magick sexual “escudriñando desde el cuerpo” –usando la energía sexual para escudriñar.

Me familiaricé con el sistema de correspondencias del 777 de Crowley. El relámpago de la realización me alcanzó un día de noviembre de 1988 en New York, cuando inmediatamente luego de ser consagrado Obispo en la tradición Templaria Oriental, adquirí un ejemplar de la obra magna de T. Michael Bertiaux, “The Voudon Gnostic Workbook”.

Tuve que luchar con su organización un tanto excéntrica, pero reconocí en sus puntos esenciales el cómo realizar la Obra fundamental de forma sistemática, aunque no sin mucho ensayo y error. Fui consultando con Bertiaux mis descubrimientos, releyendo cuidadosamente el 777 y documentos de referencia Qabalística, y en los 90 estaba listo para el desarrollo experimental.

Detalles de algunos de esos experimentos, algunos de los cuales fueron las premisas de una de las grandes órdenes mágicas de la antigüedad, reunieron un grupo a mi alrededor de competentes y ansiosos estudiantes, la mayoría de los cuales ya había trabajado conmigo antes.

La metodología era la de tomar los “puntos de poder” o “chaud points” del llamado “Sistema de Vudú Gnóstico” y empoderar a individuos participantes con algunos, o la totalidad de esos puntos. A los participantes luego se les pedía que experimentaran y registraran los resultados usando una técnica de meditación inspirada por Bertiaux y W.W. Webb.

En ese momento, era aun un sistema incompleto, y un poco menos sofisticado, pero estudiantes ardientes, recibieron tantos Empoderamientos de forma tan rápida, con peculiares, decepcionantes o peligrosos e intensos resultados. El método, brevemente, era así: reconocer las correspondencias entre el sistema Gnóstico de Consagración y el Sistema Eclesiástico, varios sistemas iniciáticos enfocándose en un momento de Empoderamientos. Finalmente seleccioné de forma definitiva el sistema en idioma inglés del Rito de Memphis de 97 grados, siendo los superiores al 90 de carácter administrativo, y los relacioné con los points chauds (“puntos calientes”) del sistema de Empoderamientos de Bertiaux.

El inidividuo empoderado recibía un ejercicio en el cual se le decía que para obtener el significado esencial de un grado conferido, seleccionara el nombre del grado, asumiera el “asana profético” enseñado por Bill Webb (esencialmente la postura de oración islámica, pero con la cabeza recogida suavemente contra el cuerpo para que sea más cómoda).

Un escriba seleccionaba un texto cualquiera de la tradición judeo – cristiana, o un documento Clase “A” thelémico (o cualquier otro texto sagrado) y lo leía.

El escudriñador entonces meditaba sobre ese grado hasta que obtenía una Palabra del Grado (a veces una frase), que el escriba registraba. El registro del experimento entonces me era enviado, y lo evaluaba usando los entonces conocidos métodos Qabalísticos de validación de versículos bíblicos, la NAEQ (New Aeon English Qabalah) para los documentos Clase “A”, y a veces los consultaba con practicantes avanzados. Si el proceso era exitoso, revelaría el próximo paso en los Empoderamientos del individuo, y así en este sentido era una auto – conducción. A veces esto condujo a poderes precognitivos, viajes avanzados en el cuerpo de luz a otras locaciones terrestres y tiempos, poderes sanadores y otros.

Después de algunos años de experimentación, realicé un informe hasta el momento.

Con la llegada del siglo 21, otro jalón fue atravesado, cuando se descubrieron correspondencias adicionales que impactaron directamente. Mientras mi área de concentración me llevaba por las mayores líneas de iniciación, a la antigua Civilización Sumeria. Allí, luego de una misteriosa etapa de iluminación, el sacerdocio desarrolló un sistema iniciático, que ha sobrevivido, a veces de manera fragmentaria, en sucesivas sociedades mágicas desde ese tiempo.

Hay una antigua historia que cuenta este sistema de iniciación. Kenneth Mackenzie nos dice que “De acuerdo a Berosus, apareció en el Mar de Eritrea –actual Golfo Pérsico- cerca de Babilonia (Sumeria, tal como lo hemos aprendido desde los tiempos de Mackenzie – TAG), un animal investido con la razón, cuyo nombre era Oannes o Juan, tal vez el Anu de las inscripciones Asirias… la apariencia usual en la que se le veía era la de un pez, teniendo debajo de su cabeza de pez, una cabeza humana, y pies como los de un hombre… durante el día solía conversar con los hombres, pero nunca comía con ellos; él comunicó el conocimiento de las letras, ciencias y artes. Enseñó el arte de la construcción, los principios de la arquitectura y la geometría; fue también el primer instructor de botánica y agricultura.”

Este sistema fue tomado por el Sacerdocio, cuyas vestiduras en Sumeria, Asiria, Babilonia y eventualmente aun en el Catolicismo Romano, incluía una mitra simulando una cabeza de pez y mantos que terminaban en cola de pez.

Los Masones, eventualmente recibieron las enseñanzas de este sistema en iniciaciones graduadas, pero conservaron solamente un fragmento del número original de 360 puntos, preservándolos en 90º en el Rito Egipcio de Misraïm (1/4 del sistema) en Occidente, mientras que en Oriente se mantuvo el sistema más aproximado al 360 mediante la acupuntura. Como un escritor lo nota, “Es de Babilonia, pero originalmente de la India, que nosotros los occidentales obtuvimos la manera de dividir una circunferencia en 360 grados. …

El número 360 proviene de una antigua enseñanza teosófica del Dios – Sabiduría de la humanidad, y es por ello que el número correcto de días en un año es de 360, el ciclo de las estaciones.

Con el pasaje de las eras, y partiendo del hecho de que la Tierra es un individuo con una voluntad propia, sin desobedecer las leyes en las que está inmersa –como lo están los otros planetas- se mueve un poquito a voluntad. Así es que con el paso del tiempo –teniendo en cuenta los 360 días en el año- la rotación diaria de la Tierra ha variado levemente, y los días pasaron a ser 361, luego 362, 363, 364, y actualmente en el tiempo presente nuestro año consiste en 365 días y una fracción.

Entonces esta libración retorna al período normal de 360 días en un año; y la Tierra lentamente endentece su período rotacional, de modo que con las eras, cada año de nuestro planeta es menor a 360 días: 359, 358, 357, 356, hasta que alcance el final del ciclo libratorio. Entonces retrocederá y así continúa.

“Es por ello que los iniciados babilonios, que habían tomado su antigua sabiduría originalmente de la India, dividieron el círculo en 360 puntos o grados; porque en sus Templos – criptas y Cámaras de Iniciación enseñaban que el verdadero año terrestre consiste en 360 días. Entonces el círculo fue adoptado en matemáticas dividido en 360 puntos, engranajes, grados –llamémosle como queramos. Es entonces una rueda, una rueda de tiempo, que se aplica a la tierra.”

Otra fuente nos informa (Melville, 2002):

“El paso final en esta historia, ocurre probablemente en el período UR III, sobre el final del tercer milenio, y fue la introducción del sistema sexagesimal. El número de signos fue reducido a simplemente dos: una cuña vertical derivada del cono pequeño utilizado usualmente como unidad de base, y una cuña esquinada, derivada del pequeño círculo. La cuña esquinada tiene un valor de 10 cuñas verticales. En el sistema de conteo sexagesimal descrito antes, el próximo tamaño de unidad fue el cono largo, con el valor de 6 círculos.

En el sistema de valor posicional, la unidad fue denotada por la cuña vertical del mismo tamaño como base, con un valor de seis cuñas esquinadas. Ahora ambos símbolos podrían ser repetidos infinitas veces alternando series de cuñas esquinadas y cuñas verticales, siempre manteniendo los mismos factores de conversión 10 y 6. El precio pagado fue que una cuña vertical no podría significar 1, o 60 (6×10), o 3600 (60×60), y así sucesivamente.

Su valor era determinado por el lugar. El sistema de valor posicional sexagesimal facilitaba enormemente los cálculos, pero, por supuesto, al final del día, la última respuesta tenía que ser traducida al subyacente sistema metrológico de unidades.  Así es que un problema sería planteado en su propia unidad, y la solución sería dada en las unidades apropiadas, pero los cálculos intermedios eran llevados a cabo en el nuevo sistema posicional sexagesimal.”

Sacerdotes Persas – Oannes

Tengo la pequeña esperanza de recuperar todos los 360 grados de la auténtica tradición, pero creo que yo, mis mejores estudiantes u otros que lean esto puedan alcanzar el éxito en “alcanzar” el sistema completo del Rito de Memphis – Misraïm, que es en sí mismo un cuarto del sistema antiguo, sin la necesidad de tener que pasar (sin que sea necesariamente una sustitución de ello) los rituales de iniciación y generando profundo entendimiento de ello, usando todos los sistemas existentes de iniciación, e intercambiando el trabajo con aquellos involucrados en esos sistemas.

Los “puntos gatillo” o “puntos de poder”, conocidos como points chauds en el sistema de Vudú Gnóstico tal como lo enseña T. Michael Bertiaux, y desarrollado de acuerdo a sus métodos, con la debida consulta en otras fuentes, son un intento de ampliar y expandir los Empoderamientos y sus correspondientes puntos en el cuerpo humano desarrollados a fines del siglo 20 y comienzos del 21.

Como hemos dicho la auténtica tradición es razonablemente probable se haya originado en la antigua Sumeria, Akadia y Babilonia, con correspondencias astronómicas para cada grado de iniciación en un sistema circular completo de 360 grados, de los cuales los 90 grados del Rito de Misraïm (Egipto) representan solamente ¼ del original. La más antigua forma de la auténtica tradición fue chamánica, y remanentes de este sistema sobreviven por todo el mundo en las sociedades aborígenes.

El primer ordenamiento sistemático del Magick parece proceder de las primeras sociedades ricas de Mesopotamia, Simer, Akadia, Babilonia y pueblos asociados. Allí es donde surgió el primer sistema de números aproximadamente 5000 años atrás. Es sabido que en Babilonia se empeaba un sistema numérico sexagesimal, en contraste con nuestra base decimal.

Éste último obviamente proviene del sistema de “contar con los dedos”. Varias ideas han sido planteadas para explicar este curioso sistema numérico, pero es obvio que todos los sistemas de lenguaje y números en tiempos antiguos estaban entrelazados con el magick y el misticismo y eran vistos con temor, y que seis sesentas fueran igual a 360, el número de grados en el círculo babilónico, parece estar en concierto con la rueda del año de 360 días.

Mientras usamos el sistema decimal como base, aun permanecen muchas supervivencias en nuestra cultura del sistema babilónico, como los 60 segundos de un minuto, 60 minutos para una hora, y de acuerdo a las medidas terrestres, los 360 grados de la circunferencia.

Ahora, el término “grado” también representa una señal de iniciación, tal como sucede en el sistema de 90 Grados en el Rito Oriental de Misraïm (Egipto en lengua hebrea). La palabra grado deviene del latín gradus, o paso[1]. En fin, un grado de iniciación, o en los otros contextos en los cuales el término es usado, representa un paso, y el sistema mesopotámico basado en 60 nos plantea algunas inquietudes en relación a que 6 veces ese número nos da 360.

Aprendemos de Ctesias que la ciudad de Babilonia fue construida en ambos lados del río en forma de un rectángulo dentro de tres filas de altos muros. Ctesias nos dice que el muro exterior contaba con 360 estadios. La lista legendaria de reyes tiende a repetir reinados de 360 años. Otras “correspondencias” muestran la supervivencia de esta predilección, entre otras:

  • El Año Divino para los Hindúes es equivalente a 360 años solares.
  • De acuerdo a la Medicina China, el cuerpo humano tiene 360 huesos y 360 pequeñas articulaciones; cuenta con 360 puntos de acupuntura y 360 drogas importantes en la terapia.
  • Las 360 torres de Babilonia.
  • Las 360 estelas, altares o ídolos del período pre islámico alrededor de la Kaaba en la Meca.
  • Los 360 grados de la circunferencia y los 360 símbolos zodiacales.
  • Las 360 miradas de Allah en los países islámicos. Es el número de veces al día en las que Dios mira a la Tabla Secreta o preservada, que es la primera cosa creada por Dios (Corán 85:22).
  • Las 360 capillas construidas alrededor de la mezquita de Balk.

Los 360 templos en la montaña de Lowham en China.

  • Las 360 estatuas de divinidades en el Palacio de Daïri en Japón.
  • Los 360 dioses del orfismo.
  • En la Qabalah clásica, “El Messiah” (HMSHYCH) tiene un valor de 360.
  • En la Qabalah clásica, la letra Shin, un eufemismo de Dios, también tiene un valor de 360.
  • Si alguna vez te preguntaste por qué tenemos días de 24 horas, y no otro número arbitrariamente escogido, o por qué hay “360  grados en un círculo en vez de cualquier otro número o unidad, la razón radica en que fácilmente 24 y 360 se dividen en muchas fracciones usando solamente números enteros. Por ejemplo: 1, 2, 3, 4, 6, 8, 9, 10, 12, 15, 18, 20, 24, 30, 36, 40, 45, 60, 90, 120, 180, y 360 son TODOS factores de 360, mientras 1, 2, 3, 4, 6, 8, 12, y 24 son TODOS factores de 24.
  • Algunos números se dividen en factores simples, y esos números poseen muchos factores comunes. Mientra uno podría usar otro número arbitrariamente, las chances de que ese número sea menos útil cuando consideramos las fracciones en su totalidad. 1/2, 1/3, ¼, 1/6, 1/8, 1/9, 1/10, 1/12, 1/15, 1/18, 1/20, 1/24, 1/30, 1/36, 1/40, 1/45, 1/60, 1/90, 1/120 y 1/180 son todos muy prácticos, aquellos por debajo de 1/12 lo son aun más. Por razones similares, una “docena” es una unidad práctica. Así es que, independientemente de la duración de un día, dividirlo en 24 unidades es algo simple de hacer.

Las divisiones en 60 minutos y 60 segundos usan esos mismos números y factores prácticos.” (citado de © January of 2000 por James L. R. Beach). Los 360 Aeones de los gnósticos.

 

  • En el pasado hubo 360 días en el año terrestre, de acuerdo a Immanuel Velikovsky. Varios antiguos registros de personas de la antigüedad tienden a confirmarlo.
  • Los 360 soberanos que reinaron sobre Egipto desde el primer Faraón conocido hasta que Augusto César los suplantó (año 1 de la era cristiana).
  • Las 360 urnas de uso de los sacerdotes de Egipto para las libaciones en honor a Osiris.
  • Los 360 sacerdotes egipcios que derramaban diariamente agua del Nilo en Acanthopolis en un tonel agujereado.
  • El pueblo de Atenas erigió 360 estatuas a Demetrio.
  • El muro exterior de Babilonia construido por Semiramis tenía 360 fracciones.
  • Mahoma destruyó los 360 ídolos de la Meca.
  • Darío dividió el Gyndes en 360 canales porque uno de sus caballos sagrados había tomado agua allí.
  • En la gran festividad Persa, los magos eran hechos acompañados de 360 jóvenes.
  • El número 360 es usados 2 veces en la Biblia.
  • Hay 12 números en la Biblia que son múltiplos de 360, y la suma de las apariciones de cada número nos da 26.
  • La expresión ‘no temáis’ es usada 360 veces en la Biblia de acuerdo al Pastor R. Wumbrand.

Cuantas más correspondencias descubramos a este sistema, más podremos –como Iluministas Científicos- experimentar y verificar la utilidad y precisión del sistema. Los 97 Grados del Rito de Memphis y los 90 de su anterior contraparte en el Rito de Misraïm derivan de gran número de fuentes, algunas de las cuales han variado un poco en su atribución.

La última adaptación al idioma inglés –no necesariamente la mejor accesible en inglés- proviene de John Yarker. Los points chauds en sí mismos derivan de nuestros propios experimentos, sugeridos por las enseñanzas de Bertiaux y William W. Webb. Los Aethyrs terrestres fueron ubicados en un manuscrito antiguo y se atribuyen a John Dee, el astrólogo de la Reina Isabel. Al final de la lista, he incluido un grupo tentativo de correspondencias con la acupuntura desarrollado con el mago, Licenciado en Acupuntura e investigador David Zietz. El procedimiento de aproximación que ahora propongo es el siguiente:

Todos los recipiendarios de los points chauds deberían estar investidos con el “poder y sabiduría” de los antiguos sacerdotes, sino directamente ser sacerdotes ellos mismos como “contenedores” para las energías transmitidas.

  1. Todos los recipiendarios deberían llevar notas y compartir con otros participantes los resultados de sus Empoderamientos y progresos, sean positivos, negativos o neutrales.
  2. Los puntos deberían ser activados en un “espacio sagrado” o “zonas de poder”. Cuando se usa una sala para realizar Empoderamientos espontáneos, todos los recipiendarios deberían estudiar los puntos y sus correspondencias, los antiguos grados con los que están asociados, y deberían indicar ellos mismos por su propia intuición, estudio y experiencia cuáles puntos deberían empoderarse en dicha ocasión, por palabra y gesto, y determinar el número de puntos con los cuales se sienten a gusto en esa transmisión.

Se debe consultar el sistema de correspondencias entre los 97 puntos, ubicación y usos.

En la siguiente Tabla presentamos los points chauds y sus correspondencias tal y como se desarrollaron en las investigaciones de los 90’s, con las claves del sistema de 97 grados de Memphis. El investigador puede establecer una rápida referencia entre puntos y grados en The Compleat Rite of Memphis[2].

Integrada a esta tabla hay información que corresponde a los puntos de acupuntura, basada en la obra de David Zeitz, un acupuntor certificado residente en Florida, que ha intentado correlacionar estos puntos específicos con los de la acupuntura. Tengamos en cuenta que hay muchos más “puntos” de acupuntura que los 90 y algo grados en este sistema, y muchos más que los sistemas de 33 o 9 grados. Podemos conjeturar que otros puntos de la acupuntura pueden ofrecer pistas a no descubiertas o perdidas correspondencias.

Finalmente, siguiendo el listado, paso a citar sin comentarios algunas de las más exóticas y especulativas ideas consideradas en décadas recientes sobre el origen del conocimiento mágico en relación con este sistema.

Estos comentarios deben ser tomados como especulaciones y nada más. Antes de la década de los 40, la civilización sumeria estaba completamente sepultada en la nebulosa de la historia, pero sus efectos sobre la ciencia, la religión y otros aspectos de la cultura mesopotámica y otras civilizaciones fueron conocidos por nosotros por culturas posteriores.

NOTA IMPORTANTE

Luego de varios incidentes de desapariciones y una muerte trágica, más allá de numerosos resultados positivos, empecé a tener la preocupación sobre que solamente personas consagradas a esta energía de antemano podrían contenerla de forma segura. Toda experimentación seria en terrenos desconocidos implica riesgos; aun la Luna tuvo bajas antes de ser alcanzada.

Artículo Original:

http://www.mindspring.com/~hellfire/bishop/points1.htm

 

 

 

Publicado por:

Diario Masónico

Contenido Relacionado

shadow

Comments

  1. laura celene elorza bermejo    

    Hola, soy mexicana y honestamente no tengo mucho conocimiento de la masoneria pero me interesaria saber mas y si se puede pues ser parte de los alumnos mas nuevos. No soy una persona ignorante. Tengo un titulo en ingenieria y trabajo solo que me parece muy interesante sus textos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.